¿Qué es la diabetes mellitus?

Gilberto Sánchez · 26 octubre, 2019
La diabetes es un problema de salud pública, tiene una alta prevalencia y una elevada mortalidad a nivel mundial.

La diabetes mellitus (DM) es un grupo de trastornos metabólicos caracterizados por la hiperglucemia. Pueden ser debidos a defectos en la secreción o en la acción de la insulina.

Existen muchos procesos internos de cuerpo que se encuentran involucrados en la aparición de la diabetes mellitus, los cuales pueden variar desde destrucción de células del páncreas, hasta alteraciones en la acción de la insulina.

¿Hay más de un tipo de diabetes mellitus?

La DM se puede clasificar en cuatro categorías:

  • Diabetes Mellitus tipo 1 (DM1): antes se denominaba diabetes mellitus insulinodependiente DMID o diabetes de inicio infanto-juvenil. Hay una insuficiencia absoluta de insulina. Se precisa insulina exógena para el control de la glucemia.
  • Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2): antes se denominaba diabetes mellitus no insulinodependiente DMNID. Se caracteriza por una resistencia a la insulina con defectos variables en la destrucción. No hay destrucción de islotes B pancreáticos.
  • DM gestacional: se inicia o se reconoce durante el embarazo.
  • Otros tipos específicos de DM: se incluyen aquí, entre otras, las debidas a enfermedades del páncreas, genéticas o por exposición a fármacos.
glucemia disminuir hipoglucemiante diabetes

La glucosa y la insulina

Para comprender mejor el concepto de diabetes, tenemos que entender más detalladamente qué son la glucosa y la insulina:

Glucosa

Es una molécula de azúcar que constituye la principal fuente de energía para el cuerpo y que se obtiene a través de los alimentos. Cuando llegan al tubo digestivo, los alimentos contienen básicamente hidratos de carbono, grasas y proteínas. Estos hidratos de carbono son los que dan lugar a la glucosa.

Insulina

Es una hormona que se encarga de transportar la glucosa y almacenarla en el hígado, los músculos y el tejido adiposo. Para entrar en las células, la glucosa necesita de la insulina, la cual produce en el páncreas cuando se comen alimentos que contienen hidratos de carbono.

Sin embargo, para que la insulina sea efectiva, deben cumplirse dos condiciones:

  • Que el páncreas produzca insulina en cantidad suficiente.
  • Que las células sean capaces de detectar la insulina y respondan permitiendo su acción.

Además de la insulina, el páncreas produce otras hormonas, las cuales van a depender del tipo de células que las produzcan. Por ejemplo, la hormona llamada glucagón ejerce el efecto contrario. El glucagón se fabrica en situaciones de ayuno y tiene la misión de movilizar las reservas de glucosa almacenadas por la insulina para que las células puedan utilizarlas cuando lo precisen.

Factores de riesgo de la diabetes mellitus

La diabetes mellitus es una enfermedad multifactorial, con esto nos referimos a que no tiene una causa específica. Nace de la combinación de diversos factores de riesgo.

Dentro de los factores de riesgo para padecer esta enfermedad, podemos nombrar:

  • Familiares de primer grado con diabetes.
  • Mujeres con diagnostico previo de diabetes gestacional
  • Mujeres que hayan tenido un hijo con peso elevado al nacer (más de 4 kg).
  • Hipertensos, es decir, con presión arterial por encima de 140/90 mmHg o tratados con fármacos antihipertensivos.
  • Alteraciones en el colesterol: HDL menor de 35 mg/dl y/o triglicéridos por encima de 250 mg/dl.
  • Diagnostico de ovario poliquístico.
  • Alteraciones de la glucosa en ayunas o intolerancia a la glucosa en una determinación anterior.
  • Otras condiciones clínicas asociadas con resistencia a la insulina.
  • Antecedentes de enfermedad cardiovascular.
obesidad

Lee también: Obesidad: un problema sanitario creciente

Síntomas de la diabetes mellitus

La elevación de los niveles de azúcar en sangre es la principal responsable de esta enfermedad. Por lo tanto, conocer estos niveles afina el diagnóstico. Otros síntomas de la diabetes son:

  • Poliuria: necesidad de orinar con mucha frecuencia.
  • Polidipsia: tener mucha sed.
  • Polifagia: tener mucha hambre.
  • También suele aparecer debilidad, pérdida de peso y molestias digestivas.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que la diabetes mellitus tipo 2 puede no presentar síntomas durante años y diagnosticarse por un análisis de forma casual.

Quizá te interese: Anorexia: características, síntomas y tratamiento

Tratamiento de la diabetes mellitus

En el caso de la diabetes de tipo 1, el tratamiento es siempre la administración de insulina de por vida.

En la diabetes tipo 2, en general, se puede empezar por un programa de dieta y ejercicios cardiosaludables. Si esto no basta, es posible que el médico recomiende tomar antidiabéticos orales. Cuando los fármacos tampoco son suficientes, será necesario añadir insulina.

Los cambios en el estilo de vida es uno de los pilares fundamentales en el tratamiento de la diabetes. Dentro de los cambios que se deben llevar a cabo, pueden mencionarse:

  • La ingesta de grasas saturadas ha de ser inferior al 7 % del total de calorías.
  • El aceite de oliva tiene que ser la grasa predominante.
  • Disminuir o eliminar las grasas de origen animal: mantequilla, crema de leche, tocino, etc. Es preferible sustituirlas por el consumo de pescado.
  • Las carnes, pescados y huevos son ricos en proteínas y también contienen grasas, pero no hidratos de carbono.
  • Comer poco y varias veces al día, evitando comidas copiosas y los azúcares de absorción rápida que elevan bruscamente los niveles de glucosa en la sangre.
  • Controlar los demás factores de riesgo cardiovascular, especialmente la hipertensión, el tabaquismo y el colesterol.
  • Si eres obeso, debes perder peso.
  • Practica actividad física de forma continuada.
  • Controla la glucemia:
    • Hemoglobina glicosilada (HbA1C): <7 % (o <7,5 % según pacientes).
    • Glucemia en ayunas (mediciones antes de las comidas): 70-130 mg/dl.
    • Glucemia postprandial (después de comer): <180 mg/dl.
  • La identificación precoz de diabéticos con enfermedad cardiovascular, cuando están aún asintomáticos, es la mejor táctica para reducir las complicaciones y mortalidad por esta causa.
  • Mantener buen nivel de presión arterial: TA<130/80 mmHg.
  • Objetivos de control de colesterol: LDL<100 mg/dl (o menos de 70 mg/dl), HDL>50 mg/dl y triglicéridos<150 mg/dl.
  • Reaven, G. M., & Reaven, E. (2018). Diabetes mellitus. In Nutritional Aspects of Aging: Volume 2. https://doi.org/10.1201/9781351075145
  • Vancampfort, D., Holt, R. I. G., Stubbs, B., De Hert, M., Samaras, K., & Mitchell, A. J. (2016). Type 2 Diabetes Mellitus. In Life-Threatening Effects of Antipsychotic Drugs. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-803376-0.00012-5
  • Gregory, J. M., Moore, D. J., & Simmons, J. H. (2013). Type 1 diabetes mellitus. Pediatrics in Review. https://doi.org/10.1542/pir.34-5-203