Vitamina B8 (biotina): ¿para qué sirve?

La carencia de vitamina B8 no es algo frecuente, pero puede ocasionar problemas depresivos, caída del pelo y una mala salud en los tejidos que conforman la piel.
Vitamina B8 (biotina): ¿para qué sirve?
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez el 14 Abril, 2021.

Última actualización: 14 Abril, 2021

La vitamina B8 es un nutriente hidrosoluble que el cuerpo no es capaz de fabricar por sí mismo en grandes cantidades. Por este motivo, ha de ser introducido en la dieta con regularidad. Cabe destacar que un déficit del mismo puede incrementar el riesgo de desarrollar patologías.

Ten en cuenta que la biotina está presente en muchos alimentos distintos, tanto de origen animal como vegetal. Sufrir un déficit de la misma no es habitual. De todos modos, vamos a contártelo todo acerca de esta vitamina. Así reconocerás su importancia en la alimentación.

Las funciones de la vitamina B8

Del mismo modo que el resto de las vitaminas del grupo B, la biotina cuenta con implicaciones en el metabolismo energético. Es decir, actúa como cofactor en las reacciones que permiten la obtención de energía, según un estudio publicado en la revista Journal of Inherited Metabolic Disease.

Gracias a dicha sustancia es posible que se lleven a cabo procesos químicos con implicaciones determinantes en la función del organismo humano.

De hecho, uno de los objetivos principales de la biotina es catalizar la síntesis y la oxidación de los ácidos grasos. También es capaz de intervenir en el proceso de gluconeogénesis que tiene lugar en el hígado.

A partir del mismo se constituye glucosa a partir de las grasas y de las proteínas. Por último, cuenta con un papel determinante en el metabolismo de la leucina, un aminoácido capaz de estimular la reconstrucción muscular.

Otros aspectos metabólicos

Asimismo, la vitamina B8 también puede intervenir en la creación de algunos tejidos, como las uñas. Existe evidencia que indica que a medida que aumente la administración de un suplemento de este nutriente mejoraría la salud de estas estructuras. No obstante, las dosis óptimas todavía no están claras, es necesario seguir investigando al respecto.

Tampoco nos debemos olvidar de que la biotina es capaz de intervenir en la fisiología del cerebro. De hecho, un déficit de la misma se asocia a un incremento del riesgo de desarrollar problemas de tipo depresivo. Por este motivo, algunos autores proponen la suplementación con el nutriente como tratamiento coadyuvante de este tipo de patologías.

Por último, cabe destacar que este nutriente es capaz de ayudar a nivelar la glicemia, y ha demostrado ser efectivo incluso en pacientes con diabetes. Son necesarias altas dosis de biotina para lograr este efecto.

A pesar de que una dieta balanceada aporta todos los requerimientos de vitamina b8, existen suplementos para algunas situaciones.
Los suplementos de biotina son una buena alternativa para personas con trastornos digestivos o carencias dietéticas.

¿Quiénes pueden presentar carencia de vitamina B8?

A pesar de que con una alimentación equilibrada es poco frecuente desarrollar carencia de vitamina B8, sí que es cierto que existen ciertos colectivos propensos a presentar déficit de biotina. Un ejemplo de los mismos serían las mujeres embarazadas, cuyos requerimientos de casi todos los micronutrientes se encuentran aumentados.

Además, las personas con alteraciones gastrointestinales pueden llegar a encontrarse en una situación similar, dados los problemas con la absorción del nutriente. Un caso particular sería el de aquellos pacientes que han experimentado una reducción quirúrgica del intestino delgado.

La importancia de los trastornos gastrointestinales

Al disminuir la superficie de contacto del tubo digestivo puede que pase una menor cantidad de biotina a la sangre, presentándose así un déficit a mediano plazo.

Del mismo modo, aquellos sujetos que desarrollan alteraciones a nivel de la microbiota intestinal también son susceptibles de llegar a padecer niveles bajos de vitamina B8 en el organismo.

Esta condición puede estimularse por varios factores, uno de ellos podría ser el consumo frecuente de bebidas alcohólicas. Otro, la ingesta continua de antibióticos. Cabe destacar que cualquier situación de disbiosis o de SIBO (del inglés Small Intestinal Bacterial Overgrowth) puede generar un déficit de micronutrientes a mediano plazo.

Fuentes de vitamina B8

En la naturaleza podemos encontrar muchos alimentos con elevado contenido de vitamina B8. La mayor parte de ellos son de consumo habitual, por lo que no es frecuente experimentar déficits de este nutriente, salvo en los casos antes mencionados.

Hemos de destacar que el hígado de cerdo es uno de los productos que mayor contenido presenta en biotina. Se trata de una carne con elevada densidad nutricional, por lo que cuenta con un aporte significativo de muchos de los micronutrientes esenciales.

Este es el motivo por el que resulta aconsejable para aquellos individuos que cuentan con problemas de crecimiento o con patologías derivadas de déficits dietéticos.

Otros alimentos importantes

Del mismo modo, otros alimentos del reino animal cuentan con niveles significativos de biotina. Los huevos y los pescados serían un ejemplo. Se recomienda la presencia habitual de dichos productos en la dieta, ya que también son capaces de aportar proteínas de elevado valor biológico y ácidos grasos de gran calidad.

Dentro de los alimentos del reino vegetal, es necesario hacer una especial mención a las legumbres y a los cereales integrales por su contenido en vitamina B8. No obstante, con estos últimos hay que tener cierto cuidado.

Las variedades comercializadas suelen contener elevadas dosis de azúcares añadidos, ingrediente que ha demostrado ser perjudicial para la salud a medio plazo.

La producción endógena de biotina

Al principio de este artículo hemos destacado que el organismo no es capaz de sintetizar de forma endógena grandes cantidades de biotina. Sin embargo, sí que puede producir dicha sustancia en pequeñas dosis.

Es la microbiota intestinal la encargada de modular dicho proceso. Las bacterias que se encuentran presentes en el tubo digestivo pueden generar biotina, lo que ayuda a complementar las dosis dietéticas.

Por este motivo hay que enfatizar la necesidad de mantener una microbiota sana. En el caso de que la biodiversidad de este órgano se vea alterada, se disminuirá la síntesis de varios de los nutrientes que aquí se producen, lo que puede dar lugar a déficits nutricionales.

La vitamina b8 (biotina) puede ser producida por las bacterias que viven en el tracto digestivo.
Uno de los efectos producidos por las bacterias del tracto digestivo es la producción de biotina.

¿Qué sucede si existe un déficit de vitamina B8?

No es frecuente desarrollar un déficit de biotina, sin embargo, se puede dar en los casos de riesgo antes mencionados. En estas situaciones se puede generar una pérdida de cabello. Al mismo tiempo pueden aparecer erupciones cutáneas, relacionadas con una mala salud de la piel.

Incluso es posible que se generen problemas en el sistema nervioso central que cursen con depresión y con hormigueos en las extremidades. Esto se debe a un incremento de la inflamación de las células dendríticas, tal y como afirma una investigación publicada en la revista American Journal of Physiology.

De todos modos, para prevenir dicha situación es posible recurrir a la suplementación con biotina. Dado que el nutriente no presenta toxicidad en grandes cantidades, se podría valorar la ingesta de complementos dietéticos que aporten una dosis extra de vitamina B8.

No obstante, hay que tener cuidado con el producto elegido, ya que existen otras vitaminas del grupo B que sí que cuentan con ciertos niveles de toxicidad cuando se administran en concentraciones elevadas. En este sentido, lo mejor es huir de los multivitamínicos para consumir un producto que solo contenga el nutriente deseado.

Interacciones de los suplementos de vitamina B8

Los suplementos de biotina pueden interaccionar con ciertos fármacos, incrementando o reduciendo sus efectos.

Cuando estos fármacos están enfocados al tratamiento de la epilepsia podrían llegar a suprimirse los suplementos siempre y cuando se introduzca una pauta de dieta cetogénica. Es necesario consultar con el especialista para valorar dicha opción.

Por otra parte, los complementos dietéticos de vitamina B8 puede interaccionar de forma negativa con los de ácido pantoténico. Esto se debe a que ambas sustancias compiten por los mismos receptores a nivel intestinal, por lo que puede bloquearse su absorción. Por ello, sería un motivo más para no consumir multivitamínicos.

Por último, cabe destacar que ciertos antibióticos son capaces de interferir en la absorción de la biotina. Esto se debe a la destrucción, como ya hemos comentado, de la flora intestinal.

En este sentido, la mejor opción sería la suplementación con probióticos. Estos microorganismos permiten recuperar la biodiversidad bacteriana de la flora intestinal reduciendo los efectos secundarios derivados de los fármacos.

Dosis diarias recomendadas de biotina

Están estipuladas las dosis diarias recomendadas de vitamina B8. Recuerda que un aporte mayor no tendría que generar respuestas negativas, aunque un déficit sí que sería capaz de hacerlo.

Hasta los 8 años los requerimientos diarios se encuentran entre los 5 y los 12 microgramos/día. A partir de aquí se elevan hasta los 20-25, para situarse en 30 microgramos/día en sujetos adultos.

Durante el embarazo y la lactancia el aporte necesario vuelve a incrementarse, hasta 30-35 microgramos/día. Cubriendo estas necesidades no debería desarrollarse ninguna situación de deficiencia respecto a este nutriente.

Vitamina B8, un micronutriente importante

Como has podido comprobar, la vitamina B8 cuenta con múltiples implicaciones en el organismo humano. Desempeña una función crucial a la hora de regular las reacciones metabólicas, pero también es capaz de garantizar la salud de varios tejidos, como la piel, el cabello y las uñas.

Al mismo tiempo, su aporte beneficia al sistema nervioso central, manteniendo controlada la inflamación de las células dendríticas y reduciendo el riesgo de desarrollar un proceso de depresión.

Ten en cuenta que la mayor parte de los alimentos de consumo habitual cuentan con este nutriente en su composición. Por este motivo, presentar un déficit de vitamina B8 no es algo habitual, salvo en casos de disbiosis intestinal, SIBO o tratamiento continuado con antibióticos.

En estas situaciones podría valorarse la inclusión de un suplemento de biotina, ya que consumir de forma crónica grandes dosis del micronutriente es seguro para la salud.

Por último, ten en cuenta que los requerimientos del nutriente se incrementan a medida que los niños crecen, llegando a su pico máximo en la edad adulta. Una excepción sería el caso de las embarazadas y de las lactantes, donde todavía se situarían las necesidades de vitamina B8 en un valor más alto.

Te podría interesar...
¿Cuántas calorías hay que comer al día?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Cuántas calorías hay que comer al día?

El número de calorías que se deben comer varía según sexo, edad, talla y peso. La idea es que su ingesta no supere lo que se quema.



  • León A., Biotin in metabolism, gene expression, and human disease. J Inheti Metab Dis, 2019. 42 (4): 647-654.
  • Lipner SR., Scher RK., Biotin for the treatment of nail disease: what is the evidence? J Dermatolog Treat, 2018. 29 (4): 411-414.
  • Bubshait DK., Rahid A., Owain MA., Sulaiman RA., Depression in adutl patients with biotin responsive basal ganglia disease. Drug Discov Ther, 2016. 10 (4): 223-5.
  • McCarty MF., In type 1 diabetics, high dose biotin may compensate for low hepatic insuline exposure, promoting a more normal expression of glycolytic and gluconeogenic enyzymes and thereby aiding glycemic control. Med Hypotheses, 2016. 95: 45-48.
  • Jensen T., Abdelmalek MF., Sullivan S., Nadeau KJ., et al., Fructose and sugar: a major mediator of non alcoholic fatty liver disease. J Hepatol, 2018. 68 (5): 1063-1075.
  • Agrawal S., Agrawal A., Said HM., Biotin deficiency enhances the inflammatory response of human dendritic cells. Am J Physiol Cell Physiol, 2016.