Tratamientos para la psoriasis

La psoriasis se considera una enfermedad crónica para la que no existe cura. Sin embargo, es posible encontrar diferentes maneras de tratarla. Hoy te hablamos de algunas de ellas.
Tratamientos para la psoriasis
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por Leonardo Biolatto el 27 Mayo, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 29 Mayo, 2021

Última actualización: 29 Mayo, 2021

La psoriasis es una enfermedad que afecta a los tejidos cutáneos y que cuenta con una predisposición genética e inmunitaria. A pesar de los avances durante los últimos años, aún no existe un cura para la misma. Sin embargo, los especialistas suelen utilizar una amplia variedad de tratamientos para la psoriasis que pueden ser efectivos para mejorar la calidad de vida.

Es importante tener presente que la mayoría de las terapias tienen resultados a largo plazo, se realizan de forma personalizada y siempre con base en un diagnóstico previo. Antes de proceder con alguno de los tratamientos para la psoriasis reseñados debes contar con la supervisión de un dermatólogo que autorice su puesta en práctica.

Tratamientos conservadores para la psoriasis

Lo primero que debes saber es que se trata de una condición con un tratamiento limitado. El especialista, en principio, tratará de apostar por terapias conservadoras, es decir, aquellas con pocos o ningún efecto secundario, mínimamente invasivas, asequibles y que demanden un cambio en el estilo de vida.

Aunque no todos responden igual para este y otros abordajes, un amplio porcentaje de personas reportan mejorías, bien en la disminución de los síntomas y en el acortamiento de los episodios, como en el aumento del periodo de remisión entre cada brote.

Algunos de los tratamientos conservadores para la psoriasis recomendados son los siguientes:

  • Protección de los brotes: se sabe que los agentes físicos externos como el calor y el frío pueden incentivar la aparición de un brote o su empeoramiento. Evitar exponer las zonas propensas a estas temperaturas extremas es de gran ayuda.
  • Humectación de la piel: a través de baños, cremas hidratantes, pañitos húmedos o lociones sin fragancia. La sequedad propicia que los brotes produzcan escamas, lo que deriva en síntomas como la picazón, el ardor o el sangrado de la piel.
  • Evitar traumatismos que agraven los episodios: los pacientes deben evitar rascar el área afectada, usar ropa muy apretada, exponer la piel a golpes o fricciones de algún tipo, broncearse en exceso, rasurar la zona de manera reiterada y demás acciones contraproducentes para el alivio de los episodios.
  • Usar compresas de hielo: para así aliviar los síntomas de la psoriasis sin necesidad de recurrir al rascado. Estas se pueden hacer con un paño fino durante 15 minutos, varias veces al día, siempre a través de movimientos circulares.
  • Optar por una dieta equilibrada: existe evidencia de que un cambio en los hábitos alimenticios es de gran ayuda para controlar la sintomatología de la enfermedad. Incluir más frutas y verduras y menos grasas y embutidos puede reportar una mejoría considerable.

A la par de esto, los pacientes también puede incluir el ejercicio de forma recurrente, mantener un peso saludable en relación con la estatura, reducir los episodios de estrés, evitar el consumo de tabaco y alcohol y disminuir la ingesta de medicamentos asociados con los brotes (como los bloqueadores beta adrenérgicos).

Dieta rica en vegetales para la psoriasis.
Una dieta saludable tiene efectos beneficiosos sobre los brotes de psoriasis. Está demostrado que el estilo de vida influye sobre las enfermedades autoinmunes.

Tratamientos tópicos para la psoriasis

Las investigaciones indican que los tratamientos tópicos para la psoriasis son muy efectivos para contrarrestar los brotes agudos. Es muy importante que se valore el principio activo de los tópicos a utilizar, en especial durante la primera fase de uso.

Al mismo tiempo, es de gran relevancia la elección del excipiente de acuerdo con la zona o la gravedad del brote. Por ejemplo, las cremas se ajustan mejor a la cara y los pliegues, mientras que las lociones o geles son ideales para el cuero cabelludo.

Entre los más utilizados encontramos los siguientes:

  • Corticoesteroides: se utilizan por su efecto antiinflamatorio e inmunosupresor. Son de fácil aplicación, se pueden comprar en diferentes presentaciones y su absorción es rápida. Entre sus efectos adversos destacamos las estrías, la atrofia en el área afectada y las telangiectasias. Por esta razón, están contraindicados para un uso prolongado.
  • Alquitranes: el más usado es el alquitrán de hulla. Se utiliza para reducir la descamación y el ardor. Se comercializa en forma de champú, lociones, aceites y cremas. Entre sus desventajas está el mal olor, la predisposición a generar manchas en la ropa y su contraindicación para mujeres embarazadas.
  • Ditranol o antralina: utilizado desde hace más de un siglo, es otro de los tratamientos para la psoriasis en forma tópica más usados. En especial es útil para la psoriasis vulgar, ya que trata con efectividad las placas. Suele generar manchas (incluso puede teñir el pelo) y solo se recomienda su aplicación durante exposiciones cortas.
  • Derivados de la vitamina D: los más usados con el calcipotrieno, el calcitriol y el tacalcitol. Se comercializan en forma de pomadas y cremas, no contienen olor ni producen manchas. Es muy común que se apliquen en compañía de otros tratamientos para la psoriasis.

Otros principios activos utilizados en este tipo de terapias son los retinoides, el ácido salicílico, los inhibidores de la calcineurina, los emolientes y muchos más que han demostrado ser efectivos. Es muy importante cerciorarse del uso seguro, ya que en algunas zonas pueden empeorar la incidencia de los signos.

El tratamiento a base de tópicos se recomienda solo para brotes que no superan el 10 % de la superficie de la piel. Esto es, para brotes leves.

Tratamientos farmacológicos para la psoriasis

En caso de que padezcas de una variante moderada o grave, el especialista puede recomendar el uso de medicamentos orales como tratamiento. En ocasiones, puede optar por alternativas inyectables.

Los que se usan con mayor frecuencia son los siguientes:

  • Metotrexato: existe una amplia evidencia que avala el uso del metotrexato como tratamiento para brotes moderados y crónicos de psoriasis. Es útil para aliviar la inflamación y para inhibir la producción de células en la piel. Entre sus efectos adversos se encuentran las afecciones estomacales, la fatiga y la pérdida de apetito. Superar la dosis recomendada puede llevar también a fallas hepáticas.
  • Retinoides: entre los que se suelen usar la acitretina y el tazaroteno. Se recetan para reducir la producción de células en la piel. Pueden generar epidermis seca o dolores musculares y otros efectos secundarios, como caída del cabello o queilitis.
  • Esteroides: utilizados con frecuencia para el tratamiento de la psoriasis ungueal o para la variante de placas que se desarrolla de manera persistente en un área específica. El más usado es la inyección de triamcinolona.
  • Ciclosporina: las investigaciones la recomiendan para episodios crónicos de esta enfermedad con el objetivo de inhibir la activación de los linfocitos. Está aprobada por la FDA desde 1997 y se puede prescribir en diferentes variantes de la condición.

Estos son algunos de los tratamientos para la psoriasis con base farmacológica más utilizados. El especialista también puede utilizar medicamentos biológicos para regular el sistema inmunitario. En todo caso, la elección es personalizada con base en el historial del paciente, la presencia de enfermedades previas y la gravedad de los brotes.

En paralelo con estos tratamientos, también se puede recurrir a la fototerapia, la fotoquimioterapia, la helioterapia o terapias alternativas, de acuerdo con la evolución del paciente. Si un método elegido no demuestra mejoras en el transcurso de un par de semanas se probará con uno alternativo hasta encontrar aquel que permita sobrellevar mejor la enfermedad.

Medicamentos biológicos para la psoriasis.
La aparición de los medicamentos biológicos inyectables ha supuesto un gran avance en el tratamiento. De todos modos, su costo es elevado.

Consejos para los pacientes con psoriasis

Como hemos apuntado al inicio, existe una relación entre los hábitos de vida y la prevalencia de los síntomas de la psoriasis. Aún cuando en sus inicios no demuestren mejoría, es muy importante que los pacientes incluyan el tratamiento conservador como complemento al indicado por el especialista.

También es de gran valor que se preste atención a los aspectos psicológicos. Durante brotes intensos las personas tienden a aislarse, a presentar ansiedad, depresión y baja autoestima. Estas complicaciones no hacen más que afectar la evolución de la enfermedad.

En vista de ello, recomendamos consultar con el especialista cuando se tengan dudas sobre la efectividad de un tratamiento, buscar apoyo psicológico de un profesional para sobrellevar el cuadro y compartir con familiares o amigos para mejorar la autopercepción. Estos son los pilares para superar este trastorno autoinmune.

Te podría interesar...
Cómo se diagnostica la psoriasis
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Cómo se diagnostica la psoriasis

El diagnóstico de la psoriasis es importante para determinar la variante de la enfermedad y su tratamiento. Conoce más de esta condición autoinmune.



  • Armas, R. P., Estrada, D. M. D., & Valera, P. L. C. Aspectos psicológicos para el manejo de la psoriasis. Revista de Enfermedades no Transmisibles Finlay. 2013; 3(4): 268-271.
  • Carrascosa, J. M., De la Cueva, P., Ara, M., Puig, L., Bordas, X., Carretero, G., ... & Ribera, M. Metotrexato en psoriasis moderada-grave: revisión de la literatura y recomendaciones de experto. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2016; 107(3): 194-206.
  • Carrascosa, J. M., Vanaclocha, F., Borrego, L., Fernández-López, E., Fuertes, A., Rodríguez-Fernández-Freire, L., ... & Herrera, E. Revisión actualizada del tratamiento tópico de la psoriasis. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2009; 100(3): 190-200.
  • Cedeño, I., & Yuil, J. R. Psoriasis: Conceptos Actuales. Revista Médico Científica. 2005; 18(1).
  • Gerstein, W. Psoriasis and lichen planus of nails: treatment with triamcinolone. Archives of dermatology. 1962; 86(4): 419-421.
  • Katz, H. I., Waalen, J., & Leach, E. E. Acitretin in psoriasis: an overview of adverse effects. Journal of the American Academy of Dermatology. 1999; 41(3): S7-S12.
  • Martínez, M. C., del Pilar Valdés, M., & Valenzuela, F. Uso de Ciclosporina en Psoriasis: Revisión de la literatura. Revista Chilena de Dermatología. 2015; 31(4).
  • Morán, G. A. G., Cardona, A. G., Lozada, A. T., & Silva, C. J. R. La Dieta como Terapia Complementaria en la Psoriasis. Revista Neuronum. 2019; 5(1): 112-128.
  • Lozano, J. A. Farmacoterapia.-Tratamiento de la psoriasis. Nuevas perspectivas. Offarm: farmacia y sociedad. 2002; 21(10): 100-110.
  • Lutz, E. L., & Banegas, Á. C. Psoriasis, una enfermedad sistémica con un tratamiento limitado. Rev Med Hondur. 2013; 81(2-4).
  • Ochaita, L., & Fernández, S. Actualización en el tratamiento de la psoriasis. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud. 2001; 25(4): 105-110.
  • Uva, L., Miguel, D., Pinheiro, C., Antunes, J., Cruz, D., Ferreira, J., & Filipe, P. Mechanisms of action of topical corticosteroids in psoriasis. International journal of endocrinology. 2012.