¿Qué es el síndrome amnésico?

El síndrome amnésico es una afectación de la memoria que se produce como consecuencia de una lesión cerebral. Si quieres conocer de forma más específica cómo se altera la memoria y cuáles son los síntomas más comunes del síndrome, ¡quédate leyendo!
¿Qué es el síndrome amnésico?
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por Laura Ruiz Mitjana el 18 Mayo, 2021.

Última actualización: 18 Mayo, 2021

¿Conoces el síndrome amnésico? ¿Sabes qué tipo de amnesia conlleva? Este es definido en un artículo de Ladera (2001), publicado en la Revista de Neurología, como una alteración de la memoria permanente, estable y global, que se da como consecuencia de algún trastorno orgánico cerebral (lesión cerebral).

Así, los síntomas de este síndrome no se explicarían por ningún déficit cognitivo o perceptivo previo (por ejemplo, discapacidad intelectual). Pero, ¿qué más sabemos sobre este síndrome? ¿De qué forma están alterados los diferentes tipos de memoria en él?

¿Cuáles son sus síntomas? ¿Y sus causas más específicas? ¿Existe tratamiento? Resolvemos todas estas cuestiones, ¡aquí!

¿Qué es el síndrome amnésico?

El síndrome amnésico y las lesiones cerebrales.
Son muchas las estructuras cerebrales que pueden estar comprometidas.

El síndrome amnésico se define como el déficit global y permanente de memoria provocado por una lesión cerebral, sin que haya otros deterioros intelectuales o cognitivos que afecten la identidad, el lenguaje….

Eso diferencia al síndrome amnésico de la demencia, por ejemplo, donde sí existe un deterioro en el área cognitiva más allá de en la memoria. Así, en la demencia aparecen déficits en otras áreas: lenguaje, atención, planificación, toma de decisiones…

“Todos necesitamos recuerdos para saber quienes somos”.

-Guy Pearce-

Síntomas

Los síntomas más frecuentes del síndrome amnésico son los siguientes:

Amnesia anterógrada

Este síntoma resulta imprescindible para el diagnóstico de un síndrome amnésico. Así, en todos los casos del mismo aparece amnesia anterógrada, que es un tipo de pérdida de memoria en el que los nuevos acontecimiento no se guardan en la memoria a largo plazo.

Así, la persona afectada es incapaz de generar nuevos recuerdos o nuevos aprendizajes.

Amnesia retrógrada (no siempre)

En el síndrome amnésico puede aparecer o no amnesia retrógrada. En este caso, hablamos de la pérdida de recuerdos anteriores a la lesión, o de la incapacidad de acceder a ellos.

Problemas en la memoria permanente

Así, tanto la amnesia anterógrada como la amnesia retrógrada (que no aparece siempre) típicas del síndrome amnésico aparecen siempre afectando la memoria permanente del sujeto.

Es decir, cuando aparecen, lo hacen en el continuo de la memoria de la persona (afectando a su vida en todo momento).

Deterioro de las diferentes memorias

El deterioro de los diferentes tipos de memoria se produce de forma variada en el síndrome amnésico. Pero, ¿están alteradas todas las memorias en este síndrome? ¿O hay alguna que no? Veámoslo a continuación:

Memoria anterógrada

El deterioro de la memoria anterógrada se produce siempre, en todos los casos (es lo que llamamos amnesia anterógrada). El deterioro se da tanto en la memoria episódica (en mayor medida) como en la memoria semántica.

Memoria retrógrada

El deterioro es opcional; es decir, la amnesia retrógrada acompaña a la amnesia anterógrada solo en algunos casos. De forma más concreta, y tal y como ocurre con la memoria anterógrada, hablamos de un deterioro en la memoria episódica y en la memoria semántica (en menor medida).

Memoria operativa

La memoria operativa o memoria de trabajo (MT), es decir, aquella que nos permite almacenar temporalmente la información y manipularla para resolver determinadas tareas, está conservada en el síndrome amnésico.

Memoria permanente

La memoria permanente es aquella que nos permite funcionar en nuestro día a día, relacionada con hechos recientes (memoria retrógrada) y con nuevos aprendizajes (memoria anterógrada), está siempre alterada (la memoria en general).

Aspectos conservados en el síndrome amnésico

La memoria de trabajo no es lo único que se conserva en el síndrome amnésico. Así, sabemos que estas personas también:

  • Pueden aprender nuevas categorías conceptuales (pero no de forma declarativa, sino como un aprendizaje de hábitos).
  • Muestran un efecto de facilitación y priming semejante al de sujetos normales, que implica recordar o reconocer mejor conceptos presentados.
  • Mantienen un aprendizaje evaluativo (un tipo de aprendizaje implícito).
  • Pueden adquirir nuevas destrezas y habilidades.

Causas

La causa del síndrome amnésico es una lesión cerebral; sin embargo, esta a su vez puede producirse por diferentes causas. Así, entre las causas del síndrome amnésico, encontramos:

1. Síndrome de Korsakoff

El síndrome de Korsakoff, también denominado psicosis de Korsakoff, es una afección que abarca los trastornos mentales que se manifiestan en la enfermedad de Wernicke y que suelen presentar quieren sufren una adicción al alcohol. El consumo crónico de esta sustancia es capaz de producir varios efectos en el cerebro.

Es un síndrome que afecta a la memoria y al aprendizaje, así como a otras funciones cognitivas.

De hecho, el síndrome de Korsakoff es la causa orgánica más frecuente del síndrome amnésico. A nivel cerebral, estos pacientes sufren lesiones en los cuerpos mamilares y en los núcleos dorso-mediales de tálamo.

Dos fases del Síndrome de Korsakoff

El síndrome amnésico y el consumo de alcohol.
Este síndrome se relaciona con el consumo de alcohol.

El síndrome de Korsakoff suele dividirse en dos fases, y en cada una de ellas las alteraciones de memoria derivadas del síndrome amnésico aparecen de forma diferente:

  • Fase aguda (encefalopatía de Wernicke): aparece confusión mental, nistagmus (movimientos oculares anormales), prosopagnosia (incapacidad de reconocer rostros), desorientación, apatía, problemas atencionales y de memoria.
  • Fase crónica (síndrome de Korsakoff): se da una profunda alteración mnésica con claridad de conciencia.

En la segunda fase, la fase crónica, se manifiesta además la llamada “tétrada sintomática” del síndrome de Korsakoff. Esta consiste en la aparición de:

  • Amnesias para hechos recientes.
  • Desorientación espacial y sobre todo temporal.
  • Algún grado de confabulación.
  • De forma ocasional, falsos reconocimientos.

2. Daños en el lóbulo temporal

Otra de las causas de síndrome amnésico es una afectación del lóbulo temporal. Esta afectación, a su vez, puede producirse por diferentes causas:

  • Encefalitis por herpes.
  • El daño en ciertas estructuras límbicas: hipocampo, amígdala, uncus…

3. Accidente cerebrovascular (ACV)

Un accidente cerebrovascular es otra de las posibles causas de síndrome amnésico. Un ACV consiste en una afección médica en la que el flujo sanguíneo al cerebro produce muerte celular. Así, en un ACV el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene.

Cuando se produce por una rotura de los vasos sanguíneos hablamos de hemorragia cerebral (o ictus hemorrágico), y cuando lo hace por un taponamiento de los mismos (que impide que la sangre se distribuya normalmente) hablamos de un ictus isquémico o infarto cerebral.

4. Otras causas

Más causas que expliquen la aparición del síndrome amnésico son sufrir una anoxia (falta casi total del oxígeno en un tejido) y otras causas orgánicas.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para el síndrome amnésico. A nivel médico, lo que se hace por lo general es identificar y tratar la causa orgánica que explique los síntomas del síndrome amnésico. Así, se intentan evitar más complicaciones derivadas del síndrome.

Por otro lado, se emplean también otro tipo de tratamientos:

Terapia ocupacional

A través de la terapia ocupacional, se le enseña a la persona a desarrollar estrategias que le ayuden a compensar sus trastornos de memoria. Así, se trabaja en la autonomía y el empoderamiento del paciente para que pueda llevar una vida lo más normalizada posible.

Terapia psicológica

La terapia psicológica está indicada, sobre todo, en aquellos casos donde existe un importante componente psicológico implicado en el síndrome amnésico.

También resulta adecuada para tratar los síntomas psicológicos derivados del mismo, tales como ansiedad, depresión, baja autoestima, dificultades en las relaciones interpersonales…

Rehabilitación cognitiva

Desde una área más neuropsicológica, se emplea la rehabilitación cognitiva. Este tipo de intervención engloba una serie de técnicas que se utilizan con el objetivo de compensar o mejorar el déficit cognitivo del paciente (en este caso, el déficit en la memoria).

Consiste en actividades y ejercicios (digitales y a mano) de diferente tipo, que buscan estimular esas áreas cognitivas deficitarias.

El síndrome amnésico es una afección que implica una serie de alteraciones en la memoria. En él aparece, sí o sí, amnesia anterógrada (incapacidad para registrar nueva información) y en algunos casos amnesia retrógrada (incapacidad para recordar eventos pasados).

Sus causas son diversas, aunque siempre tienen que ver con algún tipo de lesión cerebral. La afectación del lóbulo temporal está intrínsecamente relacionada con este síndrome, y su causa orgánica más frecuente es el síndrome de Korsakoff.

“Sólo porque no recuerde ciertas cosas, no quita el sentido a mis actos”.

-Guy Pearce-

Te podría interesar...
Amnesia infantil: ¿por qué no recordamos nuestros primeros años?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Amnesia infantil: ¿por qué no recordamos nuestros primeros años?

La amnesia infantil es aquella incapacidad común para recordar los primeros años de nuestra vida (memoria episódica). ¿Por qué aparece?



  • Belloch, A., Sandín, B., Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Madrid: McGraw-Hill.
  • Berrios, G. Trastornos orgánicos en psiquiatría. En Fuentenebro, F.; Vázquez, C. (1990). Psicología médica, psicopatología y psiquiatría. Interamericana McGraw-Hill, Madrid.
  • Carlson, N.R. (1999). Fisiología de la conducta. Barcelona: Ariel Psicología.
  • Carrillo-Mora, P. (2010). Sistemas de memoria: reseña histórica, clasificación y conceptos actuales. Revista de Salud Mental, 33 (1), 85-93.
  • Delgado, J.M.; Ferrús, A.; Mora, F.; Rubia, F.J. (eds) (1998). Manual de Neurociencia. Madrid: Síntesis.
  • Ladera, V. (2001). Post-traumatic amnesia syndrome. Revista de Neurología, 32(5): 467-72.