Las 8 enfermedades más comunes en mujeres

Las enfermedades comunes en mujeres tienen muchas causas, pero algunas de ellas te sorprenderán por su etiología inesperada. Aquí te presentamos 8 de ellas.
Las 8 enfermedades más comunes en mujeres
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 12 octubre, 2021.

Última actualización: 12 octubre, 2021

Las mujeres viven más que los hombres en promedio. Según el Instituto Nacional de Estadística, en las regiones de alto ingreso las mujeres viven 86,05 años, mientras que los hombres reducen esta cifra a 81. Aun así, existen diversas enfermedades comunes en mujeres que pueden requerir abordaje para llegar con bienestar a la vejez.

Los desequilibrios hormonales durante el embarazo y la menopausia, las particularidades del aparato reproductor femenino y la presencia de las mamas propician que ciertas patologías sean (casi) únicas de este género. Si quieres conocer cuáles son las 8 enfermedades más comunes en mujeres y cómo detectarlas de forma efectiva, sigue leyendo.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes en mujeres?

En primer lugar, es necesario destacar que nos vamos a fijar en enfermedades con una prevalencia casi exclusiva en el género femenino. Si nos ajustásemos 100 % al término común, seguramente las patologías citadas serían las más típicas, como diabetes, obesidad, hipertensión y alergias.

Para poner en perspectiva la prevalencia de ciertas condiciones en el grupo femenino, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) nos muestran las primeras causas de muerte en las mujeres del todo el mundo:

  • Las enfermedades del corazón (entre ellas, la cardiopatía isquémica) son causantes del 21, 8 % de todas las muertes femeninas en el mundo.
  • El cáncer, por otro lado, es la causa de defunción en el 20,7 % de los casos.
  • Tras las neoplasias malignas se colocan las enfermedades crónicas del tracto respiratorio inferior (como la EPOC), con un 6,2 % de los decesos.
  • Después de estas 3 causas más comunes, se reparten las siguientes en orden ascendente: accidente cerebrovascular (6,2 %), enfermedad de Alzheimer (6,1 %), lesiones no intencionadas (4,4 %), diabetes (2,7 %), neumonía (2,1 %), enfermedad renal (1,8 %) y septicemia (1,6 %).

Con estos datos, podemos comenzar a intuir cuáles serán las patologías más comunes y prevalentes en el género femenino. A continuación te mostramos 10 de ellas y cómo detectarlas a tiempo.

1. Cáncer de mama

Por desgracia, es necesario comenzar con el cáncer de mama. Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2020 2,3 millones de mujeres fueron diagnosticadas con este tipo de cáncer y 685 000 murieron en el mismo intervalo temporal. A día de hoy, se calculan 7,8 millones de pacientes vivas con esta neoplasia.

Los cánceres responden a mutaciones celulares que trastocan el ratio de crecimiento y senescencia de las células, promoviendo que estas se almacenen de forma descontrolada y formen el temido tumor. Según la American Cancer Society, muchos de los tumores de mama malignos son estrógeno-dependientes, ya que esta hormona fomenta el crecimiento de las células mamarias.

Sea como fuere, es necesario recalcar que nunca hay que perder la esperanza tras este diagnóstico. La tasa de supervivencia global se calcula en un 82,8 % (siempre y cuando se reciba tratamiento). Además, las posibilidades de curación tras cirugía, radioterapia o terapia dirigida alcanzan casi el 100 % si el tumor se detecta en los primeros estadios.

Cáncer de mama es una de las enfermedades más frecuentes en las mujeres.
Lamentablemente, el cáncer de mama es frecuente. Por fortuna, los abordajes médicos han mejorado mucho la sobrevida.

2. Enfermedades relacionadas con el parto

La diabetes gestacional, la preeclampsia, la eclampsia, la hiperémesis gravídica (HG), el embarazo ectópico y otros muchos cuadros solo se experimentan durante la gestación. Algunos de ellos cursan con vómitos y náuseas molestos, pero no son graves (como la HG).

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) pone en perspectiva la importancia de las enfermedades relacionadas con el parto recogiendo las siguientes cifras:

  • La mortalidad materna es inaceptablemente alta. Cada día mueren de forma global 830 mujeres por complicaciones derivadas del proceso del embarazo o del propio parto.
  • Esto se traduce en más de 300 000 mujeres muertas cada año, casi todas en países de bajo ingreso y por causas prevenibles.
  • Los países con mayor tasa de mortalidad materna son India (50 000 víctimas anuales), Nigeria (40 000) y República Democrática del Congo (21 000). Estos 3 países empobrecidos, sumados a otros 7, recogen más del 60 % de las muertes de mujeres gestantes en el mundo.

Sin ninguna duda, el acto de dar lugar a la vida puede suponer un verdadero peligro en algunas regiones de bajo ingreso. Subrayar la problemática de la situación es esencial, pues fuera de occidente, las mujeres luchan hasta por vivir para ver a sus hijos nacer.

3. Depresión

Puede que no esperases una condición como esta entre las 8 enfermedades más comunes en mujeres, pero visibilizar los trastornos emocionales es tan importante como informar sobre los físicos. Se estima que 1 de cada 4 personas presentarán una patología psicológica a lo largo de su vida. Por desgracia, entre el 35 y el 50 % de ellas no recibirán la atención adecuada.

450 millones de personas se ven afectadas por un trastorno de este tipo en todo el mundo y se estima que hasta 300 millones de ellas sufren depresión. Tal y como indica el portal Comunica la Salud Mental, la depresión es más del doble de común en mujeres que en hombres.

Se debe tener en cuenta que estar triste de forma constante no es normal. Si tu estado anímico te preocupa, no dudes en pedir ayuda. La terapia a largo plazo con antidepresivos y la atención psicológica batallan la depresión.

Depresión en una mujer.
La depresión es una patología de la salud mental con alta prevalencia entre las mujeres.

4. Enfermedades cardiovasculares

Tal y como hemos dicho en líneas previas, las enfermedades cardiovasculares son las causantes de más del 20 % de los decesos femeninos en todo el mundo. Es curioso, pues los hombres tienen más proclividad a sufrir enfermedad coronaria, mientras que las mujeres son propensas a padeceraccidentes cerebrovasculares (ACVs) e insuficiencia cardíaca.

Tal y como indica el portal Texas Health, los niveles hormonales podrían tener algo que ver con esta tendencia. Se ha demostrado que las mujeres posmenopáusicas tienen más probabilidad de presentar enfermedades cardiovasculares.

1 de cada 4 mujeres mayores de 65 años tienen una enfermedad cardiovascular, pero esto no quiere decir que sean padecimientos inevitables. Existen ciertas cosas que se pueden hacer para llegar con un corazón sano a la vejez si eres mujer:

  • No fumar: el tabaquismo, sumado al consumo de anticonceptivos orales, es un claro predisponente a las enfermedades cardiovasculares.
  • Controlar la presión arterial alta: aunque esta condición no se pueda curar, la dieta adecuada y el ejercicio físico ayudarán mucho a paliar sus síntomas.
  • Evitar la obesidad: la obesidad es un claro factor predisponente de las enfermedades cardiovasculares. De nuevo, llevar una relación sana con la alimentación y mantenerse activo es esencial para evitar estos padecimientos.

5. Dolor crónico y dolor crónico pélvico

El dolor es una señal del sistema nervioso que indica que algo va mal dentro del organismo. El dolor agudo representa una lesión puntual en algún órgano o estructura superficial, mientras que el crónico es menos localizado pero persistente.

Aunque no sea una patología en sí misma, el dolor crónico se puede englobar dentro del grupo de las enfermedades más comunes en mujeres. Muchos adultos mayores presentan este tipo de malestar. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, las mujeres informan más dolor crónico que los hombres.

Esta misma fuente indica que el género femenino es más proclive a padecer enfermedades que cursan con dolor crónico, sobre todo si hablamos del malestar en la región pélvica:

  • Endometriosis: ocurre cuando pequeñas partes del tejido que recubren el útero (endometrio) crecen en otros órganos pélvicos.
  • Problemas musculoesqueléticos: la fibromialgia o la tensión muscular del suelo pélvico pueden tener lugar a largo plazo en las mujeres.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica crónica: cursa con lesiones generadas por una infección en los órganos pélvicos, generalmente de tipo ITS (infección de transmisión sexual).

El dolor crónico no siempre es curable, pero se puede paliar con analgésicos, acupuntura, terapia física y cirugías especializadas. Si sientes malestar constante en la región pélvica y no se explica por ninguna condición ya diagnosticada, no dudes en acudir al ginecólogo.

6. Osteoporosis

Aunque el tejido óseo se conciba como un material inamovible y duro, la realidad es que está en constante disolución, recambio y síntesis. Debes tener en cuenta que más del 99 % del calcio de nuestro organismo se encuentra en los huesos.

La osteoporosis es una patología en la que se produce una disminución en la densidad de masa ósea y está muy asociada con la edad. Es una de las enfermedades más comunes en mujeres ancianas. Tras la menopausia, la destrucción del tejido de los huesos va más rápido que su síntesis.

Desde un punto de vista epidemiológico, la osteoporosis afecta al 35 % de mujeres mayores de 50 años; un porcentaje que supera el 50 % en aquellas que tienen más de 75 años. La osteoporosis favorece accidentes graves, como roturas de huesos y displasias de cadera.

7 . Cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es otra de las enfermedades eminentemente femeninas, pues los hombres carecen de esta estructura. Más del 70 % de los casos de esta neoplasia se encuentran propiciados por virus del papiloma humano (VPH), especialmente por los subtipos VPH 16 y VPH 18. Existen más de 100 variantes del virus del papiloma humano, pero solo unos 14 son cancerígenos de alto riesgo.

El cáncer de cuello uterino es el cuarto tipo de cáncer más frecuente en las mujeres de todo el mundo y se estima que cada año se detectan más de 570 000 casos nuevos. Casi el 90 % de las muertes anuales (unas 311 000) se producen en países de bajo ingreso.

Por fortuna, existen vacunas disponibles para inmunizar a las pacientes contra los VPHs 16 y 18, lo que puede prevenir la aparición del cáncer de cuello uterino derivada de la infección por transmisión sexual (ITS). Además, las revisiones ginecológicas periódicas permiten detectar las lesiones precancerosas y tratarlas antes de que el cuadro se agrave.

La tasa de supervivencia es del 92 % para el estadio I del cáncer y de un 18 % para el IV.

8. Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es otra de esas enfermedades más comunes en mujeres que en hombres. Según el portal Con la Esclerosis Múltiple, se estima que existen 2,5 millones de pacientes con esta condición en todo el mundo. La prevalencia en el género femenino sigue aumentando, ya que hay 2 o 3 pacientes femeninas por cada varón con la enfermedad.

La EM se considera una enfermedad autoinmunitaria en la que las células protectoras del organismo atacan a las vainas de mielina, coberturas protectoras que recubren a las fibras nerviosas y las protegen de daños externos. Con el tiempo, esta patología provoca el daño progresivo e irreversible de las redes neuronales, lo que se traduce en síntomas motores claros.

Este trastorno se manifiesta de forma más frecuente en pacientes mujeres entre los 20 y 40 años de edad, aunque se puede diagnosticar en cualquier punto de la vida de la persona. Algunos de los síntomas, en orden de gravedad, son los siguientes:

  1. Entumecimiento y debilidad de la extremidades, en general de forma unilateral.
  2. Sensaciones de choques eléctricos al realizar ciertos movimientos con el cuello, sobre todo cuando se inclina hacia delante.
  3. Falta de coordinación, marcha inestable y temblores inexplicables.
  4. Problemas de visión: estos son, a veces, los primeros signos de la esclerosis, ya que evidencian una neuritis óptica desmielinizante previa al daño motor. Es común perder visión en un solo ojo de forma esporádica, presentar dolor al mover el ojo afectado y ver doble.
  5. Fatiga y mareos.
  6. Hablar arrastrando las palabras.
  7. Problemas sexuales, intestinales y vesicales.

Con el tiempo, la paciente irá perdiendo más y más función muscular. Esta patología es incurable, pero existen tratamientos para contrarrestar los ataques de esclerosis (corticosteroides y plasmaféresis) y fármacos para ralentizar el avance de la enfermedad.

Esclerosis múltiple en mujeres.
La esclerosis múltiple es progresiva en su destrucción de las estructuras del sistema nervioso. Los síntomas empeoran con el tiempo.

Las enfermedades comunes en mujeres y su situación actual

Hemos hecho una selección de 8 enfermedades comunes en mujeres; algunas de ellas, exclusivas del género femenino. Por ejemplo, el dolor crónico pélvico por disfuncionalidades en el útero y el cáncer de cuello uterino.

Como anotación final, queremos destacar que la mayoría de las condiciones aquí citadas reportan una letalidad mucho mayor en los países de bajo ingreso. La tasa de mortalidad en mujeres en los países pobres es más alta.

Más allá de los problemas durante el parto, las mujeres son más propensas a la violencia física por parte del hombre, a la opresión sistémica y a padecimientos como la depresión o las infecciones de transmisión sexual (ITS) por las prácticas sexuales obligadas. Sin duda, virar la perspectiva social hacia una mucho más homogénea es necesario para que algunas de estas enfermedades reduzcan su prevalencia.

Te podría interesar...
Cómo afecta la hipertensión a las mujeres
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Cómo afecta la hipertensión a las mujeres

La hipertensión en las mujeres está condicionada por factores como el embarazo o los anticonceptivos orales. Descubre qué se sabe al respecto.