Tratamiento de la rinitis alérgica

La rinitis alérgica se puede tratar de diferentes maneras. Aunque la terapia siempre es personalizada, a continuación te indicamos algunas de las alternativas disponibles.
Tratamiento de la rinitis alérgica
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 10 agosto, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 10 agosto, 2021

Última actualización: 10 agosto, 2021

La rinitis es una condición en la que ocurre inflamación e irritación en la mucosa de la nariz. Se puede desencadenar por muchos factores, aunque la exposición a los alérgenos como el polen o el polvo son la causa más frecuente.

También conocida como fiebre de heno, los estudios señalan que afecta entre el 10 % y el 20 % de la población. Conocer el tratamiento de la rinitis alérgica es clave para quienes padecen de episodios recurrentes.

¿Cómo es el tratamiento de la rinitis alérgica?

Tratar la rinitis alérgica implica considerar muchos factores. Los desencadenantes, la prevalencia, la gravedad de los síntomas y la edad son solo algunos de los elementos que condicionan la terapia. La mayoría de los pacientes puede lidiar muy bien con la condición, aunque en otros casos es necesaria la intervención de un profesional de la alergología.

Si sufres de exacerbaciones recurrentes, debes consultar con uno de estos para determinar los detonantes exactos y elegir así un plan adecuado para contrarrestarlos. Siguiendo a la Australasian Society of Clinical Inmunology and Allergy (ASCIA) destacamos los siguientes opciones de tratamiento.

Antihistamínicos

El tratamiento de la rinitis alérgica incluye antihistamínicos
Los antialérgicos son la terapia de primera línea, aunque personas con rinitis alérgica recurrente pueden observar escasa mejoría clínica con el uso repetitivo.

La terapia antihistamínica con frecuencia es la primera opción al momento de tratar la rinitis alérgica. Se divide en dos tipos: de primera y de segunda generación.

Dado que los fármacos del primer caso se acompañan con un potente efecto sedante (afectan el rendimiento psicomotor), los investigadores sugieren en algunos contextos los medicamentos de segunda generación. Entre estos destacamos los siguientes:

Los antihistamínicos operan bloqueando los efectos de la histamina. Esta es una sustancia que secreta el organismo frente a una reacción alérgica y que produce algunos de los síntomas clásicos (secreción nasal y estornudos, por ejemplo).

Son una terapia asequible y eficaz, aunque debe administrarse con precaución debido al posible efecto sedante. Los puedes comprar en presentaciones diferentes, como tabletas, jarabes, aerosoles intranasales y gotas para los ojos.

Corticosteroides intranasales

Son especialmente útiles para tratar la inflamación, aunque para ello deben usarse con regularidad (como sucede, por ejemplo, con algunos medicamentos para el asma). Los estudios avalan su uso por sobre los antihistamínicos debido a que están libres de los efectos sedantes, aunque no es infrecuente que los pacientes tengan que recurrir a ambos en casos graves.

No todos los corticosteroides intranasales tienen la misma potencia, de manera que si esta es muy alta pueden ocasionar irritación nasal o hemorragias. Para evitarlo solo basta con elegir el producto adecuado, así como utilizarlo de la forma correcta para percibir sus beneficios. Destacamos los siguientes:

  • Beconase AQ (beclometasona).
  • Flonase (fluticasona).
  • Nasarel (flunisolida).
  • Rhinocort Aqua (budesonida).

Si presentas alguno de los efectos secundarios, suspende su uso y consulta con el especialista o farmacéutico cuál marca o dosis debes utilizar de acuerdo con tus episodios de alergia.

Medicamentos combinados

Algunos pacientes solo perciben mejorías con ayuda de medicamentos combinados. Estos integran en un solo punto principios activos de los antihistamínicos y los corticosteroides.

Los estudios recomiendan el uso de esta terapia combinada, aunque solo cuando las anteriores no han surtido efecto. Consulta con el especialista en caso de que creas que requieres de este tratamiento de la rinitis.

Aerosoles descongestionantes

Los aerosoles descongestionantes se consideran una terapia a corto plazo, con frecuencia solo para quienes padecen de este tipo de rinitis de manera ocasional.

Esto se debe a que se ha asociado su uso a largo plazo con varios efectos secundarios. Entre ellos destacamos hipertensión, taquicardia, dolores de cabeza, insomnio y nerviosismo. Por esta razón, deben usarse con precaución en personas que padecen de este tipo de condiciones.

Si se usan solo de forma ocasional son muy útiles para desbloquear la nariz. La mayoría de los productos de este tipo utilizan una combinación de dos o más compuestos, de manera que se debe revisar la etiqueta en caso de que se mantenga un tratamiento previo para una enfermedad subyacente.

Tabletas descongestionantes

Operan igual que los anteriores, solo que esta vez el tratamiento consiste en una ingesta oral. Los investigadores concuerdan en que la terapia con base en ellos no debe alargarse más de cinco días, ya que el paciente corre el riesgo de desarrollar rinitis medicamentosa o congestión recurrente.

También pueden provocar las secuelas de su variante en aerosol, de manera que no deberían usarlos los hipertensos y quienes padecen de afecciones cardíacas.

Inmunoterapia como tratamiento de la rinitis alérgica

El tratamiento de la rinitis alérgica incluye inyecciones
La inmunoterapia es una opción terapéutica relativamente reciente, con resultados beneficiosos en ciertos grupos muy específicos.

Las opciones anteriores son la primera línea de defensa ante la rinitis alérgica. Sin embargo, algunos pacientes pueden optar por sesiones de inmunoterapia para controlar los síntomas y la frecuencia con la cual suceden los episodios.

Los investigadores avalan su uso en pacientes mayores de cinco años que no han respondido a las terapias anteriores. Entre sus características mencionamos las siguientes:

  • Se puede aplicar de manera subcutánea o sublingual.
  • Sus efectos se mantienen varios años después de suspender el tratamiento.
  • Por lo general, consiste en sesiones que oscilan entre tres y cinco años (depende de cada caso).
  • Se fundamentan en la administración de un alérgeno para reducir la sensibilidad del paciente (a veces se pueden usar dos o más).
  • Requieren vigilancia luego de su aplicación para controlar reacciones alérgicas.

Si se consideran sus efectos a largo plazo, la inmunoterapia puede ser una opción más efectiva que el tratamiento convencional, en especial en quienes tienen que lidiar con episodios recurrentes. No todos los paciente califican para ella, consulta con tu especialista sobre la posibilidad de iniciar un programa de este tipo.

Otras formas de tratamiento de la rinitis alérgica

Además de atacar los episodios cuando estos ya se han desarrollado, otra manera de tratar la rinitis alérgica consiste en evitar que estos ocurran. De acuerdo con la American College or Allergy, Asthma & Immunology, estos son algunos hábitos positivos:

  • Mantén las ventanas del hogar cerradas en las estaciones frías.
  • Usa aire acondicionado en la residencia y en el coche en periodos del año con mayor sensibilidad.
  • Utiliza gafas de sol cuando estés fuera de casa para mantener a los alérgenos al margen.
  • Compra cobertores de cama a prueba de ácaros. A su vez, cambia la cobija y las sábanas de forma recurrente.
  • Evita la acumulación de polvo en el hogar.
  • Lávate las manos con frecuencia, en especial luego de acariciar a un animal.
  • Identifica los hábitos que desencadenan las exacerbaciones para evitarlos.

Estas son algunas de las pautas generales que debes incluir en tu rutina. Estas varían de acuerdo con el catalizador específico de tu alergia. Si no puedes mantenerla controlada con base en algunos de los tratamientos de la rinitis indicados, no dudes consultar con un especialista para explorar opciones más personalizadas.

Te podría interesar...
Alergia al polen: todo lo que debes saber
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Alergia al polen: todo lo que debes saber

La alergia al polen hace que millones de personas la pasen muy mal durante el verano y la primavera. Descubre más sobre ella a continuación.



  • Greiwe JC, Bernstein JA. Combination therapy in allergic rhinitis: What works and what does not work. Am J Rhinol Allergy. 2016 Nov 1;30(6):391-396.
  • Kaszuba SM, Baroody FM, deTineo M, Haney L, Blair C, Naclerio RM. Superiority of an intranasal corticosteroid compared with an oral antihistamine in the as-needed treatment of seasonal allergic rhinitis. Arch Intern Med. 2001 Nov 26;161(21):2581-7.
  • Kawauchi H, Yanai K, Wang DY, Itahashi K, Okubo K. Antihistamines for Allergic Rhinitis Treatment from the Viewpoint of Nonsedative Properties. Int J Mol Sci. 2019 Jan 8;20(1):213.
  • Öçal R., Bayar Muluk N., Mullol J. Epidemiology of Allergic Rhinitis. In: Cingi C., Bayar Muluk N. (eds) All Around the Nose. 2020.
  • Sur, D. K., & Scandale, S. (2010). Treatment of allergic rhinitis. American Family Physician. 2010; 81(12): 1440-1446.
  • Walker, S. M., Durham, S. R., Till, S. J., Roberts, G., Corrigan, C. J., Leech, S. C., ... & Nasser, S. M. Immunotherapy for allergic rhinitis. Clinical & Experimental Allergy. 2011; 41(9): 1177-1200.