Hemorroides: síntomas, causas y tratamientos

Se estima que 1 de cada 3 personas sufren de hemorroides, por lo que su vida diaria se ve afectada en gran medida. ¿Deseas conocer más sobre esta patología gastrointestinal? ¡Sigue leyendo!
Hemorroides: síntomas, causas y tratamientos

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 01 diciembre, 2020

Última actualización: 16 diciembre, 2020

Las hemorroides son una de las dolencias más frecuentes que afectan a millones de personas en todo el mundo. Se trata de un grupo de venas inflamadas que causan diferentes síntomas y que pueden variar desde un leve sangrado hasta dolor intenso.

De acuerdo a diversos estudios publicados, en Estados Unidos son diagnosticadas 10 millones de personas al año con esta patología. Las más afectadas son las caucásicas entre los 45 y 65 años de edad, debido a los efectos del estreñimiento y el envejecimiento.

Esta inflamación puede aparecer en situaciones distintas, sin embargo todas tienen como factor común un aumento de la presión intraabdominal. En la actualidad existen opciones terapéuticas para tratarlas y así eliminar sus síntomas.

¿Qué son las hemorroides?

También conocidas como almorranas, se trata de una inflamación sintomática de las venas ubicadas en la parte externa del ano o en el interior del recto. Son un cúmulo de tejido vascular, conectivo y músculo liso que se dispone en columnas a lo largo del canal rectal.

De acuerdo a su ubicación se pueden clasificar en dos tipos. Dicha clasificación es de gran importancia, ya que influye en su presentación y tratamiento. En este sentido, las dos clases de hemorroides son las siguientes:

  • Internas: son aquellas que ubican por encima de la línea dentada, en el interior del recto, cubiertas por mucosa rectal.
  • Externas: son aquellas ubicadas por debajo de la línea dentada, en la piel que recubre al ano, cubiertas por el mismo tejido que la piel.
Constipación.
La constipación es un factor de riesgo para el padecimiento de las hemorroides.

¿Cuáles son sus causas?

La causa precisa de la protrusión de las hemorroides se desconoce en la mayoría de las ocasiones. Se trata de una patología que se encuentra en constante estudio y en la actualidad muchas etiologías supuestas han sido descartadas. Un ejemplo de ello son las várices rectales, las que son una condición distinta.

Es considerada una enfermedad multicausal. En este sentido, diversas situaciones que aumenten la presión intraabdominal o en la zona del recto pueden ser el factor desencadenante. Además, la debilidad en los músculos de la zona pélvica también puede tener cierta influencia.

De esta manera, entre las condiciones asociadas a la aparición de hemorroides destacan las siguientes:

  • Embarazo.
  • Estreñimiento.
  • Levantamiento constante de objetos pesados.
  • Envejecimiento por debilidad en los músculos pélvicos.
  • Tener sobrepeso o ser obeso.
  • Consumo regular de alcohol.
  • Mantener relaciones sexuales anales con frecuencia.

Por otro lado, diversos estudios han descartado la repercusión de algunos factores de riesgo, entre los que se encuentran las actividades sexuales en mujeres menores de 40 años. En este sentido, no se ha demostrado la relación entre la práctica sexual vaginal y la aparición de hemorroides.

Síntomas de las hemorroides

La sintomatología presentada por un paciente puede variar dependiendo del tipo de hemorroides. La principal diferencia radicará en el dolor, ya que las hemorroides internas no son dolorosas debido a que la zona tiene una pobre inervación sensitiva.

De esta manera, los signos presentados por las personas con hemorroides internas son los siguientes:

  • Sangrado durante la defecación sin presencia de dolor.
  • Sensación de ocupación rectal.
  • En casos severos puede haber un prolapso rectal y causar dolor al tacto.

En el caso de las hemorroides externas, la sintomatología presentada es mayor y puede incluir las siguientes afecciones:

  • Protrusión de un bulto visible.
  • Dolor en la región del ano.
  • Prurito o picazón en la zona anal.
  • Sangrado al defecar.
  • Sensación de ocupación rectal o de vaciamiento incompleto.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Para confirmar la presencia de hemorroides externas tan solo es necesaria la observación directa de la zona, ya que por lo general el bulto protruirá. En muchas ocasiones los pacientes pueden inferir la presencia de las mismas sin necesidad de observación médica, debido al dolor generado.

Por otro lado, las hemorroides internas son más difíciles de diagnosticar, ya que el síntoma más evidente suele ser el sangrado. En estos casos es necesario acudir al médico, el que deberá descartar la presencia de patologías más severas, como una fístula anal. Para ello suelen indicarse exámenes como una anoscopia o una colonoscopia.

¿Cuál es el tratamiento de las hemorroides?

Por fortuna, hoy en día existen diversas opciones terapéuticas disponibles para tratar esta dolencia tan común. La metodología a seguir variará dependiendo de la gravedad y de la recurrencia que presente el paciente. En este sentido, el tratamiento puede ser sintomatológico o requerir un proceso quirúrgico.

Tratamiento sintomatológico

Las hemorroides pueden no ser tan severas y remitir por sí solas, por lo que un tratamiento sintomatológico suele ser más que suficiente. En este sentido, se pueden indicar emolientes fecales con la finalidad de mejorar el flujo intestinal y reducir el estreñimiento.

Los baños de asiento tibios durante 10 minutos después de defecar ayudan a reducir el dolor y la inflamación. Cuando la molestia es muy intensa se pueden aplicar ungüentos con anestésicos, como la lidocaína, e ingerir antiinflamatorios no esteroideos por vía oral, como el ibuprofeno.

Procedimientos ambulatorios

Cuando una persona presenta hemorroides internas es necesario realizar un procedimiento quirúrgico. En el caso de no ser tan severas, es decir, que se encuentre en el grado 1 o 2 de su clasificación, se puede realizar un abordaje ambulatorio en el consultorio médico.

Uno de los procedimiento más usados es la escleroterapia inyectable. Consiste en la aplicación de fenol al 5 % en la zona con aceite vegetal para detener la hemorragia de forma temporal.

Otro método empleado es la ligadura con banda elástica, en la que se atraviesa la hemorroides y se comprime de forma regular hasta que el tejido muera y se desprenda. Suelen ser necesarias 5 o 6 sesiones para lograr los resultados deseados y se pueden ligar varias protrusiones a la vez.

Cirugía

La resección quirúrgica del tejido solo estará indicada en pacientes con hemorroides internas severas o que no respondan a los tratamientos anteriores. Este es un procedimiento quirúrgico que conlleva pocos riesgos y busca eliminar de forma definitiva todos los tejidos afectados.

A pesar de ser un procedimiento rápido y con pocas complicaciones, el dolor posoperatorio es muy frecuente, al igual que el estreñimiento y la retención urinaria.

Cirugía para las hemorroides.
Algunas cirugías para las hemorroides se pueden realizar de forma ambulatoria en el consultorio.

¿Cómo prevenir las hemorroides?

Las hemorroides son una dolencia multicausal en la que intervienen diversos factores de riesgo. Por ello existen varias medidas que pueden ser aplicadas para evitar su aparición. Entre las indicaciones que se pueden seguir destacan las siguientes:

  • Aumentar la ingesta de fibra para mejorar el tránsito intestinal.
  • Ingerir al menos 2 litros de agua durante el día.
  • No hacer esfuerzos excesivos durante la defecación y evitar aguantar las ganas.
  • No estar sentados durante mucho tiempo.
  • Hacer ejercicio físico de forma regular.

Seguir estas prácticas sencillas, pero eficaces, suele ser suficiente para reducir la posibilidad de padecer la patología. Es importante acudir al médico de forma inmediata cuando se sospeche de la protrusión de las hemorroides, sobre todo si son internas, ya que el prolapso rectal es una complicación grave.

Te podría interesar...
Las mejores frutas para combatir el estreñimiento
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Las mejores frutas para combatir el estreñimiento

Te presentamos cuáles son las mejores frutas para combatir el estreñimiento y en qué momento del día consumirlas. ¡Descúbrelas!



  • Pigot F, Siproudhis L, Allaert FA. Risk factors associated with hemorrhoidal symptoms in specialized consultation. Gastroenterol Clin Biol. 2005 Dec;29(12):1270-4.
  • Alvarez Ortiz, Christian David. "Indicaciones quirurgicas en el tratamiento de hemorroides según el grado de clasificación y complicaciones frecuentes." (2017).
  • Sun Z, Migaly J. Review of Hemorrhoid Disease: Presentation and Management. Clin Colon Rectal Surg. 2016;29(1):22-29.
  • Sanchez C, Chinn BT. Hemorrhoids. Clin Colon Rectal Surg. 2011;24(1):5-13.
  • García Gutiérrez A. Hemorroides: Clasificación, diagnóstico y tratamiento. Revista Cubana de Cirugía. 2008;47(1).
  • Bermejo San José F., Álvarez Sánchez J. Hemorrhoids. Revista Española de Enfermedades Digestivas. 2006;98(3):218-218.
  • Ansari P. Hemorroides - Trastornos gastrointestinales [Internet]. Manual MSD versión para profesionales. 2018. Available from: https://www.msdmanuals.com/es-ve/professional/trastornos-gastrointestinales/trastornos-anorrectales/hemorroides.
  • Padrón Acosta, Nielvis Deisy, and Andrés Ameneiro Hernández. "Hemorroides, ligadura con banda elástica, una alternativa de tratamiento." Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río 23.5 (2019): 671-678.
  • Murúa, Alejandro. "Hemorroides. Conceptos actuales." Cuadernos de Cirugía 14.1 (2018): 55-58.