Hipercolesterolemia: síntomas, causas y tratamiento

La hipercolesterolemia es una condición silenciosa. A largo plazo afecta las arterias y el corazón, elevando el riesgo de padecer un evento cardiovascular.
Hipercolesterolemia: síntomas, causas y tratamiento
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 16 Diciembre, 2020.

Última actualización: 16 Diciembre, 2020

La hipercolesterolemia representa un problema de salud pública debido a su alta prevalencia. No solo pasa desapercibida por largo tiempo, sino que también puede tener efectos muy perjudiciales a largo plazo.

Si te interesa saber un poco más de esta condición hemos preparado el siguiente artículo para aclarar tus dudas. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la hipercolesterolemia?

La hipercolesterolemia es una condición en la que hay un exceso de colesterol en la sangre. Dependiendo de la causa, puede o no tener un origen genético.

Si bien puede permanecer durante un período de tiempo relativamente largo sin producir síntomas, esto ocasiona en el futuro una mayor incidencia de eventos cardiovasculares mortales. Ha sido estudiada por la comunidad médica para comprender los alcances como factor de riesgo.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un tipo de lípido (grasa) con una estructura molecular grande y compleja. Puede ser sintetizado en el cuerpo humano, pero es común consumirlo a través de la dieta. Se considera vital para el organismo debido a que cumple numerosas funciones, como las siguientes:

  • Forma parte de todas las membranas celulares.
  • A partir de él se sintetizan las hormonas esteroideas, como el cortisol y la testosterona.
  • Participa en el metabolismo de la vitamina D, necesaria para la absorción intestinal del calcio.

Por lo general, tiene una connotación negativa, pero esto se relaciona con la acumulación en las arterias de partículas conocidas como LDL (colesterol malo), de las que te hablaremos en el próximo apartado. Lo cierto es que el problema está presente en la oxidación de estas sustancias más que en su presencia como tales.

Dieta para el colesterol elevado.
La dieta juega un papel importante en el colesterol, aunque no solo se reduce a este factor.

¿Qué son las lipoproteínas?

Una de las características más importantes de los lípidos es que, por su estructura química, son insolubles en agua. Por lo tanto, tampoco pueden viajar libres en la sangre. Para transportarse de un tejido a otro necesitan acoplarse a proteínas, las que pueden ser solubles. Esto da origen a las lipoproteínas, que son complejos moleculares vinculados con la aterosclerosis.

¿Cuántos tipos existen?

Las lipoproteínas más importantes son las siguientes:

  • LDL (lipoproteína de baja densidad): se forma en el hígado y de ahí se distribuye al resto de los tejidos. Debido a su capacidad de almacenarse en las paredes de los vasos sanguíneos se le conoce como colesterol malo, ya que promueve la enfermedad cardiovascular (ECV).
  • HDL (lipoproteínas de alta densidad): de forma contraria a la LDL, esta molécula se encarga de regresar el colesterol desde los distintos tejidos hacia el hígado cuando hay un exceso. Por tal motivo es denominada colesterol bueno, ya que evita la progresión de las placas de ateroma.

Además, el metabolismo del colesterol y los lípidos incluyen a otras importantes lipoproteínas:

  • Quilomicrón: es la primera gran molécula que se forma después de la absorción de los lípidos en el aparato digestivo. Puede viajar a través del sistema linfático y luego entra al sistema venoso, desde donde viaja al hígado y a otros tejidos.
  • VLDL (lipoproteína de muy baja densidad): contiene triglicéridos y también se origina en el hígado.

Síntomas de la hipercolesterolemia

Es muy difícil determinar que alguien tiene el colesterol elevado únicamente mediante los síntomas. Esto es debido a que, al igual que la hipertensión arterial, se trata de una patología silente que no suele producir manifestaciones hasta que ya es muy tarde.

De hecho, muchos pacientes con hipercolesterolemia se enteran que padecían esta condición al sufrir algún evento cardiovascular. Estos incluyen, por ejemplo, episodios de angina de pecho, infartos del miocardio y arteriopatías periféricas.

En la hipercolesterolemia familiar las cosas pueden cambiar un poco. Esta condición es una variación que se relaciona con defectos genéticos en el metabolismo de los lípidos. Se denomina familiar porque se hereda.

En los casos más graves los pacientes no tienen buena esperanza de vida y suelen fallecer por complicaciones. Además, pueden manifestar síntomas externos evidentes. Estos se producen por el depósito de colesterol en distintos tejidos:

  • Xantelasmas: se visualizan como protuberancias alrededor de los párpados y los ojos.
  • Xantomas: son iguales al caso anterior, pero en los tendones y articulaciones.
  • Arco corneal: es un tenue color anillo que se observa en la periferia del iris. Se asemeja mucho al arco senil que aparece en pacientes de edad avanzada.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Para esto solo se requiere de un simple análisis de sangre. Lo que se determina es la cantidad de colesterol y triglicéridos, además de los niveles de LDL, HDL y VLDL.

Con base en los límites establecidos por el fabricante de los reactivos y cada laboratorio se podrá estimar si el paciente padece de hipercolesterolemia. También pueden detectarse otras condiciones, como la hipertrigliceridemia.

Principales causas de la hipercolesterolemia

Esta condición es multicausal, aunque en términos generales se produce por dos razones:

  • Defectos genéticos presentes al momento del nacimiento.
  • Factores ambientales susceptibles de ser modificados.

1. Alteraciones genéticas (hipercolesterolemia familiar)

Se trata de un trastorno grave cuyo desarrollo depende de los genes heredados de cada progenitor. El defecto fundamental se encuentra en la producción de receptores de la LDL.

Los receptores son unas proteínas encargadas de introducir la LDL desde la sangre hacia las células de cualquier tejido. Las partículas de LDL se acumulan y forman placas de ateroma.

Por fortuna, la mayoría de los casos producen elevaciones moderadas del colesterol. Un bajo porcentaje de pacientes desarrolla la forma completa y más grave de la enfermedad. Estos tienden a morir en edades muy tempranas por complicaciones cardiovasculares.

2. Malos hábitos dietéticos

Por supuesto, una dieta con abundantes carbohidratos procesados y exceso de lípidos puede llevar al desarrollo de la hipercolesterolemia. De hecho, se sabe que cerca del 50 % del colesterol en sangre es proporcionado a través de la ingesta de alimentos.

Una dieta rica en frutas, vegetales y con actividad física constante ayuda a prevenir el desarrollo de la hipercolesterolemia. Estos alimentos contienen micronutrientes, antioxidantes y otros compuestos químicos que no solo regulan el metabolismo de los lípidos, sino que favorecen la prevención de ciertas enfermedades crónicas.

3. Tabaquismo

El consumo crónico de cigarrillo afecta numerosas funciones corporales. De hecho, la nicotina tiene la capacidad inducir la síntesis de lípidos. Esto aumenta la cantidad de LDL en sangre y disminuye la de HDL.

Otro de los efectos del tabaquismo incluye el daño a la pared de las arterias, con la consecuente elevación de la tensión arterial. La hipertensión arterial también se relaciona con el crecimiento y el daño permanente del corazón. Esto puede llevar al desarrollo de un síndrome clínico muy importante conocido como insuficiencia cardíaca.

Hombre hipertenso en consulta médica.
La hipertensión esencial, asociada un colesterol elevado, configura un cuadro riesgoso para el corazón y las arterias.

Factores de riesgo que aumentan la mortalidad

Los pacientes con hipercolesterolemia suelen tener condiciones crónicas asociadas que empeoran el pronóstico. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Hipertensión arterial: una enfermedad crónica y silenciosa que puede provocar daño permanente en el corazón.
  • Obesidad: es una condición que tiene la capacidad de alterar los lípidos en la sangre.
  • Sedentarismo: la ausencia de ejercicio físico favorece la aparición de la obesidad.
  • Diabetes mellitus: una de las enfermedades metabólicas más conocidas que, debido al mal manejo de la insulina, puede llevar también a dislipidemia.

¿Existe tratamiento para la hipercolesterolemia?

El manejo de estas patologías incluye cambios en el estilo de vida y fármacos. Los cambios en el estilo de vida significan optar por una dieta saludable y sostener el ejercicio físico. Al principio, este suele ser de bajo impacto para permitir al cuerpo adaptarse a esta modificación.

Los fármacos utilizados son muy variados y cada uno actúa en lugares diferentes:

  • Estatinas: un ejemplo clásico es la atorvastatina y se encargan de disminuir la síntesis endógena del colesterol.
  • Resinas: estas se ingieren y se adhieren a los ácidos biliares que contienen colesterol, lo que impide su absorción. Un ejemplo representativo es la colestiramina.
  • Fibratos: afectan el metabolismo de los lípidos y se utilizan en varias condiciones médicas, como la diabetes y el hipotiroidismo.
  • Ácido nicotínico: es un derivado de la vitamina B que inhibe la síntesis de algunos compuestos necesarios para la creación de la LDL.

Un profesional médico será el encargado de determinar la necesidad de emplear uno u otro fármaco. Las dosis varían de acuerdo a la gravedad de los niveles de colesterol, así como también varían las combinaciones entre monodrogas.

Te podría interesar...
Las 4 enfermedades nutricionales más comunes
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Las 4 enfermedades nutricionales más comunes

Las enfermedades nutricionales están muy relacionadas con el aporte deficiente de sustancias que desarrollan funciones fisiológicas clave.



  • Berrade S, Oyarzábal M, Chueca M. Genética de la hipercolesterolemia familiar. Indicaciones de los estudios genéticos y su utilidad. Rev Esp Endocrinol Pediatr 2012;3:75-80.
  • Martínez-Ortiz, J. A., L. Páez, and K. von Saalfeld. "Tratamiento de dislipidemias con ácido nicotínico." Revista Costarricense de Cardiología 4.1 (2002): 23-27.
  • Carretero M. Hipercolesterolemia, diagnóstico y tratamiento. Elsevier 2008;27(9):109-111.
  • Riesco J, Serranilla M. Tabaco y lípidos: una asociación que incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular. Patología Respiratoria 2010;13(3):112-113.
  • Espondaburu, Omar Raúl. "Hipertrigliceridemia: influencia sobre parámetros que estiman el transporte reverso del colesterol." Acta bioquímica clínica latinoamericana 40.2 (2006): 165-172.
  • Mata, Pedro, et al. "Diagnóstico y tratamiento de la hipercolesterolemia familiar en España: documento de consenso." SEMERGEN-Medicina de Familia 41.1 (2015): 24-33.
  • Rosas A, Lama G, Llanos-Zavalaga F, Dunstan J. Prevalencia de obesidad e hipercolesterolemia en trabajadores de una institución estatal de Lima - Perú. Rev Perú Med Exp Salud Pública 2002;19(2):87-92.
  • Castillo Arocha, Ivette, et al. "Riesgo cardiovascular según tablas de la OMS, el estudio Framingham y la razón apolipoproteína B/apolipoproteína A1." Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas 29.4 (2010): 479-488.
  • Carrascosa, Carlos Fluixá, Antonio Maiques Galán, and M. Franch Taix. "Estatinas: eficacia, seguridad e indicaciones." Información terapéutica del sistema nacional de salud 28.4 (2004): 89-100.

Graduado en Medicina en la Universidad Central de Venezuela (2020). Ha participado en proyectos de atención médica humanitaria en comunidades rurales desatendidas con distintas ONG locales, y tiene experiencia en proyectos de investigación básica y clínica relacionados con la leishmaniasis, malaria y antropometría infantil. Fue miembro titular de la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina de su casa de estudios (2017-2020) y coordinador del comité científico en la quinta edición del Campamento Universitario Multidisciplinario de Investigación y Servicio (2018). Obtuvo un grado académico con honores (mención investigación) y mención honorífica cum laude por rendimiento académico. Actualmente se desempeña como médico interno y creador de contenido web relacionado al área de la salud.