7 beneficios de las caricias, según la ciencia

Las caricias tienen un impacto en la salud tanto física como mental. Descubre en detalle cada una de sus bondades.
7 beneficios de las caricias, según la ciencia
Diego Pereira

Revisado y aprobado por Diego Pereira el 28 Mayo, 2021.

Escrito por Daniela Andarcia, 28 Mayo, 2021

Última actualización: 28 Mayo, 2021

Que bien se sienten las caricias de las personas que amamos y, puede que detrás del contacto afectivo, haya buenas razones que afectan la salud y el bienestar. Los beneficios de las caricias podrían deberse a la carga de significado que posee el tacto en quienes lo dan y lo reciben.

Para algunas culturas, una demostración de afecto significa ternura, para otras es un símbolo de respeto. Sin embargo, dependiendo del contexto en el que se dé cariño, podría transformarse en un efecto positivo o negativo, de acuerdo a un estudio realizado por Scientific Reports.

Por otro lado, una investigación concluyó que para el ser humano es importante el tacto para mantener relaciones y comunicar emociones. Descubre qué dice la ciencia sobre los beneficios de las caricias.

¿Por qué la caricia es tan importante?

Un artículo publicado en la revista The New Yorker analizó que tanto los bebés humanos como los bebés primates que crecen con carencias de contacto afectivo, tienden a padecer graves problemas durante su desarrollo y tienen pocas habilidades para relacionarse de forma social.

El cerebro se activa con el estímulo del tacto, lo que podría influir en el proceso de razonamiento, el proceso de aprendizaje, la toma de decisiones, además de los comportamientos sociales y emocionales, así lo afirma una investigación publicada en Developmental Review.

Por otro lado, una investigación realizada por Research on Language and Social Interaction develó que las caricias tienen un efecto calmante en las personas que se sienten en peligro, esto es debido a que el tacto comunica apoyo y empatía.

Los beneficios de las caricias

Algunos expertos concuerdan que el tacto podría tener potencial terapéutico, y que son muchas las personas que se benefician de una caricia cuando se sienten deprimidas, estas les ofrece un efecto motivador y tranquilizador. Te mostramos qué otras ventajas tienen según la ciencia:

1. Facilitan la comunicación

Los beneficios de las caricias incluyen la mejor comunicación.
Muchos aspectos de la relación pueden mejorar con las caricias frecuentes.

Un mensaje de apoyo podría tener mayor impacto cuando este cuenta con una caricia o abrazo, que con solo decir las palabras “tranquilo, no estás solo, cuentas conmigo”. El tacto expresa los sentimientos con mayor eficiencia, precisión e intensidad.

De acuerdo a un estudio realizado por Journal of Gerontological Nursing el lenguaje del tacto involucra el significado de duración, acción, ubicación, intensidad, sensación y frecuencia. Además afirma que la necesidad del tacto puede aumentar cuando disminuyen los sentidos de la audición y la visión, así como al carecer de contacto social.

2. Favorecen las emociones positivas

Las caricias no solo benefician al receptor. De acuerdo a un estudio en mujeres, cuando estas le proporcionaban afecto a sus parejas, tenían mayor actividad en el área del cerebro encargada del sistema de recompensas. Por lo que el contacto afectivo con una persona deprimida, facilita que ambos tengan emociones positivas.

Asimismo se cree que los abrazos podrían ayudar a disminuir los sentimiento de miedo existencial y a suprimir las dudas sobre sí mismo, según una recopilación de estudios realizados por Association for Psychological Science.

Otra investigación resalta que proporcionar afecto, como abrazos, caricias y besos, disminuye los efectos de estrés y aumenta la recuperación.

3. Mejoran la salud en general

Una revisión realizada por Psychological Science reveló que los abrazos no solo amortiguan el estrés, sino que además conceden un efecto protector contra infecciones respiratorias. Aquellas personas que recibieron apoyo afectivo mostraron una disminución de la infección mayor de aquellos que no recibieron caricias.

Se cree que los afectos proporcionados entre parejas tienden a disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca, por lo que, de acuerdo a un estudio publicado en Biological Psychology, el contacto afectivo fortifica el corazón.

4. Fortalecen las relaciones

Las amistades, al igual que las relaciones de pareja, se fortalecen al haber contacto físico. Un abrazo, peinar el cabello o tocar el antebrazo da la sensación de ser más honestos, cercanos, confiables y amigables.

Un afecto genuino puede ser el inicio de una nueva amistad. Además, aumenta la autoconfianza y la empatía.

5. Favorecen la producción de oxitocina

Las caricias tiernas y afectuosas permiten que las personas involucradas sean más receptivas. La atracción, la unión y la confianza aumentan cuando los contactos afectivos son más frecuentes.

Una investigación publicada por Psychosomatic Medicine sugiere que el tacto suele aumentar la frecuencia cardíaca, lo que podría despertar el apetito sexual entre las parejas.

Además, el contacto físico está relacionado con la producción de oxitocina en el cerebro, de acuerdo a un estudio realizado por Frontiers in Psychology, al liberarse esta hormona aumenta la sensación de bienestar y felicidad.

6. Aumentan el rendimiento

Los beneficios de las caricias incluyen el rendimiento laboral.
El rendimiento laboral puede mejorar con estas pequeñas muestras de afecto.

Un estudio llevado a cabo por Biological Psychology arrojó que el afecto positivo puede estar relacionado con la mejora del rendimiento. Cuando existe un estímulo afectivo agradable en el entorno, este interfiere con el desempeño, aunque aún no está claro cuál es el vínculo que existe entre el afecto, la motivación y la proactividad.

Se cree que las caricias fomentan la realización de actividades de manera más efectiva, en comparación con aquellos que carecen de estímulo.

7. Ayudan a reducir el dolor

Una investigación sugiere que los toques terapéuticos, pequeños roces en la piel, pueden ayudar a personas que padecen de fibromialgia a reducir el dolor y mejorar la calidad de vida. Las caricias son un tipo de contacto que pueden disminuir, incluso, los dolores de cabeza y de la espalda.

Si dos personas conocidas tienen contacto cuando una de ellas experimenta dolor leve, el toque permite aliviar la sensación de dolor.

Las caricias como alimento para el bienestar

La piel es un órgano inteligente que al tener la sensación de caricia, libera en la persona un estado de felicidad y bienestar, siempre que este sea un afecto positivo. De lo contrario, un contacto con una persona no deseada puede ocasionar disgustos, molestia e irritación.

El contacto afectivo reduce el miedo, fortalece la salud del corazón, mejora la salud en general, aumenta el apetito sexual, la comunicación es más asertiva y disminuye la sensación de dolor. Estas son solo algunos de los beneficios que dejan las caricias de un ser amado.

Te podría interesar...
11 claves para mejorar la salud emocional
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
11 claves para mejorar la salud emocional

La salud emocional es importante para hacer frente a los diferentes escenarios de la vida. Descubre 11 formas de mejorarla.



  • Ravaja, N., Harjunen, V., Ahmed, I., Jacucci, G., & Spapé, M. M. (2017). Feeling Touched: Emotional Modulation of Somatosensory Potentials to Interpersonal Touch. Scientific reports, 7, 40504. https://doi.org/10.1038/srep40504
  • Suvilehto, J. T., Glerean, E., Dunbar, R. I., Hari, R., & Nummenmaa, L. (2015). Topography of social touching depends on emotional bonds between humans. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 112(45), 13811–13816. https://doi.org/10.1073/pnas.1519231112
  • Field, T. (2010). Touch for socioemotional and physical well-being: A review. Developmental Review, 30(4), 367–383. https://doi.org/10.1016/j.dr.2011.01.001
  • Cekaite, A. & Holm, M. K. (2017). The Comforting Touch: Tactile Intimacy and Talk in Managing Children’s Distress, Research on Language and Social Interaction, 50(2), 109-127. https://doi.org/10.1080/08351813.2017.1301293
  • Calmes, S.A., Piazza, N.J. and Laux, J.M. (2013), The Use of Touch in Counseling: An Ethical Decision‐Making Model. Counseling and Values, 58: 59-68. https://doi.org/10.1002/j.2161-007X.2013.00025.x
  • Vortherms R. C. (1991). Clinically improving communication through touch. Journal of gerontological nursing, 17(5), 6–10. https://doi.org/10.3928/0098-9134-19910501-04
  • Inagaki TK, Eisenberger NI. Neural correlates of giving support to a loved one. Psychosom Med. 2012 Jan;74(1):3-7. doi: 10.1097/PSY.0b013e3182359335. Epub 2011 Nov 9. PMID: 22071630.
  • Association for Psychological Science [Published 2013 Nov 3]. Touch May Alleviate Existential Fears for People With Low Self-Esteem. Available from: https://www.psychologicalscience.org/news/releases/touch-may-alleviate-existential-fears-for-people-with-low-self-esteem.html
  • Floyd, K., & Generous, M. (2014). Affection exchange theory. In T. L. Thompson (Ed.), Encyclopedia of health communication (Vol. 1, pp. 48-49). SAGE Publications, Inc., https://www.doi.org/10.4135/9781483346427.n17
  • Cohen, S., Janicki-Deverts, D., Turner, R. B., & Doyle, W. J. (2015). Does Hugging Provide Stress-Buffering Social Support? A Study of Susceptibility to Upper Respiratory Infection and Illness. Psychological Science, 26(2), 135–147. https://doi.org/10.1177/0956797614559284
  • Light, K. C., Grewen, K. M., & Amico, J. A. (2005). More frequent partner hugs and higher oxytocin levels are linked to lower blood pressure and heart rate in premenopausal women. Biological psychology, 69(1), 5–21. https://doi.org/10.1016/j.biopsycho.2004.11.002
  • Drescher, V. M., Gantt, W. H., & Whitehead, W. E. (1980). Heart rate response to touch. Psychosomatic medicine, 42(6), 559–565. https://doi.org/10.1097/00006842-198011000-00004
  • Uvnäs-Moberg, K., Handlin, L., & Petersson, M. (2015). Self-soothing behaviors with particular reference to oxytocin release induced by non-noxious sensory stimulation. Frontiers in psychology, 5, 1529. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2014.01529
  • Chaillou, A. C., Giersch, A., Hoonakker, M., Capa, R. L., & Bonnefond, A. (2017). Differentiating Motivational from Affective Influence of Performance-contingent Reward on Cognitive Control: The Wanting Component Enhances Both Proactive and Reactive Control. Biological psychology, 125, 146–153. https://doi.org/10.1016/j.biopsycho.2017.03.009
  • Denison B. (2004). Touch the pain away: new research on therapeutic touch and persons with fibromyalgia syndrome. Holistic nursing practice, 18(3), 142–151. https://doi.org/10.1097/00004650-200405000-00006