¿Qué son las petequias y por qué aparecen?

Las petequias son lesiones en la piel que pueden aparecer por múltiples motivos. Por fortuna, las mismas son benignas en la mayoría de los casos. Sin embargo, pueden ser un síntoma de afecciones severas.
¿Qué son las petequias y por qué aparecen?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 20 octubre, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 20 octubre, 2021

Última actualización: 20 octubre, 2021

La piel suele ser un reflejo del estado general de salud. En este sentido, los cambios de coloración cutánea, así como la presencia de vesículas, ampollas, costras o petequias pueden indicar que algo no va bien en el organismo. ¿Te interesa conocer qué son las petequias y por qué aparecen?

Las petequias suelen ser un síntoma que varía en intensidad de acuerdo a la causa subyacente. Por lo general, forman parte del grupo de las enfermedades exantemáticas comunes durante la etapa infantil. De igual forma, la aparición de estas lesiones en los adultos puede asociarse al consumo de ciertos medicamentos o a la presencia de patologías sistémicas de riesgo.

¿Qué son las petequias?

Las petequias son pequeñas manchas rojas puntiformes que aparecen en la piel como producto del sangrado. El tamaño de estas lesiones varía de 1 a 2 milímetros y, en ocasiones, se asemejan a la cabeza de un alfiler. Por otro lado, el tono puede ser rojo rutilante, vinotinto, púrpura o marrón, dependiendo de la etiología y el tiempo de evolución.

Las lesiones suelen estar localizadas en pequeños grupos o pueden distribuirse a lo largo de la cara, el tórax, los brazos y las piernas. Por lo general, estos pequeños sangrados en la piel no presentan relieve y son planos al tacto. Además, se caracterizan por no desaparecer ante la presión directa.

¿Por qué aparecen las petequias?

Los vasos sanguíneos de pequeño calibre o capilares son los encargados de nutrir las diferentes capas de la piel, así como de favorecer al control de la temperatura corporal. Las petequias son el resultado de la ruptura o lesión de los capilares, con la consiguiente salida de sangre bajo superficie cutánea.

Las causas de las petequias pueden variar desde afecciones de poco riesgo hasta patologías graves que ponen en peligro la vida de las personas. Dentro de las principales causas de estas lesiones en la piel destacan las siguientes.

Esfuerzo excesivo

Las actividades que condicionen un esfuerzo excesivo y prolongado para el organismo pueden promover la aparición de petequias. Por lo general, se desarrollan posterior a un aumento de la presión interna por pujo y sobresfuerzo.

En este sentido, es frecuente su aparición en episodios de tos intensa, vómitos continuos, tenesmo rectal, levantamiento de peso y durante el parto vaginal.

Tos que genera petequias.
Los episodios de tos intensa pueden producir petequias por rotura de los pequeños vasos ante el esfuerzo.

Degeneración cutánea asociada a la edad

Las personas de edad avanzada pueden presentar varias manchas o petequias seniles en la piel del cutis y el cuello. Las mismas suelen ser resultado de un aumento de la fragilidad de los capilares y de la degeneración progresiva del tejido conectivo de la dermis. Además, estas manchas rojas en la piel son estimuladas por la exposición crónica al sol y el consumo de fármacos.

Quemaduras solares y picaduras de insectos

Las quemaduras solares son comunes en las personas de piel clara. Estas lesiones son resultado de la exposición continua y excesiva a los rayos del sol. Además, se caracterizan por presentar áreas de piel enrojecida y sensible al tacto.

De igual forma, estudios afirman que la deficiencia en el metabolismo de las porfirinas en los niños condiciona la aparición de petequias en la cara por exposición solar. Por otro lado, las picaduras de los insectos pueden condicionar la inflamación y ruptura de los pequeños vasos sanguíneos de la piel.

Medicamentos

Algunos fármacos pueden causar alteraciones hematológicas como efecto adverso. Estudios revelan que la depresión de la médula ósea y la destrucción de una gran cantidad de las plaquetas circulantes generan fragilidad capilar y hemorragias.

Dentro de los medicamentos relacionados con la aparición de petequias se encuentran los siguientes:

Enfermedades infecciosas

La mayoría de las enfermedades infecciosas de origen viral en niños y recién nacidos se presentan con erupciones maculopapulares generalizadas. El sarampión, la rubeola, la varicela y la roséola son algunas de las patologías exantemáticas más comunes. Además, la mononucleosis también se asocia con la aparición de petequias que cubren las palmas y las plantas durante 2 a 3 semanas.

Por otro lado, la escarlatina causada por los estreptococos puede manifestarse con fiebre e inflamación lingual acompañada de un gran número de manchas puntiformes que recubren el tórax y las extremidades. De igual forma, las petequias suelen ser signos de alarma en las enfermedades febriles hemorrágicas, como el dengue y la fiebre amarilla.

Meningococemia

La meningococemia es una enfermedad sistémica causada por la bacteria Neisseria meningitidis. Esta entidad se presenta con meningitis, diseminación hematógena del meningococo y alteración de la integridad de los vasos sanguíneos.

Los principales síntomas de esta afección incluyen rigidez de nuca, fiebre y dolor de cabeza, así como la presencia de petequias y equimosis en las piernas y los pies.

Deficiencia de vitamina K y C

La vitamina K es una molécula indispensable para la síntesis de los factores de la coagulación V, VII, IX y X. La reducción en los niveles de esta sustancia en los recién nacidos se asocia con un mayor riesgo de enfermedad hemorrágica. Algunas investigaciones sugieren que la deficiencia de vitamina K en los neonatos tiene una prevalencia de 0,25 a 1,7 %.

Las manifestaciones clínicas de esta enfermedad incluyen melena, rectorragia, equimosis, petequias y sangrado del cordón umbilical. Por su parte, la deficiencia de vitamina C favorece al desarrollo de escorbuto, un trastorno caracterizado por sangrado de encías, hematomas, fatiga y micro hemorragias puntiformes en la piel.

Trombocitopenia

La trombocitopenia es la reducción significativa en el recuento plaquetario. Las plaquetas son las partículas sanguíneas encargadas de formar pequeños tapones en las lesiones de los vasos sanguíneos para frenar las hemorragias. Por tal motivo, la disminución en este grupo favorece al sangrado y la aparición de múltiples petequias en la piel.

La aplasia medular, la cirrosis, la deficiencia de vitamina B12 y algunas infecciones virales son causas comunes de trombocitopenia. De igual forma, la púrpura trombocitopénica es una enfermedad que describe la destrucción de las plaquetas por parte del propio sistema inmunitario.

Endocarditis y septicemia

La endocarditis es la inflamación de la capa interna del corazón que suele ir acompañada de afecciones de las válvulas cardíacas. Esta enfermedad es causada por microorganismos patógenos que entran al torrente sanguíneo a través de catéteres o por procedimientos dentales. La sintomatología clásica incluye dolor de pecho, dificultad para respirar, fatiga e hinchazón de los pies.

Algunas personas pueden manifestar pequeñas petequias rojas o púrpuras en la piel y en el interior de la boca. Además, las lesiones de Janeway son comunes en la endocarditis grave. Las mismas son manchas rojas que aparecen en las plantas de los pies y en las palmas de las manos

Por otro lado, la septicemia es la respuesta sistémica ante la presencia de un agente patógeno en la sangre. Esta entidad suele acompañarse de fiebre o hipotermia, aceleración de la frecuencia cardíaca y dificultad respiratoria. El desarrollo de petequias, equimosis, pápulas rojizas y pústulas es muy común en las infecciones más severas.

Endocarditis que causa petequias.
La endocarditis es una inflamación en la capa interna del corazón que altera al sistema circulatorio, pudiendo derivar en petequias.

Leucemia

La leucemia es el término que describe a un grupo de enfermedades malignas de las células sanguíneas blancas. Estudios afirman que el crecimiento anormal de los leucocitos, con la consiguiente invasión medular, es responsable de la anemia y la trombocitopenia de las personas afectadas. Esta alteración compromete la integridad vascular y favorece a la aparición de petequias.

Vasculitis

La vasculitis es el trastorno inflamatorio de las paredes de los vasos sanguíneos. Puede alterar a las arterias de mediano y gran calibre, así como a los capilares y a las venas. La reducción en la luz vascular compromete el flujo sanguíneo hacia los órganos y tejidos, favoreciendo la disfunción de los mismos.

Esta enfermedad puede afectar un parte del cuerpo o la totalidad del organismo en forma de vasculitis sistémica. En ocasiones, la misma puede presentarse como vasculitis cutánea, dañando a los vasos sanguíneos que irrigan la piel, sin lesionar a los órganos internos. La alteración de la piel promueve la aparición de múltiples equimosis moradas y petequias violáceas en las piernas.

Las petequias son un síntoma que no debe ser subestimado

Las petequias son pequeñas manchas rojizas o púrpuras que reflejan la ruptura o lesión de los capilares de la piel. Estas suelen relacionarse con afecciones benignas en la mayoría de los casos.

También son un signo de alarma de sangrado activo por alteración de la estructura vascular y falta de compensación plaquetaria. Por tal motivo, los profesionales recomiendan acudir a consulta médica de forma inmediata ante la presencia de petequias en la piel. Solo de esta forma se puede hacer un diagnóstico preciso.

Te podría interesar...
Manchas rojas en la piel: causas, síntomas y tratamiento
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Manchas rojas en la piel: causas, síntomas y tratamiento

Las manchas rojas en la piel pueden tener muchas explicaciones. Lo más probable es que se deban a reacciones alérgicas o dermatitis.



  • Soler Noda G, Aquino Rojas S, Bencomo Hernández A. Trombocitopenia inducida por fármacos. Rev Cubana Hematol Inmunol Hemoter. 2017;  33(3).
  • Pantoja Ludueña Manuel. Enfermedad hemorrágica del recién nacido por deficiencia de vitamina K. Rev. bol. ped. 2009  Ene;  48( 1 ): 67-71.
  • Lozano J. Oncología. Leucemias agudas. Offarm. 2002 Jun; 21 ( 6 ): 117-122.
  • Pollard AJ. Meningococcal Disease. Ulster Med J. 2018 May;87(2):81-82. Epub 2018 May 30.
  • Cahill TJ, Baddour LM, Habib G, Hoen B, Salaun E et al. Challenges in Infective Endocarditis. J Am Coll Cardiol. 2017 Jan 24;69(3):325-344.
  • Nieto-Benito LM, Rosell-Díaz AM, Pulido-Pérez A. Púrpura cutánea no vasculítica: dermatosis purpúrica pigmentada. Semergen. 2020 May-Jun;46(4):e32-e33.