3 ideas para disfrutar el chocolate sin que afecte a tu peso

El chocolate es un alimento que puede ser de muy buena calidad cuando se elige y cuando se introduce en la dieta de forma correcta. Te enseñamos cómo.
3 ideas para disfrutar el chocolate sin que afecte a tu peso
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez.

Última actualización: 04 noviembre, 2022

El chocolate se puede disfrutar sin que afecte al peso corporal, de forma que se mantenga un porcentaje graso óptimo. Ahora bien, para ello habrá que tener en cuenta una serie de consideraciones clave. De este modo se le podrá sacar el máximo partido al alimento, ya que al fin y al cabo también puede generar una serie de beneficios para la salud.

El hecho de adelgazar o de engordar responde a varios factores. No tiene por qué tratarse solo de un cambio dietético, sino que estará influenciado por otros hábitos como la práctica regular de ejercicio físico. Asimismo, no todos los organismos reaccionan de igual manera a las modificaciones, existiendo condicionantes genéticos y relacionados con la microbiota.

Beneficios del chocolate

En primer lugar comentaremos los principales beneficios del chocolate para la salud. Es clave destacar que estos se obtienen a partir del cacao, que debiera ser el ingredientes mayoritario.

Aun así, en muchas ocasiones el chocolate disponible comercialmente está compuesto fundamentalmente por azúcar, lo que podría resultar perjudicial a medio plazo. Y es que existen evidencias conforme la ingesta regular y exagerada de dicho compuesto puede afectar negativamente a la función metabólica.

Por este motivo será muy importante observar el etiquetado, ya que los ingredientes aparecen ordenados según su concentración. Siempre habrá que escoger una modalidad que cuente con un porcentaje elevado de cacao, preferentemente superior al 75 %. Así se aprovecharán los efectos positivos de los polifenoles y se reducirá el impacto de los carbohidratos sobre las glucemias.

En esta línea, hay que hablar de los beneficios de los fitoquímicos del cacao. Son elementos que han demostrado ejercer un efecto sobre la presión arterial, reduciéndola. Esto es clave para evitar el desarrollo de patologías asociadas al sistema cardiovascular.

Otros alimentos presentes en la dieta pueden generar una función similar, como sería el caso de la remolacha o del tomate. Por ello será importante asegurar siempre una buena variedad.

Al fin y al cabo los fitoquímicos son compuestos que actúan sobre todo como antioxidantes. Neutralizan la formación de los radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos del organismo.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista European Journal of Medicinal Chemistry, dicho efecto se relaciona con una menor incidencia de las enfermedades crónicas y complejas. Podríamos citar entre ellas algunos tipos de cáncer, por ejemplo.

¿Cómo disfrutar del cacao sin que afecte al peso?

El chocolate no siempre es dañino
Tener una buena figura y consumir chocolate de forma regular es posible teniendo en cuenta algunas consideraciones.

Para conseguir disfrutar del cacao sin que afecte negativamente al peso corporal lo primero que habrá que hacer es elegir correctamente el producto. Cuanto más cacao en su interior, mejor.

No es siempre buena alternativa el comestible que contiene edulcorantes artificiales, pues estos podrían provocar cambios poco positivos en la microbiota intestinal. Suelen actuar reduciendo la diversidad y la densidad de las bacterias del tubo, según una investigación publicada en la revista Nature.

Después será importante incluirlo en el contexto de una dieta variada. De este modo se evitará que se experimenten déficits de nutrientes esenciales que puedan condicionar el funcionamiento de la fisiología del medio interno.

Esto derivaría en alteraciones en la eficiencia de los órganos, lo que da lugar a patologías crónicas y complejas con el paso de los años. Si se sospecha de déficit lo mejor será consultar con un profesional para plantear una corrección.

Por último, es determinante que la pauta sea equilibrada a nivel energético. Al fin y al cabo el hecho de engordar responde a una ecuación calórica en la que se ingiere más cantidad de energía de la que se gasta de forma diaria.

A partir de aquí poco a poco se van acumulando lípidos en el tejido subcutáneo como compuestos de reserva. La parte negativa es que dicha acumulación se salda con un incremento de los niveles inflamatorios, lo que resulta perjudicial. Pero cuando la dieta que se plantea es equilibrada, es menos importante a nivel de composición corporal los productos que aparecen en ella.

Por supuesto, cuando hablamos de salud siempre convendrá priorizar los frescos, pero incluso se podría plantear una pauta poco adecuada para el organismo que no provocase aumentos de peso siempre y cuando se respete este principio calórico que hemos comentado. Ahora bien, hay que tener en cuenta que factores como el metabolismo basal y la composición de la microbiota pueden afectar también.

Ideas para disfrutar del chocolate

A continuación te vamos a mostrar una serie de ideas para disfrutar al máximo el chocolate sin tener que preocuparte en exceso por el posible aumento del peso.

1. Chocolate con yogur y frutos secos

El chocolate en combinación con el yogur y los frutos secos resulta excelente por su capacidad de aportar minerales esenciales y antioxidantes de la más elevada calidad. En este caso lo recomendable es rallar un poco de chocolate negro por encima del lácteo, picando después frutos secos e introduciéndolos en el mismo recipiente.

Se trata de una mezcla que aporta una gran cantidad de ácidos grasos de buena calidad. Son en su mayoría de tipo saturado, pero esto no es perjudicial para el organismo. Los únicos lípidos que se deben evitar en la pauta son los de tipo trans. Estos consiguen incrementar los niveles de inflamación y promocionar el desarrollo de patologías. Así lo afirma una investigación publicada en Advances in Nutrition.

Por su parte, el yogur cuenta con muchos probióticos en su interior. Hablamos de bacterias vivas capaces de colonizar el tubo digestivo, generando un beneficio posterior sobre el huésped. Es clave que la microbiota se encuentre en un buen estado de funcionamiento para evitar la génesis de alteraciones a nivel de absorción de nutrientes.

2. Chocolate con fresas

Las fresas y el chocolate siempre han combinado bien. Ambos comestibles son fuente de antioxidantes de alta potencia. Además, las fresas cuentan con mucha vitamina C.

Este compuesto es determinante para potenciar la función inmunitaria, según un estudio publicado en Nutrients. Mantener un consumo adecuado del mismo reduce el riesgo de contraer patologías infecciosas, llegando también a facilitar el control sintomatológico si se desarrollan.

En este caso lo mejor será fundir el chocolate para después introducir la fruta y dejar enfriar. Las características organolépticas de este plato son exquisitas, por lo que gustará a todos los miembros de la familia. Asimismo, si se elige un chocolate negro no habrá que preocuparse en exceso por el contenido de azúcares, por lo que se trata de una alternativa saludable.

3. Porridge de avena con chocolate

El chocolate se puede consumir de forma saludable
La avena y el chocolate pueden combinarse para preparar un delicioso platillo. De hecho, puedes complementarlo con algunas frutas.

El porridge de avena es una de las mejores opciones para consumir en el desayuno o en la merienda. Es una fuente de energía de alta calidad que destaca por los carbohidratos de tipo complejo que contiene. Aparte, cuenta con mucha fibra. Hablamos de un elemento determinante para mantener la salud a nivel intestinal, tal y como evidencia una investigación publicada en la revista Nature Reviews.

De hecho, las principales guías de alimentación aconsejan una ingesta de fibra de al menos 25 gramos al día, entre soluble e insoluble. Desgraciadamente en la mayor parte de las dietas no se llega a esta dosis. Por ello será positivo aumentar el consumo de alimentos como avena, legumbres, granos integrales y crucíferas.

Elaborar el porridge es muy sencillo. Hay que cocer leche con avena hasta lograr que la masa comience a espesar. Una vez que se alcanza la textura adecuada se añade una cucharadita de cacao en polvo. Luego se completa con alimentos al gusto de cada uno. Pueden ser frutos secos, coco rallado, fruta cortada… Así se logrará un aporte nutricional completo, siendo esta una preparación ideal para los deportistas.

Cuidado con las cremas de chocolate

Con lo que sí que hay que tener cuidado es con las cremas de chocolate comerciales. La mayor parte de ellas concentran en su interior grasas de muy mala calidad, como las de palma o coco refinadas. Estas son fuente de ácidos grasos de tipo trans, por lo que se deben evitar. Aparte, estas cremas suelen presentar mucho azúcar, para de este modo mejorar su textura y su sabor. Por lo tanto serán alimentos de consumo muy puntual.

Eso sí, la situación cambia cuando se elaboran de forma casera combinando frutos secos con aceite en crudo y cacao en polvo. Se tritura todo en una picadora potente y se obtiene una pasta perfecta para acompañar tostadas en el desayuno o en la merienda. Es una opción energética, pero a nivel nutricional cuenta con buena calidad.

Aprende ideas para comer chocolate sin que afecte al peso

Existen varias ideas para poder comer chocolate sin que esto afecte negativamente al peso. No obstante, lo recomendable es siempre mantener un estilo de vida lo más activo posible para optimizar el estado de composición corporal. Consumir suficientes proteínas también será importante, así como evitar tóxicos como el alcohol y otras drogas. Todo ello bajo el marco de una pauta normocalórica.

Los alimentos de origen vegetal suelen considerarse muy buenos para la salud cuando se consumen con un bajo grado de procesamiento. Así se aprovechan todos sus fitoquímicos y se consiguen neutralizar los mecanismos inflamatorios y oxidativos en el medio interno, responsables de la génesis de muchas patologías crónicas y complejas. Otros hábitos, como un buen descanso nocturno, también contribuirán con ello.



  • Yoshida Y, Simoes EJ. Sugar-Sweetened Beverage, Obesity, and Type 2 Diabetes in Children and Adolescents: Policies, Taxation, and Programs. Curr Diab Rep. 2018;18(6):31. Published 2018 Apr 18. doi:10.1007/s11892-018-1004-6.
  • Ried K, Fakler P, Stocks NP. Effect of cocoa on blood pressure. Cochrane Database Syst Rev. 2017;4(4):CD008893. Published 2017 Apr 25. doi:10.1002/14651858.CD008893.pub3.
  • Neha K, Haider MR, Pathak A, Yar MS. Medicinal prospects of antioxidants: A review. Eur J Med Chem. 2019;178:687-704. doi:10.1016/j.ejmech.2019.06.010.
  • Suez J, Korem T, Zeevi D, et al. Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota. Nature. 2014;514(7521):181-186. doi:10.1038/nature13793.
  • Oteng AB, Kersten S. Mechanisms of Action of trans Fatty Acids. Adv Nutr. 2020;11(3):697-708. doi:10.1093/advances/nmz125.
  • Carr AC, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017;9(11):1211. Published 2017 Nov 3. doi:10.3390/nu9111211.
  • Gill SK, Rossi M, Bajka B, Whelan K. Dietary fibre in gastrointestinal health and disease. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2021;18(2):101-116. doi:10.1038/s41575-020-00375-4.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.