¿Qué son los eosinófilos?

Los eosinófilos son algunas de las células con las que cuenta el sistema inmunitario para defender al organismo. Sin embargo, también participan en otras funciones y patologías.
¿Qué son los eosinófilos?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 10 diciembre, 2021

El sistema inmunitario es un conjunto de células, proteínas y sustancias químicas encargadas de proteger al organismo. En este sentido, los neutrófilos, los eosinófilos y los basófilos son células con estructura similar que aseguran la supervivencia del cuerpo humano. ¿Te interesa conocer qué son los eosinófilos? A continuación te contamos.

Los eosinófilos son células inmunitarias que forman parte de los glóbulos blancos o leucocitos. Estos son multifuncionales y participan en una amplia variedad de procesos infecciosos e inflamatorios. Además, los mismos están muy implicados en las reacciones alérgicas y el asma.

Estudios afirman que la concentración de este grupo celular suele ser de utilidad en el diagnóstico de múltiples enfermedades. De igual forma, la alteración en el número de eosinófilos puede originar daño a diversos tejidos y graves consecuencias para el organismo. Por tal motivo, el conteo de estas células no debe pasar desapercibido.

¿Qué son los eosinófilos?

Los eosinófilos son un tipo de granulocito o célula polimorfonuclear (PMN) del sistema inmune, similar a los neutrófilos. El término granulocito se refiere a la presencia de gránulos en el interior que tienen afinidad por ciertos colorantes. Los eosinófilos se tiñen con facilidad con la eosina, un colorante ácido rosado.

Por lo general, los mismos son glóbulos blancos muy pequeños y tienen de 10 a 15 nanómetros de diámetro. Además, cuentan con un núcleo de dos lóbulos que le da la apariencia característica a los eosinófilos bajo el microscopio.

Este grupo celular se produce en la médula ósea y son liberados directo a los vasos sanguíneos. Por lo general, circulan por 6 a 12 horas antes de penetrar en diversos tejidos donde permanecen por varios días. Los gránulos en su interior contienen sustancias que median la inflamación y otras funciones.

Algunas investigaciones estiman que los eosinófilos constituyen el 3 al 6% de los glóbulos blancos totales circulantes. En este sentido, los niveles normales varían entre 100 a 500 eosinófilos por microlitro de sangre. Su concentración puede aumentar de forma súbita en procesos alérgicos e infecciones parasitarias.

Funciones

Los eosinófilos y las alergias
La participación de los eosinófilos en el organismo es variada, destacando su importante papel en la generación de respuestas alérgicas.

En la mayoría de los casos, los eosinófilos se mantienen en estado de reposo en la sangre periférica y en los tejidos no inflamados. No obstante, los mismos pueden ser estimulados como parte de la inmunidad celular ante un proceso inflamatorio o la invasión de un agente extraño.

Este tipo de leucocito interactúa con otras células del sistema inmune a través de una gran variedad de receptores de superficie y citoquinas. De esta manera, son capaces de adherirse a las paredes de los vasos sanguíneos y penetrar al tejido donde se produce el foco inflamatorio.

La fagocitosis y endocitosis son unas de las funciones básicas de los eosinófilos. En ambos procesos el leucocito rodea al agente extraño y lo neutraliza al incluirlo en su cuerpo celular. De igual forma, los mismos son capaces de proteger al cuerpo de microorganismos grandes como los parásitos al liberar sustancias que inducen la destrucción del agente invasor.

Por otro lado, los eosinófilos pueden modular las respuestas alérgicas y las reacciones de hipersensibilidad. Esto mediante la liberación de la histaminasa, una enzima capaz de degradar a la histamina responsable de los síntomas de la alergia.

¿Cómo se analizan los eosinófilos?

La concentración de eosinófilos en sangre y su relación con el resto de los glóbulos blancos se evalúa mediante un leucograma. Esta valoración forma parte de la hematología completa, uno de los análisis de sangre más comunes.

La sangre extraída durante la prueba es analizada en una placa bajo un microscopio, en la que se  añaden diversos colorantes para resaltar a las células del sistema inmune. Los eosinófilos suelen teñirse de color rosa-naranja con eosina. De esta forma, se cuenta el número de eosinófilos y se asocia con el conteo total de glóbulos blancos.

Los resultados de laboratorio pueden variar de acuerdo a la edad y el estado general del paciente. En caso de alguna alteración en los niveles de eosinófilos, los profesionales de la salud son los únicos capacitados para identificar la causa subyacente y brindar tratamiento oportuno.

Alteraciones en los niveles de eosinófilos

La alteración en los niveles de eosinófilos suele indiciar que algo no anda bien en nuestro organismo. En este sentido, las personas pueden tener los eosinófilos altos o bajos de acuerdo a diferentes causas. Los resultados de laboratorio en asociación con los síntomas del paciente pueden facilitar el diagnóstico de la afección subyacente.

Aumento en el número de eosinófilos

Los eosinófilos en el laboratorio
La única manera de detectar las variaciones en los niveles normales de eosinófilos es mediante un simple estudio de laboratorio.

El conteo elevado de eosinófilos en sangre es denominado por los especialistas en salud como eosinofilia. Estudios sugieren que la eosinofilia es definida por valores superiores a 500 eosinófilos por microlitro, siendo este un hallazgo frecuente en niños y adolescentes. Algunas de las causas más comunes de esta alteración son las siguientes:

  • Enfermedades parasitarias: ascaridiasis, enterobiasis y toxocariasis.
  • Reacciones alérgicas: asma, rinitis, urticaria y dermatitis.
  • Infecciones: tuberculosis, aspergilosis y coccidioidomicosis.
  • Efectos secundarios a medicamentos: aspirina y antihipertensivos.
  • Afecciones crónicas: enfermedad intestinal inflamatoria y cáncer.

Por otro lado, este grupo celular puede aumentar sin una causa evidente como en el caso del síndrome hipereosinofílico. Este trastorno se presenta con una eosinofilia superior a 1500 células por microlitro durante más de 6 meses. Esta afección puede ser mortal y dañar el corazón, el pulmón y el sistema nervioso.

Disminución en el número de eosinófilos

La disminución en los niveles de eosinófilos por debajo de 40 células por microlitro se denomina eosinopenia. Esta alteración puede ser resultado de los siguientes fenómenos:

  • Neumonía y meningitis.
  • Septicemia.
  • Tratamiento con corticosteroides.
  • Síndrome de Cushing.
  • Cáncer.

En la mayoría de los casos, un bajo conteo de eosinófilos no suele acarrear graves consecuencias, ya que es compensado por el resto de los glóbulos blancos. La resolución de la causa subyacente suele restaurar los valores de eosinófilos a la normalidad.

Un tipo de célula de defensa vital en infecciones parasitarias y alergias

Los eosinófilos son un tipo de glóbulo blanco con gránulos responsables de proteger al organismo ante procesos infecciosos e inflamatorios. Estos son de gran utilidad en la defensa contra invasiones por parásitos y microorganismos de gran tamaño al inducir la destrucción de sus células.

De igual forma, estos leucocitos regulan los procesos alérgicos y protegen al cuerpo de las reacciones de hipersensibilidad exageradas. Los niveles de este grupo celular se obtiene mediante un leucograma, siendo empleados en el diagnóstico y tratamiento oportuno de diversas enfermedades.

Te podría interesar...
¿Qué es la trombocitopenia?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Qué es la trombocitopenia?

La trombocitopenia se describe como el descenso del recuento de plaquetas en la sangre. Conoce sus causas, sus síntomas y cómo tratarla.



  • Pérez J, Pardo J, Hernández M, Carranza C, et al. Manejo práctico de una eosinofilia. An. Med. Interna (Madrid). 2004 ;  21( 5 ): 44-52.
  • Brito F, Yamazaki M, Espinosa S, Vázquez O, et al. Eosinófilos: Revisión de la literatura. Alergia, asma e inmunología pediátrica. 2003 ; 12 ( 2 ) : 56-62.
  • Uribe A, Sánchez M. Enfoque diagnóstico y terapéutico de la eosinofilia: A propósito de un caso. Rev Pediatr Aten Primaria. 2014  Mar ;  16( 61 ): 39-43.
  • Noemi I. Eosinofilia y parasitosis. Rev. chil. pediatr. 1999  Sep ;  70( 5 ): 435-440.
  • Tinoco M, Suárez J, Rubio A. Utilidad de la eosinopenia como marcador pronóstico de severidad en sepsis. Med. interna Méx. 2017  Oct ;  33( 5 ): 572-579.
  • Hechavarría J, Rodríguez R, Azze M. Eosinofilia pulmonar: Consideraciones generales. Rev cubana med. 2001  Dic ;  40( 4 ): 259-265.