Oxitocina: una hormona excepcional

Fabiola Marín · 17 octubre, 2019
La hormona oxitocina se encuentra en el sistema límbico cerebral y desempeña un papel importante en el parto, la lactancia y en las conductas afectivas.

La oxitocina es un neuropéptido que se segrega en la hipófisis anterior del cerebro o neurohipófisis. Se encarga de la regulación de la actividad uterina y es imprescindible para la lactancia. También se conoce como ‘hormona del amor’, ya que actúa como neurotransmisor interviniendo en las relaciones afectivas y en la sociabilidad.

Función de la oxitocina en el parto

Etimológicamente, la palabra oxitocina proviene del griego oxys (rápido) y tokos (parto). Se trata de una hormona conocida, fundamentalmente, por sus funciones en el parto y la lactancia.

Durante el parto, la función de la oxitocina es estimular las contracciones del músculo liso uterino. A pesar de que los estrógenos inducen la síntesis de esta hormona y el útero a término es especialmente sensible a la oxitocina, muy frecuentemente se utiliza de manera exógena para la inducción del parto.

Administración de oxitocina exógena

Puede ser administrada mediante inyección intravenosa o intramuscular, aunque lo más frecuente es la aplicación en infusión intravenosa.

Algunas indicaciones del uso de oxitocina exógena son:

  • Inducción al parto en casos de gestación postérmino o hipertensión producida por el embarazo (preeclampsia).
  • Prevención y tratamiento de la hemorragia postparto.
  • Estímulo de contractibilidad en caso de inercia uterina.

La amplitud y la frecuencia de las contracciones depende de la dosis de administración de oxitocina. Cuando la infusión de oxitocina se aplica a dosis bajas, produce contracciones uterinas rítmicas que apenas se distinguen de las que se pueden observar en un parto espontáneo. Así, el útero se relaja por completo entre las contracciones.

Sin embargo, a dosis altas, no existe relajación uterina completa. A dosis muy elevadas podría provocar contracciones mantenidas, interfiriendo en el flujo placentario, e, incluso, ocasionar daño fetal.

Quizá te interese: Endorfinas

Función en la lactancia

lactancia materna

La liberación de oxitocina es estimulada, además de por la dilatación cervical del útero, por la succión mamaria. La oxitocina es imprescindible para la lactancia. Contrae las células mioepiteliales de la glándula mamaria, provocando la eyección de la leche materna.

Hasta hace relativamente poco tiempo, el interés fundamental de la oxitocina estaba basado en su función en la contracción uterina durante el parto y en la eyección de la leche durante el periodo de lactancia. Sin embargo, no menos importante es el estrecho vínculo emocional que se establece entre la madre y el recién nacido a través de este neuropéptido.

Durante la lactancia, la oxitocina se libera tanto en la madre como en el bebé, siendo la responsable de ir creando el vínculo afectivo madre-hijo. Además, existen numerosos estudios que indican que el aumento de oxitocina facilita el contacto y las relaciones sociales.

La oxitocina y los lazos emocionales

Diversos estudios sostienen que la oxitocina, además de estar involucrada en el parto y la lactancia, media en comportamientos más complejos, como el cuidado de los demás y el establecimiento de lazos afectivos interpersonales. Tanto es así que algunos la definen como la ‘hormona de la sociabilidad’ o la ‘hormona del amor‘.

sexualidad sexo pareja ETS

Un punto interesante de la conducta social es la habilidad de adaptar el propio comportamiento al estado interno de otro individuo, es decir, la empatía. En relación con esto se ha hecho un estudio de administración de oxitocina intranasal.

Para llevar a cabo este estudio, se expuso a sujetos sanos a imágenes que representaban distintos estados emocionales. Aquellos a los que se les administró oxitocina intranasal, mostraron mejores resultados en la lectura del estado interno de las personas que veían en las imágenes que los sujetos control.

Actualmente, están en curso varios ensayos clínicos del ‘National Institute of Health‘ que se cuestionan el uso intranasal de oxitocina para la mejora de la conducta social en sujetos con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Estos estudios basados en sujetos con TEA parecen mostrar que el uso farmacológico de la oxitocina ha dado resultados beneficiosos en la dificultad para entablar relaciones interpersonales, uno de los puntos clave de este trastorno.

Aunque aun existen muchos interrogantes por descifrar, la oxitocina intranasal podría ser un potencial tratamiento del autismo o el síndrome de Asperger.

Lee también: Asperger: todo lo que debes saber

Conclusión

La oxitocina es una hormona excepcional involucrada en múltiples funciones y procesos complejos. Entre ellos están la contracción uterina durante el parto, la lactancia materna y las relaciones sociales. Favorece el desarrollo de los vínculos emocionales y está implicada en la sensación del placer.

Además, su uso terapéutico podría mejorar la calidad de vida en pacientes con dificultades para entablar relaciones interpersonales, por ejemplo. Aún hay que seguir investigando en este campo.

  • Rang HP, Dale MM, Ritter JM, Flower JR, Henderson G (2007). Farmacología 7ª edición. Capítulo 34: 427-42.
  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). CIMA, centro de información online de medicamentos de la AMPS. Ficha técnica Syntocinon: https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/39393/FT_39393.html
  • Carter S (1998). Neuroendocrine perspectives on social attachment and love. Psychoneuroendocrinology. 23: 779-818.
  • Kosfeld M, Heinrichs M, Zak PJ, Fischbacher U, Fehr E (2005). Oxytocin increases trust in humans. Nature. 435: 673-676.