Autoestima: la percepción del yo

Paula Villasante · 4 marzo, 2019
El concepto autoestima y su definición siempre ha sido cuestión de debate. Descubre qué opinan grandes psicólogos y filósofos al respecto.

El término autoestima fue descrito por primera vez por William James (1) hace más de un siglo. Sin embargo es, sin duda, uno de los más ambiguos y discutidos en el ámbito de la psicología.

Autoaceptación, autoajuste, autovaloración, autoestima, autoconcepto, autoimagen son términos que se usan indistintamente para significar el concepto, positivo o negativo, que uno tiene de sí mismo.

Algunos autores consideran la autoestima como un constructo hipotético que representa el valor relativo que los individuos se atribuyen o que creen que los demás les atribuyen.

Musitu y otros (1996), por su parte, definen la autoestima como el concepto que uno tiene de sí mismo, según unas cualidades que a sí mismos se atribuyen. No hay, por ahora, una posición unánime respecto a qué es este concepto.

Definición de autoestima

Según Rosenberg y sus colaboradores, la autoestima comprende la actitud positiva o negativa de un individuo hacia el yo como una totalidad. Es la evaluación emocional general de la autoestima o el juicio de valor de uno mismo (Burrus & Brenneman, 2016).

La alta autoestima se refiere a una evaluación global altamente favorable de la propia competencia en dominios subjetivamente importantes, mientras que la baja autoestima es el resultado de evaluaciones negativas y debilidades subjetivas (7).

autoestima superheroina

En el modelo jerárquico de autoconcepto de Shavelson (6), la autoestima presenta el nivel más general de autoconcepto, con dominios específicos subyacentes como el autoconcepto académico y el autoconcepto físico.

A partir de la investigación, puede deducirse que existen cuatro formas de definir la autoestima. La más básica es el enfoque actitudinal. Desde este, la definición de autoestima se basa en la idea de que el self puede ser considerado como cualquier objeto de atención para el sujeto.

Otro tipo de definición de la autoestima se centra en la diferencia entre el self ideal y el real. Esta es la forma más habitual de definirla en la literatura específica.

Un tercer enfoque se centra en la autoestima como las respuestas psicológicas que las personas sostienen de sí mismos. Estas respuestas se describen normalmente como de naturaleza afectiva o basadas en el sentimiento de valoración personal: positiva-negativa, aceptación-rechazo.

Por último, Wells y Marwell (1976) manifiestan que la autoestima puede entenderse como una función o componente de la personalidad. En este caso, el término se considera como parte de uno mismo o sistema del self normalmente la parte vinculada a la motivación o autorregulación.

En la práctica, se dan tantas formas de definir la autoestima como personas intentan definirla (4).

Quizá te interese: Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Bases teóricas del concepto

En psicología, James (1) es el primero en definir el concepto. El autor lo describe como la conciencia del valor del yo.

La autoestima se refiere a un juicio o evaluación íntima de uno mismo en relación con los valores propios que se explica por la relación entre el yo real y el yo ideal. La autoestima es la esencia del individuo, es la relación entre los éxitos y las aspiraciones, así como los resultados y los fracasos. Representa la autoestima básica y se considera estable (9).

autoestima autoimagen autoconcepto

Esta definición sugiere que el individuo se estima a sí mismo según su propia percepción, su sensación de ser importante y único. Se supone que la autoestima se promueve mediante el equilibrio en las relaciones con los demás. La autoestima estaría anclada y adquirida a través de experiencias de vida.

La autoestima como un constructo social

Nadie nace con alta o baja autoestima. Ésta se aprende en la interacción social con las personas más significativas: padres, amigos, profesores y el entorno familiar, sobre todo, durante la infancia y la adolescencia y el resto de las etapas de nuestra vida.

Así, parece que la autoestima de cada uno se construye a partir de experiencias. Sin embargo, no todas ellas tienen por qué cambiar la autoestima de una persona.

autoestima social bullying acoso

A veces las experiencias negativas para un individuo no producen efecto negativo en su autovaloración. Al contrario, se integran positivamente y se convierten en un revulsivo impulsor de nuevos proyectos, por ejemplo el suspenso de una asignatura o una oposición, la burla de unos compañeros e incluso la humillación de un profesor. (2)

Algunos autores que definen la autoestima como un constructo social

Cooley (10) la define como un constructo social. Es decir, el concepto se configura a través de interacciones sociales basadas en opiniones, juicios y acciones, desde el nacimiento. Representa la autoestima funcional y es fluctuante. La persona que recibe comentarios de otros puede decidir o negarse a apropiarse de ellos (11).

Esta definición evoca un componente cambiante de la autoestima que sería modulado por el entorno social. La literatura revela también la autoestima colectiva, que se refiere a los juicios de valor de la persona relacionados con las características del grupo de identidad.

Además, otras definiciones de autoestima han contribuido a la evolución de su conceptualización. Para Maslow, es imposible proyectarse en un proyecto de vida si no se satisface la necesidad de autoestima (12). Laporte sostiene que la autoestima se refiere al amor propio en diferentes esferas de nuestra vida y nuestro sentido de dignidad (13). 

autoestima autoconcepto

Según Martinot, la autoestima es el juicio que hacemos de nuestra capacidad para hacer frente a la vida (14). Más precisamente, es el conjunto de elementos que nos definen; Actitudes, creencias y sentimientos.

Branden le da importancia a las habilidades y competencias. Para él, el valor personal está íntimamente ligado al éxito personal (15). Paradis y Vitaro establecen que la autoestima es una visión holística de uno mismo que corresponde a un juicio sobre el valor de uno como persona (16).

Quizá te interese: Trastornos de la memoria: características principales

La autoestima como barómetro psicológico

Finalmente, se ve como un barómetro psicológico de nuestra relación con los demás que nos ayuda a detectar la amenaza del rechazo social y a liberarnos de ella (17). Estas definiciones indican que la autoestima es el desarrollo de uno mismo. Es la opinión emocional que permite autoprotección, desarrollo personal y profesional.

La autoestima desde una perspectiva filosófica

Desde una perspectiva filosófica, se proponen ciertas definiciones que establecen que la autoestima representa un valor moral y racional.

Por su parte, Kant propone un modelo de oposición a la autoestima. En este modelo, la estima estética es una forma de amor, de sensación que se relaciona con la sensibilidad. Mientras, la estima benevolente es una forma de amor práctico que reside en la voluntad. La oposición está en algún lugar entre la forma práctica y la forma moral de estima.

mente mind autoestima

La forma práctica de la estima es la forma de actuar y la acción de la autoestima. El individuo se otorga a sí mismo un valor, se respeta a sí mismo mediante la libre elección de la voluntad. Kant especifica, sin embargo, que es un deber estimarse a sí mismo o estimar a los demás de acuerdo con su dignidad.

Descartes, considera el respeto o la autoestima como uno de los deberes más importantes. Agrega que la autoestima o el respeto es la pasión del alma, es decir, una inclinación del alma a querer, respetar el objeto y hacerlo favorable. Resalta el elemento de sabiduría que consiste en saber por qué y cómo cada uno considera y desprecia (18).

Términos relacionados

Según la autora Doré (19) parece difícil diferenciar el término autoestima de otros términos. Autoimagen o autoconcepto son algunos de los conceptos que pueden confundirse con el término autoestima.

El autoconcepto es el conjunto de creencias y percepciones que una persona tiene de sí misma, así como las actitudes que fluyen de ella (13). Así, este concepto aúna los términos de autoestima, autoimagen e identidad personal (20).

La autoimagen es la imagen que formamos en nuestra mente de nuestro propio cuerpo.

narcisismo selfie camara histrionico histrionismo

Otro término relacionado es la autoeficacia. Esta se centra en la evaluación de la capacidad de una persona para tener éxito en un área de competencia o de manera integral en diferentes contextos.

Los sinónimos y antónimos del término también forman parte del análisis del concepto. Así, un sinónimo de autoestima es amor propio. Este se refiere a la autoimagen subjetiva, generalmente positiva, de una persona. Un opuesto del término podría ser el autodesprecio.

La autoestima es la base de la construcción de la personalidad y el equilibrio psíquico. Depende de los procesos de adaptación en todas las edades de la vida. (21) Su uso se encuentra en muchas disciplinas, como en la educación y en contextos organizativos y laborales.

Así, se usa como un criterio de diagnóstico médico para varios trastornos psíquicos. Algunos de ellos son la depresión, la ansiedad, los trastornos alimentarios o la adicción a las drogas. Existen dos diagnósticos de enfermería relacionados con la autoestima. Estos son la «alteración de la autoestima situacional» y la «alteración de la autoestima crónica» (19).