11 beneficios de tener un perro según la ciencia

Tener un perro podría reducir la frecuencia con la que que te enfermas, hacerte más resistente a las alergias y mejorar la salud de tu corazón. Te mostramos en detalle los beneficios que puede aportar este miembro de la familia.
11 beneficios de tener un perro según la ciencia

Escrito por Daniela Andarcia, 03 Mayo, 2021

Última actualización: 06 Mayo, 2021

Hay quienes aseguran que la vida es mejor con un perro, las razones y los beneficios llegan a ser variopintos y van desde tener a un compañero fiel hasta contar con un protector incondicional que te defenderá a mordiscos, si es necesario.

¡Los perros contribuyen a nuestra felicidad! Perro o gato, sin duda, la mayoría de las personas están mejor por amar a un peludo. Estos seres suelen ser una fuente de distracción y diversión ininterrumpida.

Pero ¿te has preguntado si existen beneficios más allá de los mencionados? La respuesta es que sí, y estos son avalados por expertos. Entérate de las 12 bondades que conlleva tener un perro como amigo según la ciencia.

11 beneficios de tener a un perro como amigo, según la ciencia

Resulta que el mejor amigo del hombre, el perro, puede no contar con 9 vidas, pero es un compañero devoto que contribuye a llevar una vida más saludable. Descubre cómo:

1. Puede influir en el desarrollo inmunológico

Los beneficios de tener un perro abarcan varias áreas de la vida.
¡La salud puede mejorar de la mano con nuestras mascotas!

Contar con la presencia de un perro en nuestro hogar se traduce en que una serie de bacterias entren a la casa y a sus habitantes, pero ¡tranquilo! Esto es una buena noticia y te explicamos porqué. Resulta que la limpieza excesiva y la batalla encarnizada en contra de los gérmenes termina por arruinar todo nuestro microbioma.

Esto se debe a que el cuerpo por naturaleza necesita de los gérmenes para su normal funcionamiento, por lo que esta limpieza excesiva termina por enfermarnos, pero no pasa a mayores, si tu mejor amigo es un perro. Estos son un “costal” reproductor de gérmenes que te pueden ayudar a equilibrar la situación.

Lo que se traduce en que las personas con perros se enferman con menos frecuencia y gravedad. De acuerdo a un estudio publicado en Journal of Allergy and Clinical Immunology, tener un perro en la infancia influye en el desarrollo inmunológico y puede disminuir el riesgo de sufrir dermatitis atópica.

2. Incrementa la resistencia a las alergias

Existe evidencia científica de que las bacterias ruminococcus y oscillospira, dos microorganismos que minimizan el riesgo a padecer de alergias comunes, asma y obesidad, fueron encontradas en niños cuyas madres durante la gestación tuvieron contacto frecuente con un perro.

Esta resistencia se mantuvo a pesar de que la mascota no estaba en el hogar luego del alumbramiento. Del mismo modo, el tipo de nacimiento o si el niño fue amamantado no logró marcar ninguna diferencia.

Por otro lado, podría ser cierto que en algunos casos los pelos no podrían contarse como uno de los beneficios de tener un perro, ya que estos tienden a desencadenar episodios alérgicos. Pero, como se menciona con anterioridad, crecer con estas mascota podría crearle cierta inmunidad a los niños, por lo que son menos proclives a desarrollar alergias.

Y como si fuera poco, en la actualidad existen razas de perros como el caniche que son entrenadas para hallar vestigios de maní, lo que puede llegar a salvar la vida de alguien que sufra alergias graves a esta legumbre.

3. Mejora la salud cardíaca

Según un estudio publicado en Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes, tener un perro podría fortalecer la salud cardíaca. Resulta que la compañía de un canino reduce la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo que se traduce en un menor riesgo de padecer alguna enfermedad en las arterias coronarias.

El mismo estudio también evidenció que aquellos que han tenido eventos coronarios e integran a estos amigos a su vida, aumentan las probabilidades de sobrevivir a un ataque cardíaco.
De forma similar, una investigación publicada en la revista Medicine arrojó que las personas en contacto con estas mascotas tienden a presentar una ligera baja en el colesterol.

4. Disminuye tu sedentarismo

La necesidad de los perros de ser paseados debe tomarse como una ventaja, resulta que los juegos constantes y las caminatas frecuentes pueden sumar unos 30 minutos de ejercicio a tu vida. Lo que a la larga produce un impacto positivo en tu salud, debido a que minimiza el riesgo de padecer algunas enfermedades crónicas.

Un estudio publicado en Scientific Reports evidenció que los tenedores de perros incrementan por cuatro las probabilidades de cumplir con una actividad física diaria. Según la ciencia, un dueño y su mascota logran casi 300 minutos de caminata por semana, además de explorar nuevos senderos, puedes lograr unas piernas tonificadas.

5. Reduce los niveles de estrés

La ciencia ha comprobado que aquellos que se relacionan con un perro durante el día, bien sea en casa o en el trabajo, presentan bajos índices de estrés en comparación con aquellos que no.

Según un estudio publicado en Psychogeriatrics, aliviar la ansiedad y tener una mayor productividad y satisfacción son otras de las bondades que genera tener un amigo de 4 patas, motivo por el cual se ha popularizado el uso de perros de terapia.

Del mismo modo, los expertos demostraron que mimar y acariciar a un canino por tan solo 10 minutos relaja la respiración y la tensión muscular. Así las cosas, también podría disminuir los niveles de cortisol, la hormona del estrés.

6. Aumenta los momentos felices

Los beneficios de tener un perro incluyen las relaciones sociales.
Muchas personas sienten mayor facilidad para establecer relaciones sociales al tener mascotas.

El cariño y la devoción que los perros les brindan a sus dueños tiende a reducir la depresión, incluyendo a aquellas personas clínicamente diagnosticadas con este mal. Además, la interacción que surge de esta relación tiende a estimular los niveles de oxitocina, la sustancia que secreta tu cerebro y que produce la sensación de estar bien.

Científicos demostraron que el simple gesto de mirar a los ojos a tu perro es un estimulante que te hace sentir bien y ser más positivo ante los problemas. Del mismo modo, otro estudio arrojó que las personas que tienen SIDA al tener de compañero a un perro, disminuyen los episodios de depresión.

7. Te ayuda a llevar una vida social más activa

Tener una mascota, la mayoría de las veces proporciona la imagen de “una buena persona digna de confianza", lo que sin duda brinda un plus a la hora de hacer amistades. Un estudio demostró que alrededor del 40 % de las personas que tienen perros tiene facilidad para hacer nuevos amigos.

Esto se debe a que el perro casi siempre llega a ser el punto de partida para entablar una conversación con extraños, al momento de sacarlos a su acostumbrado paseo.

8. Los perros entrenados pueden detectar el cáncer

Este podría ser uno de los mejores beneficios de tener un perro, resulta que en la actualidad se cuenta con caninos especializados para detectar el cáncer en personas. Según estudios publicados en Journal of UrologyGut estos incluyen el cáncer próstata, colon y melanoma.

Asimismo, han surgido desde hace tiempo testimonios de personas que manifiestan que su canino le ha olfateado o lamido un bulto o lunar de forma insistente, que tras ser examinado ha terminado siendo cáncer.

9. Ayudan a que los niños sean más empáticos

Un estudio de 2017 logró demostrar que el afecto entre un niño y su perro aúpa los sentimientos de compasión hacia otros seres vivos. El mismo estudio destaca que este tipo de mascotas pueden fomentar y regular los sentimientos positivos y las emociones, en detrimento de lo publicado por otro estudio de 2003.

10. Te hacen más atractivo virtualmente

Una estudio publicado en Anthrozoös resaltó que los caninos han resultado ser un atractivo para generar y mantener amistades a través de las redes sociales. Incluso demostró que estos al parecer en sus fotografías relajados y felices, llegan a recibir más apoyo y calificaciones positivas.

11. Los perros entrenados pueden ayudar a adelantarse a la epilepsia

Un estudio publicado Scientific Reports encontró que los perros entrenados son capaces de discriminar los olores de las convulsiones en pacientes epilépticos. Estos perros ladran antes o durante el episodio, avisando a las personas a su alrededor para que asistan a su amo.

La mayoría de las veces logran evitar que estos se ahoguen con su propio vómito o se hagan una lesión grave si llegan a caer. Sin embargo, aún se necesitan más estudios sobre su efectividad al momento de alertar sobre un posible ataque de epilepsia.

Un peludo en casa es más que una mascota

Tu día pudo haber sido un infierno, incluso al llegar a casa puede que alguien te reciba de mal humor solo porque tuvo un mal día, pero eso jamás se podrá esperar de un perro. Debes saber que él siempre estará en la puerta esperando a que abras, meneando la cola lo más fuerte que pueda, alegre porque tú has llegado.

No es ese el único momento feliz que deja como recuerdo ese miembro de la familia, también te ayuda a disminuir los niveles de estrés, te motiva a ejercitarte, a relacionarte con los vecinos y, en caso de una posible enfermedad, son capaces de detectarlo gracias a su olfato. La lista de los beneficios de tener un perro en casa aún continúa.

Por esta razón, debes sentirte afortunado si posees un perro como parte de tu núcleo familiar, algunas veces travieso, pero si lo piensas bien, son más los beneficios que las jugarretas.

Te podría interesar...
10 claves para despejar la mente
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
10 claves para despejar la mente

Estas claves para despejar la mente te ayudarán a enfrentar los momentos en los que el estrés te sobrepasa y abruma, sin dejarte disfrutar.



  • Vandegrift, R., Bateman, A. C., Siemens, K. N., Nguyen, M., Wilson, H. E., Green, J. L., Van Den Wymelenberg, K. G., & Hickey, R. J. (2017). Cleanliness in context: reconciling hygiene with a modern microbial perspective. Microbiome, 5(1), 76. https://doi.org/10.1186/s40168-017-0294-2
  • Gern, J. E., Reardon, C. L., Hoffjan, S., Nicolae, D., Li, Z., Roberg, K. A., Neaville, W. A., Carlson-Dakes, K., Adler, K., Hamilton, R., Anderson, E., Gilbertson-White, S., Tisler, C., Dasilva, D., Anklam, K., Mikus, L. D., Rosenthal, L. A., Ober, C., Gangnon, R., & Lemanske, R. F., Jr (2004). Effects of dog ownership and genotype on immune development and atopy in infancy. The Journal of allergy and clinical immunology, 113(2), 307–314. https://doi.org/10.1016/j.jaci.2003.11.017
  • Tun, H. M., Konya, T., Takaro, T. K., Brook, J. R., Chari, R., Field, C. J., Guttman, D. S., Becker, A. B., Mandhane, P. J., Turvey, S. E., Subbarao, P., Sears, M. R., Scott, J. A., Kozyrskyj, A. L., & CHILD Study Investigators (2017). Exposure to household furry pets influences the gut microbiota of infant at 3-4 months following various birth scenarios. Microbiome, 5(1), 40. https://doi.org/10.1186/s40168-017-0254-x
  • Kramer, C. K., Mehmood, S., & Suen, R. S. (2019). Dog Ownership and Survival: A Systematic Review and Meta-Analysis. Circulation. Cardiovascular quality and outcomes, 12(10), e005554. https://doi.org/10.1161/CIRCOUTCOMES.119.005554
  • Xie, Z. Y., Zhao, D., Chen, B. R., Wang, Y. N., Ma, Y., Shi, H. J., Yang, Y., Wang, Z. M., & Wang, L. S. (2017). Association between pet ownership and coronary artery disease in a Chinese population. Medicine, 96(13), e6466. https://doi.org/10.1097/MD.0000000000006466
  • Westgarth, C., Christley, R. M., Jewell, C., German, A. J., Boddy, L. M., & Christian, H. E. (2019). Dog owners are more likely to meet physical activity guidelines than people without a dog: An investigation of the association between dog ownership and physical activity levels in a UK community. Scientific reports, 9(1), 5704. https://doi.org/10.1038/s41598-019-41254-6
  • le Roux, M. C., & Kemp, R. (2009). Effect of a companion dog on depression and anxiety levels of elderly residents in a long-term care facility. Psychogeriatrics, 9(1), 23–26. https://doi.org/10.1111/j.1479-8301.2009.00268.x
  • Nagasawa, M., Kikusui, T., Onaka, T., & Ohta, M. (2009). Dog's gaze at its owner increases owner's urinary oxytocin during social interaction. Hormones and behavior, 55(3), 434–441. https://doi.org/10.1016/j.yhbeh.2008.12.002
  • Muldoon, A. L., Kuhns, L. M., Supple, J., Jacobson, K. C., & Garofalo, R. (2017). A Web-Based Study of Dog Ownership and Depression Among People Living With HIV. JMIR mental health, 4(4), e53. https://doi.org/10.2196/mental.8180
  • Wood, L., Martin, K., Christian, H., Nathan, A., Lauritsen, C., Houghton, S., Kawachi, I., & McCune, S. (2015). The pet factor--companion animals as a conduit for getting to know people, friendship formation and social support. PloS one, 10(4), e0122085. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0122085
  • Taverna, G., Tidu, L., Grizzi, F., Torri, V., Mandressi, A., Sardella, P., La Torre, G., Cocciolone, G., Seveso, M., Giusti, G., Hurle, R., Santoro, A., & Graziotti, P. (2015). Olfactory system of highly trained dogs detects prostate cancer in urine samples. The Journal of urology, 193(4), 1382–1387. https://doi.org/10.1016/j.juro.2014.09.099
  • Hawkins, R. D., Williams, J. M., & Scottish Society For The Prevention Of Cruelty To Animals Scottish Spca (2017). Childhood Attachment to Pets: Associations between Pet Attachment, Attitudes to Animals, Compassion, and Humane Behaviour. International journal of environmental research and public health, 14(5), 490. https://doi.org/10.3390/ijerph14050490
  • eth Daly & L. L. Morton (2003) Children with pets do not show higher empathy: A challenge to current views, Anthrozoös, 16(4), 298-314. https://doi.org/10.2752/089279303786992026
  • Hawkins, R. D., Williams, J. M., & Scottish Society For The Prevention Of Cruelty To Animals Scottish Spca (2017). Childhood Attachment to Pets: Associations between Pet Attachment, Attitudes to Animals, Compassion, and Humane Behaviour. International journal of environmental research and public health, 14(5), 490. https://doi.org/10.3390/ijerph14050490
  • Guéguen, N. & Ciccotti, S. (2008). Domestic Dogs as Facilitators in Social Interaction: An Evaluation of Helping and Courtship Behaviors, Anthrozoös, 21(4), 339-349. https://doi.org/10.2752/175303708X371564
  • Catala, A., Grandgeorge, M., Schaff, J. L., Cousillas, H., Hausberger, M., & Cattet, J. (2019). Dogs demonstrate the existence of an epileptic seizure odour in humans. Scientific reports, 9(1), 4103. https://doi.org/10.1038/s41598-019-40721-4