¿Qué son las fobias? Descubre sus síntomas y características

Bernardo Peña · 25 octubre, 2019
¿Hay situaciones que evitas, o de las que huyes, por tener un miedo intenso? En algunos casos, ¿sientes terror o miedo a un objeto, animal o situación? Si es así, tal vez padezcas una fobia. Aprende más en el siguiente artículo

¿Qué son las fobias? La palabra fobia proviene de la palabra griega “phobos” que significa temor, pánico y terror. Consiste en un miedo excesivo, irracional y persistente ante un objeto, actividad o situación que provoca un deseo intenso de evitación. El miedo ha de ser reconocido por el propio sujeto como excesivo e irracional y la conducta de evitación implicada ha de causar algún grado de incapacidad o deterioro en la conducta adaptativa.

Tipos de fobias

Se pueden distinguir tres tipos de fobias:

  • Agorafobia.
  • Fobia social.
  • Fobia simple.

Agorafobia

Se refiere a un miedo a estar solo en los lugares abiertos o lugares públicos concurridos. Realmente, lo que se teme es sufrir un síntoma incapacitante, como una crisis de angustia. Aunque también puede referirse a circunstancias como desmayarse, caerse, orinarse, vomitar, etc. También el miedo puede hacer referencia a situaciones en las que puede ser difícil salir o buscar ayuda si surgen repentinamente los síntomas.

Como resultado de esta ansiedad anticipatoria, el sujeto evita este tipo de situaciones o lugares, como viajar, hacer la compra, hacer colas, etc. Otra opción es buscar una persona que le acompañe y ayude, en el caso de que ocurra el síntoma. En los casos más graves, el paciente permanece en casa sin salir y con un acompañante.

En la mayoría de los casos, se asocia a crisis de angustia, constituyendo en este caso un Trastorno por Crisis de Angustia con Agorafobia. La agorafobia sin ataques de angustia es más típica de la adolescencia tardía, mientras que la agorafobia con ataques de angustia se da alrededor de los 30 años. Este trastorno responde a los antidepresivos, fundamentalmente ISRS, y al alprazolam.

fobias

Lee también: Depresión: síntomas y características principales

Fobia social

Consiste en un miedo a las situaciones en las que el individuo puede estar expuesto a la observación de otros, como situaciones de desempeño social. Son situaciones en las que la persona puede estar sujeta a la mirada de otros y en las que el sujeto puede temer actuar de forma humillante o embarazosa.

Por ejemplo, hablar en público es, sin discusión, el miedo social más frecuente; otros pueden ser comer en público, utilizar los servicios públicos, escribir en presencia de otros, etc.

Se pueden distinguir dos tipos de fobia social:

  • Específica o circunscrita a ciertas situaciones, donde la más común es hablar en público. Estos pacientes suelen haber padecido más experiencias de condicionamiento o episodios traumáticos.
  • Generalizada a la mayoría de las situaciones de interacción social: se caracteriza por mayores niveles de neuroticismo y más historia de timidez en el desarrollo de la persona. Estos pacientes son más introvertidos.

Sesgos cognitivos en torno a la fobia social

  • Los fóbicos sociales tienen unos criterios muy elevados y son muy perfeccionistas respecto a lo que es una interacción social correcta. Son muy rígidos al juzgar la calidad o satisfacción de una relación social. Esto puede estar relacionado con su gran sensibilidad al rechazo y a la crítica y puede hacer que sean también más dependientes.
  • Si comparamos la evaluación que hacen de su desempeño social con la que hacen jueces independientes, ellos se juzgan a sí mismos de manera mucho más negativa que como lo hacen los demás desde fuera. Nunca están satisfechos con su actuación social; piensan que son más torpes y menos habilidosos de lo que realmente son.
  • Según el juicio de observadores independientes, la conducta social de los fóbicos sociales después de ser tratados con terapia de conducta y terapia cognitiva es equivalente. Pero, según ellos mismos, después de la terapia de conducta se siguen juzgando como inadaptados e inhábiles sociales. Lo más recomendable es combinar ambos tipos de terapia, lo que se conoce como terapia cognitivo-conductual.
Mujer llorando

Fobia simple

Son miedos persistentes a estímulos o situaciones concretas distintas a las anteriores. Por ejemplo, animales, alturas, espacios cerrados, oscuridad, sangre, etc. De hecho, sus correlatos fisiológicos son opuestos a los de las demás fobias, consistiendo en disminuciones en las actividad simpática y aumentos en la parasimpática.

Un análisis perceptual preatencional e inconsciente, vía amígdala, de estímulos fóbicos, como serpientes, arañas, etc., es suficiente para elicitar reacciones emocionales. Esto indica un sesgo preatencional a nivel automático.
Los sujetos con fobia, en general, y los que sufren agorafobia, en particular, presentan personalidades claramente dependientes.

Se asume que los agorafóbicos fueron sobreprotegidos cuando eran niños. La sobreprotección extrema durante la infancia puede privar a los niños de la oportunidad de desarrollar una sensación de maestría y control. Esto puede crear una vulnerabilidad psicológica para experimentar acontecimientos negativos posteriores de una manera ansiosa.

Esto se relaciona con la ansiedad de separación de las figuras parentales, estudiada como precursora de los ataques de pánico y la agorafobia. La ansiedad de separación es más probable que ocurra en un contexto de sobreprotección.

Quizá te interese: Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

El grado de neuroticismo y reactividad autonómica es mayor en la agorafobia, menor en la fobia social y prácticamente normal en la fobia simple. La importancia de los factores de aprendizaje y condicionamiento en la génesis y mantenimiento de estos trastornos sigue una gradación inversa a la anterior.

Conclusiones acerca de las fobias

En conclusión, las fobias son trastornos psicopatológicos muy relacionados con la ansiedad. Cabe destacar que conocer el origen de la fobia y explicarse el por qué de la misma no basta para solucionarla. De hecho, muchos pacientes conocen perfectamente el origen de sus miedos.

Por lo tanto, es importante el tratamiento cognitivo-conductual. Es decir, enfrentar el miedo directamente y trabajar con las respuestas cognitivas y emocionales.

  • Cejudo de la Sierra, R., & Fernández Mesa, A. (2017). Fobia social: un fenómeno incapacitante. Revista Electrónica de Psicología Iztacala18(2), 836-851.
  • Moreno, J. R. (2017). Comprender la ansiedad, las fobias y el estrés. Ediciones Pirámide.
  • Resnik, P. (2016). Ansiedad, estrés, pánico y fobias: 100 preguntas, 101 respuestas. B DE BOOKS.