¿Qué es la anemia por enfermedad crónica?

La anemia por enfermedad crónica es aquella que se asocia a una patología de base que disminuye el número de glóbulos rojos o la concentración de hemoglobina. Descubre más en el artículo.
¿Qué es la anemia por enfermedad crónica?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 07 junio, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 03 junio, 2021

Última actualización: 07 junio, 2021

La anemia es una enfermedad que puede tener diversas causas. Más allá de las deficiencias nutricionales, la anemia puede aparecer como consecuencia de una enfermedad crónica. Esto incluye cuadros oncológicos y padecimientos de larga data que afectan la producción o la estabilidad en el tiempo de los glóbulos rojos.

También conocida como anemia por inflamación, se caracteriza por afectar a las personas que sufren trastornos crónicos de salud, como puede la artritis reumatoide, la diabetes mellitus, la insuficiencia cardíaca, la enfermedad de Crohn, el lupus eritematoso sistémico, las hepatitis y los cánceres.

Causas

Como ya hemos mencionado, las causas de la anemia por inflamación son enfermedades crónicas subyacentes. Sobre esto, la literatura científica indica que en un principio se relacionaba este problema con procesos infecciosos, inflamatorios crónicos y tumores benignos y malignos. Luego se entendió que también podía haber otros orígenes, como la diabetes mellitus. 

En el Manual MSD se explica que una enfermedad crónica puede causar anemia a través de 3 maneras distintas:

  • Alterando la producción de glóbulos rojos en la médula ósea y, por ende, disminuyendo su número.
  • Reduciendo la vida útil de los glóbulos rojos.
  • Alterando los procesos vinculados a las formas en las que el cuerpo aprovecha el hierro.
Glóbulos rojos.
Las enfermedades crónicas alteran la producción de los glóbulos rojos, su vida útil o el aprovechamiento de hierro.

Síntomas de la anemia por enfermedad crónica

De acuerdo con los expertos de Medline Plus, la anemia por enfermedad crónica suele manifestarse de forma leve o incluso asintomática en muchos casos. Es común que los pacientes no noten molestias significativas o que se las atribuyan a características propias de su enfermedad crónica de base.

No obstante, al igual que otros tipos comunes de anemia (como la ferropénica), la que es por enfermedad crónica puede producir síntomas como cansancio generalizado, debilidad, pica, manos y pies fríos, palidez, dificultad para respirar y dolor de cabeza.

La intensidad de los síntomas siempre dependerá del caso, aunque por lo general no suele ser elevada. Llegado a este punto, cabe destacar que el hecho de que los signos y síntomas no sean graves no quiere decir que sea recomendable pasar por alto la consulta médica.

Todo lo contrario. Es preferible comentarlas al profesional desde el primer momento para evitar inconvenientes a medio y largo plazo. Las anemias por enfermedades crónicas complican la evolución de las patologías de base e interfieren con los tratamientos para las mismas.

Diagnóstico

Si el médico ya conoce la historia médica del paciente y sabe que tiene una enfermedad crónica, entonces realizará una entrevista y un examen físico orientado a evaluar la situación actual de la misma, así como posibles complicaciones derivadas. También indicará al paciente que se realice algunos análisis de sangre, como los siguientes:

  • Hemograma completo: esto aporta el recuento de glóbulos rojos y algunas parámetros hematimétricos que permiten determinar la forma de los hematíes.
  • Conteo de reticulocitos: los reticulocitos denotan el grado de producción de células rojas en la médula ósea, para saber si hay reposición.
  • Nivel de ferritina sérica y de hierro sérico: las enfermedades que alteran la absorción de hierro o su aprovechamiento causan anemia.
  • Proteína C reactiva: en los procesos inflamatorios crónicos, como la artritis reumatoide, la proteína C reactiva es un marcador indirecto del aumento de la actividad inflamatoria.
  • Tasa de sedimentación o eritrosedimentación: si bien es un parámetro inespecífico, en conjunto con la proteína C reactiva denota inflamaciones en curso.

Tratamiento de la anemia por enfermedad crónica

En vistas de que en la mayoría de los casos suele ser leve, el tratamiento para la anemia por inflamación o enfermedad crónica se concentra en la patología de base. De todas maneras, además de abordar la causa subyacente, se pueden requerir suplementos de hierro o inyecciones de estimulantes de la eritropoyetina para acelerar la normalización de los valores de glóbulos rojos.

Las personas que sufren de insuficiencia cardíaca crónica deben asegurarse de seguir las indicaciones de su especialista y mantener un control riguroso. La anemia supone un alto riesgo para su salud y un empeoramiento del cuadro clínico.

En los casos asociados a pacientes que sufren cáncer o VIH/SIDA puede ser necesaria una transfusión sanguínea, así como las ya mencionadas inyecciones de eritropoyetina. Sobre esto último es necesario aclarar algunos puntos:

  • Solo cuando el paciente no responde a otros tratamientos se emplea la eritropoyetina. Este medicamento estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea.
  • Cuando de utiliza la inyección de eritropoyetina también se administran suplementos de hierro para ayudar al organismo. La combinación parece más efectiva que la prescripción aislada de cada fármaco.
  • Los suplementos vitamínicos o de hierro no son lo mismo. En general, para acompañar a la eritropoyetina se necesitan dosis de hierro que sean adecuadas, las que difícilmente se alcancen con multivitamínicos comerciales.
  • El consumo de suplementos de hierro no autorizado por el médico puede conducir a intoxicación por la sustancia, con riesgo de hemocromatosis.
Alimentos con hierro.
En los casos de anemia por enfermedad crónica no suele ser suficiente el hierro de la dieta y se prefiere la prescripción de pastillas o incluso inyectables.

¿Se puede prevenir la anemia por enfermedad crónica?

No es posible prevenir la anemia por enfermedad crónica si no se previenen las patologías de base que sí producen el cuadro. No obstante, tratando las patologías como tales se puede reducir el riesgo de las complicaciones asociadas.

En ningún caso se puede tratar la anemia por enfermedad crónica por cuenta propia. Siempre requerirá diagnósticos y abordajes médicos conforme los protocolos.

Te podría interesar...
Prevención de la anemia
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Prevención de la anemia

La prevención de la anemia que tiene una deficiencia nutricional como causa subyacente es posible. La dieta juega un papel clave en ello.