Colonoscopia: todo lo que debes saber

El cáncer colorrectal, la enfermedad inflamatoria intestinal y la hemorragia digestiva inferior son condiciones que pueden diagnosticarse con una colonoscopia. Conoce todo sobre el procedimiento.
Colonoscopia: todo lo que debes saber
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 08 Enero, 2021.

Última actualización: 08 Enero, 2021

La colonoscopia es una técnica que permite la visualización del interior del intestino grueso con gran capacidad diagnóstica y terapéutica. Su uso está muy extendido en la actualidad y el médico especialista para ello es el gastroenterólogo.

¿Quieres saber más sobre ella? Si es así, te invitamos a leer el siguiente artículo para que aclares algunas de tus dudas y comprendas la importancia de su realización según los protocolos.

¿En qué consiste una colonoscopia?

La colonoscopia es un procedimiento invasivo que permite la exploración de gran parte del intestino grueso y una pequeña porción del intestino delgado. El intestino grueso está conformado por el ciego, el colon, el recto y el ano, que son las estructuras mejor visualizadas mediante esta técnica.

Para ello es necesario introducir un tubo de pequeño calibre y flexible a través del ano para realizar la exploración. El extremo de este aparato está equipado con iluminación y una cámara potente, cuyas imágenes son transmitidas a una pantalla digital.

Su principal uso es diagnóstico. La visualización directa de las lesiones permite establecer una sospecha clínica de muy alto nivel que, en la mayoría de las ocasiones, requiere una biopsia para confirmación microscópica. Es posible introducir las herramientas para tomar la muestra correspondiente durante el estudio.

También tiene utilidad terapéutica, en especial en las lesiones ocupantes de espacio y en las hemorragias. Las primeras pueden ser eliminadas cuando el riesgo de complicaciones es bajo y las segundas se manejan mediante cauterización o inyección de adrenalina.

Historia del procedimiento

Los procedimientos endoscópicos con el objetivo de visualizar estructuras internas y determinar el origen de ciertas enfermedades se remontan a varios siglos atrás. Esto incluye técnicas tan variadas como la gastroscopia, la broncoscopia y, por supuesto, la colonoscopia.

Según diversos autores, desde principios del siglo XIX empezaron los esfuerzos para obtener estas imágenes mediante tubos rígidos y velas. Estos sistemas rudimentarios permitieron la exploración de la boca, el recto y la vagina. El primero en utilizarlo fue el médico alemán Philip Bonzzini, quien la llamó lichtleiter.

Casi cien años después, en la primera mitad del siglo XX, Rudolf Schindler y Georg Wolf crearon en Alemania el primer instrumento endoscópico semiflexible de la historia. Se trataba de un gastroscopio de 77 centímetros que era rígido en su porción proximal y flexible en la distal.

El desarrollo de los sistemas de fibra óptica algunas décadas después permitió revolucionar el mundo de la endoscopia. A mediados de siglo fue posible crear un gastroscopio flexible, siguiendo los mismos principios que los utilizados para construir el equipo de Schindler y Wolf.

Más adelante se diseñó el mismo sistema para explorar la parte baja del tubo digestivo, lo que dio origen a la colonoscopia. Esta técnica ha evolucionado mucho hasta la actualidad, momento en el que los sistemas digitales han adquirido un papel fundamental.

Salud intestinal.
La colonoscopia es, hoy, una herramienta indispensable si se piensa en intestino grueso y su abordaje, tanto diagnóstico como terapéutico.

Indicaciones de la colonoscopia

Las indicaciones pueden variar dependiendo de si se trata de un proceso diagnóstico o terapéutico. Para casos de diagnóstico las más frecuentes son las siguientes:

  • Sangrado rectal de origen incierto.
  • Dolor abdominal crónico.
  • Melena: presencia de heces color negro debido a una hemorragia. Es más probable que se origine en la parte alta del tubo digestivo, por lo que una endoscopia digestiva superior puede servir como complemento.
  • Sospecha o seguimiento de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).
  • Estreñimiento crónico.

En los casos de sangrado, la colonoscopia sirve para identificar el origen y extensión de la lesión que lo produce. Cuando hay una hemorragia activa, el procedimiento también puede ser terapéutico. Otras condiciones similares son las siguientes:

  • Polipectomía: es un procedimiento muy utilizado que consiste en la extirpación de pólipos intestinales, unos tumores que por lo general son benignos.
  • Extracción de cuerpo extraño.
  • Colocación de equipos que permitan dilatar el tubo digestivo, en el caso de que existan estenosis patológicas. Estos son estrechamientos patológicos de la luz del colon que suelen aparecer en la enfermedad de Crohn, por ejemplo.

Contraindicaciones de la colonoscopia

Las contraindicaciones absolutas son aquellas que prohíben la realización de la técnica, mientras que las relativas permiten hacerla bajo algunas condiciones estrictas en las que el beneficio es mayor que los posibles riesgos. La contraindicación absoluta más importante es la presencia o sospecha bien fundamentada de una perforación intestinal previa.

En el caso de las relativas, la lista se amplía bastante. Estas incluyen la presencia de un infarto de miocardio reciente, un aneurisma aórtico de gran tamaño, una coagulopatía grave o estar en el segundo y tercer trimestre del embarazo. Estas condiciones aumentan el riesgo de complicaciones derivadas.

Enfermedades que pueden diagnosticarse o tratarse con una colonoscopia

El proceso diagnóstico, casi siempre requiere realizar una biopsia para que el patólogo estudie el tejido desde un punto de vista microscópico. Por otro lado, el uso terapéutico disminuye la necesidad de cirugías abdominales. Estas son mucho más invasivas y podrían aumentar el riesgo de complicaciones y secuelas durante la intervención.

Cáncer colorrectal

Según una publicación de la Sociedad Española de Oncología Médica, el cáncer colorrectal fue el tumor más diagnosticado en el año 2019 en España, tanto en mujeres como en hombres. A su vez, es una importante causa de mortalidad a nivel mundial, cuya incidencia aumenta a partir de los 50 años de vida. El adenocarcinoma es el subtipo histológico más característico.

Los factores de riesgo para desarrollar la enfermedad son varios y, dependiendo de la cantidad de los mismos en un paciente, existen planes específicos de tamizaje de la enfermedad. Esto quiere decir que el médico podría indicar la realización de colonoscopias en edades tempranas.

Algunos de estos factores son antecedentes familiares de cáncer colorrectal o síndromes hereditarios asociados a esta neoplasia, como la poliposis adenomatosa familiar. Con menos frecuencia se consideran a los pacientes de raza negra y con antecedente de trasplante renal.

Ante la sospecha clínica dada por pérdida de peso y trastornos gastrointestinales diversos, la colonoscopia es el método ideal para visualizar la lesión y tomar una muestra.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Se trata de una condición crónica e inflamatoria del intestino grueso que abarca dos enfermedades distintas: la rectocolitis ulcerativa (RU) y la enfermedad de Crohn (EC). Si bien comparten algunos mecanismos fisiopatológicos, existen ciertos elementos clínicos que permiten distinguirlos.

La RU se caracteriza por afectar casi siempre el colon y el recto con lesiones muy superficiales y que solo abarcan la capa mucosa. Suelen desarrollarse pequeños abscesos y úlceras y su distribución es bastante continua.

En el caso de la EC las lesiones suelen aparecer de forma asimétrica y en parches, al contrario de la distribución continua de la RU. Puede afectar a cualquier parte del tracto gastrointestinal y la inflamación abarca todas las capas de los órganos, más allá de la mucosa.

Las manifestaciones clínicas son muy variadas e incluyen fiebre, dolor abdominal ocasional, desnutrición, retraso del crecimiento en los más jóvenes, diarrea, hemorragias digestivas y pérdida de peso. Como los síntomas son inespecíficos y existe una gran cantidad de diagnósticos diferenciales, la realización de una colonoscopia con biopsia es un procedimiento de rutina.

Hemorragia digestiva inferior

La distinción entre una hemorragia digestiva inferior (HDI) y otra superior es el origen anatómico del sangrado. La primera se produce después del ángulo de Treitz y la segunda antes. Este ángulo también se denomina duodenoyeyunal, ya que marca el límite entre la primera y segunda porción del intestino delgado.

Se trata de un síntoma o signo que puede expresarse de varias maneras:

  • Rectorragia: expulsión de sangre roja brillante en ausencia de heces. Puede ocurrir en caso de hemorroides.
  • Hematoquecia: se presenta junto con la expulsión de heces.

Las causas más importantes de HDI son la enfermedad inflamatoria intestinal, el cáncer colorrectal, la diverticulosis, la angiodisplasia y los pólipos. En ocasiones, los pacientes bajo tratamiento con anticoagulantes también pueden sufrir esta condición.

Cuando el sangrado es intenso e incontrolable el paciente está en riesgo de sufrir un shock hipovolémico, capaz de producir la muerte en poco tiempo. La colonoscopia tiene una indicación terapéutica en estos momentos.

Mujer con dolor abdominal.
Muchas personas sufren dolores abdominales crónicos que se combinan con diarreas sanguinolentas, por ejemplo, lo que es indicación de colonoscopia.

Preparación antes del estudio

Debido a que el colon suele estar lleno de heces en todo momento, su presencia dificulta la realización de una colonoscopia. Durante una evaluación previa el gastroenterólogo recomendará laxantes para ser utilizados en los días u horas antes al estudio.

Esto podría complementarse con dietas con abundante agua (que también tienen otros beneficios) y comidas semisólidas, además de sopas o caldos, pollo, huevos y jugos sin pulpa. Por otro lado, es preferible evitar carnes ahumadas, palomitas de maíz, granos y frutas o vegetales con cáscara.

Dependiendo de las características particulares de cada paciente, es probable que el médico suspenda los medicamentos anticoagulantes si ya se estaban tomando, debido al riesgo de sangrado.

Complicaciones de una colonoscopia

Son eventos raros, pero que pueden existir. Las complicaciones de la colonoscopia incluyen una reacción alérgica a los medicamentos sedantes, perforación de las paredes del colon y hemorragias.

Un estudio publicado en el año 2007 en un hospital español evaluó la frecuencia de perforaciones en un período que abarcó 16 años. Se realizaron 16 285 colonoscopias y solo se produjo esta complicación 15 veces. En general, las cifras son bastante bajas.

En pocas ocasiones la polipectomía por colonoscopia puede dar origen a un síndrome de quemadura transmural. Se trata de una complicación en la que el procedimiento de electrocauterización para retirar los pólipos afecta a todas las capas del colon, pudiendo conllevar una perforación.

La colonoscopia es segura y necesaria

La colonoscopia es un procedimiento invasivo muy utilizado para diagnosticar y tratar enfermedades del colon. En caso de cualquier problema en el tubo digestivo, acudir a un gastroenterólogo de forma rápida permitirá al médico evaluar la situación y recomendar el estudio en los casos necesarios.

El diagnóstico precoz de algunas condiciones, como el cáncer colorrectal, puede disminuir de forma considerable la mortalidad. Inclusive, puede significar la diferencia entre una sobrevida elevada y una muerte precoz.

Te podría interesar...
7 señales que indican que tu intestino está enfermo
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
7 señales que indican que tu intestino está enfermo

Algunas señales que indican que tu intestino está enfermo pueden ser los vómitos, el estreñimiento, la sangre en las heces o la diarrea.



  • Calva M, Acevedo M. Revisión y actualización general en cáncer colorrectal. Anales de Radiología México 2009;1:99-115.
  • Castillo-Martínez D, et al. Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas 2005;10(2):10-20.
  • De Rungs D, et al. Manejo de la hemorragia del tubo digestivo bajo. Acta Médica Grupo Ángeles 2014;12(4):194-202.
  • Knigge KL. Inflammatory Bowel Disease. Clinical Cornerstone 2002;4.
  • Marques G, Vernava A. History of Colonoscopy. Clinics in Colon and Rectal Surgery 2001;14(4):303-308.
  • Mitchel SC. From Colonic Polyps to Colon Cancer: Pathophysiology, Clinical Presentation and Diagnosis. Clin Lab Med 2005; 25: 135-77.
  • Fantozzi, Mauricio A. "Sindrome Post-polipectomia endoscópica." Rev. argent. coloproctología (2009): 23-26.
  • Moreira V, López A. Colonoscopia. Rev Esp Enferm Dig (Madrid) 2008;100(6):372.
  • Moranta, Francisco Rodriguez, Ana Berrozpe, and Jordi Guardiola. "Rendimiento de la colonoscopia en la hemorragia digestiva baja." Gastroenterología y Hepatología 34.8 (2011): 551-557.
  • Figueroa, María Elena Arteaga, and Juan Manuel Blancas Valencia. "Angiodisplasias del tracto gastrointestinal bajo, diagnóstico y tratamiento." Revista de la Facultad de Medicina UNAM 46.5 (2003): 197-201.

Graduado en Medicina en la Universidad Central de Venezuela (2020). Ha participado en proyectos de atención médica humanitaria en comunidades rurales desatendidas con distintas ONG locales, y tiene experiencia en proyectos de investigación básica y clínica relacionados con la leishmaniasis, malaria y antropometría infantil. Fue miembro titular de la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina de su casa de estudios (2017-2020) y coordinador del comité científico en la quinta edición del Campamento Universitario Multidisciplinario de Investigación y Servicio (2018). Obtuvo un grado académico con honores (mención investigación) y mención honorífica cum laude por rendimiento académico. Actualmente se desempeña como médico interno y creador de contenido web relacionado al área de la salud.