Celos retrospectivos: qué son y cómo gestionarlos

¿Sientes celos hacia las exparejas de tu pareja actual? Es probable que tengas celos retrospectivos. Te lo explicamos a detalle a continuación.
Celos retrospectivos: qué son y cómo gestionarlos
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 22 septiembre, 2022

Los celos son una experiencia común en las relaciones de pareja. Los especialistas lo consideran una emoción, una que se desarrolló por causas evolutivas. Ciertamente, los celos son un mediador del apego, la confianza y el abandono. Hay muchos tipos de celos, algunos de los cuales alcanzan los límites patológicos. Hoy te hablamos de uno de ellos: los celos retrospectivos.

En condiciones normales los celos son saludables. Todas las personas los desarrollan en menor o mayor medida, y es una emoción tan válida como lo es la ira o la tristeza. Sin embargo, algunas de sus manifestaciones están lejos de ser saludables; tanto que pueden comprometer seriamente la relación e incluso la integridad de sus participantes. Veamos qué son los celos retrospectivos y cómo controlarlos.

Características de los celos retrospectivos

Los celos retrospectivos, también conocidos como celos retroactivos, son aquellos que una persona desarrolla hacia las exparejas de su pareja actual. En algunos contextos se le denomina síndrome de Rebeca, en alusión a la novela Rebeca (1938) de Daphne du Maurier. Pueden o no ser patológicos, de manera que el impacto en la relación es muy variable.

Se considera que un celo es patológico cuando la idea es recurrente y está condicionando la manera en que se comporta y piensa un persona. También cuando está deteriorando de una u otra manera la relación (acusaciones, peleas, exceso de control, actitudes de espionaje y demás). Los celos retroactivos pueden desarrollarse tanto a exparejas vivas como muertas.

Hay muchas razones por las cuales alguien puede desarrollar celos retrospectivos. La causa más frecuente es la sensación de que aún existen sentimientos mutuos entre la pareja actual y su (s) expareja (s). Se interpreta entonces una situación de amenaza que pone en riesgo la relación, su estabilidad y su futuro.

Todo esto a pesar de que no existen criterios válidos para argumentar dicha situación (por ejemplo, que la relación fue hace mucho tiempo, que la expareja en cuestión se haya mudado o se haya casado).

Otra de las razones por las cuales se manifiesta es por las experiencias sexuales, románticas o afectivas que la pareja actual haya tenido con sus exparejas. Puede que las haya comentado abiertamente, que lo haya hecho algún conocido en común o que simplemente estas se intuyan.

En estos contextos se hace un paralelismo o contraste con las experiencias que la persona puede ofrecer, y casi siempre lo hace favoreciendo aquellas y disminuyendo las propias.

Sea como fuere, la persona desarrolla ira, frustración, paranoia, ansiedad, miedo e impotencia tanto a las exparejas como a la pareja actual. En efecto, las emociones se pueden canalizar también hacia ella; y siempre se hará en un tono acusatorio o recriminatorio.

Es por esta razón que casi siempre se trata de un celo patológico, uno que a menudo se manifiesta sin una relación causal válida y que deteriora lenta o rápidamente una relación.

5 consejos para gestionar los celos retrospectivos

Palabras como “todos tenemos un pasado” o “supéralo” son de poca ayuda al momento de gestionar los celos retrospectivos. Su equivalente sería decir “no te enojes” cuando alguien está iracundo o “no estés triste” cuando alguien está llorando. Existen algunas formas prácticas de controlar los celos retrospectivos. Veamos cinco maneras de lograrlo.

1. Reduce el uso de las redes sociales

Los celos retrospectivos y el uso de redes sociales
Gracias a las aplicaciones más modernas podemos tener cierto conocimiento de con quién interactúa (o interactuó) la pareja. Esto puede llevar a más celos.

De acuerdo con los investigadores, el uso de las redes sociales conduce a celos retrospectivas en personas propensas a ser celosas. Utilizar periódicamente Instagram, Facebook, Twitter y otras redes sociales puede hacerte monitorizar las actividades de tu pareja de forma patológica. Esto es, ver a qué publicaciones les da un “me gusta”, cuáles comenta y quiénes hacen lo propio con sus publicaciones.

Un “me gusta” de una expareja de ella puede motivar a que desarrolles celos retrospectivos. No te decimos que deseches por completo su uso, solo que lo regules. Las redes sociales pueden hacerte construir una idea paralela a la realidad, así como sobredimensionar algunos comportamientos de los usuarios dentro de ellas. Ten esto en cuenta y verás como logras gestionar mejor este tipo de celos.

2. Habla con tu pareja

Al igual que sucede con otros tipos de celos, como los irracionales, los sexuales y los intencionales, la mejor forma de apagar la llama emocional es hablar con tu pareja. Cualquier conflicto dentro de una relación de pareja debe resolverse con ella. Para despejar tus miedos, temores y frustraciones lo mejor que puedes hacer es hablar sobre el presente y el futuro de la relación que ambos tienen.

En el proceso descubrirás palabras e ideas de tu pareja actual que te ayudarán a procesar racionalmente los pensamientos que estás sintiendo. No postergues durante mucho tiempo esta conversación, ya que es mejor abordar el problema en sus inicios antes de que las emociones se desborden. Si así lo deseas, ensaya antes qué dirás y cómo.

3. Céntrate en tu relación actual

Si bien es cierto que no ocurre en todos los casos, muchas veces los celos patológicos surgen para rellenar un vacío de la relación que no se quiere aceptar. Esto es, existen conflictos internos provocados por acciones propias; pero se quiere derivar la responsabilidad a un tercero para evitar lidiar con las consecuencias. Analiza entonces si existe algún problema en la relación, y trata objetivamente de encontrar cuáles son sus causas.

Es mucho más fácil culpar a los demás por los problemas generados por la propia mano que asumir que se es el culpable. Esto es muy común, en especial cuando se está en juego algo importante (como lo es una relación). Céntrate entonces en tu relación actual, y trata de resolver de manera activa las falencias que encuentres en ellas. Verás que en la mayoría de ellas los celos tienen poco o nada que ver.

4. Practica la alteridad

Los celos retrospectivos afectan la calidad de vida
Como es evidente que cualquier tipo de celos en exceso puede comprometer la calidad de vida, es importante hacer introspección y valorar lo malo de estos pensamientos.

Esto es, ponte en el lugar del otro y trata de asumir las acusaciones que estás haciendo. De seguro tú también has tenido exparejas, incluso puede que en un mayor número que tu pareja actual. Practicar la alteridad te permitirá conectar con los pensamientos y las emociones de la otra persona, comprender cómo se siente y cómo está siendo afectada por lo que dices y haces.

Ciertamente, un comentario acusatorio sobre una de sus exparejas, por pequeño que sea, no pasa desapercibido en él o ella. Sentirá que insinúas posibles episodios de infidelidad, que no ha asumido compromisos para con la relación, que sus actos, palabras y emociones no valen nada, que es una persona mentirosa o que disfruta de engañarte. Piensa cómo te sentirías si ella o él te acusará a ti de todo esto.

5. Considera asistir a terapia

El término patológico no es gratuito, de manera que gestionar los celos retrospectivos puede requiere la mediación de un profesional de la psicología, inclusive de forma online.

Aprender a reconocer, convivir y controlar emociones muchas veces demanda un poco de ayuda extra, la cual encontrarás en la experiencia de alguien que se ha formado para comprenderlas y tratarlas. No te cierres a este consejo si no puedes gestionar tus celos retrospectivos por medio de las recomendaciones anteriores.

Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda, y que decidas aplicarlos por el bien de tu relación. Al final haz de comprender que los celos retrospectivos no le hacen ningún bien a tu relación, y que tarde o temprano esta termina recorriendo caminos disfuncionales. Elegir gestionarlos es preferir en este sentido la estabilidad y el bienestar.

Te podría interesar...
9 mitos sobre el amor, según la ciencia
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
9 mitos sobre el amor, según la ciencia

¿Tener un hijo consolida una relación? ¿El amor tiene fecha de caducidad? ¿Es suficiente? Descubre si estos mitos del amor son ciertos.



  • Frampton, J. R., & Fox, J. Social media’s role in romantic partners’ retroactive jealousy: Social comparison, uncertainty, and information seeking. Social Media+ Society. 2018; 4(3).
  • Ramachandran VS, Jalal B. The Evolutionary Psychology of Envy and Jealousy. Front Psychol. 2017;8:1619. Published 2017 Sep 19.