¿Qué es el jamais vu?

¿Alguna vez te ha parecido vivir algo como si fuera la primera vez, aunque ya lo hayas vivido realmente? Entonces es probable que hayas experimentado el jamais vu, un tipo de distorsión de la memoria. ¡Te contamos más sobre él!
¿Qué es el jamais vu?
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 06 julio, 2021.

Última actualización: 06 julio, 2021

Seguro que conoces el fenómeno del déjà vu, que es tener la sensación de que estamos reviviendo alguna situación pasada (en una situación totalmente nueva). Como si eso ya lo hubiéramos vivido. Pero, ¿qué sabes del jamais vu?

En este caso, sucede justamente lo contrario; experimentamos algo que ya hemos vivido como si fuera totalmente nuevo. Es decir, aparece la sensación -alterada e irreal- de “primera vez”.

El jamais vu es una distorsión de la memoria (una paramnesia); concretamente, una anomalía del reconocimiento. Pero, ¿qué más sabemos sobre esta alteración? ¿Por qué aparece y qué relación tiene con otros trastornos? ¡Te lo contamos todo!

La memoria: una habilidad imperfecta

El jamais vu y la memoria
A pesar de que la memoria es uno de los atributos más destacables del cerebro humano, en ocasiones pueden producirse “problemas” como el jamais vu.

La memoria es una habilidad cognitiva que nos permite registrar en el cerebro los eventos que nos suceden y recordarlos posteriormente. Existen diferentes tipos de memoria (inmediata, a corto plazo, a largo plazo…). Sin memoria no podríamos aprender y tampoco tendríamos identidad.

Sin embargo, la memoria no es una habilidad perfecta, y mucho menos, la mera copia de la realidad. La memoria, en realidad, implica una reconstrucción de la realidad (no una reproducción o una copia de la misma), es por eso que muchas veces está sesgada, distorsionada o “se equivoca”.

“La memoria es como una red: uno la encuentra llena de peces al sacarla del arroyo, pero a través de ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro”.

-Oliver Wendell Holmes-

¿Qué es el jamais vu?

Cuando hablamos de distorsiones de la memoria, hablamos de paramnesias o parapraxias. Existen diferentes tipos de paramnesias; una de ellas es el jamais vu, que es, concretamente, una paramnesia de reconocimiento (junto al déjà vu). El jamais vu implica la sensación de vivir cosas por primera vez cuando en realidad ya las hemos vivido.

Así, cuando experimentamos el jamais vu, vivimos situaciones que ya hemos vivido sin tener ninguna sensación de familiaridad. El jamais vu puede suceder con lugares, personas, situaciones o incluso palabras.

Sin embargo, ocurre sobre todo con el reconocimiento de personas; es decir, tener la impresión de estar observando o escuchando a alguien por primera vez (la persona tiene la sensación de que no conoce a esa persona, aunque sea consciente de que su cara le resulta familiar).

El jamais vu sería el proceso opuesto al déjà vu, una paramnesia que conlleva la sensación de estar viviendo algo (nuevo) como si ya lo hubiésemos vivido realmente, aunque en realidad es la primera vez que lo experimentamos.

Una anomalía de reconocimiento

Reconocer significa ‘distinguir o identificar una persona o una cosa entre varias por una serie de características propias’. Es un proceso que tiene mucho que ver con la memoria; de hecho, reconocemos las cosas de nuestro entorno precisamente porque tenemos memoria.

Pero, ¿qué ocurre cuando ese reconocimiento está alterado? ¿O sufre una distorsión? Que entonces hablamos de las anomalías del reconocimiento, como sería el caso del jamais vu y del dejà vu.

Paramnesias de Kraepelin

Así, el jamais vu es un fenómeno perceptivo, una anomalía del reconocimiento. Es una paramnesia, fenómeno que describió, en su día, el psiquiatra alemán Emil Kraepelin.

Kraepelin se refirió a las paramnesias como ‘distorsiones patológicas de la memoria debidas a la inclusión de detalles falsos o por una referencia temporal incorrecta’.

Causas del jamais vu

Existen diversas teorías asociadas al fenómeno del jamais vu. Desde la neurología, por ejemplo, se plantea una posible alteración en la coordinación de diferentes zonas cerebrales encargadas de la memoria y otras encargadas de la gestión de la información proveniente del medio.

Dicha alteración originaría un desfase neuronal que deformaría, de forma temporal, la comprensión del medio externo. Es importante saber que el jamais vu puede aparecer en personas sanas, sin ningún trastorno de base.

Sin embargo, también es frecuente que aparezca en alteraciones o afecciones neurológicas como las ya comentadas (epilepsia) y otras: lesiones cerebrales, cefaleas crónicas, etc.

Por otro lado, el jamais vu puede surgir también como consecuencia de afecciones vestibulares como la laberintitis o la neuronitis vestibular. De esta manera, estas alteraciones interferirían en la forma que tiene el cerebro de procesar la información externa.

Otras causas

Además, algunas drogas pueden también propiciar este fenómeno. Entre ellas; las drogas alucinógenas, la nicotina, las drogas cannabionoides…  Finalmente, trastornos de ansiedad (que incluyan la despersonalización), el trastorno límite de la personalidad o la falta de sueño son otros factores que podrían originar esta anomalía del reconocimiento.

¿En qué se diferencia del déjà vu?

8 ejercicios para mejorar la memoria.
Tanto el jamais vu como el déjà vu son fenómenos comunes. Suelen pasar desapercibidos a menos que se repitan frecuentemente y se asocien a alguna patología.

Hemos ya mencionado el déjà vu, otra anomalía del reconocimiento y el fenómeno “opuesto” al jamais vu. El déjà vu implica sentir que ya hemos vivido algo que en realidad, es nuevo para nosotros. A veces, incluso, es una sensación similar a la de un sueño.

Incluso, la sensación del déjà vu puede ser tan intensa que podemos llegar a sentir que tenemos la capacidad de predecir lo que sucederá en los próximos segundos o minutos.

Pero, ¿en qué se diferencia el déjà vu del jamais vu? Sus dos diferencias principales son las siguientes:

  • El jamais vu es ‘lo nunca visto’, mientras que el déjà vu, ‘lo ya visto’.
  • El déjà vu implica la sensación de familiaridad o de “ya haberlo vivido”, mientras que el jamais vu, conlleva la sensación de novedad (o de “ser la primera vez” de algo).

Déjà vu, jamais vu y experiencia personal del tiempo

Como dato curioso, la percepción del tiempo (o la experiencia personal del tiempo) es un concepto muy relacionado con estos fenómenos, y García y Salado (1996) la estudiaron en estos y otros trastornos.

Así, según un artículo de estos autores, tanto en el déjà vu como en el jamais vu, la alteración del tiempo viene dada por una alteración del sentido de familiaridad que inviste los objetos.

De esta forma, en el déjà vu se percibe dicha familiaridad ante objetos y situaciones que no se han visto o vivido de forma previa, y en el jamais vu, se pierde el sentido de familiaridad para objetos y situaciones ya conocidas.

Esta percepción del tiempo “alterada” aparece en otros trastornos como la despersonalización o la desrealización. En estos casos, se produce una pérdida del sentido de realidad del paso del tiempo.

Relación con trastornos y experiencias

El jamais vu es un fenómeno poco frecuente y por ello, no se ha estudiado tanto (también, por ser un fenómeno tan espontáneo). Sin embargo, se ha relacionado muchas veces con trastornos como la amnesia, la epilepsia o algunos tipos de afasia.

Por otro lado, otras anomalías relacionadas con este fenómeno son el presque vu (o la sensación de tener algo en la punta de la lengua) y el déjà senti.

Presque vu

El presque vu se traduce literalmente como ‘casi visto’, y es el hecho de tener la sensación de tener algo en la punta de la lengua (una palabra) pero no conseguir acceder a ella. Normalmente, cuando esto nos ocurre, tendemos a decir palabras similares a la que buscamos, o que empiezan igual, pero no “LA” palabra, que se nos resiste.

Una forma común de presque vu es la anomia, que es un trastorno del lenguaje (característico de algunas afasias) que implica saber la palabra pero ser incapaz de nombrarla.

Dejà senti

El fenómeno del déjà senti significa, literalmente, ‘ya sentido’. Pero, ¿qué significa? En este caso, la persona experimenta una sensación de que algo le resulta familiar, pero es incapaz de enlazar esa sensación a algún recuerdo o vivencia específica.

El jamais vu es un fenómeno perceptivo que todos podemos experimentar en alguna ocasión, y que no tiene por qué resultar patológico. Aparece también, eso sí, en alteraciones neurológicas diversas.

Fenómenos como el jamais vu, relacionados con la memoria pero también con el reconocimiento, nos alejan un poco de la vida terrenal, con la “realidad” objetiva, para conectar con esas pequeñas grietas que nos hacen dudas a veces, de nuestra mente.

Gracias al jamais vu y al déjà vu podemos seguir evidenciando que, por suerte, nuestra mente (y memoria) no son perfectas, y podemos también seguir recorriendo los laberintos que en ellas habitan.

“Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición”.

-Napoleón I-

Te podría interesar...
Trastornos de la memoria: características principales
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Trastornos de la memoria: características principales

Los trastornos de la memoria implican la incapacidad para acceder o recuperar recuerdos previamente guardados. Conoce las principales alteraciones.



  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • Ballesteros, S. (1999). Memoria humana: investigación y teoría. Psicothema, 11(4): 705-723.
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen II. Madrid: McGraw-Hill.
  • Brown, Alan S. (2003). «A Review of the Déjà Vu Experience». Psychological Bulletin129 (3): 394-413.
  • García, E. y Salado, J. (1996). La vivencia del tiempo en la psicología normal y en la patológica. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq.. 1996, vol. XVI, n.o 60, pp. 619-626.
  • Moulin, C.J.A.; Conway, M.A.; Thompson, R.G.; James, N.; Jones, R.W. (2005). «Disordered Memory Awareness: Recollective Confabulation in Two Cases of Persistent Déjà vecu». Neuropsychologia (43): 1362-1378.
  • Restrepo, F. L. (1993). Trastornos de la memoria. Iatreia, 6(2): 87-94.