Causas y factores de riesgo de la artritis

Entre las causas y factores de riesgo de la artritis se encuentran la genética y el estilo de vida. Esta enfermedad, si no se atiende a tiempo, puede llevar a la incapacidad.
Causas y factores de riesgo de la artritis
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 26 Mayo, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 27 Mayo, 2021

Última actualización: 28 Mayo, 2021

La artritis es una enfermedad con causas variadas que genera inflamación crónica, dolor articular o artralgias y destrucción progresiva del tejido sinovial. Este tejido es un conjunto de células y un líquido que se encuentra en las articulaciones y se encarga de reducir la fricción durante el movimiento.

El daño progresivo ocasiona problemas irreversibles en el sistema músculo esquelético. Esto puede llevar al paciente a sufrir una discapacidad severa que le impida realizar sus tareas diarias.

En la actualidad, se han identificado más de 100 formas diferentes de enfermedades y afecciones reumáticas, encontrando que cada una actúa de forma independiente y reporta variación en sus causas y factores de riesgo. Las más comunes son la artritis reumatoide, la osteoartritis, la artritis autoinmune, la juvenil, la infecciosa, la psoriásica y la gota.

Causas comunes de la artritis

Cada uno de los tipos de artritis tiene sus causas independientes. Sin embargo, comparten algunas que son identificadas con frecuencia.

Edad avanzada

La edad avanzada es una de las causas más comunes de la artritis. Eso se debe a que el cartílago, el tejido flexible que cubre los extremos de los huesos de las articulaciones, se desgasta y se vuelve más propenso a daños irreparables. Con el envejecimiento hay un agravante que es la pérdida de la capacidad de reparación.

Según artículos científicos, el dolor que padecen las personas mayores con artritis es muy fuerte y se convierte en una problemática usual. De hecho, se estima que cerca del 25 % al 80 % de los adultos mayores manifiesta dolor musculoesquelético en algún momento de su vida.

Dolor en la rodilla por artritis.
En las personas mayores son más frecuentes los problemas articulares por el desgaste propio de los tejidos y la falta de reparación.

Sexo

De acuerdo con estudios, la artritis reumatoide afecta 3 veces más a las mujeres que a los hombres, aunque la relación estadística desaparece cuando la enfermedad se presenta en formas seropositivas y erosivas.

En el caso de la gota, por ejemplo, la sufren más los hombres que las mujeres antes de la menopausia. Esto es porque después de esta etapa las mujeres tienden a aumentar los niveles de ácido úrico.

Lesiones previas

Cuando existen lesiones en las articulaciones o afectaciones en el tejido sinovial por cuenta de un trauma se forman irregularidades en la superficie articular que predisponen a adquirir algún tipo de artritis. Esto ocurre porque, al momento de desarrollarse la enfermedad, la estructura ósea y el cartílago están más susceptibles.

Infecciones

Investigaciones han identificado que existe una mayor incidencia de infecciones en personas que desarrollan artritis reumatoide. También puede pasar de manera contraria, es decir, que se desarrolle artritis por padecer infecciones a repetición, en especial por estafilococos.

Hoy en día se han desarrollado vacunas que mitigan el riesgo de contraer estas infecciones en personas de grupos especiales. Han resultado ser seguras y eficientes.

Autoinmunidad

En casos como la artritis reumatoide, la artritis psoriásica, la artritis idiopática juvenil y el lupus es común encontrar coircunstancias autoinmunes. Esto quiere decir que el sistema inmunitario ataca a los tejidos propios.

Las causas de la autoinmunidad siguen siendo objeto de estudios científicos. Sin embargo, se ha identificado que están involucrados factores genéticos y ambientales.

Genética

Estudios han determinado que la genética juega un papel vital en el desarrollo de diferentes tipos de artritis, siendo los genes del complejo mayor de histocompatibilidad (HLA) los más implicados. De hecho, aproximadamente el 40 % de los pacientes diagnosticados con psoriasis o artritis psoriásica tienen familiares que las han tenido.

Algunas formas de artritis tienen relación con el HLA-B27 y el HLA-DR4, dos marcadores genéticos. De igual forma, se han reconocido algunos alelos que afectan específicamente a la población de América Latina, como los HLA-DRB1*0404 y TNF-308A.

Factores de riesgo para artritis

Con la artritis, así como en el desarrollo de diversas enfermedad, hay factores de riesgo que están directamente relacionados con nuestro estilo de vida. Estos nos vuelven más susceptibles al padecimiento. Conozcamos algunos.

Obesidad

La obesidad es un factor que influye en el trauma que sufren las articulaciones con el paso del tiempo, debido al exceso de peso que deben soportar. En los huesos de la cadera y de las rodillas, donde el impacto es directo y severo, se produce un rápido deterioro que suele acompañarse de inflamación progresiva en los tejidos.

Riesgos laborales

Las actividades que implican movimientos repetitivos constituyen un factor de riesgo para desarrollar algún tipo de artritis, incluso cuando se usan elementos de protección. De hecho, este tipo de enfermedades en el contexto laboral constituyen una situación incapacitante. Así lo han comprobado estudios al respecto.

Incluso, los movimientos repetitivos menores, como empujar un carro o accionar una palanca, pueden provocar el deterioro de los huesos y el cartílago a largo plazo.

Deportes

La práctica de deportes intensos y de alto rendimiento exponen a las articulaciones a impactos y sobreesfuerzos que constituyen un factor de riesgo para desarrollar artritis. Sin embargo, la actividad física y la práctica de un deporte de menor exigencia puede contribuir a proteger las articulaciones.

Así que será necesario que, si eres un gran deportista, consideres analizar el impacto de tu disciplina en busca de minimizar el riesgo. Puedes consultarlo con un entrenador para variar las rutinas y proteger rodillas, tobillos y miembros superiores.

Deporte de alta intenisdad.
La práctica de ejercicios de alta intensidad incide sobre las articulaciones, favoreciendo la aparición de artritis por deterioro de los tejidos.

Tabaquismo

Estudios han hallado que el tabaco es un factor ambiental que está ligado a la aparición de complicaciones de la artritis reumatoide. De igual forma, influye en la expresión clínica de la enfermedad.

A tal punto es su influencia, que puede determinar la gravedad del curso evolutivo. Esto lleva al paciente fumador a tener una respuesta negativa ante el tratamiento antirreumático.

Alimentos y medicamentos

El consumo de ciertos alimentos y medicamentos aumenta la probabilidad del desarrollo de algún tipo de artritis. En específico la gota, ya que se produce por aumento del ácido úrico. Entre los alimentos que influyen en este cuadro clínico están la cerveza, las carnes rojas y los embutidos, entre otros con alto contenido de purina.

Cuida tu salud y previene las causas de la artritis

La artritis puede desarrollarse a causa de factores ambientales, genéticos y relacionados con el estilo de vida. Por ello, cuidar tu salud es prevenir su aparición, lo que incluye consultar con un profesional ante la aparición de los síntomas.

Realiza pausas activas en tu trabajo para reducir el sedentarismo que lleve al sobrepeso y evita los movimientos repetitivos desgastantes. Además, consulta con un nutricionista para elaborar una dieta balanceada que incluya alimentos que no alteren la concentración de ácido úrico.

Te podría interesar...
Artritis reumatoide: síntomas, causas y tratamientos
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Artritis reumatoide: síntomas, causas y tratamientos

La artritis reumatoide es una enfermedad compleja que, sin tratamiento, puede llegar a ser discapacitante. Entra aquí para saber más.



  • AR, A. R., Psoriática, A., Sistémico, L. E., & Anquilosante, E. (2001). Artritis Reumatoidea. Alvarez Sintes R. Tema de Medicina General Integral. v2. La Habana: Ciencias Médicas, 947-78.
  • Álvarez, L. B., & Lario, B. Á. (2003). El libro de la artritis reumatoide. Ediciones Díaz de Santos.
  • Camacho Castillo, K. P., Del Pilar Martínez Verdezoto, T., Ortiz Granja, L. B., & Urbina Aucancela, K. D. (2019). Artritis reumatoide en el adulto mayor. Revista Cubana de Reumatología, 21(3).
  • Cruz, A. G. B. (2013). Inmunización y quimioprofilaxis en pacientes con artritis reumatoide. Seminarios de la Fundación Española de Reumatología, 14(2), 36-42.
  • Delgado-Vega, A. M., Martín, J., Granados, J., & Anaya, J. M. (2006). Epidemiología genética de la artritis reumatoide:¿ qué esperar de América Latina?.
  • Alvarez-Nemegyei, J., Pacheco-Pantoja, E., González-Salazar, M., López-Villanueva, R. F., May-Kim, S., Martínez-Vargas, L., & Quintal-Gutiérrez, D. (2018). Asociación entre sobrepeso/obesidad y estado clínico en artritis reumatoide. Reumatología Clínica.
  • Mejía Arrieta, F. A., Escobar Londoño, J. M., Jaramillo Fernández, M., & Reyes Camacho, P. A. (2014). Implicaciones en la vida laboral de pacientes con diagnóstico de artritis reumatoidea en una IPS de reumatología en la ciudad de Medellin 2013-2014.
  • Ruiz-Esquide, V., & Sanmartí, R. (2012). Tabaco y otros factores ambientales en la artritis reumatoide. Reumatologia clínica, 8(6), 342-350.