Sobrepeso

María Vijande · 27 octubre, 2019
El sobrepeso es una condición nociva para la salud, tanto para el cuerpo como para la mente. A parte de hacer que una persona se sienta cansada e incómoda, el hecho de tener que cargar con más peso somete al cuerpo a más esfuerzo.

El sobrepeso es el aumento de peso corporal por encima de un patrón dado. Se trata de una condición en la que la persona acumula grasa de forma anormal o excesiva que puede ser perjudicial para la salud.

Desde el año 1975, el sobrepeso y la obesidad se han triplicado en todo el mundo. En el 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales más de 650 millones eran obsesos.

Para saber si una persona presenta o no sobrepeso, se calcula el IMC, que es la medida más útil para determinar el sobrepeso y la obesidad en la población adulta.

¿Qué es el IMC?

Este índice es un método utilizado para estimar la cantidad de grasa corporal que tiene una persona. En definitiva, sirve para determinar si el peso está dentro del rango normal o, por el contrario, se tiene sobrepeso o malnutrición.

Por lo tanto, para calcularlo, se pone en relación la estatura y el peso actual de la persona. Esta fórmula matemática la ideó el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se conoce bajo el nombre de Índice de Quetelet o Body Mass Index (BMI).

Actualmente, el IMC se está utilizando menos porque no diferencia entre la grasa corporal y la masa muscular, lo que hace que no sea muy exacto. Por ejemplo, si tenemos en cuenta el IMC de un deportista sin realizar otras medidas, estas personas casi siempre estarían en sobrepeso, ya que la masa muscular pesa más que la grasa.

Deporte

¿Cómo se calcula?

Para calcular el IMC, se utiliza una fórmula que divide el peso, expresado siempre en kilogramos, entre la altura, que siempre estará en metros y elevado al cuadrado.

Los nutricionistas destacan que es importante que no se apliquen los mismos valores en niños y adolescentes que en adultos. Para hacerlo en niños, se utilizan los percentiles. Estos son una media que establece el peso del niño y se le relaciona con sus iguales de edad y sexo, dentro de la misma área.

Si está en la media, tienen un peso adecuado; si está por encima, estarían en un percentil alto, por lo que tendrían obesidad, y, si está por debajo, se calificaría como un bajo peso.

Para la mayoría de los adultos, un IMC ideal está en el rango de 18,5 y 24,9.

Causas del sobrepeso

El sobrepeso o la obesidad suele ser una condición hereditaria. Algunas personas tienen una tendencia genética a subir de peso con más facilidad que otras. Si bien los genes influyen mucho sobre el tipo y el tamaño del cuerpo, el entorno también desempeña un papel importante en el desarrollo del sobrepeso.

Quizás también te interesa leer: Herencia

Hoy en día, las personas están subiendo de peso debido a las elecciones de alimentos no saludables, como pueden ser las comidas rápidas. Otra causa son los hábitos familiares, como comer frente al televisor en lugar de hacerlo alrededor de una mesa.

Por otro lado, las bebidas y los bocadillos con muchas calorías y pocos nutrientes, las raciones más grandes y el estilo de vida sedentario también contribuyen a la epidemia de obesidad.

A veces, las personas recurren a la comida por motivos emocionales, como sentirse acongojadas, ansiosas, tristes, estresadas o, incluso, aburridas. Cuando esto ocurre, suelen comer más de lo necesario.

Problemas de salud relacionados con el sobrepeso

El sobrepeso es una condición nociva para la salud, tanto para el cuerpo como para la mente. No solo puede hacer que una persona se sienta cansada e incómoda, sino que el hecho de tener que cargar con más peso, somete al cuerpo a más esfuerzo, especialmente a los huesos y las articulaciones de las piernas.

Los niños y adolescentes con sobrepeso tienen más probabilidades de desarrollar diabetes y otros problemas de salud. En este sentido, los adultos con sobrepeso tienen más probabilidades de tener una enfermedad cardiaca.

Algunos problemas asociados a esta condición incluyen:

  • Asma: los problemas para respirar relacionados con el peso pueden hacer que te resulte más difícil seguirles el ritmo a tus amigos, practicar deportes o, simplemente, ir caminando de un sitio a otro.
  • Apnea del sueño: este trastorno, en el que el paciente deja de respirar momentáneamente durante el sueño, es un problema grave para muchos niños y adultos con sobrepeso. Las personas que lo sufren se sienten cansadas y su capacidad de concentrarse y aprender se ve afectada.
  • Hipertensión arterial: si este problema se alarga en el tiempo, puede dañar al corazón y a las arterias.

Otros problemas asociados al sobrepeso

bulimia anorexia peso obesidad

Además de los mencionados anteriormente, también pueden darse algunas de las siguientes complicaciones:

  • Altos niveles de colesterol, lo que aumenta las probabilidades de tener un infarto de miocardio o un accidente cerebro-vascular.
  • Cálculos biliares: son una acumulación de bilis que se endurece en la vesícula y forma cálculos biliares. Pueden resultar dolorosos y requerir cirugía.
  • Hígado graso: si la grasa se acumula en el hígado, puede causar inflamación, cicatrices y daño permanente en el hígado.
  • Dolor muscular y articular.
  • Deslizamiento de la epífisis capital femoral: es un problema doloroso de la cadera que requiere atención inmediata y cirugía para evitar mayores daños en la articulación.
  • Diabetes y resistencia a la insulina: la insulina es una hormona que reduce el nivel de glucosa en la sangre. Cuando hay demasiada grasa corporal, la insulina es menos efectiva para introducir la glucosa, que es la principal fuente de energía del cuerpo dentro de las células. El cuerpo necesita más insulina para mantener un nivel normal de azúcar en la sangre. En algunos adolescentes con sobrepeso, la resistencia a la insulina termina provocando diabetes.
  • Depresión.

¿Cómo podemos prevenir el sobrepeso?

Como podemos ver, son muchos los problemas que acarrea el sobrepeso. Por esta razón, es fundamental seguir una serie de recomendaciones con el fin de evitar este problema cada vez más habitual en los países desarrollados.

Por lo tanto, algunas recomendaciones a seguir con el fin de prevenir esta condición son:

  • Limitar el consumo de alimentos que sean ricos en azúcares y grasas.
  • Como varias veces al día frutas y verduras.
  • Realizar actividad física frecuente: se recomienda comenzar por caminar 30 minutos al día a paso ligero.
  • No fumar.

Lee también: Buenos hábitos

Es importante acudir al médico y a un nutricionista para asesorarte. A veces, estos problemas no se solucionan solo con un cambio de hábitos, sino con terapias más específicas, como la administración de medicamentos que tienden a limitar la absorción de grasas y disminuir el apetito.

  • OMS, (organización Mundial de la Salud). (2015). OMS | Obesidad y sobrepeso. 311.
  • Organizacion Mundial de la Salud (OMS). (2012). Obesidad y Sobrepeso. https://doi.org/http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/
  • Cañete Estrada, R., & Gil Campos, M. (2007). Obesidad. Pediatria Integral.