Signos, síntomas y complicaciones de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil implica una incapacidad para tener una erección o mantenerla durante las relaciones sexuales. Genera también otros síntomas, como ansiedad o baja autoestima, y además puede afectar a la relación de pareja.
Signos, síntomas y complicaciones de la disfunción eréctil
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por Laura Ruiz Mitjana el 23 Mayo, 2021.

Última actualización: 23 Mayo, 2021

¿Cuáles son los síntomas de la disfunción eréctil? Antes de entrar en ello, conozcamos un poco mejor este concepto. La disfunción eréctil o trastorno eréctil afecta a los varones e implica una incapacidad para lograr o mantener una erección durante las relaciones sexuales.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), hay un fuerte aumento de la prevalencia e incidencia de esta alteración con la edad. Es frecuente después de los 50 años. Se calcula que, entre el 13 % y el 21 % de los hombres entre 40 y 80 años manifiesta problemas ocasionales en la erección.

Por otro lado, siempre según datos del DSM-5, un 2 % de los hombres con edad inferior a 50 años tiene problemas frecuentes de erección. Pero, ¿qué más sabemos de la disfunción eréctil? ¿Cuáles son sus signos, síntomas y posibles complicaciones?

Signos y síntomas de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil, también conocida como impotencia, es un trastorno de la sexualidad en el hombre. Implica una dificultad o la incapacidad repetida para lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria.

La disfunción eréctil se denomina trastorno de erección en el DSM-IV-TR (APA, 2002) y trastorno eréctil en la última edición del manual (DSM-5, APA, 2013). Para diagnosticarse, el hombre debe experimentar, por lo menos, uno de los tres síntomas que explicaremos en casi todas o en todas las ocasiones de la actividad sexual en pareja.

Síntomas de la disfunción eréctil

Estos tres síntomas suceden en situaciones y contextos concretos:

  • Dificultad marcada para conseguir una erección durante la actividad sexual.
  • Dificultad importante para mantener la erección hasta finalizar la actividad sexual.
  • Reducción marcada de la rigidez de la erección.

Los signos deben persistir, como mínimo, 6 meses.. Además, causar un intenso malestar en el hombre.

La disfunción no se explica mejor por un trastorno mental no sexual o como consecuencia de una alteración grave de la relación de pareja u otros factores estresantes significativos. Por otro lado, tampoco puede atribuirse a una sustancia o a otra afección médica.

Especificaciones

El DSM-5 exige que se hagan una serie de especificaciones a la hora de diagnosticar el trastorno. Por un lado, si es de por vida o adquirida (después de un período de funcionamiento sexual normal), generalizada o situacional, y leve, moderada o grave.

Disfunción eréctil causa trastornos en el hombre.
La situación incluye síntomas de preocupación, depresión y estrés para el hombre que lo padece.

Patrones de la disfunción eréctil

¿Cómo puede experimentar el hombre esta disfunción a nivel físico? Existen diferentes patrones del trastorno eréctil. Así, podemos encontrar los siguientes:

  • La consecución de erecciones normales que no se mantienen.
  • No consecución de la erección desde el principio.
  • La consecución solo en determinadas situaciones.

De esta forma, no hay un patrón único de manifestación. Hay hombres que nunca pueden tener una erección, otros que solo la tienen en determinadas situaciones o con determinadas personas, y otros que han adquirido la capacidad, pero que la pierden con el tiempo.

La impotencia secundaria es aquella derivada de otra alteración; en general, la ansiedad. Suele aparecer después de un período de funcionamiento sexual normal y es mucho más frecuente que la impotencia primaria. En cuanto a cifras, según datos del DSM-5, la disfunción eréctil secundaria constituye el 90% de los casos.

Otros síntomas asociados a la disfunción eréctil

Más allá de los síntomas nucleares de la disfunción eréctil, a veces encontramos otro tipo de signos asociados a este trastorno. Así lo sugiere un estudio de Pastuszak (2014), publicado en Current Sexual Health Reports.

Por ejemplo, puede estar relacionado con una mayor incidencia de la enfermedad de las arterias coronarias, tal y como afirman Jackson et al. (2010). El estudio se publicó en The International Journal of Clinical Practice.

Por otro lado, los factores de riesgo de enfermedad arterial periférica, así como de accidentes cerebrovasculares, podrían aumentar en hombres con disfunción eréctil. Otros síntomas o trastornos relacionados son los siguientes:

  • Traumatismo en la pelvis (por ejemplo, fracturas pélvicas).
  • Disminución de la libido (deseo sexual).
  • Eyaculación precoz, retardada o incapacidad para eyacular.
  • Niveles disminuidos de testosterona.
  • Disfunción en los músculos del suelo pélvico.
  • Anorgasmia masculina.

Complicaciones de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil o trastorno de erección, más allá de sus propios síntomas, puede generar complicaciones. Conlleva mucha ansiedad y angustia, además de posibles síntomas depresivos y de baja autoestima.

Por otro lado, puede interferir en la relación de pareja. Según el estudio ya mencionado de Pastuszak (2014), las complicaciones de la disfunción eréctil más habituales son las siguientes:

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Incremento del estrés.
  • Alteraciones en la relación de pareja.
  • Baja autoestima.
  • Problemas de fertilidad.

Además, todo esto deriva en un círculo vicioso. ¿De qué forma? Los síntomas psicológicos intensifican los de la disfunción eréctil. A su vez, la disfunción genera más problemas psicológicos.

Problemas de pareja en la disfunción eréctil.
Los problemas de pareja son frecuentes cuando hay disfunción eréctil, por lo que un abordaje psicológico es lo adecuado para ambos.

Las causas de la disfunción eréctil determinan los síntomas

En relación a las posibles causas de la disfunción eréctil, encontramos psicológicas (las más frecuentes) y orgánicas (por ejemplo, una lesión medular). El origen incidirá en los síntomas que presente el hombre:

  • Incompatibilidad entre ansiedad y erección: al depender la respuesta de erección de la activación parasimpática, la ansiedad inhibe la respuesta. Si aparece esta dificultad, muchas veces el hombre acaba asociando la situación sexual con la ansiedad.
  • Inadecuada educación sexual y ansiedad: por otro lado, entre los factores psicológicos causales o predisponentes del trastorno eréctil también encontramos una inadecuada educación sexual. Esta educación suele relacionar el sexo con sentimientos de culpa y hace que las primeras relaciones se vivan con un gran sentimiento de ansiedad.
  • Dificultades de erección y condicionamiento: todo esto favorece la aparición de dificultades de erección, y por lo tanto, un condicionamiento. Este condicionamiento adquiere cada vez mayor importancia.
  • Causas orgánicas: solo el 10% de los casos de disfunción eréctil se deben a ellas. Pueden ser deficiencias hormonales, factores vasculares, lesiones neurológicas o en los propios órganos sexuales, problemas de uretra o próstata, hipertensión arterial, diabetes, arteriosclerosis, ciertos fármacos y el consumo de alcohol.

Pedir ayuda sin vergüenza

Los síntomas de la disfunción eréctil son tres: dificultad para conseguir una erección, dificultar para mantenerla hasta finalizar la relación sexual y una reducción marcada de la rigidez de la erección. Asimismo, los patrones del trastorno pueden ser varios. Para poder hablar de un trastorno como tal, los síntomas deben aparecer en todas o casi todas las relaciones sexuales.

Si manifiestas alguno de estos síntomas desde hace tiempo, y es algo que te genera angustia y sufrimiento, te animamos a pedir ayuda profesional para que puedan valorar tu caso y descartar causas orgánicas.

Si el trastorno deriva de factores psicológicos como la ansiedad, la depresión o una relación de pareja insatisfactoria, por ejemplo, la terapia psicológica te ayudará a tratar el problema de base. Nunca es tarde para pedir ayuda.



    • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
    • American Psychiatric Association -APA- (2000). DSM-IV-TR. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (4th Edition Reviewed). Washington, DC: Author.
    • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen II. Madrid: McGraw-Hill.
    • Jackson G, Boon N, Eardley I, et al. Erectile dysfunction and coronary artery disease prediction: evidence-based guidance and consensus. Int J Clin Pract. 2010;64(7):848-57. doi:10.1111/j.1742-1241.2010.02410.x
    • Mayo Clinic. Erectile Dysfunction. Published March 09, 2018
    • Pastuszak AW. Current Diagnosis and Management of Erectile Dysfunction. Current Sexual Health Reports. 2014 Sep; 6(3): 164–176. doi:10.1007/s11930-014-0023-9
    • Shamloul, R., & Ghanem, H. (2013). Erectile dysfunction. The Lancet, 381(9861), 153-165.