Los 5 tipos de dientes y sus características

La dentición es esencial para la disgregación mecánica de los alimentos, pero también para la fonación y para el mantenimiento de la estética individual. Aquí te presentamos los 5 tipos de dientes que existen y sus características.
Los 5 tipos de dientes y sus características
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 29 octubre, 2021.

Última actualización: 29 octubre, 2021

Los dientes son esenciales a nivel tanto evolutivo como social. La salud oral, concepto que también incluye una dentición completa y aseada, es un indicativo de bienestar fisiológico y de estatus socioeconómico a partes iguales. Somos capaces de saber (hasta cierto punto) cómo es una persona solo con observar su sonrisa. ¿Conoces los tipos de dientes que caracterizan a nuestra especie?

Estas son estructuras utilizadas por múltiples vertebrados para romper comida (carnívoros) o para triturarla (herbívoros rumiantes), lo cual supone un paso esencial para que pueda producirse la digestión sin problemas. Sigue leyendo, pues en las líneas venideras te lo contamos todo sobre la dentición humana y su tipología. ¡No te lo pierdas!

¿Qué son los dientes?

La Clínica Universidad de Navarra (CUN) define al diente como ‘cada una de las piezas que ocupan el borde oral de la mandíbula y del maxilar’. A nivel biológico, esta estructura se concibe como una unidad calcificada que se encuentra en la zona mandibular u oral de diversos vertebrados. Su uso primordial es disgregar el alimento, pero tiene muchos más.

En algunos animales (particularmente carnívoros y omnívoros), la dentición sirve para capturar y dañar a las presas, romper las carcasas, huesos y piel, defenderse de ataques e, incluso, para establecer una dominancia social con el resto de congéneres de la manada. La estructura general de la dentición se repite entre taxones, pero existen algunas variaciones entre los dientes de mamíferos y del resto de vertebrados.

Muchos seres vivos son monofiodontos, es decir, solo tienen una dentadura en su estadio adulto que no se reemplaza (si acaso la decidua se presenta en el periodo fetal). Los difiodontos son aquellos que tienen un complejo de dientes deciduos, los cuales terminan por ser remplazados por un conjunto definitivo. Por último, los polifiodontos generan muchos complejos dentales a lo largo de su vida.

Más allá de la permanencia de las piezas y su tasa de reemplazo, la dentición de los seres vivos también se categoriza en los siguientes grupos:

  1. Homodontos: presentan una dentición que está formada por piezas iguales entre sí.
  2. Heterodontos: los seres vivos dentro de esta categoría tienen una dentición variada en su mandíbula. En cada taxón existen diversos tipos de dientes con una función determinada.

Esta introducción biológica era necesaria, pues ahora podrás comprender qué significa que los seres humanos seamos difiodontos heterodontos a la vez. Dicho de otro modo, presentamos dos sets dentales a lo largo de nuestra vida y portamos grupos de dientes diferentes de forma simultánea en nuestra mandíbula.

La estructura dental humana

Los tipos de dientes se caracterizan por su fortaleza
Los dientes están hechos del material más resistente del cuerpo humano, lo cual se explica por la presencia de varias capas de diferentes sustancias como la hidroxiapatita.

Ahora que ya sabes cómo es nuestra dentadura a nivel biológico, es natural preguntarse de qué están compuestos los dientes. En la siguiente lista te mostramos sus capas y cuáles son las características de cada una de ellas:

  • Esmalte: tal y como indican profesionales, el esmalte es el tejido más duro que presenta el cuerpo humano. Contiene un 96 % de materia mineral, siendo los cristales de hidroxiapatita los componentes principales que le otorgan su rigidez. Se diferencia de otros tejidos duros (como los huesos) en que no porta colágeno en su composición histológica. Es la capa más externa.
  • Dentina: la dentina es el tipo de tejido que se encuentra inmediatamente bajo el esmalte. Está formada por material inorgánico en un 70 %, mientras que el 20 % corresponde a sustancias orgánicas y el 10 % a agua. Se trata de un tejido conectivo sustentado en una matriz de colágeno y es bastante más frágil. Tiene un tono amarillento.
  • Cemento: el cemento se sitúa bajo la dentina y está compuesto en un 55 % de hidroxiapatita cálcica, en un 33 % de colágeno y en un 22 % de agua.
  • Pulpa: es la capa más interna, centralizada y está compuesta por tejido conectivo blando. Las células especializadas que se sitúan en esta sección histológica se conocen como odontoblastos, cuya función es la formación de la dentina. La pulpa se conoce de forma común como el “nervio” del diente.

La estructura de los dientes permanentes es muy compleja, pues el ser humano debe portarlos (en un escenario ideal) durante toda su vida adulta. De todas formas, la composición de cada pieza varía mucho según su función y localización en la boca.

Los 5 tipos de dientes y su rol en la biología humana

Una vez hemos recorrido la biología y la histología de los dientes, estamos preparados para explorar qué tipos existen. Los dividimos según su permanencia, pues poco tiene que ver un molar deciduo con uno definitivo. ¡No te lo pierdas!

1. Dentición decidua

Clínicas odontológicas definen la dentición decidua como ‘el primer juego de dientes que aparecen en los niños a partir de los 6 meses de edad’. La aparición de las piezas dentales en la edad pediátrica ha sido muy bien descrita, por lo que es fácil establecer intervalos temporales más o menos aplicables en todos los casos:

  • 6 a 9 meses de edad: aparecen los incisivos centrales inferiores.
  • 7 a 10 meses de edad: surgen los incisivos centrales superiores (paletas) y los incisivos laterales superiores.
  • 15-16 a 21 meses: aparecen los caninos inferiores y los superiores.
  • 12 a 16 meses: surgen los primeros molares, tanto inferiores como superiores.
  • 21 a 30 meses: aparecen los segundos molares, tanto inferiores como superiores.

La dentición completa de un infante está compuesta por 20 dientes: 8 incisivos, 4 caninos y 8 molares (primeros y segundos). Durante el crecimiento dental es normal que el bebé presente ciertos síntomas, como irritabilidad, necesidad de chupar o morder cosas para presionar las encías, disminución del apetito y babeo excesivo. Todos estos signos son normales.

Los dientes deciduos son bastante más frágiles que los definitivos, pues las capas de esmalte y dentina son estrechas y la pulpa tiene mayor presencia que en las contrapartes permanentes. De todas formas, realizan una serie de funciones esenciales en el desarrollo del ser humano, entre las que destacan las siguientes:

  1. Los dientes deciduos permiten la masticación del bebé. Este proceso mecánico es esencial, pues en este momento se produce un crecimiento exponencial que requiere una nutrición efectiva y rápida.
  2. Son la guía de erupción para la dentición permanente. La raíz de cada diente temporal va direccionando a su contraparte permanente para que se respeten los espacios y la localización de la pieza.
  3. Estimulan el crecimiento de los maxilares (cada una de las dos piezas óseas que forman la boca) gracias al acto mecánico de masticar.
  4. Permiten el correcto desarrollo del habla. Los dientes deciduos abren el camino para que el infante pueda comenzar a emitir sus primeros sonidos y a desarrollar el lenguaje en etapas más tardías.

2. Dentición permanente

La dentición permanente es la que aparece después de la decidua y se mantiene a lo largo de toda la vida del individuo. Tal y como indica el portal Salud Mapfreesta comienza a surgir sobre los 6 años de edad y viene marcada por la aparición del primer molar permanente en la boca del infante. Este set está compuesto por un total de 32 piezas.

Cada pieza de la dentición permanente es esencial para entender la fonación y la masticación en el ser humano. Por ello, te mostramos sus particularidades de forma extensa y separada.

2.1 Incisivos (8 piezas)

Los dientes incisivos corresponden a las piezas dentales situadas en la zona anterior de ambas arcadas dentarias (4 arriba y 4 abajo). Cada maxilar contiene 2 incisivos centrales y 2 laterales. Los centrales superiores también se conocen como paletas, ya que se asemejan a una pala y tienen un tamaño grande con respecto a otras piezas dentales.

Los incisivos centrales superiores se conciben como las piezas dentales más importantes en la estética individual. Cada unidad dentaria tiene una corona (parte cubierta por esmalte) trapezoidal, una raíz única y una mayor altura que anchura. En su conjunto ocupan gran parte del espacio formado durante el acto de sonreír, por lo que su ausencia provoca una disrupción total a nivel facial.

En seres humanos, los incisivos son poderosos y permiten la disgregación de comida en piezas más pequeñas (acto de morder). Además, son esenciales para el desarrollo del habla y la fonación, pues sirven de punto de apoyo de la lengua y evitan que el aire se “escape” al decir ciertas palabras. En resumen, se puede decir que su función es aproximadamente 10 % masticatoria y 90 % fonético-estética.

No todos los mamíferos tienen 8 incisivos. Por ejemplo, las zarigüeyas poseen 18 en total.

2.2 Caninos (4 piezas)

Los tipos de dientes incluyen a los caninos
A pesar de que también cumplen cierta función estética, los dientes caninos permiten que la masticación pueda realizarse de forma cómoda y efectiva.

Tal y como indica el portal médico Statpearls, los caninos se consideran las esquinas de cada arcada dentaria, pues delimitan la sección anterior (incisivos) de la posterior (molares). Este grupo representa un total de 4 piezas dentarias, 2 arriba y 2 abajo, a cada lado del plano corporal.

Desde un punto de vista fisiológico, son los dientes más importantes junto con los primeros molares, ya que juegan un papel esencial en la guía y funcionamiento mandibular. El término guía canina hace referencia al control que ejercen estas piezas dentales cuando se realizan movimientos masticatorios laterales. Sin ellos, este acto mecánico se complica mucho.

Los caninos tienen un gran tamaño a nivel tanto de corona como de raíz. La punta presenta una forma pentagonal y filosa, lo cual ayuda mucho a disgregar el alimento en piezas más pequeñas. De todas formas, en nuestra especie se puede generalizar que tienen una función masticatoria del 20 % y estético-fonadora del 80 %.

En el ser humano estos dientes son más o menos sucintos, pero otros vertebrados carnívoros los presentan muy desarrollados. Cabe destacar que en la naturaleza los caninos suelen ser un claro indicativo de dimorfismo sexual, pues los machos de muchas especies los tienen más grandes que las hembras (ya sea adaptados para la caza o la pelea).

2.3 Premolares (8 piezas)

Los dientes premolares son aquellos que crecen donde antes se encontraba un molar deciduo. Hay un total de 8, 4 en el maxilar superior y 4 en el inferior, 2 a cada lado del plano corporal de forma respectiva. Tienen al menos 2 cúspides (bicúspide), aunque el segundo premolar inferior tiene 3 (tricúspide), y una corona pentagonal. Como curiosidad, cabe destacar que estas piezas son únicas de la dentición definitiva.

Los premolares se encargan de la trituración fina durante el acto de masticación. En seres humanos su función es 60 % masticatoria y 40 % estético-fonadora, pues no se ven al mostrar una sonrisa y la lengua no se apoya tanto en ellos para producir sonidos.

2.4 Molares (12 piezas)

Los dientes molares son un total de 12, 6 en cada maxilar y 3 en cada lado del plano corporal. El tercer y último molar que se presenta en la arcada dentaria se conoce como muela del juicio o cordal y es la última pieza en aparecer (entre los 18 y 25 años). Las muelas del juicio se consideran vestigiales y sin uso actual, pero nuestros antepasados homínidos las utilizaban para masticar tejido vegetal.

Los molares están situados en el fondo de la boca y son los que mayor superficie presentan. Se nombran por orden de aparición como primer molar, segundo molar y tercer molar (superior o inferior). Ejemplificamos sus características generales mostrando los rasgos de los primeros en la siguiente lista:

  1. Primeros molares superiores: poseen 4 cúspides funcionales (mesio-vestibular, disto-vestibular, mesiopalatina y disto-palatina) y una accesoria. Su corona presenta una forma romboidal.
  2. Primeros molares inferiores: poseen 5 cúspides funcionales (mesio-vestibular, disto-vestibular, distal, mesio-lingual y disto-lingual). La corona posee una forma rectangular.

En humanos, la función de los molares es más del 90 % masticatoria y menos del 10 % fonadora y estética. De todas formas, se considera que la funcionalidad de los terceros molares o muelas del juicio es casi nula y se suelen extraer por los problemas que conllevan a largo plazo.

Los mamíferos herbívoros rumiantes tienen unos molares muy desarrollados para “licuar” la materia vegetal. 

Un mundo tras la dentición humana

Aquí te hemos presentado los 5 tipos de dientes que hay en la especie humana (deciduos más 4 permanentes), pero debes tener en cuenta que este plano dentario (32=8+4+8+12) no se cumple en todas las especies de mamíferos o vertebrados. Cada ser vivo está especializado en un tipo de dieta, pero al ser omnívoros, nosotros presentamos una gran variedad y adaptabilidad dental.

De todas formas, es necesario tener en cuenta que los dientes van muchísimo más allá de la masticación. Por ejemplo, los incisivos y los caninos tienen una función fonadora esencial que va desde el desarrollo de sonidos básicos hasta la formación de palabras complejas. Tampoco hay que dejar de lado su labor estética, pues la falta de incisivos puede crear gran inseguridad y complejos.

Por todos estos motivos, es vital cuidar la dentadura definitiva desde que aparece, pues nos va a acompañar el resto de nuestra vida. Los enjuagues bucales, los cepillados regulares y la limitación de ingesta de azúcares ayudarán a que estas piezas tan importantes permanezcan sanas y viables hasta las últimas etapas de vida.

Te podría interesar...
Guía para cuidar tus dientes
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Guía para cuidar tus dientes

Descubre cómo cuidar tus dientes con esta guía completa que aborda todas las buenas prácticas de la salud oral de grandes y niños.