Pseudotumor cerebral

El pseudotumor cerebral es una afección que muchas veces se suele confundir con un proceso benigno. Sin embargo, se sabe que genera complicaciones en la zona ocular, e incluso pérdida de la visión. Descubre qué es, sus causas y cómo tratarlo.
Pseudotumor cerebral
Diego Pereira

Revisado y aprobado por Diego Pereira el 09 Junio, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 11 Junio, 2021

Última actualización: 11 Junio, 2021

Se conoce como pseudotumor cerebral al aumento de la presión intracraneal sin que haya un desencadenante aparente. También se conoce como presión intracraneal idiopática, un término más apropiado con las secuelas que puede generar en el organismo.

La más importante son problemas oculares, los cuales incluso pueden devenir en ceguera si no se trata como es debido.

A pesar de su nombre genérico, y aunque todos los síntomas apuntan a ello, el desarrollo de la condición no implica la presencia de un tumor. En este caso el líquido cefalorraquídeo no puede circular como debería aumentando los niveles de presión. Según algunos indicios, su tasa de incidencia es de 1-5 casos por cada 100 000 habitantes.

Síntomas de un pseudotumor cerebral

El pseudotumor cerebral provoca varios síntomas
Los síntomas de la hipertensión endocraneana pueden ser exclusivamente oculares, aunque los síntomas generales también son muy frecuentes.

La evidencia sugiere que el 48 % de los pacientes con pseudotumor cerebral son asintomáticos. El valor de este porcentaje es preocupante, ya que una buena parte de quienes lo padecen no lo sabrán hasta que la condición evolucione a estados más graves. Se han identificado cuatro maneras en las cuales se puede manifestar. Estas son las siguientes:

  • Con síntomas aislados de la hipertensión intracraneal: entre las cuales destacan la cefalea (con hasta un 75 % de incidencia), náuseas, vómitos, visión doble o diplopía y demás.
  • Con síntomas aislados en el área ocular: como disminución de la agudeza visual, visión borrosa, fatiga ocular, oscurecimientos visuales y otras más. Esto puede hacer creer al paciente que se trata de una afección benigna.
  • Con coexistencia de síntomas intracraneales y oculares: generalmente sucede cuando la hipertensión intracraneal es muy elevada o no se ha tratado como es debido.
  • Con edema de papila aislado: menos frecuente que los demás, la condición también se puede manifestar únicamente a través de un edema de papila. Este se detecta, por lo general, en un examen oftalmológico de rutina.

Los síntomas pueden empeorar al hacer movimientos bruscos y ante cambios de posición como levantarse o sentarse. En casos raros se pueden presentar síntomas como: deterioro cognitivo, parálisis facial, falta de coordinación (para marchar, en principio), dolor en la zona lumbar y plexopatía braquial. También pueden presentarse zumbidos en los oídos (acúfenos).

Causas de un pseudotumor cerebral

Todavía no se han determinado las causas del pseudotumor cerebral. Los estudios al respecto sugieren dividir la condición en dos grupos: pseudotumor cerebral idiopático o primario (cuya causa de desconoce) y pseudotumor cerebral secundario (desarrollo por una afección subyacente en el organismo). Como posibles causas se han identificado las siguientes:

Uso de algunos medicamentos

La ingesta controlada o descontrolada de algunos grupos de medicamentos han derivado en presión intracraneal. Por ejemplo, diversas investigaciones y estudios han sugerido la relación entre el tratamiento con hormona de crecimiento y esta condición. Incluso se ha demostrado que se puede desarrollar después de años la terapia hormonal.

También parece existir una relación, respaldada por la evidencia, entre la tetraciclina y el pseudotumor. Por otro lado, hay pruebas de que puede ser inducido por minocilina e isotretinoina, siendo este último uno de los tratamientos del acné más efectivos.

En función de la recurrencia del tratamiento, la dosis y edad del paciente, se sugiere hacer seguimientos oculares para evitar esta complicación derivada.

Varios problemas de salud

Aunque la asociación es poco frecuente, también existen suficientes indicios para conectar el desarrollo de algunos problemas de salud con la afección. Esta puede desencadenarse tanto con presencia como con ausencia de tratamiento. Existen investigaciones y estudios que dan cuenta del pseudotumor cerebral en pacientes con anemia.

También se ha reportado su incidencia en pacientes lupus. La evidencia indica que los trastornos del sueño pueden desencadenar episodios de este tipo, en especial algunos como la apnea del sueño. Otras afecciones que se han relacionado son trastornos de la coagulación de la sangre, glándulas paratiroideas hipoactivas, síndrome de ovario poliquístico y enfermedad renal.

Obesidad

La relación más directa que se ha establecido entre la condición y otras afecciones previas es la obesidad. Para ser más preciso, la obesidad en conjunto con otros dos valores: ser mujer y estar en edad fértil.

La evidencia apunta a que un porcentaje considerable de casos ocurre en presencia de estos tres factores. Aún no está clara la razón, aunque se cree que la combinación de tejido adiposo activo y hormonas femeninas puede ser la causa.

Como complemento de estos detonantes, y a pesar de la ausencia de estudios durante la última década, también se ha encontrado que la ingesta excesiva de vitamina A puede motivar el aumento de presión intracraneal.

Diagnóstico y tratamiento de un pseudotumor cerebral

El pseudotumor cerebral tiene varios métodos diagnósticos
Los estudios de imagen podrían apoyar el diagnóstico o servir para descartar otras enfermedades.

Existen muchas formas de diagnosticar el pseudotumor cerebral. Por lo general, lo suele hacer un neurólogo u oftalmólogo. Este hará diversos exámenes al paciente, como por ejemplo una prueba de agudeza visual, de campo visual, de color, músculos oculares y prueba ocular del interno dilatado, entre otras.

Los avances en la compresión de la enfermedad y en la tecnología han motivado que también se puede diagnosticar a a través de pruebas por imágenes. Se sabe, en este sentido, que a través de estas se pueden delimitar cambios en el aplanamiento del globo ocular, realce de la cabeza del nervio óptico y su aumento de tortuosidad y silla turca vacía, entre otras cosas.

Por esta razón, el especialista también puede realizar una venografía por resonancia magnética y tomografías computarizadas. Como complemento, se harán análisis de sangre e incluso punción lumbar; en parte para descartar un diagnóstico diferencial. El médico debe seguir un protocolo de diagnóstico en vista de que los síntomas son muy generales.

Tan pronto se ha confirmado la presencia del pseudotumor cerebral se iniciará con su tratamiento. Este varía en función de la gravedad de la condición, los efectos colaterales que ha generado y las posibles causas que lo han generado. La evidencia indica que el tratamiento conservador suele surtir efecto, entre ellos la pérdida de peso y mejora de la dieta.

Si existe una pérdida visual leve, o al menos altas probabilidades de ella, el médico puede recetar acetazolamida, furosemida o corticosteroides. Si la pérdida es grave, o existe riesgo de progresión, en ocasiones son necesarias intervenciones quirúrgicas. Esto, por suerte, solo ocurre en muy pocos casos. No dudes en buscar asistencia médica se presentas alguno de los síntomas.

Te podría interesar...
Tratamiento de la hipertensión
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Tratamiento de la hipertensión

El tratamiento de la hipertensión utiliza cambios en el estilo de vida y fármacos para mejorar los pronósticos de la condición. Conócelos.



  • Asensio-Sanchez, V. M., Merino-Angulo, J., Martínez-Calvo, S., Calvo, M. J., & Rodríguez, R. Epidemiología del pseudotumor cerebral. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología. 2007; 82(4): 219-221.
  • Degnan, A. J., & Levy, L. M. Pseudotumor cerebri: brief review of clinical syndrome and imaging findings. American journal of neuroradiology. 2011; 32(11): 1986-1993.
  • Friedman, D. I. (2004). Pseudotumor cerebri. Neurologic clinics. 2004; 22(1): 99-131.
  • Friedman, D. I., Liu, G. T., & Digre, K. B. Revised diagnostic criteria for the pseudotumor cerebri syndrome in adults and children. Neurology. 2013; 81(13): 1159-1165.
  • González Gili, L. O., Buffone, I. R., Carrara, L. E., Coto, M. B., Fortunatti, E. A., Dejtera, M., ... & Romano, M. (2016). Pseudotumor cerebral secundario al consumo de minociclina en un paciente pediátrico. Archivos argentinos de pediatría. 2016; 114(2): 2-3.
  • Jeng, M. R., Rieman, M., Bhakta, M., Helton, K., & Wang, W. C. (2002). Pseudotumor cerebri in two adolescents with acquired aplastic anemia. Journal of pediatric hematology/oncology. 2002; 24(9): 765-768.
  • Kesler, A., Goldhammer, Y., Hadayer, A., & Pianka, P. (2004). The outcome of pseudotumor cerebri induced by tetracycline therapy. Acta neurologica scandinavica. 2004; 110(6): 408-411.
  • Malozowski, S., Tanner, L. A., Wysowski, D. K., Fleming, G. A., & Stadel, B. V. Benign intracranial hypertension in children with growth hormone deficiency treated with growth hormone. The Journal of pediatrics. 1995; 126(6): 996-999.
  • Marcus, D. M., Lynn, J., Miller, J. J., Chaudhary, O., Thomas, D., & Chaudhary, B. Sleep disorders: a risk factor for pseudotumor cerebri?. Journal of neuro-ophthalmology. 2001; 21(2): 121-123.
  • Morrice, G., Havener, W. H., & Kapetansky, F. Vitamin A intoxication as a cause of pseudotumor cerebri. Jama. 1960; 173(16): 1802-1805.
  • McGeeney, B. E., & Friedman, D. Pseudotumor cerebri pathophysiology. Headache: The Journal of Head and Face Pain. 2014; 54(3): 445-458.
  • Nazir, S. A., & Siatkowski, R. M. Pseudotumor cerebri in idiopathic aplastic anemia. Journal of AAPOS: the official publication of the American Association for Pediatric Ophthalmology and Strabismus. 2003; 7(1): 71-74.
  • Rodríguez Pupo, J. M., Díaz Rojas, Y. V., Rojas Rodríguez, Y., Núñez Arias, E., & García Gómez, A. Hipertensión intracraneal idiopática: principales aspectos neurofisiológicos, diagnósticos y terapéuticos. Correo Científico Médico. 2015; 19(2): 282-299.
  • Ramos, L. O., Mattos, P. C., Akel, P. B. de M., Peixoto, I. L., & Blos, F. L. Pseudotumor Cerebri Associated With The Use Of Isotretinoin. Journal of the Portuguese Society of Dermatology and Venereology. 2014; 72(3): 407-409.
  • Rogers, A. H., Rogers, G. L., Bremer, D. L., & McGregor, M. L. Pseudotumor cerebri in children receiving recombinant human growth hormone. Ophthalmology. 1999; 106(6): 1186-1190.
  • Thurtell, M. J., & Wall, M. Idiopathic intracranial hypertension (pseudotumor cerebri): recognition, treatment, and ongoing management. Current treatment options in neurology. 2013; 15(1): 1-12.
  • Vischi, A., Guerriero, S., Giancipoli, G., Lorusso, V., & Sborgia, G. Delayed onset of pseudotumor cerebri syndrome 7 years after starting human recombinant growth hormone treatment. 2006: 178-180.
  • Yoo, W. H., Park, J. H., Kim, H. K., Park, T. S., & Baek, H. S. Recurrent pseudotumor cerebri in systemic lupus erythematosus: a case report. Journal of Korean medical science. 2001; 16(6): 805.