7 curiosidades sobre la soledad

La soledad es un fenómeno con una gran prevalencia en la actualidad. Repasamos 7 curiosidades en torno a ella.
7 curiosidades sobre la soledad
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 17 enero, 2023

La soledad se considera en nuestros días un problema de salud pública. Sin reparar en ello, las dinámicas sociales se han construido a lo largo de los últimos años para incentivarla. El trabajo remoto, las compras en línea, las redes sociales y demás no hacen más que desconectar a personas predispuestas a ser solitarias. Dado que es un fenómeno incomprendido en la población, hoy analizamos 7 curiosidades sobre la soledad.

Los expertos catalogan dos tipos de soledad: la soledad emocional y la soledad social. La primera hace referencia a la ausencia de una figura de apego; la segunda a la ausencia de un círculo social. Puedes desarrollar soledad al tener una figura de apego y un círculo social, ya que entran en juego variables como la reciprocidad, el sentido de pertenencia, la compañía y demás.

7 curiosidades sobre la soledad

Aunque tradicionalmente se han considerado sinónimos, la soledad es muy diferente al aislamiento social. Una persona puede lidiar con ella durante años sin aislarse socialmente, una característica que dificulta su detección por parte de quienes la rodean. Hay muchas cosas que se pueden decir al respecto, pero te dejamos con 7 curiosidades sobre la soledad que seguramente desconocías.

1. La soledad es contagiosa

Las curiosidades sobre la soledad incluyen que es contagiosa
Padecer de soledad puede afectar a personas cercanas, inclusive aunque no se evidencie una relación directa.

Un trabajo publicado en Journal of Personality and Social Psychology en 2009 encontró que la soledad es altamente contagiosa. No se manifiesta de manera individual, sino que lo hace en conglomerados y hasta por medio de 3 grados de separación.

De acuerdo con el estudio citado, los amigos, en especial las mujeres, son más propensos a “contagiarse” de soledad cuando interactúan con una persona solitaria (en lugar de colegas y familiares).

2. Se asocia con un mayor riesgo de mortalidad

Un metaanálisis publicado en PLOS Medicine en 2010 sugirió que la razón de probabilidad de una mayor mortalidad por soledad es de 1,45. Para que logres dimensionar esto, es dos veces mayor que el riesgo de mortalidad por obesidad y cuatro veces mayor que el de la exposición a la contaminación del aire. Esto se debe a todas las variables que entran en luego al momento de asumir un comportamiento solitario.

Por ejemplo, la apuesta por un estilo de vida sedentario, la disminución de la actividad física, el mayor riesgo de desarrollar estrés, ansiedad y depresión y los inconvenientes para acceder a ayuda en momentos críticos o determinados. La evidencia señala a los adultos mayores como la principal población en riesgo.

3. Puede ser un riesgo para la demencia

Los expertos han señalado a la soledad desde hace décadas como un factor de riesgo para la demencia. Se trata de uno de los factores modificables más importantes, ya que puede conducir a desarrollar enfermedad de Alzheimer y otros tipos. La asociación es tan fuerte que incluso puede ser independiente de otros factores de índole genético, conductual y ambiental.

4. Compromete tu sistema inmunitario

Un trabajo publicado en International Journal of Environmental Research and Public Health en 2019 catalogó a la soledad como un “síndrome inmunometabólico”. Esto debido a las alteraciones el sistema inmunitario y metabólico que se desencadenan como respuesta a ella. Entre muchas otras cosas es capaz de afectar a lo siguiente:

  • La respuesta de anticuerpos contra virus y vacunas.
  • El funcionamiento normal de las células inmunitarias.
  • El proceso de control glucémico en la sangre.
  • El metabolismo de los lípidos.
  • La composición corporal.
  • Los niveles de citocinas inflamatorias.
  • Los factores de crecimiento.
  • La función cardiovascular.

5. Altera tus patrones de sueño

Existe evidencia de que la soledad es un factor de riesgo para el desarrollo de trastornos del sueño. La teoría detrás de ello afirma que, para poder dormir plácidamente, el ser humano necesita un entorno social seguro y tranquilo.

Se trata de un rasgo evolutivo, uno que se manifiesta en situaciones de aislamiento social. No sorprende que los estudios en relación con el insomnio arrojen peores resultados para los que están desempleados y los que viven solos.

6. La soledad afecta a tu apetito

Las curiosidades sobre la soledad incluyen la alimentación
Los patrones alimenticios pueden modificarse en personas que están constantemente solas.

Investigaciones recientes han sugerido que la soledad puede ocasionar una disminución del apetito. Las personas solitarias tienden a comer solas, y en estos contextos suelen ingerir una menor proporción de comida que los sujetos no solitarios.

Es importante comprender la dinámica social detrás de comer, en particular cuando se hace en grupo. Las personas solitarias también comen con menos frecuencia fuera de casa y asumen dietas menos saludables.

7. Puede ser una experiencia prolongada

Todas las personas lidian con la soledad en diferentes momentos de su vida. La mayoría de ellas logran recuperarse, de modo que se trata de una experiencia transitoria.

Sin embargo, de acuerdo con los investigadores, para otras el mecanismo que da lugar a la “reconexión” social o emocional se altera en el proceso, lo que da lugar a una soledad prolongada (incluso en ausencia del catalizador que la motivó; por ejemplo, estar soltero o no tener trabajo).

La soledad es una experiencia muy compleja, una que además tiene múltiples repercusiones en la salud física y emocional. Estar al tanto de las curiosidades sobre la soledad es útil para comprender su alcance y consecuencias. En caso de que estés lidiando con ella, conectar con grupos de apoyo y buscar ayuda psicológica puede ser de gran ayuda.

Te podría interesar...
Dolor crónico y depresión: ¿cómo se relacionan?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Dolor crónico y depresión: ¿cómo se relacionan?

El dolor crónico y la depresión están estrechamente relacionados desde el punto de vista psicológico y patológico. Te lo explicamos.



  • Allaert FA, Urbinelli R. Sociodemographic profile of insomniac patients across national surveys. CNS Drugs. 2004;18 Suppl 1:3-7; discussion 41, 43-5.
  • Cacioppo JT, Fowler JH, Christakis NA. Alone in the crowd: the structure and spread of loneliness in a large social network. J Pers Soc Psychol. 2009 Dec;97(6):977-91.
  • Holt-Lunstad J, Smith TB, Layton JB. Social relationships and mortality risk: a meta-analytic review. PLoS Med. 2010 Jul 27;7(7):e1000316.
  • Kurina LM, Knutson KL, Hawkley LC, Cacioppo JT, Lauderdale DS, Ober C. Loneliness is associated with sleep fragmentation in a communal society. Sleep. 2011 Nov 1;34(11):1519-26.
  • Mikami Y, Motokawa K, Shirobe M, Edahiro A, Ohara Y, Iwasaki M, Hayakawa M, Watanabe Y, Inagaki H, Kim H, Shinkai S, Awata S, Hirano H. Relationship between Eating Alone and Poor Appetite Using the Simplified Nutritional Appetite Questionnaire. Nutrients. 2022 Jan 14;14(2):337.
  • Perissinotto CM, Stijacic Cenzer I, Covinsky KE. Loneliness in older persons: a predictor of functional decline and death. Arch Intern Med. 2012 Jul 23;172(14):1078-83.
  • Pourriyahi H, Yazdanpanah N, Saghazadeh A, Rezaei N. Loneliness: An Immunometabolic Syndrome. Int J Environ Res Public Health. 2021 Nov 19;18(22):12162.
  • Qualter, P., Vanhalst, J., Harris, R., Van Roekel, E., Lodder, G., Bangee, M., ... & Verhagen, M. Loneliness across the life span. Perspectives on Psychological Science. 2015; 10(2): 250-264.
  • Sutin AR, Stephan Y, Luchetti M, Terracciano A. Loneliness and Risk of Dementia. J Gerontol B Psychol Sci Soc Sci. 2020 Aug 13;75(7):1414-1422.
  • Yanguas J, Pinazo-Henandis S, Tarazona-Santabalbina FJ. The complexity of loneliness. Acta Biomed. 2018 Jun 7;89(2):302-314.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomentaciones provenientes de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterse a cualquier procedimiento.