Placenta: ¿qué es y que funciones tiene?

Fabiola Marín · 4 octubre, 2019
La placenta constituye un estrecho nexo de unión entre la madre y el feto a través del cual éste obtiene oxígeno y nutrientes.

La placenta es un órgano que se desarrolla en el útero durante el embarazo y que pone en relación la sangre materna con la del feto. Permite el intercambio gaseoso, de nutrientes y el desarrollo de actividades metabólicas, endocrinas e inmunológicas.

Formación de la placenta

La formación de la placenta tiene lugar cuando el óvulo fecundado se implanta en la pared uterina. Crece con el feto hasta poco antes del parto, el cual no finaliza hasta que esta no es expulsada en su totalidad.

La placenta madura puede medir entre 15 y 25 cm y 3 cm de espesor. Suele pesar, aproximadamente, 500 o 600 gramos, siendo la relación entre el peso placentario y el peso fetal de 1/5.

La parte externa de la placenta procede de los cambios que se dan en la mucosa del útero. La parte interna se llama trofobasto y se forma a partir de los blastocitos procedentes del propio embrión.

A partir del trofoblasto, se establece una red de vasos sanguíneos por la que el feto puede recibir nutrientes y se forman las vellosidades coriónicas, que permiten que el embrión pueda fijarse a la pared uterina.

placenta

¿Para qué sirve?

Las funciones principales de la placenta son:

  • Transmitir nutrientes al feto.
  • Excretar sustancias de deshecho a la sangre materna.
  • Producción hormonal, que permite modificar el metabolismo materno en los diferentes estadíos del embarazo.

Quizá te interese: Menopausia

Se trata de un órgano bastante complejo involucrado en multitud de funciones ‘vitales’, que podemos clasificar en las siguientes:

Transporte e intercambio de sustancias

A través de la placenta, tiene lugar el intercambio de gases respiratorios y nutrientes entre los sistemas vasculares materno y fetal. Actúa como una barrera de metabolitos, hormonas y toxinas que se encuentran en la circulación materna.

Función endocrina

En la placenta tiene lugar la síntesis de factores de crecimiento y hormonas fundamentales para el correcto desarrollo del feto y de la madre en la evolución del embarazo:

  • Hormona gonadotrofina coriónica (hCG): es esencial en la evolución del embarazo.
  • Lactógeno placentario (hLP): promueve el anabolismo fetal, incrementa la secreción de insulina, mejora la
    tolerancia a la glucosa y favorece la fijación de nitrógeno en los tejidos fetales.
  • Progesterona: prepara al endometrio para la implatación del embrión en la pared uterina.
  • Estrógenos: facilitan la adaptación del aparato cardiocirculatorio materno al embarazo y el desarrollo de la glándula mamaria.
estrógenos

Descubre: Píldoras anticonceptivas: mitos y realidades

Función inmunológica

Es fundamental para que el sistema inmune de la madre no identifique al feto como un cuerpo extraño y reaccione ante él. También hace de barrera frente a diferentes patógenos.

Posibles complicaciones

Placenta retenida

En el momento del parto, si la placenta no se ha desprendido en 30 minutos, se considera placenta retenida y es necesario proceder a realizar maniobras, como:

  • Masaje uterino y sondaje vesical.
  • Administración de oxitocina.
  • Maniobra de Credé.

Si no es suficiente, entonces se realiza la extracción manual de la placenta.

Placenta previa

Tiene lugar cuando la placenta se inserta total o parcialmente en el cuello uterino. Se clasifica en 4 tipos atendiendo a la localización, durante el embarazo:

  • Tipo I: placenta lateral o baja. El borde placentario se implanta en el segmento uterino inferior.
  • Tipo II: placenta marginal. Llega justamente al borde del orificio cervical interno, pero no lo sobrepasa.
  • Tipo III: placenta oclusiva parcial. Cubre parcialmente el orificio cervical interno.
  • Tipo IV: placenta oclusiva total. Cubre totalmente el orificio cervical interno.

De cara al parto, se clasifica en:

  • Oclusiva: no permite el parto vaginal.
  • No oclusiva: permite el intento de parto vaginal.

El síntoma más característico asociado a la placenta previa es la hemorragia genital, que atiende a las siguientes características:

  • Sangre roja, brillante y de cantidad variable.
  • Aparece de forma brusca e indolora y en ausencia de contracciones del útero.
  • Suele aparecer en el segundo o tercer trimestre de embarazo.

La posición de la placenta no es modificable, por lo que actualmente no existe tratamiento para esta complicación. Únicamente en caso de hemorragia severa, se practicará una cesárea de urgencia.

Conclusión

Como conclusión, se trata de un órgano extraordinario que se forma en el momento en el que el óvulo es fecundado e implantado en la pared del útero. Posteriormente, se expulsa tras el parto.

Constituye un estrecho nexo de unión entre la madre y el feto a través del cual éste obtiene oxígeno y nutrientes. Está implicada en importantes funciones endocrinas que van a favorecer la evolución del embarazo. También hace de barrera protectora frente a agentes externos extraños.

  • Iglesias Guiu J, Martín Jiménez A (2007). Fundamentos de obstetricia (SEGO). Morfogénesis y morfología de la placenta a lo largo de la gestación. Fisiología de la unidad feto-placentaria.
  • Iglesias Guiu J, Martín Jiménez A (2007). Fundamentos de obstetricia (SEGO). Placenta previa: concepto y clasificación.
  • Burton GJ, Jauniaux E (2015). What is the placenta?. American journal of obstetrics and gynecology, 213(4 Suppl):S6.e1, S6-8.