Madopar: todo lo que debes saber

El Madopar ® es un fármaco que se utiliza para paliar la sintomatología motora de la enfermedad de Parkinson. Cuenta con dos principios activos diferentes que maximizan su eficacia.
Madopar: todo lo que debes saber
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 15 noviembre, 2021.

Última actualización: 15 noviembre, 2021

Madopar ® es un fármaco que contiene dos principios activos: levodopa (L-DOPA) y benserazida. La benserazida permite que más levodopa alcance el cerebro, pero es esta última la que realiza el grueso del trabajo farmacológico del compuesto.

La finalidad del medicamento es aumentar la cantidad de dopamina en el sistema nervioso, con el fin de tratar cuadros como la enfermedad de Parkinson (EP). Aunque aquí nos vamos a centrar en el medicamento Madopar®, cabe destacar que existen otros que presentan el dúo levodopa/benserazida, como el  Madopar Retard ®.

Además, se conciben más fármacos para tratar los cuadros parkinsonianos, como Apodespan PR ®, Caramet CR ® y Lecado ®, entre otros.

¿Qué es Madopar ®?

Tal y como dice la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, el mal de Parkinson provoca la muerte de ciertas células del cerebro. En esta condición, las neuronas encargadas de producir dopamina desaparecen. Sin dopamina, las células encargadas de controlar el movimiento no pueden mandar los mensajes nerviosos correctamente a los músculos.

Este daño neural empeora con el tiempo, aunque todavía se desconoce la causa de la neurodegeneración en su totalidad. Sea como fuere, la enfermedad se presenta con bradicinesia (movimiento lento), rigidez (aumento del tono muscular), temblor y pérdida del control de las posturas. También conlleva depresión y deterior de la función cognitiva.

El Madopar ® permite aumentar la concentración de dopamina a nivel nervioso, pues al fin y al cabo, la levodopa (L-DOPA) es la precursora de la dopamina, la epinefrina y la norepinefrina. Veamos la acción farmacológica de cada uno de sus principios activos de forma separada.

Levodopa (L-DOPA)

Se podría pensar que la inyección o administración oral de dopamina sería más útil, pues es el neurotransmisor que falla. Tal y como indica el portal médico Statpearls, esto no es así, pues la dopamina no cruza la barrera hematoencefálica, estructura altamente selectiva que separa la sangre que circula del fluido extracelular del cerebro en el sistema nervioso central (SNC).

En cambio, la levodopa (L-DOPA) sí que cruza la barrera hematoencefálica. Además, es capaz de convertirse en dopamina en el sistema nervioso central, pero también en el periférico. Gracias a esta labor, reduce la bradicinesia típica de la enfermedad de Parkinson.

Estudios recientes han demostrado que la administración de L-DOPA podría reducir la progresión del mal de Parkinson y tener efectos beneficiosos a largo plazo, además de reportar posibles beneficios en otras patologías.

Temblor en el párkinson.
Madopar ® tiene su principal indicación en el párkinson, mejorando los síntomas motores.

Benserazida

La benserazida, también denominada serazida o Ro 4-4602, es un inhibidor de la DOPA-descarboxilasa. En una situación normal, esta enzima liasa se encarga de transformar la levodopa en dopamina, algo que debería ser positivo. De todas formas, la DOPA-descarboxilasa provoca la descarboxilación de L-Dopa a dopamina antes de que esta llegue al cerebro, lo que evita que cruce la barrera hematoencefalica.

La bensezarida inhibe la descarboxilación previamente nombrada. Por ello, la levodopa llega en su forma de interés al cerebro, cruza la barrera hematoencefálica y se transforma en el sistema nervioso en dopamina. Como la bensezarida no puede cruzar dicha barrera, la dopamina puede acumularse de forma adecuada en el cerebro.

¿Cómo se administra el Madopar ®?

A pesar de que el fármaco también se puede encontrar en la forma Madopar Retard ®, nosotros nos vamos a basar en el prospecto de la variante convencional. En primer lugar, cabe destacar que Madopar ® se presenta como una pastilla de ingesta oral y cada unidad tiene 200 miligramos de levodopa y 50 miligramos de benserazida.

Por otro lado, la dosis habitual varía entre cada paciente y depende mucho de la sintomatología. De todas formas, se suele tomar un enfoque inicial conservador, comenzando con 1/4 de pastilla en cada toma de 2 a 4 veces al día. Después de una semana de tratamiento, el profesional puede aumentar la dosis con el fin de mejorar el bienestar.

Si acudimos a la posología de la levodopa o L-DOPA por separado, veremos que la dosis mínima es de 300 miligramos y se conciben hasta 1200 miligramos al día —incluso más si es tolerado—, repartido en 3 a 12 tomas cada 24 horas. La regla general es aumentar la dosificación en 100 miligramos cada 3-4 días.

Estas cifras nos permiten estimar la posología general de Madopar ®, pero debemos tener en cuenta que este medicamento posee otro principio activo (benserazida). Por esta razón, la información brindada es solo una estimación y la dosis concreta siempre debe ir acompañada de una receta médica.

Tal y como indica el prospecto del medicamento, es posible que pasen varias semanas hasta que el efecto del fármaco sea aparente y que el paciente experimente empeoramientos esporádicos al comenzar. Además, se recomienda ingerir las pastillas media hora antes de comer o una hora después de las comidas.

La dosis máxima de Madopar ® en cuadros generales es de 4 comprimidos al día.

¿Quién no debe tomar Madopar ®?

Madopar ® presenta bastantes contraindicaciones. En la siguiente lista te mostramos las más importantes:

  • No puede consumir este medicamento ninguna persona que haya mostrado reacciones alérgicas a los principios activos levodopa y benserazida. También hay que tener cuidado con el resto de compuestos que poseen las pastillas.
  • El Madopar ® no se puede reunir con fármacos antidepresivos inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs), salvo contadas excepciones.
  • No se recomienda en pacientes con alta presión intraocular aguda, es decir, glaucoma de ángulo cerrado.
  • No se debe recetar en pacientes que tengan problemas graves a nivel renal, hepático y cardíaco. De todas formas, se puede administrar en dosis normales en aquellas personas con insuficiencia renal leve.
  • Se reserva su uso en personas con alteraciones psiquiátricas graves con un componente psicótico. Esto engloba a aquellos pacientes con trastornos de la personalidad y con disociaciones.

En el embarazo

Tal y como indican fuentes médicas, este fármaco está completamente contraindicado en mujeres embarazadas y en aquellas que no tomen precauciones anticonceptivas. Se ha demostrado que puede provocar alteraciones esqueléticas en fetos y en niños durante el desarrollo.

Durante la lactancia

Este fármaco se transmite a través de la leche de madre a hijo. Por ello, una mujer lactante que esté siendo tratada con Madopar ® no debe amamantar a su descendencia.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de Madopar ®?

Como todos los medicamentos existentes, Madopar ® puede reportar ciertos efectos secundarios en el paciente a corto y a largo plazo. De todas formas, este caso es especial, pues toda la signología posible es de frecuencia no conocida. Esto significa que se han detectado los síntomas en aquellos que consumen el medicamento, pero no se sabe el porcentaje de afectados.

Al no tener datos contrastados, te mostramos los efectos secundarios con base en el sistema orgánico afectado en la siguiente lista:

  • Trastornos del sistema circulatorio: anemia hemolítica, leucopenia y trombocitopenia.
  • Problemas nutricionales: disminución del apetito.
  • Trastornos psiquiátricos: síndrome de la desregulación de dopamina, confusión, depresión, agitación, ansiedad, insomnio, alucinaciones, hipersexualidad y delirios.
  • Trastornos del sistema nervioso: pérdida del sentido del gusto, fluctuaciones de la respuesta terapéutica, fenómenos de congelación, somnolencia, episodios repentinos de sueño y discinesia —movimientos anormales de la musculatura orofacial—.
  • Problemas cardíacos: arritmias.
  • Trastornos vasculares: hipotensión ortostática.
  • Trastornos gastrointestinales: náuseas, vómitos, diarrea, decoloración en la saliva, lengua, dientes y mucosa oral.
  • Problemas de la piel: prurito y rash cutáneo.
  • Trastornos renales y urinarios: aumento de urea en sangre y cambios de color de la orina.

Los efectos secundarios más comunes de la ingesta de fármacos con levodopa son los mareos, las náuseas, los dolores de cabeza y la somnolencia. Para evitar la sintomatología gastrointestinal se puede recetar junto con domperidona.

¿Qué sucede si olvido una dosis?

Puede ser difícil mantener la cuenta de todas las dosis diarias, pues algunos pacientes deben tomar el fármaco partido o entero en 2, 3, 4 o más tomas cada 24 horas. Por ello, es especialmente aconsejable en estos casos hacer uso de alarmas y otros recordatorios.

En estos cuadros concretos, lo mejor es que te saltes la dosis olvidad y sigas con el tratamiento como si no hubiera pasado nada a lo largo del día. Esto es aplicable cuando las dosis se reparten en 3 o más tomas diarias, pues no debes compensar nunca una carencia tomando 2 pastillas muy cercanas en el tiempo.

Anciano que tiene que vivir con la enfermedad de Parkinson.
La mayoría de los pacientes que consumen Madopar ® son mayores, por lo que necesitan asistencia para no olvidar dosis.

¿Cómo debo actuar en caso de una sobredosis?

Si has tomado más Madopar ® de lo que debes, consulta de forma urgente a tu farmacéutico, médico o llama al Servicio de Información Toxicológica de tu región. Si puedes, ve por tu propio pie a un servicio de urgencias, pero si estás incapacitado, llama a una ambulancia y busca a una persona que se quede contigo.

La sobredosis por Madopar ® puede dar lugar a efectos adversos como arritmias cardíacas, confusión e insomnio, náuseas y movimientos involuntarios.

¿Cómo almacenar o desechar este medicamento?

Es necesario mantener este medicamento en su envase original, cerrado y fuera del alcance de los niños. También se recomienda no almacenarlo a más de 30 grados centígrados en ningún caso. No lo consumas una vez se supera el código VEN (vencimiento).

Por último, si quieres deshacerte de este medicamento porque ha caducado, no lo tires a la basura ni por el váter. Contacta con la organización indicada en tu país para abordar esta situación. En España puedes usar los puntos SIGRE presentes en cada farmacia del país.

Apuntes finales

El Madopar ® es uno de los fármacos por excelencia para tratar la enfermedad de Parkinson, ya que solventa en cierto modo la falta de dopamina en el sistema nervioso que caracteriza a la patología. Los estudios ya citados son optimistas con respecto a este medicamento, pues parece que retarda el proceso patológico.

De todas formas, también tiene muchas contraindicaciones y puede reportar diversos efectos secundarios muy desagradables, cuya tasa de frecuencia es desconocida. Si tienes cualquier duda o sientes que el tratamiento te está reportando problemas, debate posibles escenarios con tu médico.

Te podría interesar...
Diferencias entre alzhéimer y párkinson
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Diferencias entre alzhéimer y párkinson

Existen muchas diferencias entre el alzhéimer y el párkinson. Aun así, ambas suelen cursar con una etapa final de demencia y muerte.