Alulosa: todo lo que debes saber sobre este tipo de azúcar

La alulosa se identificó por primera vez en el trigo. Se trata de un elemento que aporta un cierto sabor dulce, pero que resulta seguro a corto plazo, siendo menos nocivo que el azúcar de mesa.
Alulosa: todo lo que debes saber sobre este tipo de azúcar
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez el 22 abril, 2021.

Última actualización: 22 abril, 2021

La alulosa es un edulcorante presente en algunos vegetales que ha salido al mercado para sustituir al azúcar de mesa y a las versiones artificiales. A pesar de que no resulta novedoso como sustancia química en si, se está comenzando a comercializar de forma aislada desde hace poco tiempo.

Antes de comenzar a habar de este elemento hay que tener en cuenta que el consumo de azúcar en grandes cantidades puede resultar perjudicial para la salud. Del mismo modo, el empleo de edulcorantes artificiales no se considera seguro por completo, ya que podría generar efectos adversos sobre la microbiota a medio plazo.

¿Qué es la alulosa?

Como comentamos, la alulosa es un azúcar presente de forma natural en ciertos alimentos del reino vegetal, como por ejemplo en el trigo, las pasas, los higos… Se caracteriza porque es casi acalórico, lo que podría suponer una buena noticia de cara a incluirlo en las dietas que tienen como objetivo promocionar la pérdida de peso.

Este elemento destaca por no ser tan habitual como otros carbohidratos que nos podemos encontrar en los alimentos de consumo frecuente. Se trata de un monosacárido que se comenzó a identificar en algunas variedades de trigo, aunque más tarde los expertos se dieron cuenta de que existía también en ciertas frutas, así como en el jarabe de arce.

Sin embargo, y a pesar de que han pasado años de su descubrimiento, no se utilizaba de forma aislada a nivel industrial hasta hace poco. El hecho de que la ciencia haya demostrado que la ingesta de azúcar de mesa es negativa para la salud, ha propiciado que se busquen nuevas alternativas para endulzar los alimentos de un modo menos perjudicial.

Por otra parte los edulcorantes artificiales utilizados hasta la fecha tampoco resultan una opción demasiado atractiva. Su seguridad a corto plazo está garantizada. No obstante, a medio plazo son capaces de causar un impacto negativo sobre la microbiota intestinal, según un estudio publicado en la revista Nutrients.

Particularidades de la alulosa

Además de ser capaz de aportar un sabor dulce, la alulosa cuenta con la rareza de que no es metabolizable por el intestino. Esto resulta positivo, ya que no genera un impacto nocivo sobre las glucemias sanguíneas, siendo este el principal inconveniente de los carbohidratos simples utilizados en la actualidad.

Al mismo tiempo, como no interacciona en el tubo digestivo no provoca alteraciones en la composición de la microbiota intestinal, algo que se considera como nocivo para la salud a medio plazo. Hay que tener en cuenta que existen evidencias que indican que las bacterias que habitan en el intestino modulan el buen funcionamiento del cerebro y otros órganos.

En el caso de la alulosa hay que destacar que se absorbe a nivel del intestino delgado, excretándose por medio de la orina. Su carácter hidrosoluble facilita tanto la propia absorción como la eliminación posterior.

Sin embargo, y como ya hemos comentado, no genera una alteración de los niveles de azúcar en sangre, lo que podría provocar diabetes mellitus a medio plazo.

Cabe destacar también que algunos expertos consideran que la alulosa es capaz de actuar como agente protector frente a las caries, ya que no produce una erosión del esmalte ni es capaz de ejercer un efecto positivo sobre la proliferación de las bacterias a nivel bucal. De todos modos no existen evidencias sólidas al respecto, al menos a día de hoy.

La alulosa puede relacionarse con la diabetes.
La diabetes mellitus se relaciona con un consumo exagerado de carbohidratos.

Seguridad de la alulosa

Se puede considerar la alulosa como un elemento seguro para la salud, ya que su uso industrial ha sido aprobado ya en varios países. Al menos en el corto plazo no se han encontrado efectos secundarios a partir de la ingesta de este azúcar.

Eso sí, existen unos niveles máximos recomendados que corresponden a 0,5 gramos de alulosa/kilo de peso/día para los hombres y a 0,6 gramos de alulosa/kilo de peso/día para las mujeres.

De todos modos, algunos ensayos como el publicado en la revista Nutrients en el año 2018, detectan algunos casos de diarrea o náuseas tras la ingesta de dosis de alulosa cercanas al límite superior recomendado. En este sentido se recomienda el uso del azúcar con precaución, sobre todo en sujetos que tienen cierta predisposición a experimentar episodios de diarrea.

Por otra parte hay que destacar también que son escasos las investigaciones que valoran la seguridad de la sustancia a largo plazo. Por ello los expertos recomiendan no abusar de este ingrediente, ya que no se puede asegurar con certeza que no genere efectos a nivel metabólico nocivos para la salud.

Alulosa y microbiota intestinal

La mayor parte de las críticas hacia los edulcorantes artificiales están enfocadas a la capacidad de los mismos de alterar la microbiota intestinal. En este sentido, la alulosa parece bastante inocua. Incluso existen ciertos ensayos que afirman que podría generar un efecto positivo parecido al de los almidones resistentes, sirviendo de sustrato energético para las bacterias.

De confirmarse tales sospechas, habría que limitar su uso en casos de sobrecrecimiento bacteriano en la zona proximal del intestino. También en situaciones de disbiosis, ya que el propio crecimiento bacteriano a partir del aporte de sustrato no es selectivo. Por ello pueden proliferar tanto los microorganismos beneficiosos como los nocivos.

No obstante, y como aspecto positivo, hay que destacar que existen ciertos ensayos llevados a cabo en ratones que afirman que la alulosa podría interferir de forma positiva sobre el metabolismo del colesterol. Uno de ellos ha sido publicado en la revista Cytotechnology. Este concluye que el uso del azúcar podría ser eficaz para reducir el riesgo de aterosclerosis.

A pesar de ello, son necesarios estudios más amplios y en humanos para extender esta recomendación en cuanto a su consumo.

Otras alternativas al azúcar

Además de la alulosa, sobre la cual todavía existen dudas, hay otras opciones que pueden ser beneficiosas para reducir el aporte de azúcar y de glucosa en la dieta. Una de ellas es la estevia, siendo esta considerada como uno de los edulcorantes artificiales más seguros, según una investigación publicada en The Journal of Nutrition.

Gracias a su carácter acalórico la estevia podría ser utilizada en el contexto de una dieta con objetivo de pérdida de peso. Así se consigue una reducción en el aporte de energía, al tiempo que se garantiza un cierto sabor dulce de algunas preparaciones, lo que ayuda a controlar la ansiedad.

De todos modos, cuando hablamos de dieta saludable, lo mejor siempre resulta utilizar alimentos frescos, en lugar de productos químicos o ultraprocesados industriales. Los productos comestibles naturales son capaces de aportar nutrientes esenciales y seguros para la salud, capaces de mejorar el funcionamiento del organismo humano.

La solución contra el sobrepeso está en la dieta adecuada y en el ejercicio físico

La alulosa no elimina el sobrepeso.
El ejercicio físico regular tiene múltiples beneficios para el organismo.

Mucha gente busca en los sustitutos para el azúcar el remedio contra el sobrepeso. Sin embargo, esta idea es errónea por completo. Cuando existe un problema de composición corporal, hay que focalizar la atención en los hábitos de vida. Por supuesto una buena dieta ayudará a oxidar el exceso de grasas acumulado, pero será necesario algo más.

En este sentido, el ejercicio físico ha demostrado ser la herramienta más potente cuando el objetivo es mejorar el estado de composición corporal. Los individuos activos cuentan con un menor riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad, al tiempo que presentan una mayor facilidad para quemar el exceso de calorías acumuladas en el tejido adiposo.

Dentro de los muchos tipos de actividad física, es necesario concentrar el trabajo en los ejercicios de fuerza. Estos cuentan con la capacidad de incrementar la sensibilidad a la insulina. Así se reduce la incidencia de las patologías metabólicas.

Además se puede plantear también un trabajo de resistencia para incrementar el total de las calorías consumidas durante el día.

La alulosa y la resistencia a la insulina

Uno de los principales problemas del consumo regular de azúcar de mesa y de algunos edulcorantes artificiales es la aparición de resistencia a la insulina. Este proceso suele derivar en el desarrollo, a medio plazo, de diabetes. Dicha patología condiciona de forma negativa el estado de salud, aumentando el riesgo de sufrir otras enfermedades complejas.

La alulosa podría suponer un soplo de aire fresco en este sentido. De confirmarse su inocuidad a medio plazo sobre el organismo humano, podría utilizarse como endulzante de forma habitual, evitando así que se generase la resistencia a la hormona derivada de los incrementos de la glucemia sanguínea.

De todos modos, hay que tener en cuenta que el poder endulzante de la alulosa es bastante menor que el del azúcar de mesa o el de muchas de sus variantes. Será necesario que la población se acostumbre de forma progresiva a sabores dulces menos intensos.

El cambio podría resultar drástico en un primer momento. Esto viene condicionado, en cierto modo, por la excesiva ingesta de dulces a día de hoy.

Alulosa, un azúcar con potencial

Según lo comentado, y a falta de evidencias sólidas, la alulosa podría convertirse en un sustituto saludable del azúcar y de los edulcorantes. Ahora bien, hay que estudiar también su viabilidad a nivel industrial, ya que la extracción del elemento tiene un coste que repercutirá en el precio final de los alimentos que la contengan.

De todos modos, y a pesar de su beneficio potencial, siempre será recomendable priorizar la presencia de productos frescos en la dieta, en lugar de los ultraprocesados industriales. Estos últimos siempre contarán en su composición con aditivos que pueden resultar perjudiciales para la salud a medio plazo, como es el caso de los conservantes.

Aun así, como paso intermedio para mejorar la dieta, la alulosa podría tener un buen escenario de aplicación. No olvidemos que el objetivo final será reducir de forma progresiva la dependencia de la gente al sabor dulce.

Te podría interesar...
4 desayunos saludables
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
4 desayunos saludables

Te vamos a presentar 4 desayunos saludables que pueden ayudarte a mejorar el funcionamiento del organismo a medio y a largo plazo.



  • Freeman CR, Zehra A, Ramirez V, Wiers CE, Volkow ND, Wang GJ. Impact of sugar on the body, brain, and behavior. Front Biosci (Landmark Ed). 2018 Jun 1;23:2255-2266. PMID: 29772560.
  • Plaza-Diaz J, Pastor-Villaescusa B, Rueda-Robles A, Abadia-Molina F, Ruiz-Ojeda FJ. Plausible Biological Interactions of Low- and Non-Calorie Sweeteners with the Intestinal Microbiota: An Update of Recent Studies. Nutrients. 2020 Apr 21;12(4):1153. doi: 10.3390/nu12041153. PMID: 32326137; PMCID: PMC7231174.
  • Cryan JF, O'Riordan KJ, Cowan CSM, Sandhu KV, Bastiaanssen TFS, Boehme M, Codagnone MG, Cussotto S, Fulling C, Golubeva AV, Guzzetta KE, Jaggar M, Long-Smith CM, Lyte JM, Martin JA, Molinero-Perez A, Moloney G, Morelli E, Morillas E, O'Connor R, Cruz-Pereira JS, Peterson VL, Rea K, Ritz NL, Sherwin E, Spichak S, Teichman EM, van de Wouw M, Ventura-Silva AP, Wallace-Fitzsimons SE, Hyland N, Clarke G, Dinan TG. The Microbiota-Gut-Brain Axis. Physiol Rev. 2019 Oct 1;99(4):1877-2013. doi: 10.1152/physrev.00018.2018. PMID: 31460832.
  • Han Y, Choi BR, Kim SY, Kim SB, Kim YH, Kwon EY, Choi MS. Gastrointestinal Tolerance of D-Allulose in Healthy and Young Adults. A Non-Randomized Controlled Trial. Nutrients. 2018 Dec 19;10(12):2010. doi: 10.3390/nu10122010. PMID: 30572580; PMCID: PMC6315886.
  • Samuel P, Ayoob KT, Magnuson BA, Wölwer-Rieck U, Jeppesen PB, Rogers PJ, Rowland I, Mathews R. Stevia Leaf to Stevia Sweetener: Exploring Its Science, Benefits, and Future Potential. J Nutr. 2018 Jul 1;148(7):1186S-1205S. doi: 10.1093/jn/nxy102. PMID: 29982648.
  • Swift DL, McGee JE, Earnest CP, Carlisle E, Nygard M, Johannsen NM. The Effects of Exercise and Physical Activity on Weight Loss and Maintenance. Prog Cardiovasc Dis. 2018 Jul-Aug;61(2):206-213. doi: 10.1016/j.pcad.2018.07.014. Epub 2018 Jul 9. PMID: 30003901.
  • Kanasaki A, Iida T, Murao K, Shirouchi B, Sato M. D-Allulose enhances uptake of HDL-cholesterol into rat's primary hepatocyte via SR-B1. Cytotechnology. 2020 Apr;72(2):295-301. doi: 10.1007/s10616-020-00378-8. Epub 2020 Feb 21. PMID: 32086695; PMCID: PMC7193005.