Diarrea infantil: síntomas, causas y tratamiento

A pesar de que la diarrea infantil puede remitir por sí sola al cabo de unos días, la vigilancia de los síntomas y la rehidratación son importantes para evitar las complicaciones.
Diarrea infantil: síntomas, causas y tratamiento
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 20 noviembre, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 20 noviembre, 2021

Última actualización: 20 noviembre, 2021

La diarrea constituye uno de los principales motivos de consulta médica a nivel mundial. Es más frecuente en la población pediátrica y es responsable de una alta cantidad de hospitalizaciones. ¿Te interesa conocer más acerca de la diarrea infantil? A continuación te contamos.

La enfermedad diarreica en niños es una afección caracterizada por un aumento en el número de evacuaciones diarias asociado a una disminución en la consistencia de las heces. Por lo general, se instaura de forma rápida y puede acompañarse de otros síntomas, como náuseas, vómitos, fiebre y malestar abdominal.

Investigaciones de la Asociación Española de Pediatría (AEP) afirman que esta es la enfermedad más común del niño sano en Europa. La incidencia anual varía de 0,5 a 2 episodios en niños menores de 3 años. Por su parte, la causa más frecuente es la inflamación gastrointestinal.

Síntomas de la diarrea infantil

En la mayoría de los casos, la diarrea infantil se presenta con 2 o más deposiciones de menor consistencia al día. Las heces pueden ser blandas, líquidas o semilíquidas. De igual forma, puede ser una sola evacuación de menor consistencia acompañada de sangre visible en 24 horas.

El volumen de las deposiciones, la frecuencia y la consistencia varían de un niño a otro. En los menores de 3 meses las evacuaciones son más frecuentes, sin embargo, esto puede cambiar de acuerdo a la alimentación. Además, en función a la duración del cuadro de diarrea, pueden distinguirse las siguientes formas:

  • Aguda: tiene una duración menor a 2 semanas y la afección es autolimitada.
  • Prolongada: perdura por 2 a 4 semanas.
  • Crónica: el cuadro se mantiene por más de 4 semanas con episodios de remisión.

Por otro lado, algunos manifiestan otros síntomas relacionados con el cuadro inflamatorio gastrointestinal. Algunos de los signos que pueden acompañar son los siguientes:

  • Fiebre igual o superior a 38 grados Celsius (C°).
  • Náuseas y vómitos.
  • Disminución del apetito.
  • Pérdida rápida de peso.
  • Distensión del abdomen.
  • Cólicos o calambres abdominales.

Por lo general, los cuadros de diarrea infantil suelen ser de resolución espontánea y se recuperan luego de un par de días. No obstante, los niños pequeños son propensos a complicarse por la deshidratación.

Niño con dolor abdominal.
Los cólicos abdominales suelen acompañar al cuadro de diarrea infantil con relativa frecuencia.

¿Cuándo buscar atención médica?

Es recomendable buscar asesoramiento profesional cuando el niño presente cualquiera de los síntomas anteriores. Los recién nacidos y lactantes deshidratados pueden llegar a las convulsiones y al daño cerebral. Los signos de alarma que requieren atención médica inmediata son los siguientes:

  • Disminución del volumen de orina.
  • Llanto sin lágrimas.
  • Boca y mucosas secas.
  • Diarrea persistente por 2 a 3 días.
  • Más de 6 u 8 deposiciones en una jornada.
  • Vómitos persistentes.
  • Sangre en las heces.

Causas de la diarrea infantil

La diarrea es resultado de una acumulación de agua y electrolitos a nivel intestinal que excede la capacidad de absorción y se elimina a través de evacuaciones frecuentes. Algunas investigaciones estiman que más del 80 % de las diarreas infantiles se asocian con procesos infecciosos.

El rotavirus es el principal agente viral responsable de este tipo de afecciones. De igual forma, el adenovirus, el astrovirus y los calicivirus son algunas de las etiologías más comunes de diarreas en pediatría. Sobre todo en los primeros años de vida y durante las estaciones frías.

Por otro lado, las infecciones bacterianas y parasitarias también se asocian con un gran número de casos de diarrea. Dentro de este grupo destaca la infección por Salmonella, Shigella, Campylobacter y Escherichia coli, así como las parasitosis por Giardia lamblia, Crytosporidium y Entamoeba hystolitica.

Además, existen otras afecciones asociadas con cuadros agudos, persistentes o crónicos de diarrea infantil. Algunas de las principales causas no infecciosas son las siguientes:

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, el diagnóstico de diarrea infantil se basa en los datos obtenidos de la historia clínica y la exploración detallada del niño. En este sentido, el médico deberá indagar acerca de la evolución de los síntomas, la dieta y los antecedentes de otras afecciones.

De igual forma, el examen físico minucioso permite detectar áreas abdominales dolorosas y signos de deshidratación. Estos datos son de utilidad para determinar la severidad de la enfermedad y seleccionar el plan de tratamiento.

Por lo general, las diarreas leves de menos de 2 semanas y sin signos de alarma no requieren la realización de otros análisis. No obstante, los cuadros severos, acompañados de sangre en las heces y deshidratación, ameritan la práctica de otras pruebas complementarias:

Tratamiento

El tratamiento de la diarrea infantil se centra en la corrección de la causa específica. Las infecciones virales suelen ser autolimitadas y remiten al cabo de 1 a 2 semanas. El abordaje se basa en la rehidratación y la alimentación del niño.

La hidratación se realiza mediante soluciones de rehidratación oral (SRO). Estos son preparados en polvo que se diluyen en 1 litro de agua. Sin embargo, las gaseosas, los jugos y las bebidas deportivas no deben emplearse.

En los casos de diarrea infantil acompañada de vómitos frecuentes es recomendable administrar una cucharadita de 5 mililitros de líquido cada 5 minutos. La cantidad se debe aumentar de forma progresiva según la tolerancia del niño. Si se presenta una deshidratación grave es necesaria la reposición de líquidos por vía endovenosa.

La dieta del niño debe reajustarse tan pronto como se corrija la deshidratación y los vómitos. Los bebés lactantes pueden retomar la leche materna o de fórmula sin ningún problema. En niños más grandes se recomienda iniciar con una dieta rica en macronutrientes y vitaminas, evitando productos procesados.

Los medicamentos inhibidores de la motilidad intestinal, como la loperamida y los modificadores de la secreción, están contraindicados en la población infantil. Por otro lado, los antibióticos solo deben emplearse bajo estricta vigilancia médica.

Rehidratación en la diarrea infantil.
La rehidratación es el tratamiento de soporte esencial para los casos de diarrea infantil.

Prevención de la diarrea infantil

El objetivo principal de la prevención de las diarreas infantiles es evitar la infección por microorganismos dañinos. Para ello es recomendable seguir las siguientes indicaciones:

  • Mantener una adecuada higiene de las manos y los pies del niño.
  • Limpiar los juguetes y objetos manipulados por el infante.
  • Seguir los protocolos de vacunación.
  • Ofrecer lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses.
  • Usar agua potabilizada y filtrada para el consumo y saneamiento de los alimentos.

Una de las enfermedades más comunes en niños

La diarrea infantil es uno de los principales motivos de consulta pediátrica a nivel mundial. Por lo general, se debe a la inflamación de la mucosa intestinal por un virus, siendo el rotavirus la causa más frecuente.

La deshidratación y la presencia de sangre en las heces son signos de alarma que indican la necesidad de atención profesional. La mayoría de las diarreas en niños se curan de forma espontánea sin tratamiento. La rehidratación y la dieta son las principales pautas terapéuticas.

Te podría interesar...
¿Cómo comer cuando se tiene diarrea?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Cómo comer cuando se tiene diarrea?

Es importante adaptar la dieta y elegir qué comer durante los episodios de diarrea para evitar la progresión y reducir su duración.



  • Román E, Barrio J, López J. Diarrea aguda. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP. 11-20.
  • Díaz J, Echezuria L, Petit N, Cardozo M, et al. Diarrea aguda: Epidemiología, concepto, clasificación, clínica, diagnóstico, vacuna contra rotavirus. Arch Venez Puer Ped. 2014  Mar ;  77( 1 ): 29-40.
  • Díaz J, Madera M, Pérez Y, García M, et al. Generalidades en diarrea aguda. Arch Venez Puer Ped. 2009  Dic;  72( 4 ): 139-145.
  • Cermeño J, Hernández I, Camaripano M, Medina N, et al. Etiología de diarrea aguda en niños menores de 5 años Ciudad Bolívar, Venezuela. Rev. Soc. Ven. Microbiol. 2008  Jun ;  28( 1 ): 55-60.
  • Thiagarajah JR, Kamin DS, Acra S, Goldsmith JD, et al. Advances in Evaluation of Chronic Diarrhea in Infants. PediCODE Consortium. Gastroenterology. 2018 Jun;154(8):2045-2059.e6.
  • Santos FS, Santos FC, Santos LH, Leite AM, et al. Breastfeeding and protection against diarrhea: an integrative review of literature. Einstein (Sao Paulo). 2015 Jul-Sep;13(3):435-40.