Fobia social en adolescentes: ¿un problema en aumento?

Quizá has leído que la ansiedad social en los jóvenes ha experimentado un aumento los últimos años. En las líneas siguientes analizamos los motivos de acuerdo con los expertos.
Fobia social en adolescentes: ¿un problema en aumento?
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 02 agosto, 2022

La fobia social en adolescentes es un problema que está experimentando un creciente aumento. De acuerdo con las últimas estimaciones hasta el 36 % de los jóvenes cumple con los criterios para el trastorno de ansiedad social. Si bien el trastorno siempre ha afectado más a los adolescentes que a otros grupos, lo cierto es que la prevalencia en los últimos años es preocupante.

Esta condición no es una simple timidez, tampoco es un trastorno benigno. Sus consecuencias se sienten en el plano afectivo, interpersonal, laboral y educativo; de modo que media en todos los aspectos sociales de la persona. El día de hoy analizamos varios de los desencadenantes del aumento de la fobia social en adolescentes, y lo hacemos de la mano de los expertos.

¿Por qué está aumentando la fobia social en adolescentes?

La mayoría de los episodios de ansiedad social se manifiesta durante la pubertad y la adolescencia. Esto se debe a que durante esta etapa se amplía el círculo social, de manera que los jóvenes se exponen a un mayor número de relaciones interpersonales.

Es por esta razón que los registros de fobia social en adolescentes siempre ha sido elevado, aunque los datos actuales son cuanto menos preocupantes.

Hasta 1 de cada 3 adolescentes puntúa para los signos del trastorno de ansiedad social de acuerdo con los criterios del DSM-V. Este aumento no se debe a solo un factor, sino a varios que están interconectados. A continuación recogemos las principales causas de la fobia social en adolescentes teniendo en cuenta el panorama actual.

1. Uso patológico de los videojuegos

La fobia social en adolescentes por adicción a videojuegos
Pasar demasiadas horas al día encerrados jugando videojuegos y teniendo nula interacción social puede favorecer la aparición de fobia social.

El uso patológico de los videojuegos está en el centro de muchas investigaciones relacionadas con la soledad, la depresión y la agresividad. Un estudio publicado en Clinical Child Psychology and Psychiatry en 2019 encontró que una exposición intensa a los videojuegos se ha relacionado con una mayor probabilidad de padecer fobia social. Además, incrementa los síntomas en los jóvenes que ya padecen el trastorno.

La adicción a los videojuegos deriva en procesos de aislamiento, de manera que los jóvenes pueden reemplazar el contacto social por horas y horas de juegos. La evidencia indica además que a veces el número de horas no es tan significativo para desarrollar fobia social, pero sí el motivo del juego (escapismo, logro y demás) y el contexto en el que se juega.

2. Uso excesivo de dispositivos electrónicos

El uso excesivo de dispositivos electrónicos (móvil, tableta y ordenador, principalmente) es otro de los señalados en relación con el aumento de la fobia social en adolescentes.

Un estudio publicado en 2020 en Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology determinó que los jóvenes entre 12 y 17 años que pasan una media de 4 horas o más frente a la pantalla del móvil tienen un mayor riesgo de depresión, trastorno de ansiedad generalizada y fobia social.

Tal y como indican los expertos, esto puede derivar en procesos de adicción a los teléfonos móviles. Por ejemplo, la nomofobia es un problema real que afecta patológicamente a millones de jóvenes en todo el mundo. Mientras mayor es el uso que se le da a los dispositivos, mayores son las probabilidades de manifestar o empeorar los síntomas de la fobia social.

3. Adicción a las redes sociales

La fobia social en adolescentes por adicción a redes sociales
A pesar de sus evidentes ventajas, las redes sociales conllevan a una evidente comparación y presión social.

Un problema relacionado con el anterior es el uso patológico de las redes sociales. Una investigación publicada en Social Media+ Society en 2020 encontró que la comparación que hacen los jóvenes con sus coetáneos en Instagram puede ser un incentivo para el desarrollo de ansiedad social. Un impacto similar puede tener el uso de redes sociales como Facebook o TikTok.

Existen evidencias de que el comportamiento nomófobo está directamente relacionado con la adicción a las redes sociales. Al igual que lo que sucede con otros tipos de adicción, muchas veces quien la padece no es consciente de ella y se muestra reacio a las acusaciones de este tipo. Los jóvenes se habitúan y se sienten más cómodos en círculos sociales en línea que aquellos en formato presencial.

4. Aumento de la educación en línea

La educación en línea ha facilitado y simplificado el acceso a la educación a millones de jóvenes en todo el mundo. Sin embargo, tiene tanto sus pros como sus contras. Ya hemos advertido que la pubertad y la adolescencia es una etapa crucial del ser humano, ya que en ella se amplia el círculo social y se consolidan ciertas habilidades comunicativas.

El instituto es un lugar propicio para lograr lo anterior. Los jóvenes se relacionan con pares que piensan igual y diferente a ellos, y desarrollan actitudes que condicionan el cómo suman y fortalecen amistades. Esto no es posible a través de la educación en línea, en la que las relaciones interpersonales son muy escasas, por no decir nulas. Esta es otra de las posibles causas del aumento de la fobia social en jóvenes.

5. Pandemia de la COVID-19

Finalizamos con un hecho de actualidad. La pandemia de la COVID-19 supuso el aislamiento de cientos de millones de jóvenes en todo el mundo, muchos de ellos en la etapa crítica que ya hemos señalado. Es por esta razón que los estudios y las investigaciones no han dejado de advertir un aumento de los episodios de ansiedad social en adolescentes como consecuencia del confinamiento.

Este evento derivó además en un aumento del uso de dispositivos electrónicos, de las horas que los jóvenes pasan en frente de las consolas y redujo a un mínimo las interacciones presenciales. Esto se prolongó el suficiente tiempo para que las secuelas persistiesen incluso después de él. El miedo generalizado por la pandemia también medió para el rechazo al contacto entre coetáneos.

En líneas generales estas son las principales causas del aumento de la fobia social en niños y jóvenes. Téngase en cuenta que el trastorno es multifactorial, de modo que operan muchos otros desencadenantes. Por ejemplo, la educación que suministran los padres, los episodios de traumas, la baja autoestima y los antecedentes familiares también median en el proceso.

Te podría interesar...
Diferencias entre fobia social y timidez
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Diferencias entre fobia social y timidez

Existen muchas diferencias entre fobia social y timidez. La última es una patología que requiere tratamiento y puede provocar ataques.



  • Itani, M. H., Eltannir, E., Tinawi, H., Daher, D., Eltannir, A., & Moukarzel, A. A. Severe Social Anxiety Among Adolescents During COVID-19 Lockdown. Journal of patient experience. 2021; 8: 23743735211038386.
  • Jefferies, P., & Ungar, M. Social anxiety in young people: A prevalence study in seven countries. PLoS One. 2020; 15(9): e0239133.
  • Jiang, S., & Ngien, A. The effects of Instagram use, social comparison, and self-esteem on social anxiety: A survey study in Singapore. Social Media+ Society. 2020; 6(2): 2056305120912488.
  • Kim, S., Favotto, L., Halladay, J., Wang, L., Boyle, M. H., & Georgiades, K. Differential associations between passive and active forms of screen time and adolescent mood and anxiety disorders. Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology. 2020; 55(11): 1469-1478.
  • Milani, L., Camisasca, E., Ionio, C., Miragoli, S., & Di Blasio, P. Video games use in childhood and adolescence: Social phobia and differential susceptibility to media effects. Clinical child psychology and psychiatry. 2020; 25(2): 456-470.
  • Morrissette, M. School closures and social anxiety during the COVID-19 pandemic. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. 2021; 60(1): 6.
  • Sauter, M., Braun, T., & Mack, W. Social context and gaming motives predict mental health better than time played: An exploratory regression analysis with over 13,000 video game players. Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking. 2021; 24(2): 94-100.
  • Yıldız Durak, H. What would you do without your smartphone? Adolescents’ social media usage, locus of control, and loneliness as a predictor of nomophobia. 2018.
  • You, Z., Zhang, Y., Zhang, L., Xu, Y., & Chen, X. How does self-esteem affect mobile phone addiction? The mediating role of social anxiety and interpersonal sensitivity. Psychiatry research. 2019; 271: 526-531.