6 medicamentos que pueden subir la presión arterial

Es un secreto a voces que los medicamentos generan secuelas tras una ingesta prolongada. Hoy nos enfocamos en aquellos grupos que pueden elevar tu presión sanguínea.
6 medicamentos que pueden subir la presión arterial
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 30 junio, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 30 junio, 2021

Última actualización: 30 junio, 2021

Etiológicamente existen dos tipos de hipertensión arterial: la idiopática y la secundaria. La primera afecta al 90 % de los pacientes sin aparente causa de desarrollo. La segunda se corresponde con el 10 % de los casos, y tiene su origen en algún tipo de catalizador. Entre todos estos, se han identificado algunos medicamentos que aumentan la presión arterial.

Esté su ingesta regulada por un especialista o no, ciertos fármacos ocasionan como efecto colateral el aumento de la presión sanguínea. Conocer cuáles son es muy importante para estar al tanto de posibles desequilibrios en la tensión, en especial si se forma parte de los grupos de riesgo. Hoy te enseñamos algunos estudiados por la ciencia.

Medicamentos que aumentan la presión arterial

Existes muchas formas en las que los medicamentos pueden subir la presión arterial. Aunque depende del grupo al que pertenezcan, la evidencia señala que la retención de líquidos, los cambios en el sistema simpático y la vasoconstricción directa son algunas de las maneras en las que derivan en hipertensión.

También se sabe que la mayoría de estos aumentos son transitorios y en general no ponen el riesgo la vida del paciente. Si se combinan con otros catalizadores o un estilo de vida descuidado, entonces pueden desencadenar problemas renales, encefalopatías y accidentes cardiovasculares.

El problema radica en que muchos de ellos son de venta libre. Millones de personas inician su ingesta cada año para aliviar el resfriado, el dolor o contrarrestar cuadros de alergias. Incluso cuando se mantenga un tratamiento antihipertensivo, estos pueden revertir los efectos vasodilatadores. Entre todos destacamos los siguientes:

1. Analgésicos

Los medicamentos que aumentan la presión arterial incluyen los analgésicos
Muchos analgésicos forman parte de los fármacos más utilizados a nivel mundial. Sin embargo, no están exentos de efectos adversos.

Analgésicos como acetaminofén, piroxicam, ibuprofeno, naproxeno, aspirina e indometacina se usan, en general, para aliviar los síntomas de dolores de cabeza y musculares, inflamación y fiebre. Estudios e investigaciones han asociado su consumo regular con un aumento de la presión sanguínea, con independencia de que el paciente presente otro factor de riesgo.

El desarrollo de esta secuela puede darse incluso en personas que no padecen de hipertensión. Los analgésicos son de venta libre y se usan sin supervisión médica en buena parte del mundo. No se sabe cuál es el mecanismo generador, aunque la hipótesis se centra en la retención de sodio.

2. Antidepresivos

Los antidepresivos son un grupo de fármacos que actúan alterando la respuesta del organismo frente a algunos químicos. Por ejemplo, la serotonina y la dopamina. Aunque aún está abierto el debate, su ingesta se ha asociado con un mayor riesgo de desarrollar hipertensión.

También se ha investigado la posible relación entre ellos y el embarazo. Un artículo publicado en BMC Pregnancy and Childbirth en el 2019 determinó que las embarazadas tienen hasta tres veces mayor riesgo de desarrollar preeclamsia e hipertensión gestacional ante la exposición de antidepresivos.

Entre los señalados están los tricíclicos, inhibidores de la monoaminoxidasa, venlafaxina y fluoxetina. Dado que muchas veces su tratamiento es prolongado, los pacientes deben llevar un control de su presión de forma regular.

3. Anticonceptivos orales

Existe evidencia de que la ingesta de anticonceptivos orales aumenta las probabilidades de padecer afecciones cardíacas. Si padeces de hipertensión y mantienes un régimen de tratamiento con ellos es posible que contrarresten las cualidades antihipertensivas de la terapia, según algunos estudios.

No está clara la relación entre los anticonceptivos y la presión arterial alta, pero se cree que los cambios hormonales que generan desencadenan una serie de trastornos fisiológicos internos.

Mientras mayor sea la dosis hormonal, mayores serán las complicaciones. Sin embargo, algunas investigaciones indican que se pueden desencadenar efectos cardiovasculares con solo 30 microgramos de estrógeno.

4. Inmunosupresores

Los inmunosupresores son muy comunes en las personas que han tenido un trasplante de órgano. En estos casos se usan para evitar el rechazo, aunque su ingesta está aprobada para tratar enfermedades autoinmunes. Así, las personas que padecen de lupus o artritis reumatoide mantienen un tratamiento con base en ellos.

Se piensa que estos fármacos afectan los riñones reduciendo la excreción de agua, potasio y sodio, como señala la evidencia. Los señalados en este caso el tacrolimus y la ciclosporina. Esta última puede generar el desequilibrio de la presión sanguínea hasta en un 50 % de los casos, según estudios.

5. Suplementos a base de hierbas

Entre los medicamentos que aumentan la presión arterial destacan los derivados de hierbas naturales
Algunas de estas sustancias también son consumidas como infusiones. El riesgo de efectos adversos es mayor cuando se combinan con otros medicamentos.

Muchas personas optan por los remedios naturales como alternativa a los fármacos por creer que son más seguros. El que un suplemento tenga solo ingredientes naturales no evita que tenga efectos colaterales. Por ejemplo, las investigaciones al respecto sugieren que los siguientes suplementos pueden causar hipertensión:

  • Gingsen.
  • Naranja amarga.
  • Guaraná.
  • Árnica.
  • Arándano sureño.
  • Hierba de San Juan.
  • Regaliz.
  • Aceite de Poleo.
  • Efedra.
  • Dong Quai.

Si inicias un tratamiento con base en alguno de estos suplementos debes informarlo a tu médico, en especial si ya mantienes una terapia farmacológica. La interacción de ellos con algunos medicamentos puede ser el causante de la alta presión sanguínea. Se debe ser mesurado con su ingesta y nunca sustituirla por una terapia recomendada por un especialista.

6. Medicamentos para el resfriado

La mayoría de los medicamentos indicados para tratar el resfriado común son de venta libre. Cada año millones de personas inician una automedicación con base en ellos, algunas veces postergada durante más tiempo del recomendado.

Está demostrado que el abuso de descongestionantes nasales puede ocasionar crisis hipertensivas y daño renal irreversible. También se ha relacionado el uso de medicamentos que contienen fenilefrina con hipertensión en niños. Otros de los descongestionantes como la pseudoefedrina han sido señalados por algunas investigaciones como causantes de un aumento en presión arterial.

Los efectos colaterales de todos estos grupos varían de acuerdo con la dosis, el peso, edad del paciente y tiempo de exposición. También pueden empeorar si se forma parte de los grupos de riesgo de la presión sanguínea elevada. Estos son los siguientes:

  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • No hacer actividad física de manera recurrente.
  • Tener una dieta descontrolada con alto porcentaje de alimentos procesados y sodio.
  • Historial de hipertensión en el grupo familiar.
  • Padecer de afecciones cardiovasculares, diabetes y condiciones hepáticas o renales.
  • Tener más de 40 años.
  • Desarrollar con frecuencia episodios de estrés o ansiedad.

Si compartes varios de estos factores de riesgo y abusas de la dosis sugerida en el prospecto del fármaco, la balanza se inclinará en tu contra. Los medicamentos que aumentan la presión arterial deben ser recetados, en lo posible, por un especialista. La automedicación está desaconsejada, sobre todo ante la presencia de afecciones previas.

Muchas veces la hipertensión no genera síntomas, un detalle que puede impedir que quienes usan estos fármacos de forma irregular alerten de la alteración en sus vasos sanguíneos. Se recomienda hacer un seguimiento mensual de los niveles de tensión como método preventivo. Si detectas un desequilibrio, busca asistencia médica para encontrar un sustituto.

Te podría interesar...
Síntomas de la hipertensión
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Síntomas de la hipertensión

Los síntomas de la hipertensión suelen manifestarse con dolores de cabeza, mareos y dificultad para respirar. Conoce más de ellos y sus complicacio...



  • Beunza, J. J., Martínez-González, M. Á., Bes-Rastrollo, M., Núñez-Córdoba, J. M., Toledo, E., & Alonso, Á. Aspirina, analgésicos y riesgo de hipertensión arterial en la Cohorte SUN. Revista española de cardiología. 2010; 63(3): 286-293.
  • Bernard, N., Forest, J. C., Tarabulsy, G. M., Bujold, E., Bouvier, D., & Giguère, Y. Use of antidepressants and anxiolytics in early pregnancy and the risk of preeclampsia and gestational hypertension: a prospective study. BMC pregnancy and childbirth. 2019; 19(1): 1-9.
  • Buysschaert, I., Van Dorpe, J., & Dujardin, K. Hypertensive crisis and end-organ damage induced by over-the-counter nasal decongestant abuse. European heart journal. 2011; 32(24): 3114-3114.
  • Camps, M. B., Fernández, T. U., Díaz, R. M., i Vilaubí, J. M. P., Cabello, M. I. E., Doménech, C. S., & Grupo de trabajo en HTA de la semFYC. ¿Puede el consumo de antiinflamatorios no esteroideos y otros analgésicos aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión arterial?. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria. 2008; 15(3):193.
  • Curtis, K. M., Mohllajee, A. P., Martins, S. L., & Peterson, H. B. Combined oral contraceptive use among women with hypertension: a systematic review. 2006; 73(2): 179-188.
  • Foy, M. C., Vaishnav, J., & Sperati, C. J. (2019). Drug-induced hypertension. Endocrinology and Metabolism Clinics. 2019; 48(4): 859-873.
  • Fox, B. D., Azoulay, L., Dell'Aniello, S., Langleben, D., Lapi, F., Benisty, J., & Suissa, S. The use of antidepressants and the risk of idiopathic pulmonary arterial hypertension. Canadian Journal of Cardiology. 2014; 30(12): 1633-1639.
  • Grossman, E., & Messerli, F. H. (2012). Drug-induced hypertension: an unappreciated cause of secondary hypertension. The American journal of medicine. 2012; 125(1): 14-22.
  • Hodsman, G. P., Robertson, J. I. S., Semple, P. F., & Mackay, A. Malignant hypertension and oral contraceptives: four cases, with two due to the 30 ug oestrogen pill. European heart journal. 1982; 3(3): 255-259.
  • Jalili, J., Askeroglu, U., Alleyne, B., & Guyuron, B. Herbal products that may contribute to hypertension. Plastic and reconstructive surgery. 2013; 131(1): 168-173.
  • Kaminski, P., Szpotanska-Sikorska, M., & Wielgos, M. Cardiovascular risk and the use of oral contraceptives. Neuroendocrinology Letters. 2013; 34(7).
  • Masi, S., Uliana, M., Gesi, M., Taddei, S., & Virdis, A. Drug-induced hypertension: Know the problem to know how to deal with it. Vascular pharmacology. 2019; 115: 84-88.
  • Morales-Carpi, C., Torres-Chazarra, C., Lurbe, E., Torró, I., & Morales-Olivas, F. J. Cold medication containing oral phenylephrine as a cause of hypertension in children. European journal of pediatrics. 2008; 167(8): 947-948.
  • Porter, G. A., Bennett, W. M., & Sheps, S. G. Cyclosporine-associated hypertension. Archives of internal medicine. 1990; 150(2): 280-283.
  • Salerno, S. M., Jackson, J. L., & Berbano, E. P. Effect of oral pseudoephedrine on blood pressure and heart rate: a meta-analysis. Archives of internal medicine. 2005; 165(15):1686-1694.