Enfermedades infecciosas

María Vijande · 8 septiembre, 2019
Las enfermedades infecciosas se caracterizan por la aparición de distintos síntomas entre los que se pueden mencionar fiebre, malestar general y decaimiento. No obstante, cada enfermedad desarrollará síntomas característicos.

Las enfermedades infecciosas son aquellas que se desarrollan por microorganismos patógenos, como son los virus, las bacterias, los hongos o los parásitos. Estas patologías se transmiten de forma directa o indirecta de una persona a otra. En este sentido, cuando la enfermedad se puede transmitir de un animal a la especie humana se denomina zoonosis.

Las enfermedades infecciosas se caracterizan por la aparición de distintos síntomas, entre los que se pueden mencionar fiebre, malestar general y decaimiento. No obstante, cada enfermedad desarrollará síntomas característicos. Aun así, todas las enfermedades infecciosas pasan por tres etapas:

  1. Periodo de incubación: es el tiempo comprendido entre la entrada del agente y la aparición de los primeros síntomas. Aquí el patógeno puede multiplicarse y diseminarse por las zonas de ataque. La duración de esta primera etapa depende el microorganismo responsable de la enfermedad.
  2. Periodo de desarrollo: en esta etapa es en la que aparecen los síntomas propios de la enfermedad.
  3. Convalecencia: es la última etapa, cuando desaparece la enfermedad y el paciente se recupera de la infección.

A continuación, explicamos cuáles son las enfermedades infecciosas más comunes:

  • Neumonía.
  • Hepatitis A.
  • Dengue.
  • Fiebre Chikungunya.
  • Tuberculosis.
  • VIH.
  • Virus del papiloma humano.
  • Malaria.
  • Virus Zika.
  • Fiebre amarilla.

1. Neumonía

La neumonía afecta al parénquima pulmonar. Se desarrolla causando una reacción inflamatoria en respuesta frente a los microorganismos. En los casos más graves, la enfermedad puede diseminarse desde el pulmón a otros órganos.

Para hacerle frente, se suelen utilizar fármacos antibióticos adaptados a la edad del paciente, la comorbilidad, la gravedad del episodio y el lugar de adquisición de la infección. Durante la época en la que circula el virus de la gripe y en los casos graves se emplean, además, antivirales.

Medicamentos

2. Hepatitis A

Esta enfermedad infecciosa la causa un virus, el de la hepatitis A o VAH. Se transmite a través del agua o alimentos contaminados. En cuanto a su prevalencia, es más frecuente en países subdesarrollados donde las medidas de higiene son deficitarias.

La hepatitis A se caracteriza por una inflamación aguda y, generalmente, se autoalimenta en el hígado. El cuadro clínico varía según el paciente. No obstante, el riesgo de desarrollar síntomas y la gravedad de los mismos aumenta a medida que el paciente tienen más edad.

Los síntomas típicos de la hepatitis A son:

  • Ictericia: tinte amarillo de piel y ojos.
  • Coluria: coloración oscura de la orina.
  • Dolor abdominal.

No existe tratamiento antiviral específico, ya que es una enfermedad autolimitada. Por esta razón, el tratamiento es de soporte y sistemático.

3. Dengue

El dengue es una enfermedad infecciosa transmitida por la picadura de las hembras infectadas de mosquitos del género Aedes sp. Es similar a la gripe, pero mucho más intensa. Afecta, sobre todo, a lactantes, niños pequeños y adultos.

Principalmente, afecta a habitantes de zonas tropicales y subtropicales. En cuanto a sus síntomas, aparecen después de los 3 días y hasta los 14 días después de la picadura del mosquito hembra. Entre los más frecuentes se encuentran:

Para tratar esta enfermedad, hoy en día no hay un tratamiento específico. El dengue es una complicación potencialmente mortal, pero su diagnóstico clínico precoz y una atención clínica cuidada por personal sanitario experimentado suele salvar la vida a los pacientes.

Lee también: ¿Qué es la migraña?

4. Fiebre Chikungunya

Al igual que otras enfermedades infecciosas como el dengue, también se transmite por la picadura de un mosquito hembra infectado. Sin embargo, en este caso, la especie infecciosa es el Aedes aegypti y Aedes albopictus, infectados por un virus ARN del género alfavirus.

Suelen picar durante el día, pero la actividad máxima es al principio de la mañana y al final de la tarde. La fiebre Chikungunya aparece a los 4 u 8 días después de la picadura. Este periodo sintomático puede aumentar. La infección por los mosquitos Aedes se caracteriza por una aparición súbita de fiebre, dolores articulares, musculares, de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.

En cuanto al desenlace, la mayoría de los pacientes se recuperan completamente. Además, suelen padecer solamente los síntomas más leves y la infección puede pasar inadvertida. No existe tratamiento específico para esta enfermedad infecciosa. La cura se centra en el alivio de los síntomas.

5. Tuberculosis

Esta enfermedad infecciosa está causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, conocida como bacilo de Koch. Su nombre hace honor al científico que descubrió la enfermedad, Robert Koch.

La tuberculosis se transmite por vía aérea y la persona infectada puede desarrollar o no los síntomas. Un 10 % de los pacientes desarrollan la enfermedad a lo largo de su vida. Entre los síntomas típicos se encuentran:

  • Tos.
  • Expectoración.
  • Malestar general.
  • Fiebre.
  • Sudoración.

Para tratar esta enfermedad infecciosa, se administran fármacos antituberculosos. Los más utilizados en clínica son la rifampicina, isoniacida, etambutol y la piracinamida. El médico establecerá la pauta de administración de los medicamentos.

6. VIH

El VIH es el virus de la inmunodeficiencia humana o SIDA. Esta enfermedad, como su nombre indica, produce un debilitamiento del sistema inmunitario del paciente, fundamentalmente a los linfocitos T CD4.

Desde el punto de vista clínico, el paciente puede ser completamente asintomático, lo que se denomina portador del virus, o padecer la infección. Las infecciones pueden ser de dos tipos:

  • Carácter leve: son los pacientes sintomáticos.
  • Carácter grave: también conocidas como oportunistas. Este último estadio es el conocido como síndrome de la inmunodeficiencia adquirida.

Normalmente, la infección aguda por VIH no va acompañada por síntomas, o estos suelen pasar desapercibidos. No obstante, algunos pacientes si pueden sufrirlos, siendo los más típicos algunos de los siguientes:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar.

Además de los mencionados, también pueden aparecer otros más llamativos y específicos de esta enfermedad infecciosa como manchas en la piel, meningitis vírica o un aumento del tamaño de los ganglios.

Quizá te interese: Meningitis

En cuanto a tratamiento, a diferencia de otras enfermedades infecciosas, para tratar el VIH se administran medicamentos antirretrovirales. Actualmente, el tratamiento basado en la administración de 3 tipos de estos fármacos resulta altamente eficaz, es bien tolerado y la administración es sencilla, ya que solamente requiere una toma diaria.

7. Virus del papiloma humano

El virus del papiloma humano o HPV engloba a más de 100 cepas diferentes de un virus. Algunas de ellas producen infección en la piel y otras en las mucosas. Se trata de una enfermedad infecciosa que se transmite por vía sexual. Por lo tanto, la mejor medida de prevención es la protección a la hora de realizar prácticas sexuales.

Por otro lado, en cuanto a los síntomas, está caracterizada por el desarrollo de verrugas víricas. Además, el virus del papiloma humano está asociado a la aparición de ciertos cánceres de carácter genital.

Finalmente, hay que tener en cuenta que, al tratarse de una enfermedad de origen vírico, no hay tratamiento que erradique completamente la infección. La mayoría de los cuadros clínicos desaparecen por sí solos. Generalmente, los tratamientos van dirigidos a erradicar las verrugas.

sexualidad hipersexualidad sexo pareja

8. Malaria

Esta enfermedad también es conocida por el nombre de paludismo. Está causada por la picadura de un mosquito hembra del género Anopheles infectado por un parásito, el Plasmodium sp.

La malaria produce una serie de síntomas como fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, vómitos y síntomas similares al cuadro gripal. Se trata de una enfermedad grave que, si no se trata, puede conducir a la muerte del paciente.

Por eso, el tratamiento de la malaria debe ser rápido y se basa en una combinación de fármacos. Sin embargo, en muchas zonas del mundo, los parásitos se han vuelto resistentes a varios medicamentos antipalúdicos.

9. Virus Zika

La infección por el virus Zika se produce de la misma forma que el dengue, el Chikungunya y la fiebre amarilla,es decir, por el mosquito Aedes aegypti infectado por este virus.

No obstante, en este caso, hay evidencias de la transmisión de la infección por vía sexual, ya que el virus se ha aislado en el semen.

En cuanto a los síntomas de la infección causada por el virus del Zika, podemos mencionar:

  • Fiebre leve.
  • Exantema.
  • Conjuntivitis.
  • Dolor muscular.
  • Malestar general.

Al igual que para otras enfermedades infecciosas, el tratamiento se basa en reducir la fiebre y cualquier otro síntoma presente. Por lo tanto, es sintomático, ya que no existe ni una vacuna ni un tratamiento específico que cure la infección.

10. Fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica y hemorrágica. Es otra de las enfermedades infecciosas que se transmite, como hemos mencionado anteriormente, por un mosquito infectado, el Aedes aegypti. Que se denomine fiebre “amarilla” hace referencia a la ictericia que presentan algunos pacientes que la sufren.

Una vez que la persona se ha infectado, la fiebre amarilla puede desarrollarse en una o en dos fases. La primera, que es la fase aguda, suele cursar con fiebre, mialgias, cefaleas y escalofríos, entre otros. Si el paciente no supera esta primera fase, aparece la segunda, que es más tóxica. La mayoría de los pacientes que desarrollan esta fase mueren en un plazo de 10 o 14 días.

No hay tratamiento específico para la fiebre amarilla. La vacunación es la medida de prevención más importante.

  • DREYER, M. S. (1956). Enfermedades infecciosas. Prensa Médica Argentina.
  • Alcaide, F., & Cayl, J. A. (2011). Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica: Introduction. Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica. https://doi.org/10.1016/j.eimc.2010.09.003
  • Cercenado, E. (2011). Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. Enfermedades infecciosas y microbiología clínica. https://doi.org/10.1016/S0213-005X(11)70045-3