Las interacciones de fármacos más comunes

María Vijande · 26 febrero, 2019
Es muy importante compartir con el médico y con el farmacéutico todas las enfermedades presentes y la medicación que se está tomando para evitar las interacciones de fármacos y así reducir el riesgo de complicaciones.

Cuando un paciente se toma un fármaco, su efecto en el organismo puede ser distinto al esperado por los diversos tipos de interacciones de fármacos posibles. Por esta razón, es fundamental no automedicarse y estar bajo control médico en el caso en el que se requiera un tratamiento.

Los efectos de las interacciones farmacológicas suelen ser no deseados y, a veces, perjudiciales. Además, las interacciones de fármacos pueden intensificar o reducir la acción de uno o más fármacos dando lugar a efectos secundarios o al fracaso del tratamiento.

Por otra parte, podemos distinguir dos tipos de interacciones farmacológicas:

  • Farmacodinámicas: si la interacción afecta a las acciones farmacológicas que desencadena el fármaco en el organismo.
  • Farmacocinéticas: si lo que se altera son los procesos de absorción, distribución, metabolismo y excreción del principio activo.

Las interacciones más comunes y que veremos a continuación son:

  • Interacción de fármacos.
  • Interacciones de fármacos y nutrientes.
  • Interacción de fármaco y enfermedad.

Interacción de fármacos

Las interacciones de fármacos pueden producirse tanto con lo que se encuentran controlados bajo receta médica como con los de venta libre.

Es obligación tanto del médico como del farmacéutico explicarle al paciente las posibles interacciones que pueden tener los medicamentos con los que se está tratando.

efectos secundarios fármacos adversos

Los efectos que pueden aparecer con este tipo de interacciones incluyen la duplicación y el antagonismo. Estas interacciones de fármacos son farmacodinámicas.

Duplicación

Este efecto derivado de la interacción de fármacos se produce cuando los medicamentos presentan el mismo efecto. Las reacciones adversas de ambos se pueden intensificar.

Por ejemplo, se pueden tomar a la vez un fármaco para el resfriado y un analgésico, ambos con paracetamol. La probabilidad de este tipo de efecto es alta con el uso de medicamentos que contiene múltiples ingredientes o que se venden con nombres comerciales; parecen distintos, aunque su composición es la misma.

Descubre: Bulimia: características, síntomas y tratamiento

Antagonismo

Este efecto se produce con dos fármacos con acciones opuestas. De esta manera, se puede reducir la efectividad de uno o de ambos.

Un ejemplo es el caso de la administración conjunta de un AINE como el ibuprofeno junto con un diurético como la hidroclorotiazida.

El AINE, que se administra para aliviar el dolor, pueden producir retención de sal y líquidos en e organismo. Por otro lado, el diurético contribuye a eliminar del cuerpo el exceso de sal y líquidos. En consecuencia, si una persona toma ambos tipos de fármacos, el primero puede reducir los efectos del segundo.

Interacciones de fármacos y nutrientes

Se consideran nutrientes los alimentos, las bebidas y os complemento dietéticos. El consumo de sustancias de este tipo puede alterar los efectos de la mediación que se esté tomando.

Alimentos

Los fármacos tomados por vía oral deber ser absorbidos a través de la pared del estómago y del intestino delgado. En consecuencia, la presencia de comida en el tracto digestivo puede reducir la absorción de un fármaco. Para evitar esta interacción, se suele tomar el medicamento 1 hora antes o 2 horas después de la comida.

Alcohol

interacción alcohol fármacos

Aunque el alcohol no sea un nutriente en sí, actúa sobre procesos orgánicos e interacciona con muchos fármacos. Por ejemplo, tomar alcohol con un antibiótico como el metronidazol puede causar una serie de reacciones adversas indeseables.

Suplementos dietéticos

Son productos que contienen vitaminas, minerales, hierbas o aminoácidos que se administran con el objetivo de proporcionar un complemento a la diera normal. Están regulados como alimentos, no como fármacos, por lo que no han sido sometidos a las pruebas específicas de los fármacos.

Pueden presentar interacciones con fármacos tanto de venta libre como con receta. Para evitarlo, las personas que toman suplementos dietéticos deben comunicarlo a médico y al farmacéutico.

Quizá te interese: Autoestima: la percepción del yo

Interacciones de fármacos y enfermedades

En general, los fármacos son eficaces frente una enfermedad y son dañinos en otros trastornos. Un ejemplo de ellos es el caso de algunos β-bloqueantes administrados para el tratamiento de una cardiopatía o para la hipertensión arterial pueden empeorar el asma.

Además, en las personas diabéticas, hacer que resulte difícil determinar niveles bajo de azúcar en sangre,

Algunos medicamentos utilizados para el refriado común empeoran el glaucoma. Por lo tanto, para evitar complicaciones, el paciente debe comunicar al médico todas las enfermedades que padece antes de que éste prescriba un nuevo fármaco.

Las enfermedades especialmente importantes son:

  • Diabetes.
  • Hipertensión o hipotensión.
  • Úlceras.
  • Glaucoma.
  • Hipertrofia de próstata.
  • Incontinencia urinaria.
  • Insomnio.
  • Girona Brumós, L. (2013). Interacciones Farmacológicas: Descripción Y Mecanismos Actitud Clínica Ante Las Interacciones Farmacológicas. Introducción a Las Interacciones Farmacológicas 1a Edición.
  • de Cos, M. A. (1997). Interacciones de fármacos y sus implicaciones clínicas. J. Flores Farmacología Humana. https://doi.org/10.1055/s-0033-1344566
  • Morales-Olivas, F. J., & Estañ, L. (2005). Interacciones farmacológicas de los fármacos antihipertensivos. Medicina Clinica. https://doi.org/10.1157/13075851
  • Serrano López De Las Hazas, J. I. (2011). Interacciones farmacológicas de los nuevos antirretrovirales. Farmacia Hospitalaria. https://doi.org/10.1016/j.farma.2010.01.018
  • Girona, L. (2013). Interacciones farmacol??gicas. Pharmaceutical Care Espana. https://doi.org/10.1016/S0212-8241(05)71554-1