Esquizofrenia: síntomas, causas y tratamiento

Bernardo Peña · 16 septiembre, 2019
La esquizofrenia supone una enajenación de la realidad e, incluso, de los propios procesos mentales. Descubre más sobre sus causas, síntomas y tratamiento.

La esquizofrenia es una psicopatología que supone una grave alteración de los procesos psicológicos, la desintegración del yo, el aislamiento y un alejamiento progresivo de la realidad.

Se trata de un trastorno mental grave que debe tratarse con este condicionante. Hoy en día, muchas de sus causas son ya conocidas. Por lo tanto, tanto el pronóstico como la calidad de vida de los pacientes han experimentado una notable mejora.

Esquizofrenia: características de esta psicopatología

La esquizofrenia es un trastorno mental grave y crónico. Se caracteriza por un curso con tres etapas: fase prodrómica, positiva y negativa.

  • La fase prodrómica se caracteriza por un paulatino alejamiento de la realidad. Poco a poco, el pensamiento y la conducta van haciéndose más extraños. Las personas que conviven con el sujeto pueden llegar a ser conscientes del cambio. Sin embargo, muchas veces, al producirse a lo largo de semanas, meses o años, puede que no sean del todo alarmantes.
  • La fase de síntomas positivos es aquella en la que están presentes los síntomas más salientes de la patología. Destacan sobre todo las alucinaciones, delirios, y el comportamiento caótico y desorganizado. Obviamente, tanto el pensamiento como el lenguaje estarán muy afectados.
  • La fase de síntomas negativos se caracteriza por el aislamiento, la autoestimulación, la anhedonia y el síndrome amotivacional.

Síntomas positivos de la esquizofrenia

Los síntomas positivos implican:

  • Delirios: pensamiento falso e incoherente sostenido, a pesar de la evidencia en contra.
  • Alucinaciones: percepciones visuales, auditivas, táctiles, cinestésicas o sensoriales que se dan en ausencia de estímulos. Por ejemplo, ver algo que no está o escuchar voces que no se oyen.
  • Trastornos del pensamientoel pensamiento no sigue las leyes de la lógica.
  • Lenguaje desorganizado: es como si su lenguaje careciera del más mínimo sentido.

Síntomas negativos de la esquizofrenia

Los síntomas negativos implican:

  • Desmotivación o incapacidad para llevar a cabo conductas motivadas.
  • Aplanamiento afectivo.
  • Aislamiento social.
  • Anhedonia.

Lee también: Depresión: síntomas y características principales

depresión esquizofrenia

Esquizofrenia: tipos y características

Este grave trastorno mental guarda unas similitudes generales. No obstante, pueden darse características específicas en cada persona. La esquizofrenia se divide en los siguientes tipos:

Esquizofrenia paranoide

La esquizofrenia paranoide es la más habitual de todos los tipos. Se suele dar en personas de más de treinta años. Es el tipo de mejor pronóstico y posibilidad de recuperación. Sus síntomas son:

  • Alucinaciones de tipo auditivo.
  • Presencia de uno o más delirios, generalmente de persecución.
  • Lenguaje, pensamiento y conductas afectadas de forma moderada.

Esquizofrenia desorganizada

Este tipo de esquizofrenia es la más grave y la de peor pronóstico. En algunos casos, se requiere contención mecánica o psicofarmacológica. Se dan algunos de estos síntomas:

  • Alucinaciones y delirios graves.
  • Lenguaje, pensamiento y comportamiento muy desorganizados.
  • Afectividad muy afectada.

Esquizofrenia catatónica

Este tipo se caracteriza por su evolución muy fluctuante. Sus síntomas se caracterizan, sobre todo, por la afectación psicomotora:

  • Pueden quedar inmóviles varias horas o, por el contrario, mostrar un exceso de actividad motora.
  • Se resiste a llevar a cabo ciertos movimientos.
  • Se dan manierismos.
  • Repite sin sentido aparente frases y palabras.

Esquizofrenia indiferenciada

Es uno de los tipos de esquizofrenia más comunes. No encaja en ninguna de las anteriores categorías; de ahí su nombre. Aunque reúne muchas características, como la presencia de delirios y alucinaciones, en cuando a sus pensamiento, lenguaje y comportamiento no reúne criterios de otros tipos.

Esquizofrenia residual

Es otro tipo muy común. Puede presentarse en la transición entre la fase positiva y negativa de la esquizofrenia. Aunque no presenta episodios psicóticos, como delirios y/o alucinaciones, sí presenta anhedonia, desmotivación, falta de expresividad y aislamiento.

Dolores de cabeza

Causas de la esquizofrenia

La etiología de la esquizofrenia es multicausal. Por lo tanto, debe abordarse bajo el paradigma biopsicosocial. Tratar de explicarla con base a motivos exclusivamente biológicos, psicológicos o sociales, sería insuficiente.

Siguiendo el modelo vulnerabilidad-estrés, se necesitan unos factores predisponentes y precipitantes (biológicos y psicológicos) para desarrollar la enfermedad. Estos, debido a la acción de estímulos detonantes ambientales, como el estrés o sucesos traumáticos, darían lugar a la patología.

Causas biológicas

Según Moreno, A. C. (2007), varios genes específicos estarían detrás del desarrollo de la esquizofrenia. Por lo tanto, se destaca su heredabilidad. No obstante, no se heredaría la enfermedad en sí, sino una vulnerabilidad a pacederla.

Por otra parte, parece que la acción desregulada del neurotransmisor de la dopamina también estaría detrás del inicio y mantenimiento de la enfermedad. Es lo que se conoce como la hipótesis de la dopamina. Finalmente, otros investigadores defienden que la esquizofrenia se debe a problemas durante el parto o infecciones víricas tempranas.

Leer también: Dopamina

Causas psicológicas

Dentro de las causas psicológicas, podríamos encontrar la presencia de traumas infantiles reprimidos. Estos emergerían a la consciencia en forma de síntomas de esquizofrenia.

También destacamos como causas psicológicas los patrones distorsionados del pensamiento, que darían lugar a distorsiones de la realidad, pensamiento mágico y supersticiones variadas.

Todo lo anterior, sumado a un pobre control de las emociones, trastornos del estado de ánimo, problemas de autoestima, etc., puede dar lugar a una psicopatología grave y compleja como la esquizofrenia.

Causas sociales

Los miembros de grupos étnicos y culturales minoritarios son más propensas a sufrir diferentes tipos de psicosis. Tal vez, los miembros de estos grupos deban permanecer más vigilantes frente a una realidad hostil.

Pueden existir otros factores, como el abuso sexual y el maltrato en la infancia, y patrones comunicativos disfuncionales. Watzlawick, P., en 1976, lo llamó la teoría del doble vínculo en la comunicación familiar.

Tratamiento de la esquizofrenia

El tratamiento de la esquizofrenia tiene los siguientes objetivos:

  • Eliminar los síntomas de la enfermedad.
  • Conseguir que el paciente gane autonomía y control sobre su propia vida, es decir, que establezca metas, retome proyectos personales, etc.
  • Reinsertar al paciente en la sociedad, evitando su institucionalización en centros de salud.

Así pues, el tratamiento se basa en:

  • Farmacoterapia: se suelen recetar antipsicóticos que ayudan a evitar la aparición de los síntomas.
  • Terapia psicológica: en la cual se trabaja con los pensamientos, las emociones y la conducta del paciente. Puede ser de forma individual o en grupo.
  • Terapia familiar: se instruye a las familias para restablecer los vínculos familiares y favorecer una comunicación sana.

Reflexiones finales

En conclusión, hoy en día, se conoce cada vez más sobre la esquizofrenia. Ello ha contribuido a mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen. No obstante, aún hay que seguir investigando para desarrollar tratamientos cada vez más eficaces y poder integrar antes, y en mejores condiciones, a estas personas en la sociedad.

  • Graff-Guerrero, A., Apiquian, R., Fresán, A., & García-Anaya, M. (2001). Perspectiva neurobiológica de la esquizofrenia. Salud Mental24(6), 36-42.
  • Moreno, A. C. (2007). Las esquizofrenias: sus hechos y valores clínicos y terapéuticos. Elsevier España.
  • Penn, D. L., & Mueser, K. T. (1995). Tratamiento cognitivo-conductual de la esquizofrenia. Psicología conductual3(1), 5-34.
  • Reyes, M. M., Quiñonez, R. M., de Villalvilla, T. D., Lomba, P., Fernando, A. P., & Sosa, M. V. (2004). Transmisión familiar de los síntomas positivos y negativos en la esquizofrenia familiar y esporádica. Actas Españolas de Psiquiatría32, 353-357.
  • Watzlawick, P. (1976). Teoría de la comunicación humana; interacciones, patologías y paradojas(No. 04; BF637. C45, W3 1976.).