Risperidona: todo lo que debes saber

La risperidona se utiliza para tratar los síntomas de diversas patologías complejas, como la esquizofrenia y el autismo. Su posología depende del paciente y la enfermedad a tratar.
Risperidona: todo lo que debes saber
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 03 septiembre, 2021.

Última actualización: 03 septiembre, 2021

La risperidona es un compuesto químico de segunda generación que se utiliza para tratar la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la agresividad y la irritabilidad asociada al autismo. Se puede tomar por vía oral o como una inyección intramuscular, si bien en su versión inyectable presenta efectos a largo plazo de hasta 2 semanas.

Este fármaco actúa bloqueando los receptores de algunas sustancias, como la dopamina y la serotonina. Cabe destacar que el término risperidona hace referencia al principio activo, pero se suele presentar en nombres comerciales diferentes. Algunos de ellos son Arketin ®, Calmapride ®, Diaforin ®, Rispemylan Flas ® y Risperdal ®.

El estudio de la risperidona comenzó en los años 1980 y la Food and Drug Administration (FDA) la aprobó en 1993. En el año 2018 este fármaco era el número 159 en lo que a prescripciones se refiere en Estados Unidos, con más de 3 millones de recetas anuales.

¿Para qué se usa la risperidona?

La risperidona es un compuesto químico antipsicótico. Como tal, ejerce modificaciones fundamentalmente en el cerebro, con la finalidad de reducir la sintomatología y tratar episodios maníacos en aquellos pacientes con trastorno bipolar.

En primer lugar, cabe destacar que todos los antipsicóticos tienen cierta relación de antagonismo con los receptores de la familia D2. Estos son receptores dopaminérgicos (de la dopamina) que se encuentran de forma prominente en el sistema nervioso central (SNC) de los vertebrados.

Tal y como se indica en Journal of Mental Disorders and Treatment, una anormalidad en la señalización de las vías dopaminérgicas puede explicar parte de algunos trastornos neuropsiquiátricos severos. Actuando como antagonistas de los receptores de la dopamina, los antipsicóticos de primera generación buscan reducir la sintomatología de estas enfermedades psicológicas.

De todas formas, cabe destacar que la risperidona, además de bloquear receptores D2, también inhibe la acción de receptores de la serotonina, como los tipos 5HT1A y 5HT2A. Al ser un antipsicótico de segunda generación, se le atribuyen los siguientes mecanismos fisiológicos:

  • Inhibición de la recaptación de serotonina y norepinefrina: gracias a este mecanismo se le atribuyen al fármaco propiedades antidepresivas.
  • Bloqueo de los receptores D2: al bloquear estos receptores en la corteza prefrontal y el núcleo accumbens, la risperidona ayuda a paliar ciertos síntomas psiquiátricos.

Usos aprobados por la FDA

La Food and Drug Administration (FDA) ha aprobado el uso de la risperidona en todas sus formas para las siguientes patologías:

  • Esquizofrenia en adultos y niños de 13 años en adelante.
  • Trastorno bipolar de tipo 1: para paliar episodios maníacos agudos o mixtos en niños de 10 años en adelante.
  • Irritabilidad asociada al autismo: en pacientes infantiles de 5 años en adelante.

Las inyecciones de risperidona de efecto duradero se han aprobado como monoterapia para el manejo a largo plazo de la esquizofrenia y el trastorno bipolar en adultos. Por otro lado, el abordaje para la agresividad asociada a la demencia o a los problemas de conducta se establece a corto plazo, con una duración máxima de 6 semanas.

Usos no aprobados por la FDA

En muchos casos, los profesionales recetan fármacos off label con la finalidad de paliar ciertos síntomas. Esto no significa que sean peligrosos o negativos, sino que se requiere más investigación para contrastar su eficacia.

La risperidona también se ha utilizado históricamente para el trastorno límite de personalidad, los delirios, la depresión, ciertos daños cerebrales y el síndrome de Touretteentre otras condiciones. También en muchas conductas conflictivas en pacientes con trastorno del espectro autista.

Risperidona en el autismo.
El uso de la risperidona para algunos síntomas del autismo se considera off label.

¿Cómo se administra la risperidona?

La risperidona se presenta en forma inyectable y como tabletas de ingesta oral. En las siguientes líneas nos vamos a centrar en la última variante, pues es la que se debe gestionar desde casa.

Para ello, utilizamos como referencia el prospecto de Risperidona Apotex 2 miligramos ®, es decir, comprimidos que contienen 2 miligramos del principio activo por unidad.

Administración para el tratamiento de la esquizofrenia

En adultos, la dosis inicial es de 2 miligramos al día, pero al segundo día se puede aumentar a 4 miligramos. La mayoría de los pacientes toman de 4 a 6 miligramos al día repartidos en 1 o 2 tomas, dependiendo de las indicaciones del médico. La prescripción se puede modificar con base en la respuesta individual.

En pacientes de edad avanzada, se comienza con dosis de 0,5 miligramos 2 veces al día. Luego se puede aumentar a 1-2 miligramos dos veces al día, pero la dosis general es bastante menor que en el caso anterior. La prescripción no se ajusta a niños y adolescentes, pues esta marca comercial no recomienda su uso en menores de 18 años.

Administración para el tratamiento de la manía

Para los adultos se comienza con una dosis inicial de 2 miligramos al día en una sola toma. Esta se puede aumentar gradualmente, aunque cabe destacar que la mayoría de los pacientes se encuentran bien en el rango farmacológico de 1 a 6 miligramos diarios.

En el caso de los pacientes mayores, la dosis inicial es de 0,5 miligramos 2 veces al día, aunque se suele aumentar con el tiempo a 1-2 miligramos, también dos veces al día. Tampoco se recomienda su uso en niños y adolescentes menores de 18 años.

Administración para la agresividad en personas con demencia tipo alzhéimer

En este cuadro, se comienza en todos los casos con o,25 miligramos 2 veces al día. Se puede aumentar a 0,5-1 miligramos 2 veces al día, dependiendo de la respuesta individual. La duración no debe ser superior a 6 semanas.

Administración para los desórdenes de conducta en niños y adolescentes

En este caso, la posología se complica más, pues depende de peso del infante. Podemos resumirla en la siguiente lista:

  • Si el niño pesa menos de 50 kilos: se comienza siempre con 0,25 miligramos al día en una sola toma. Se puede aumentar a 0,75 miligramos diarios.
  • Si el niño pesa más de 50 kilos: se comienza con 0,5 miligramos al día en una sola toma y se puede aumentar la dosis a 1,5 miligramos diarios.
  • En menores de 5 años de edad: no se concibe el uso de la risperidona.

¿Quién no debe tomar risperidona?

Tal y como indica el portal Statpearlshay que abstenerse de recetar cualquiera de las marcas comerciales citadas a ningún paciente que haya presentado reacciones de hipersensibilidad previas a la risperidona o la paliperidona (un metabolito de este compuesto). Tampoco se recomienda en personas con trastorno de percepción persistente por alucinógenos, pues se han reportado empeoramientos de los síntomas.

Risperidona y embarazo

No existen datos suficientes que avalen la seguridad de la risperidona en embarazadas. De todas formas, según Vademecumlos recién nacidos expuestos a antipsicóticos durante el tercer trimestre del embarazo están en peligro de sufrir reacciones adversas con síntomas extrapiramidales y abstinencia.

 Lactancia

En los estudios con animales se ha demostrado que la risperidona se excreta con la leche. También se libera con la leche materna en los seres humanos, pero no se han detectado efectos nocivos sobre los bebés.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Al igual que todos los medicamentos, la risperidona puede reportar ciertos problemas a corto y a largo plazo. A continuación te presentamos los efectos secundarios:

  • Efectos secundarios muy frecuentes (más de 1 de cada 10 personas): parkinsonismo con rigidez musculoesquelética, babeo, dolor al doblar las extremidades, lentitud locomotora, falta de expresión, tirantez muscular y muchas cosas más.
  • Frecuentes (afecta hasta 1 de cada 10 personas): fatiga, cansancio, incapacidad para permanecer tranquilo, irritabilidad, vómitos, diarrea, ansiedad, estreñimiento, náuseas, aumento del apetito, dificultad respiratoria, taquicardia, dolor de pecho.
  • Poco frecuentes (hasta 1 de cada 100 personas): incontinencia fecal, heces muy duras, lesiones de la piel, desvanecimiento, trastornos de la marcha, ausencia de respuesta a estímulos, hipersensibilidad dolorosa a la luz, disfunción eréctil.
  • Raros (hasta 1 de cada 1000 personas): obstrucción intestinal, caspa, glaucoma, disminución de agudeza visual, rotura de fibras musculares, coma, trastornos del movimiento.
  • Muy raros (hasta 1 de cada 10 000 personas): complicaciones en la diabetes no controlada.
Parkinsonismo por risperidona.
El parkinsonismo es un efecto secundario frecuente del tratamiento con risperidona.

¿Qué sucede si olvido una dosis?

Si te olvidas de una dosis, tómala en cuanto sea posible. De todas formas, si te acercas a la siguiente toma, mejor que te saltes la que te has pasado y sigas con el tratamiento de forma normal. Si te saltas 2 tomas seguidas, contacta con tu médico. Nunca tomes 2 o más pastillas para suplir dosis olvidadas.

¿Cómo debo actuar en caso de una sobredosis?

Según estudios, los efectos de una sobredosis de risperidona se manifiestan con letargia, espasmos, distonía, hipotensión y taquicardia. Todas las sobredosis de risperidona requieren un ingreso del paciente en urgencias.

De todas formas, la mayoría de los pacientes se recuperan a las 24 horas de tratamiento y casi todos son asintomáticos a las 72 horas. Si crees que has tomado demasiada risperidona, no dudes en acudir a urgencias con la caja de la medicina en la mano.

¿Cómo almacenar y desechar este medicamento?

Este medicamento no requiere conservación específica en su forma oral. Solo hay que tener cuidado con mantenerlo fuera del alcance de los niños. Por otro lado, tampoco debe tirarse el fármaco a la basura o por el váter.

Si eres residente de España, debes acudir a un punto SIGRE, que se encontrará en la puerta de tu farmacia más cercana. Si vives en otro país, contacta con las autoridades sanitarias pertinentes e infórmate del procedimiento a realizar.

Risperidona para usos oficiales y off label

La risperidona es un fármaco antipsicótico de segunda generación que se usa para tratar la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la agresividad y la irritabilidad asociada al autismo. Aunque estos sean sus usos oficiales, también se emplea off label a corto plazo para abordar problemas de conducta en jóvenes y adolescentes.

En última instancia, debemos recordar que los trastornos aquí citados son extremadamente complejos y su tratamiento requiere de un enfoque multidisciplinar. Más allá del terreno farmacológico, también es necesaria la atención psicológica continuada y el monitoreo del paciente a largo plazo.

Te podría interesar...
Tratamiento del autismo
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Tratamiento del autismo

El tratamiento del autismo incluye técnicas conductuales y de reforzamiento positivo. Conoce aquí los abordajes más validados.