"Stealthing", una peligrosa práctica sexual

El retiro del preservativo sin consentimiento previo se considera por muchos un tipo de delito sexual. Veamos qué tan común es y los peligros asociados.
"Stealthing", una peligrosa práctica sexual
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 02 diciembre, 2022

Stealthing, a veces denominado como stealth-breeding, es la expresión popular que se utiliza para referenciar a la práctica conocida como retiro no consentido del condón (NCCR, por sus siglas en inglés). Alude a la práctica de una pareja sexual que, de manera encubierta y sin que se haya dado el consentimiento previo, opta por quitarse el preservativo antes o durante la relación sexual.

Un estudio publicado en PLOS ONE en 2018 encontró que el 32 % de las mujeres y el 19 % de los hombres que tienen sexo con hombres han experimentado alguna vez el fenómeno. Se trata de una práctica que viola el consentimiento de la pareja sexual, de manera que puede derivar en implicaciones legales. Además de esto, eleva el riesgo de contraer infecciones y enfermedades de transmisión sexual, y un margen para un embarazo no deseado.

Características del “stealthing”

El stealthing favorece ETS
Dejar de usar el condón sin consentimiento por parte de la pareja es una característica del stealthing.

El acto de quitarse el preservativo sin consentimiento es tan antigua como la invención y el uso masivo de estos como parte del sexo seguro o como método de control de natalidad.

A pesar de ello, cobró popular desde que en el 2017 Alexandra Brodsky lo analizara catalogándolo como “una grave violación de la dignidad y la autonomía”. Además, lo abordó desde el punto de vista de la violación de los derechos civiles, sus consecuencias y las posibles consideraciones legales.

Hasta entonces, la palabra stealthing se utilizaba en el contexto en el que una pareja VIH positiva infectaba al otro sin el conocimiento de este último a través de la remoción del preservativo. Los expertos lo catalogaban una de las manifestaciones del gift giving, una que compartía un lugar con la generationing. El uso actual del término es más general, de manera que no se remite exclusivamente a estos escenarios.

En los últimos años la práctica ha sido discutida abiertamente en redes sociales y en foros de Internet, creando así el uso masivo que dio lugar a que se hablase de ella en medios de comunicación. Algunos expertos enmarcan la práctica dentro de lo que se conoce como resistencia al uso del condón (CUR, por sus siglas en inglés). Esto es, el rechazo hacia el uso del preservativo durante el acto sexual; bien sea por uno o por ambos integrantes.

Hay muchas razones por las cuales la CUR tiene una amplia aceptación entre las personas sexualmente activas. Entre muchas otras cosas la supuesta reducción de la sensación física, el olor asociado a ellos, las molestias y las interrupciones que genera durante el acto y los gastos financieros son algunos de los motivos expuestos.

La práctica puede ser coercitiva (agresión o manipulación para implementarla) o no coercitiva (solicitud expresa de ambos).

El stealthing puede considerarse agresión sexual
En algunos países o regiones puede considerarse al stealthing como un tipo de agresión sexual.

En septiembre del año 2021 la Legislatura del Estado de California aprobó un proyecto de ley que convirtió al acto de remover el preservativo sin consentimiento como punible como agresión sexual. Esto es, las víctimas que hayan sido objeto de él podrán demandar a los perpetradores por la práctica. Hasta el momento de escribir estas líneas es el único estado de EE. UU. en aprobar una ley contra el stealthing.

Hay muchos antecedentes de condenas asociados con el retiro no consentido del preservativo. En 2014 se condenó a un hombre en Canadá por hacer agujeros en su preservativo, un caso que posteriormente se conoció como R v. Hutchinson. Casos similares ha ocurrido en Alemania, Reino Unido, Nueva Zelanda, Suiza, Australia y muchos otros, con fallos a favor de las víctimas.

A pesar de ello, la mayoría de las legislaciones tienen problemas al momento de considerar el stealthing como un tipo de violación sexual o agresión sexual, esto debido a los vacíos existentes. En los últimos años ha habido peticiones de reformas al respecto.

Peligros asociados y consecuencias de practicar “stealthing”

La práctica se asocia con un mayor riesgo de infecciones y enfermedades de transmisión sexual, así como un margen de probabilidad para un embarazo no deseado en caso de las mujeres. Pero esto no es todo, la evidencia relaciona el acto con un daño psicosexual agudo y sostenido para las víctimas; las cuales pueden interpretar la práctica cono una afrenta a la confianza y incluso un acto de violación.

Como consecuencia de ello las personas pueden desarrollar episodios de traumas, ansiedad, estrés y depresión; más aún cuando existen infecciones, enfermedades y embarazos no deseados de por medio. No se trata en absoluto de una actividad inocua, de manera que educar sobre su impacto a la población sexualmente activa es una necesidad imperante.

Te podría interesar...
7 curiosidades sobre la infidelidad
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
7 curiosidades sobre la infidelidad

La infidelidad es un comportamiento muy común en los humanos. Te enseñamos 7 curiosidades sobre la infidelidad para comprenderla mejor.



  • Brodsky, A. Rape-adjacent: Imagining legal responses to nonconsensual condom removal. Colum. J. Gender & L. 2016; 32: 183.
  • Boadle, A., Gierer, C., & Buzwell, S. Young women subjected to nonconsensual condom removal: Prevalence, risk factors, and sexual self-perceptions. Violence against women. 2021; 27(10): 1696-1715.
  • Davis KC, Gulati NK, Neilson EC, Stappenbeck CA. Men's Coercive Condom Use Resistance: The Roles of Sexual Aggression History, Alcohol Intoxication, and Partner Condom Negotiation. Violence Against Women. 2018 Sep;24(11):1349-1368.
  • Klein H. Generationing, Stealthing, and Gift Giving: The Intentional Transmission of HIV by HIV-Positive Men to their HIV-Negative Sex Partners. Health Psychol Res. 2014 Oct 22;2(3):1582.
  • Latimer RL, Vodstrcil LA, Fairley CK, Cornelisse VJ, Chow EPF, Read TRH, Bradshaw CS. Non-consensual condom removal, reported by patients at a sexual health clinic in Melbourne, Australia. PLoS One. 2018 Dec 26;13(12):e0209779.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomentaciones provenientes de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterse a cualquier procedimiento.