Las 13 alergias más comunes

Las causas más comunes de alergias son muy variadas. Pueden abarcar desde plantas hasta alimentos. Por fortuna, el control de las mismas es sencillo.
Las 13 alergias más comunes
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 13 octubre, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 13 octubre, 2021

Última actualización: 13 octubre, 2021

Las reacciones alérgicas son patologías muy frecuentes que pueden presentarse en cualquier momento de la vida. Las mismas se asocian con una respuesta de hipersensibilidad mediada por el sistema inmunitario. ¿Te interesa conocer cuáles son las 13 alergias más comunes?

En los últimos años, la prevalencia de las alergias ha aumentado drásticamente en los paises desarrollados. Estudios afirman las enfermedades alérgicas afectan a más del 20 % de la población mundial.

¿Porqué se producen las alergias?

Las alergias se producen cuando el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada para defender al cuerpo humano de un agente que suele ser inocuo, denominado alergógeno o alérgeno. Por lo general, la respuesta inmunitaria es mediada por anticuerpos de tipo IgE.

La reacción de hipersensibilidad es responsable de las manifestaciones clínicas, como los estornudos, el escozor, el enrojecimiento y los ojos llorosos. De igual forma, las alergias suelen afectar la vía respiratoria, la piel, la mucosa y las conjuntivas o generar una respuesta sistémica de alto riesgo conocida como anafilaxia.

Por su parte, los agentes responsables de estas afecciones pueden variar de una persona a otra. La mayoría de los alergógenos son proteínas presentes en el ambiente y en diversos materiales.

Las alergias más comunes

En la actualidad, las enfermedades alérgicas son una de las causas más frecuentes de consulta de atención primaria. Las mismas están condicionadas por factores genéticos, ambientales y del estilo de vida de cada persona.

1. Alergia al polen

El polen es un conjunto de granos pequeños y finos producidos por algunas plantas, responsable de la reproducción y el desarrollo de las mismas. En la mayoría de los casos, estas partículas son liberadas por temporadas, quedando suspendidas en el aire.

Las personas alérgicas al polen suelen presentar un cuadro típico de rinitis con estornudos, congestión nasal, escozor e irritación ocular. La alergia al polen constituye una de las alergias más comunes en los niños pequeños, sobre todo durante la primavera.

Por lo general, esta afección se asocia al polen desprendido por plantas como las gramíneas, el platanero, el olivo y el ciprés. Algunas formas de prevención incluyen evitar espacios abiertos con abundantes plantas y cerrar las ventanas durante los días con ventisca.

Rinitis por alergia al polen.
La rinitis es la forma de presentación clínica clásica de la alergia al polen.

2. Alergia a los ácaros

Los ácaros de polvo son pequeños artrópodos que se acumulan en las alfombras, los colchones, las almohadas, las sábanas, los muebles y los peluches. Suelen alimentarse de materia orgánica y se multiplican en ambientes cálidos con cierto nivel de humedad. De igual forma, el excremento y los restos de los ácaros contenidos en el polvo actúan como detonantes de la reacción alérgica.

Por lo general, las manifestaciones clínicas varían de leves a moderadas, siendo frecuentes la congestión nasal y los estornudos. No obstante, las personas pueden presentar episodios de asma con dificultad respiratoria en casos severos. Por tal motivo, los profesionales recomiendan evitar la acumulación de polvo con una limpieza rutinaria del hogar y la ventilación adecuada de las habitaciones.

3. Alergia a los alimentos

La alergia a los alimentos se produce cuando el cuerpo desarrolla anticuerpos contra las proteínas contenidas en ciertas comidas. Por lo general, esta es una de las alergias más comunes en los niños pequeños  y se asocia a antecedes familiares. Algunas investigaciones afirman que las alergias alimentarias se producen en el 2 al 7 % de los pacientes en edad pediátrica.

La proteína de la leche de vaca suele ser uno de los principales alergógenos responsables de esta afección. No obstante, existe un amplio grupo de alimentos que pueden actuar como inductores de reacciones de hipersensibilidad, dentro de los que destacan los siguientes:

  • Huevos.
  • Trigo y soja.
  • Cacahuates, maníes, nueces.
  • Almendras y avellanas.
  • Pescados y mariscos.

Por otro lado, el hormigueo y la inflamación de la boca, la garganta y la cara son algunos de los síntomas más comunes en este tipo de alergias. Algunas personas suelen manifestar dolor abdominal, vómitos, congestión facial y dificultad respiratoria.

4. Alergia a las mascotas

El pelo, la caspa, la saliva y hasta la orina de algunos animales domésticos pueden producir reacciones alérgicas en adultos y niños. En este sentido, el cuerpo genera una reacción de hipersensibilidad a las proteínas presentes en las células muertas de la piel y las secreciones de la mascota. Los gastos y los perros son los principales responsables de esta reacción.

El goteo nasal, la congestión, los estornudos y la tos son algunos de los síntomas respiratorios más comunes de estas alergias. Algunas personas con dermatitis por contacto pueden desarrollar urticaria.

5. Alergia al moho

El moho constituye un tipo de hongo que suele crecer en espacios cálidos, húmedos y cerrados. El mismo puede encontrarse en una gran variedad de superficies dentro y fuera del hogar. En este sentido, las esporas liberadas por el moho son las responsables de la reacción alérgica.

Por otro lado, la tos, la urticaria, el escozor y los ojos llorosos son algunos de los síntomas más comunes de estas alergias. Además, las personas con mayor susceptibilidad pueden manifestar dificultad para respirar y sibilancias.

6. Alergia a la picadura de insectos

Las alergias por picaduras de insectos son una de las más comunes al realizar actividades al aire libre. Por lo general, el insecto inocula ciertas toxinas y antígenos al picar la piel que causan inflamación y escozor en las personas no alérgicas. Sin embargo, las personas con hipersensibilidad pueden desarrollar síntomas más severos.

Las abejas, las avispas y las hormigas son los principales agentes responsables de estas alergias. No obstante, las picaduras de mosquitos, tábanos, orugas, pulgas y arañas también pueden desencadenar la hipersensibilidad. Por su parte, la sintomatología puede variar desde una reacción local con urticaria, dolor y enrojecimiento, hasta una respuesta sistémica grave por anafilaxia.

7. Alergia a los medicamentos

Las reacciones de hipersensibilidad forman parte de los efectos adversos de una amplia variedad de fármacos. Estudios afirman que estas constituyen del 6 al 10 % de los casos de alergia. 90 % son efectos predecibles y dependientes de la dosis ingerida.

La mayoría de las alergias por medicamentos suelen manifestarse con urticaria, exantema, escozor en la piel e irritación ocular. En casos severos, las personas pueden presentar necrólisis epidérmica, dificultad respiratoria y anafilaxia.

Algunos de los medicamentos que causan esta afección son los siguientes:

  • Penicilinas y cefalosporinas.
  • Sulfamidas.
  • Sustancias a base de yodo.
  • Anticonvulsivos.
  • Insulina.

8. Alergia a las cucarachas

Las cucarachas, al igual que los ácaros, pueden actuar como potentes alergógenos. Esta es una de las alergias más comunes en las zonas urbanas. El Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (ACAAI) reconoce que la saliva, las heces y los restos de las cucarachas pueden actuar como estimulantes de alergia, e incluso de episodios de asma.

La erupción cutánea, la tos y la congestión nasal suelen ser los síntomas más frecuentes en las personas afectadas. De igual forma, las manifestaciones clínicas pueden volverse crónicas en espacios infestados por estos insectos.

9. Alergia al látex

La alergia al látex es una reacción de hipersensibilidad que se produce ante la exposición a las proteínas presentes en el látex de caucho natural. El látex es un compuesto elástico y gomoso obtenido a partir del árbol de caucho. Esta sustancia se encuentra en guantes, globos, preservativos, colchones, juguetes, estetoscopios, jeringas y alfombras.

La alergia suele ocurrir al entrar en contacto directo con los productos a base de látex, produciendo las manifestaciones clásicas de una dermatitis de contacto. En este sentido, las personas suelen manifestar urticaria, enrojecimiento y escozor intenso.

10. Alergia al sol

Esta se trata de una reacción alérgica de la piel que se produce al exponerse durante un tiempo variable a los rayos del sol. La erupción polimorfa lumínica es la forma de presentación más frecuente. Se caracteriza por enrojecimiento, escozor y dolor en el área de la piel afectada. Además, las personas pueden manifestar ampollas, costras y descamación cutánea.

Esta alergia puede contener un componente hereditario o ser estimulada por la exposición a ciertas sustancias. Por lo general, los medicamentos y las plantas pueden actuar como detonantes de la enfermedad. Las medidas de prevención incluyen emplear protector solar y evitar la exposición prolongada al sol en horas pico de radiación.

11. Alergia a cosméticos y fragancias

Los productos químicos contenidos en los cosméticos y los perfumes pueden actuar como potentes alergógenos. En este sentido, estas sustancias pueden ser absorbidas en la piel o penetrar por las vías respiratorias. Los síntomas más comunes de las alergias a las fragancias son la congestión nasal, la tos y el escozor en la nariz.

Por otro lado, algunos cosméticos se asocian con erupciones, enrojecimiento, inflamación y escozor en la piel. De igual forma, pueden actuar como estimulantes de episodios de asma y anafilaxia. Por tal motivo, es recomendable probar los productos en el dorso de la mano antes de aplicarlos en la cara o en el cuello.

12. Alergia al níquel

El níquel es un metal maleable y ligero empleado en la fabricación de joyería, cremalleras, hebillas, monedas, llaves, teléfonos, computadoras y cigarrillos electrónicos. La reacción de hipersensibilidad se produce cuando el sistema inmunitario reconoce como extrañas o dañinas las partículas de níquel.

Esta es una de las alergias más comunes en las mujeres, sobre todo en la adolescencia y la adultez temprana. La misma se presenta con bultos en la piel, enrojecimiento, ampollas, escozor y manchas similares a una quemadura.

13. Alergia a las plantas

En algunos casos, las hojas y los tallos de ciertas plantas pueden actuar como estimulantes de una respuesta de hipersensibilidad. Esta reacción es resultado de la penetración y la absorción de los componentes de las plantas a través de la piel. Algunas de las causantes más comunes son las ortigas, las leguminosas, el manzanillo, la lima, la chirivía y el tártago.

Ortiga genera reacción alérgica.
Las ortigas son plantas que generan alergia dérmica con frecuencia.

¿Cómo se tratan las alergias?

En la actualidad, las alergias no poseen una cura definitiva. No obstante, existen tratamientos que ayudan a controlar la sintomatología.

Las medidas de atención primaria ante el contacto directo del alergógeno con la piel incluyen la limpieza exhaustiva y el lavado con agua y jabón. En casos de ingestión e inhalación se requieren opciones terapéuticas supervisadas por un profesional.

De igual forma, los antihistamínicos son los medicamentos más utilizados en el control de las alergias. Los mismos suprimen la liberación de la histamina, encargada de generar la mayoría de los síntomas de hipersensibilidad.

Por otro lado, la inmunoterapia es otro método empleado en la terapéutica contra las reacciones alérgicas. Esta se basa en inocular alergógenos purificados para adaptar al sistema a su presencia, disminuyendo la gravedad de afecciones futuras.

La mayoría de las reacciones alérgicas suelen ser leves, con un curso benigno si son tratadas a tiempo. Sin embargo, la falla en la atención oportuna puede favorece al empeoramiento de la sintomatología y comprometer la vida de las personas.

Te podría interesar...
¿Cómo se diagnostican las alergias?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Cómo se diagnostican las alergias?

El diagnóstico de las alergias muchas veces inicia al percatarse de los síntomas. Descubre el protocolo para corroborar la relación.



  • Feijóo Seoane R, Chala Calvo M. Alergia en la práctica clínica. Rev. chil. enferm. respir. 2015  Sep;  31( 3 ): 143-144.
  • Cruchet Sylvia. Alergia Alimentaria. Rev. chil. nutr. 2018;  45( 2 ): 99-99.
  • Duque Restrepo D. Reacciones alérgicas: aspectos claves y nuevas perspectivas. An. Fac. Cienc. Méd. (Asunción). 2015  June;  48( 1 ): 69-82.
  • Leal García, González Díaz S, Zárate Hernández M, Arias Cruz A et al. Prevalencia de hipersensibilidad al polen de Cupressus en pacientes alérgicos en Monterrey, México. Rev Alerg Mex. 2010 Sep-Oct;57(5):153-8.
  • Murphy PB, Atwater AR, Mueller M. Allergic Contact Dermatitis. 2020 Nov 18. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2021 Jan–.
  • Valdesoiro L, Bosque M, Marco MT, Asensio O et al. Rinitis alérgica e hiperreactividad bronquial. Allergol Immunopathol (Madr). 2004 Nov-Dec;32(6):340-3.