7 claves para evitar los tapones en el oído

¿Desarrollas con frecuencia tapones de cera en los oídos? Te enseñamos 7 formas de evitarlos a través de cambios en los hábitos de vida.
7 claves para evitar los tapones en el oído
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 11 agosto, 2022

El cerumen, cerrilla o cera en los oídos es una sustancia producida por el cuerpo que se combina con sudor, piel y otros desechos. Los investigadores piensan que su función es la de proteger al oído interno de las partículas que ingresan a través del oído externo. Su acumulación puede derivar en bloqueos. Hoy te enseñamos 7 claves para evitar tapones en el oído.

La mayor parte del tiempo la acumulación de cerumen que deriva en bloqueos se debe a un desajuste en la producción de las glándulas ceruminosas. Como consecuencia las personas pueden desarrollar una pérdida auditiva temporal (hipoacusia), de manera que saber cómo evitar los tapones en el oído ahorrará muchas incomodidades al respecto. Conoce qué hacer y qué no hacer.

7 formas de evitar los tapones en el oído

Los adultos mayores y las personas con discapacidades del desarrollo son más propensas a manifestar tapones en el oído, aunque los niños, jóvenes y adultos sanos también pueden hacerlo. Las alteraciones fisiológicas en el oído (canales muy estrechos, por ejemplo) y la desregulación de las glándulas ceruminosas son a menudo las fuentes de la acumulación de cerumen, de modo que en estos casos no existen métodos caseros muy efectivos.

Por el contrario, en otros casos la acumulación de cera en el oído se debe a patrones o hábitos de la personas. Estos episodios son reversibles, o al menos controlables con base en un cambio en los mismos. Te dejamos de esta manera con 7 formas de evitar los tapones en el oído que puedes implementar desde casa.

1. Reduce el uso de los auriculares

Tal y como señalan los expertos, el uso regular de auriculares o audífonos puede desembocar en la acumulación excesiva de cera en los oídos. El motivo es muy simple: el organismo aumenta la producción de cera para reducir el daño del sonido en el oído interno. El cerumen opera entonces como un bloqueo que reduce el sonido que llega hasta el tímpano.

El uso de auriculares también puede impedir que el cerumen se expulse de manera regular. El líquido que producen las glándulas ceruminosas no solo tiene la función de unir las partículas y los desechos, sino también de expulsarlas. El cerumen se renueva de manera periódica, de modo que el uso constante de auriculares puede impedir que este proceso se desarrolle.

2. No introduzcas objetos en el oído

Algunas personas tienen el hábito de introducir objetivos en el oído, bien de manera consciente o inconsciente. Quien así lo hace se expone a ciertas enfermedades y a empujar el cerumen hasta el fondo del canal auditivo. Téngase en cuenta que la mayor parte del tiempo la cera se desarrolla entre el oído externo y el medio.

La introducción de objetos puede desplazar la cera del exterior al interior. Si se trata de una práctica constante, la cera se irá acumulando en dicho lugar y dará lugar a un tapón. Los intentos por extraer el tapón del interior no hacen más que empeorar el problema.

3. Usa con prudencia los bastoncillos de algodón

Para evitar los tapones en el oído no hay que usar bastoncillos
La recomendación general es no utilizar los bastoncillos para limpiar oídos. Pero si lo vas a hacer, intenta que sea siempre superficialmente.

Relacionado con la práctica anterior, encontramos el uso de bastoncillos de algodón. Aunque están muy popularizados en el público general, utilizar los bastoncillos de algodón puede derivar en varias complicaciones. De acuerdo con los investigadores, las más frecuentes son otitis externa, picor no especificado en el oído externo, otomicosis, furúnculos y acumulación de cera en la parte interna del canal.

Esto no implica que el uso de bastoncillos de algodón sea contraproducente todo el tiempo, sino que se deben evitar ciertos errores en el proceso. Entre otras cosas, esto pasa por reducir la frecuencia con la que se usan y limitar su aplicación solo al canal externo. También debes evitar hacerte con bastoncillos de calidad dudosa, ya que el algodón puede desprenderse con facilidad y alojarse en el canal.

4. Recórtate los vellos en el oído externo

La cera en los oídos es más frecuente en los hombres que en las mujeres. En parte esto se debe a que el líquido que segregan las glándulas ceruminosas se combina con el sudor, las células de piel desprendida y los vellos que hay en el canal. Por tanto, la abundancia de vello en el canal exterior o medio puede facilitar el crecimiento de los tapones. Redúcelos con una recortadora eléctrica de manera regular. 

5. Controla el ruido externo (cuando sea posible)

Ya te hemos comentado que el uso de audífonos promueve la producción de cera como un mecanismo de protección ante la interacción con el sonido. El mismo efecto se puede generar si te desenvuelves en un contexto de sonidos o ruidos muy altos.

En este sentido asegúrate de regular el volumen a tu alrededor cuando así puedas, o en todo caso opta por usar protectores para los oídos. Quienes trabajan en fábricas ruidosas, en empresas de construcción o asisten con frecuencia a discotecas deben usar estos para evitar los tapones de cera en el oído y otras complicaciones adicionales.

6. Usa protectores si interactúas mucho con el agua

Para evitar los tapones en el oído hay que evitar introducir productos
Algunos tipos de protectores pueden ser realmente eficaces, aunque también son capaces de desplazar mucho el cerumen hacia el interior.

Los protectores o tapones para los oídos no solo son útiles para reducir el sonido del exterior, también para evitar que ciertos objetos se introduzcan. Sin embargo, si son muy largos podrían empujar el cerumen.

La interacción con el agua puede aumentar la producción de cera, de manera que quienes están en contacto con ella regularmente deberían utilizar protectores. Los surfistas, nadadores y quienes acostumbran a visitar piscinas y playas son algunos que pueden beneficiarse de ellos, además de aprender métodos para sacar el agua de estos órganos.

7. Evita el uso de velas en los oídos

El uso de velas en los oídos, también conocido como terapia termoauricular o conoterapia, ha cobrado gran popularidad los últimos años. Sin embargo, quien la practica se expone a lesiones; esto sin mencionar que no existe evidencia científica de su efectividad. Debe evitarse a toda costa, ya que en algunos contextos puede tener el efecto contrario a lo que intentan tratar.

Si tienes en cuenta todos estos consejos para evitar tapones en los oídos reducirás de manera significativa la producción de cera. Si no percibes una mejoría al respecto, o te percatas que tu capacidad auditiva se reduce debido a ellos, no dudes consultar con un profesional. Evita a toda costa retirar los tapones de cera incrustados, deja este trabajo en manos de un profesional.

Te podría interesar...
¿Qué son los acúfenos o tinnitus?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Qué son los acúfenos o tinnitus?

Los acúfenos son una sensación de tintineo en el oído que se asocia a muchas enfermedades. Conoce las nuevas opciones de tratamiento.



  • Browning GG. Ear wax. BMJ Clin Evid. 2008;2008:0504.
  • Clegg, A. J., Loveman, E., Gospodarevskaya, E., Harris, P., Bird, A., Bryant, J., ... & Coppin, R. The safety and effectiveness of different methods of earwax removal: a systematic review and economic evaluation. Health Technol Assess. 2010; 14(28): 1-192.
  • Kumar, S. U. R. E. S. H., & Ahmed, S. H. A. M. I. M. Use of cotton buds and its complications. Journal of Surgery Pakistan (International). 2008; 13(3): 137-8.