Magnesio para la hipertensión: lo que debes saber

¿Experimentas hipertensión arterial? Te vamos a explicar qué papel cumple el magnesio en este contexto y si tiene sentido la suplementación con el mineral para tratar la enfermedad.
Magnesio para la hipertensión: lo que debes saber
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez el 22 junio, 2021.

Última actualización: 22 junio, 2021

El magnesio es un mineral esencial para el organismo. Ha de ser introducido por medio de la dieta y cuenta con muchas implicaciones a nivel fisiológico. De hecho, existe una relación significativa entre el consumo de magnesio y el manejo de la hipertensión que te explicaremos a continuación.

Antes es importante tener en cuenta que el magnesio consumido por medio de los alimentos se absorbe en el intestino delgado y se excreta por medio de los riñones. Además, es posible incrementar el aporte exógeno con suplementos.

El papel del magnesio en la hipertensión

Existen ciertas evidencias conforme el magnesio podría tener utilidad en el tratamiento de la hipertensión arterial. De acuerdo con un estudio publicado en Nutrients, este mineral ayudaría a prevenir los incrementos de la tensión arterial en personas ancianas, sobre todo cuando los aportes no son los adecuados.

En este contexto puede tener sentido la suplementación, para asegurar una situación de homeostasis en el medio interno. De este modo, se reduciría de forma significativa la incidencia de las patologías cardiovasculares.

No obstante, las evidencias reunidas hasta el momento no son sólidas, ya que los mecanismos por los que actúa el magnesio a nivel de la tensión arterial no han sido bien descritos. Así lo afirma una revisión publicada en la revista Nutrition Journal, que encontró una asociación entre el incremento de 100 miligramos/día de magnesio y una reducción del riesgo de hipertensión en un 5 %.

Lo que está claro es que el magnesio cuenta con un efecto importante de relajación del sistema nervioso central. Según un estudio publicado en la revista Nutrients, un déficit podría incrementar el riesgo de sufrir depresión. Por este motivo, al cubrir los requerimientos y reducirse la incidencia de las alteraciones emocionales y del estrés habría un reflejo positivo en la tensión arterial.

Deficiencia de magnesio y rigidez endotelial

Se ha propuesto que el déficit de magnesio podría incrementar la rigidez endotelial de los vasos sanguíneos. Esta se considera uno de los factores de riesgo para el desarrollo de hipertensión arterial. Por este motivo, garantizar una ingesta adecuada del mineral podría ayudar a modular los mecanismos inflamatorios y el recambio de colágeno en la pared de las arterias.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista International Journal of Molecular Sciences, a pesar de no estar claro que un consumo elevado de magnesio proteja de la hipertensión, sí que es cierto que evitar el déficit reduciría la incidencia. No obstante, existen todavía muchas dudas al respecto.

La hipertensión no solo está originada por variaciones en la rigidez de los vasos sanguíneos. Otros muchos factores pueden condicionar el desarrollo de la patología, como el sobrepeso. De todos modos, el aporte de antioxidantes y de vitamina C podría resultar un factor protector diferencial.

Arterias en la hipertensión.
La rigidez de las paredes arteriales y las placas de ateroma son factores que predisponen a la hipertensión.

Magnesio e hipertensión pulmonar

Otro de los problemas cardiorrespiratorios preocupantes es la hipertensión pulmonar. En este contexto, el magnesio cuenta con una importancia mayor.

Este mineral actúa regulando funciones celulares y enzimáticas, lo que puede determinar la presión de la arteria pulmonar. Así lo indica un ensayo publicado en la revista Hypertension.

De todos modos, la mayor parte de las investigaciones al respecto han sido realizadas en ratas. Por este motivo, los resultados no son extrapolables totalmente al ser humano. Aunque se sospecha que el mineral podría tener un papel determinante en la modulación de la hipertensión pulmonar, todavía existen dudas al respecto.

Se desconoce si es suficiente para prevenir el problema el hecho de garantizar que se cubra la cantidad diaria recomendada. Además, hay que tener en cuenta que existen varios factores genéticos detrás.

¿Es aconsejable tomar suplementos de magnesio?

En los últimos años se ha incrementado el consumo de suplementos de magnesio, sobre todo entre la población deportista. Sin embargo, la ciencia no ha conseguido apoyar que esta estrategia dietética consiga reducir el riesgo de hipertensión en personas adultas y sanas.

Tiene sentido suplementar con magnesio en el caso de los deportistas con estrés, altas cargas de trabajo y alteraciones del sueño. Tal y como afirma una investigación publicada en International Journal of Environmental Research and Public Health, también en las mujeres con fibromialgia se podría experimentar una reducción de los síntomas a partir del consumo de los suplementos.

No obstante, lo más adecuado es garantizar la presencia del mineral en la dieta para cubrir los requerimientos diarios. En los hombres se sitúan en 420 miligramos al día, mientras que en las mujeres es suficiente con ingerir 320 miligramos al día o 360 durante el periodo de gestación.

Con estas dosis debería ser suficiente. Incluso en el contexto del embarazo, mantener unos niveles adecuados de magnesio repercute positivamente en la reducción de la frecuencia de los calambres en las piernas.

Las mejores fuentes dietéticas de magnesio

Para satisfacer los requerimientos diarios de magnesio es importante introducir en la dieta aquellos alimentos que suponen una fuente del mineral. Por norma general, los frutos secos destacan por su concentración en el mineral. Las almendras, por ejemplo, cuentan con 80 gramos de magnesio por cada puñado pequeño.

Este es uno de los motivos por los que se aconseja la ingesta regular de frutos secos. Son alimentos que destacan por su alta densidad nutricional, presentando minerales y vitaminas esenciales.

Asimismo, los lácteos son otros productos que consiguen aportar dosis significativas del nutriente. Además, poseen otros minerales y vitaminas que resultan positivos para la salud, como el es caso de la vitamina A, la vitamina D (en caso de los enriquecidos) y el calcio.

Por otra parte, se pueden consumir legumbres para incrementar el aporte diario de magnesio. Los frijoles destacan por encima del resto. También ciertos vegetales, como las espinacas, suponen una fuente a tener en cuenta.

Fruto secos para la hipertensión.
Los frutos secos no solo aportan magnesio. También resultan una fuente de nutrientes interesantes para la salud general.

¿Es posible experimentar una sobredosis de magnesio?

Es difícil alcanzar una situación de sobredosis de magnesio por medio de la dieta. Sin embargo, sí que se puede llegar a tal estado por medio del uso indebido de suplementos. Una sobredosis de magnesio cursa con síntomas gastrointestinales. Suelen experimentarse náuseas, calambres abdominales y diarrea.

Hay que tener en cuenta que el magnesio es capaz de interactuar con ciertos fármacos, sobre todo con los antibióticos. Por este motivo, será necesario informar al médico el consumo de uno u otro para que lo tenga en cuenta antes de prescribir.

El magnesio: un mineral relacionado con la hipertensión

La relación entre el magnesio y la hipertensión, aunque parece que existe, no está clara todavía. Los expertos apuestan a que un déficit podría generar una mayor incidencia de la patología, pero no a que la suplementación sea capaz de revertir el problema.

Sea como fuere, es fundamental garantizar que se cubren los requerimientos diarios del nutriente para evitar el desarrollo de problemas de salud crónicos. Lo que sí ha sido evidenciado es que un aporte inadecuado conlleva un mayor riesgo de depresión y de ansiedad.

Por último, no olvides que la hipertensión es una enfermedad compleja. Son varias las causas que la pueden originar. Ahora bien, existe un tratamiento que reduce el riesgo de complicaciones a futuro. No obstante, lo mejor es la prevención. Para ello hay que apostar por los hábitos de vida saludables.

Te podría interesar...
El potasio en la hipertensión arterial
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
El potasio en la hipertensión arterial

El consumo de potasio puede ser clave en el contexto de la hipertensión arterial. Inclusive se valora la suplementación con el mineral.



  • Dominguez L, Veronese N, Barbagallo M. Magnesium and Hypertension in Old Age. Nutrients. 2020 Dec 31;13(1):139. doi: 10.3390/nu13010139. PMID: 33396570; PMCID: PMC7823889.
  • Han H, Fang X, Wei X, Liu Y, Jin Z, Chen Q, Fan Z, Aaseth J, Hiyoshi A, He J, Cao Y. Dose-response relationship between dietary magnesium intake, serum magnesium concentration and risk of hypertension: a systematic review and meta-analysis of prospective cohort studies. Nutr J. 2017 May 5;16(1):26. doi: 10.1186/s12937-017-0247-4. PMID: 28476161; PMCID: PMC5420140.
  • Wang J, Um P, Dickerman BA, Liu J. Zinc, Magnesium, Selenium and Depression: A Review of the Evidence, Potential Mechanisms and Implications. Nutrients. 2018 May 9;10(5):584. doi: 10.3390/nu10050584. PMID: 29747386; PMCID: PMC5986464.
  • Martínez-Rodríguez A, Rubio-Arias JÁ, Ramos-Campo DJ, Reche-García C, Leyva-Vela B, Nadal-Nicolás Y. Psychological and Sleep Effects of Tryptophan and Magnesium-Enriched Mediterranean Diet in Women with Fibromyalgia. Int J Environ Res Public Health. 2020 Mar 26;17(7):2227. doi: 10.3390/ijerph17072227. PMID: 32224987; PMCID: PMC7178091.
  • Kostov K, Halacheva L. Role of Magnesium Deficiency in Promoting Atherosclerosis, Endothelial Dysfunction, and Arterial Stiffening as Risk Factors for Hypertension. Int J Mol Sci. 2018 Jun 11;19(6):1724. doi: 10.3390/ijms19061724. PMID: 29891771; PMCID: PMC6032400.
  • Wang D, Zhu ZL, Lin DC, Zheng SY, Chuang KH, Gui LX, Yao RH, Zhu WJ, Sham JSK, Lin MJ. Magnesium Supplementation Attenuates Pulmonary Hypertension via Regulation of Magnesium Transporters. Hypertension. 2021 Feb;77(2):617-631. doi: 10.1161/HYPERTENSIONAHA.120.14909. Epub 2020 Dec 28. PMID: 33356397.