¿Cuáles son las complicaciones de la diabetes tipo 2?

Las complicaciones crónicas de la diabetes tipo 2 suelen aparecer tras varios años después del diagnóstico de la enfermedad. Por desgracia, las mismas son incapacitantes y disminuyen la calidad de vida.
¿Cuáles son las complicaciones de la diabetes tipo 2?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 24 junio, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 14 junio, 2021

Última actualización: 24 junio, 2021

La diabetes tipo 2 es una patología metabólica crónica caracterizada por niveles elevados de azúcar en sangre con complicaciones severas. La mismas pueden ser localizadas o sistémicas.

En los pacientes sin tratamiento es común encontrar complicaciones agudas que ponen en riesgo inminente la vida. No obstante, esta enfermedad también se asocia con una larga lista de afecciones crónicas que son resultado del daño a órganos como el corazón, los riñones, los nervios y los ojos.

Enfermedad cardíaca y vascular

Las complicaciones de la diabetes tipo 2 son producto del efecto directo e indirecto del azúcar elevada en sangre sobre los tejidos. Por lo general, el endotelio de los vasos es el primero en verse afectado. Este hecho determina una disminución del flujo sanguíneo hacia todos los órganos.

Las patologías cardíacas y vasculares son dos a cuatro veces más frecuentes en los pacientes con diabetes tipo 2, según informa el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La hiperglicemia lleva al estrechamiento de los vasos de pequeño y gran calibre, como resultado de la adhesión del azúcar a las paredes vasculares.

Al pasar el tiempo, esta condición determina la aparición de daño en múltiples regiones del sistema cardiovascular. Dentro de las complicaciones cardiovasculares que son resultado de la diabetes tipo 2 se encuentran las siguientes.

Aterosclerosis

La diabetes tipo 2 promueve la formación de placas en el interior de los vasos sanguíneos, dando origen a la aterosclerosis. De igual forma, los niveles elevados de azúcar estimulan el aumento de los triglicéridos y del colesterol de baja densidad (LDL).

La aterosclerosis da lugar a un bloqueo parcial o total del flujo de sangre hacia los tejidos. Esto favorece al desarrollo de enfermedades cerebrovasculares o coronarias. Estudios sugieren que esta afección es de progresión más rápida en los diabéticos que en la población general.

Enfermedad cerebrovascular (ECV)

La obstrucción de las arterias cerebrales en los pacientes diabéticos puede dar lugar a ataques vasculares transitorios o a un ictus cerebral de aparición súbita. Algunas investigaciones afirman que las afecciones isquémicas son más comunes en las personas con diabetes.

La debilidad en un lado del cuerpo, la pérdida de sensibilidad, las convulsiones, la desviación de la expresión facial y las alteraciones visuales son signos típicos de alarma de un ECV. Requiere intervención médica inmediata para evitar la muerte o posibles secuelas.

Infarto de miocardio

El infarto de miocardio es una de las complicaciones más temidas en los pacientes con diabetes tipo 2. Es resultado del bloqueo de la circulación sanguínea hacia el corazón.

Las placas ateroscleróticas, el endurecimiento de las arterias y la hipertensión arterial son los factores que promueven la aparición de esta patología. Las manifestaciones más comunes incluyen dolor de pecho opresivo, palpitaciones, sudoración profusa, mareos y sensación de muerte inminente.

Infarto como complicación de la diabetes tipo 2.
La patología cardiovascular es grave como consecuencia de la diabetes. Puede conducir a la muerte del paciente.

Nefropatía diabética

La diabetes es responsable de un ataque directo y continuo a la integridad de los riñones. Estudios sugieren que la nefropatía diabética afecta al 30 % y hasta al 40 % de los pacientes portadores de esta enfermedad. La capacidad de filtrado renal se afecta de forma progresiva y puede conducir a la insuficiencia renal crónica.

Las alteraciones hemodinámicas y metabólicas son responsables de una mayor presión sobre el endotelio y el glomérulo renal. El aumento en la demanda glomerular puede conllevar a la pérdida de proteínas en la orina, como la albúmina.

El daño permanente de la estructura renal suele requerir terapia de remplazo con diálisis y hasta trasplante renal. La presencia de orina espumosa suele ser un signo macroscópico de pérdida de proteínas.

Problemas oculares

Las alteraciones visuales en la diabetes tipo 2 ocurren como resultado del daño directo del azúcar sobre los vasos sanguíneos de la retina, el tejido encargado de captar y procesar los rayos de luz que entran al ojo. Estudios afirman que la retinopatía diabética es la principal causa de pérdida de visión en los adultos.

Los vasos retinianos pueden inflamarse y tener fugas, así como estrecharse e impedir que la sangre circule. En algunos pacientes pueden originarse nuevos vasos sanguíneos anormales. Los síntomas aparecen en etapas avanzadas.

La visión borrosa, la sensibilidad a la luz, las moscas volantes y la presencia de manchas blancas o negras son signos de alarma de retinopatía en pacientes diabéticos. Ante la evidencia de estas manifestaciones se debe buscar atención lo antes posible.

Neuropatía diabética

Es el daño o lesión de la estructura y función de los nervios en los pacientes diabéticos. Por lo general, se produce por la alteración de los vasos sanguíneos de pequeño calibre que nutren los axones. Puede originar dolor punzante, hormigueo y debilidad corporal.

La neuropatía periférica es la forma más común de esta complicación. Suele presentarse en las extremidades y se asocia con un dolor crónico que puede llegar a ser incapacitante.

Algunas investigaciones estiman que la disfunción nerviosa periférica dolorosa se presenta en el 25 % de los pacientes diabéticos. En la mayoría de los casos se presenta en adultos mayores o luego de varios años de padecer diabetes.

Neuropatía autonómica

La forma autonómica es resultado de la lesión de los nervios que forman parte del sistema nervioso autónomo (SNA). Estos se encargan de regular acciones involuntarias y de mantener la homeostasis en los órganos internos. Dentro de las funciones que regula el SNA destacan la respiración, la contracción cardiaca y los movimientos intestinales.

Esta neuropatía puede originar alteraciones en la frecuencia cardíaca, en la presión arterial, en la vejiga, en los órganos sexuales, en las glándulas sudoríparas y en el sistema digestivo.

Neuropatía proximal

Es una afección nerviosa poco frecuente que se produce en los personas con diabetes tipo 2. En la mayoría de los casos afecta un solo lado del cuerpo y se presenta en los muslos, la cadera o los glúteos. La padecen principalmente hombres mayores de 50 años. 

La neuropatía proximal suele generar dolor espontaneo e intenso, debilidad al estar de pie, abolición de reflejos tendinosos, pérdida de peso y atrofia muscular. Además, a principios de la enfermedad los síntomas se hacen más intensos y luego mejoran.

Neuropatía focal

La neuropatía focal o mononeuropatía se origina por el daño o lesión a nervios individuales. Por lo general, se ven afectado los axones nerviosos que se encuentran en la cabeza, las piernas, las manos y el torso.

La forma más común son los síndromes de atrapamiento, como el síndrome del túnel carpiano a nivel de la muñeca. El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) afirma que las personas con diabetes tienen mayor probabilidad que otras de padecer este trastorno.

Curación lenta de heridas y pie diabético

La diabetes tipo 2 puede disminuir la capacidad de curación ante cualquier herida o lesión en la piel. Esto se debe a una reducción del flujo de sangre hacia la superficie cutánea. Además, los pacientes diabéticos están inmunodeprimidos, es decir, tienen una respuesta inmunitaria pobre.

Esta complicación presenta grandes repercusiones a nivel de las extremidades inferiores. En este sentido, cualquier corte o herida mínima en los pies puede evolucionar hasta formar una úlcera.

El pie diabético es resultado de la lesión vascular y nerviosa por el exceso de azúcar en sangre. Las gangrenas que no se solucionan con el tratamiento son la principal causa de amputación y discapacidad en diabéticos.

La exploración rutinaria de los pies y uñas en busca de lesiones o heridas sospechosas es fundamental. De igual forma, es recomendable usar calzado apropiado y buscar atención inmediata ante cualquier corte en la piel, por pequeño que parezca.

Infecciones frecuentes

Es común encontrar complicaciones infecciosas en los pacientes con diabetes tipo 2. Estudios establecen que estas son más frecuentes que en la población general y más graves.

En las personas diabéticas se pueden encontrar las siguientes infecciones bacterianas:

  • Orzuelos.
  • Foliculitis y ántrax.
  • Panadizos.
  • Erisipela y celulitis.
  • Fascitis necrotizante.
  • Gangrena de Fournier.
  • Infecciones urinarias.
  • Neumonías.

En los pacientes con infecciones de piel se puede evidenciar un tejido inflamado, caliente, enrojecido y doloroso. Las mismas pueden ser causadas por estafilococos, estreptococos enterobacterias y clostridios. Además, es frecuente la invasión por pseudomonas y bacilos gram negativos.

Por otro lado, en los pacientes diabéticos la depresión del sistema inmunitario predispone a infecciones originadas por hongos. El principal responsable de las mismas suele ser Candida albicans, un microorganismo parecido a una levadura.

Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA), la tiña inguinal y el pie de atleta son algunas de las infecciones fúngicas más frecuentes. Además, en las mujeres se agregan las vaginitis.

Problemas bucales

La diabetes tipo 2 es un factor de riesgo directo para el desarrollo de enfermedades bucales y periodontales. La hiperglicemia favorece a la proliferación de bacterias en la boca, las que se combinan con los alimentos y forman una sustancia llamada placa. La misma se relaciona con caries, gingivitis y mal aliento.

La gingivitis se caracteriza por encías enrojecidas e inflamadas que sangran con facilidad. Esta afección puede evolucionar a una periodontitis si no es tratada a tiempo.

De igual forma, existen otras complicaciones bucales asociadas a los pacientes con diabetes tipo 2:

  • Boca seca o xerostomía.
  • Candidiasis oral.
  • Ardor o quemazón bucal.
  • Ulceras y aftas.
  • Dolor al masticar.
  • Alteraciones del gusto.
Atención bucal de las complicaciones de la diabetes tipo 2.
Los pacientes diabéticos necesitan revisar su estado de salud bucal con frecuencia, de modo que se prevengan cuadros graves, como la enfermedad periodontal.

Depresión y demencia

Las afecciones mentales suelen ser patologías subestimadas en el abordaje de los pacientes con diabetes tipo 2. Sin embargo, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estima que el riesgo de padecer depresión es 2 a 3 veces mayor en las personas diabéticas.

La alta tasa de mortalidad de la diabetes, las exigencias de control farmacológico y el estrés ambiental son factores que promueven la depresión. No obstante, el abordaje terapéutico temprano suele ofrecer resultados satisfactorios.

El perder interés por las actividades, el sentimiento de tristeza y vacío, el insomnio, la irritabilidad y los cambios en el apetito son signos típicos. Algunos pacientes también pueden manifestar cansancio, dolor de cabeza, calambres y afecciones digestivas.

En la actualidad, se ha evidenciado una gran asociación entre la diabetes mellitus y la demencia, incluido el alzhéimer. Los factores implicados en su desarrollo incluyen la hiperglicemia, la lesión vascular y la resistencia a la insulina.

¿Cómo prevenir las complicaciones de la diabetes tipo 2?

En la actualidad, la diabetes tipo 2 no tiene una cura definitiva. Sin embargo, es posible frenar el avance de la patología y el deterioro multiorgánico. Se debe seguir un estilo de vida saludable con una dieta equilibrada y al menos 30 minutos diarios de ejercicio.

Por su parte, el control en los niveles de azúcar y colesterol es fundamental. Los hábitos nocivos, como el tabaquismo y el consumo indiscriminado de alcohol, tendrían que eliminarse. Es de vital importancia seguir todas las recomendaciones brindadas por el médico tratante.

La mayoría de las complicaciones de la diabetes tipo 2 aparecen luego de varios años de padecer la enfermedad. Por lo que los pacientes diabéticos tienen que mantenerse en control y vigilancia regular con un profesional de la salud.

Te podría interesar...
Tipos de diabetes: características y tratamiento
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Tipos de diabetes: características y tratamiento

En la actualidad se han identificado distintos tipos de diabetes, por lo que el tratamiento de esta patología puede variar en gran medida.



  • Valenzuela P. Infecciones y diabetes. Rev. Venez. Endocrinol. Metab. 2012; 10( Suppl 1 ): 151-153.
  • Samper Bernal D, Monerris Tabasco M, Homs Riera M, Soler Pedrola M. Etiología y manejo de la neuropatía diabética dolorosa. Rev. Soc. Esp. Dolor. 2010; 17( 6 ): 286-296.
  • Tenorio G, Ramírez-Sánchez V. Retinopatía diabética; conceptos actuales. Revista Médica del Hospital General de México. 2010; 73(3): 193-201.
  • Ugarte F, Carranza C. Nefropatía Diabética. Rev. chil. pediatr. 2002; 73( 5 ): 455-460.
  • Contreras F, Barreto N, Jiménez S, Terán L et al . Complicaciones Macrovasculares en Diabetes Tipo 2 Asociación con Factores de Riesgo. AVFT. 2000; 19( 2 ): 112-116.
  • Zheng Y, Ley SH, Hu FB. Global aetiology and epidemiology of type 2 diabetes mellitus and its complications. Nat Rev Endocrinol. 2018;14(2):88-98.