10 estrategias para prevenir la fatiga mental

La fatiga mental afecta la salud física, emocional y conductual. Te mostramos cómo evitar desarrollar este trastorno con las siguientes estrategias.
10 estrategias para prevenir la fatiga mental

Escrito por Daniela Andarcia, 21 Abril, 2021

Última actualización: 21 Abril, 2021

El estrés prolongado está vinculado con la fatiga mental, una situación que a largo plazo conlleva un daño a tu salud no solo emocional sino física, por lo que resulta imperante desarrollar variopintas estrategias para prevenir esta afección.

La vida personal y laboral en ocasiones puede tornarse abrumadora, este tipo de padecimiento se desarrolla a menudo en personas que llevan una sobreactividad cerebral.

Ocupaciones como la de los maestros, contadores, analistas y las del sector salud son propensas a la fatiga mental. Descubre cómo puedes evitar o superar el agotamiento mental.

Síntomas de que padeces fatiga mental

La fatiga mental puede originar frustración.
Es inevitable sentirse mal e inestable ante tanta fatiga mental.

El abuso de las horas extras ininterrumpidas para terminar los pendientes o sacar un poco de dinero extra al final del mes, puede generarte una sintomatología emocional, física y conductual.

De acuerdo con un estudio publicado en BMC Family Practice, sentirse estresado, ansioso e irritable es solo el comienzo de este trastorno. Se agrava cuando surgen sentimientos crónicos de angustia y poca motivación. También existen casos en que los pensamientos suicidas se hacen presentes.

El estado de agotamiento mental prolongado acompaña las prenombradas emociones con otros síntomas como;

  • Fatiga física.
  • Dificultad para conciliar el sueño o dormir en exceso.
  • Dolores musculares o de cabeza.

Sin dejar a un lado los cambios de conducta, los que más destacan son; la procrastinación, el consumo de alcohol y los problemas familiares y de memoria.

10 estrategias para combatir el agotamiento mental

Además de lo mencionado, este padecimiento va de la mano con un aumento progresivo de errores simples, debido a la falta de capacidad para concentrarse. Lo que no solo te afecta a ti, sino que también termina perjudicando a las personas de tu entorno, ya que resulta agotador compartir varias horas con una persona fatigada.

Por ello, si crees encajar en la precitada descripción, intenta poner en practica los siguientes consejos.

1. Dale un alto a las tareas no productivas

Las actividades de ocio como leer las actualizaciones de Facebook o responder correos electrónicos improductivos, pueden ser dejadas a un lado para realizarlas solo durante un descanso programado. En cambio, invierte tiempo en tareas valiosas que te ayuden a terminar un trabajo o a hacer crecer tu negocio.

En un estado de fatiga mental, se recomienda que evites cuanto puedas a los conocidos que quieran una cita banal para tomar café, un número importante de ellos tienen tiempo para desperdiciar y terminan transformando tu tiempo en improductivo.

Por el contrario ese tiempo que has ahorrado úsalo para actividades manuales, como cocinar y pintar, que sumen calidad y bienestar a tu vida. Aprender cosas nuevas hará que te sientas con más energía.

2. Utiliza la técnica de la caja de tiempo

Esta practica consiste en establecer un tiempo límite para la ejecución de las actividades. De esta forma, reduces la procrastinación o el enfoque perfeccionista, y no le estarás dando más tiempo de lo que necesita la actividad para materializarse. Toma en cuenta el tiempo real necesario para hacer un trabajo de calidad sin llegar a extremos.

3. Usa aplicaciones como Focus@Will

Se trata de un servicio de música seleccionada en donde se usan las investigaciones más recientes del campo de la neurociencia. Pese a que una importante cantidad de personas no puede mantener una concentración prolongada, mayor a 100 minutos continuos, la música de Focus@Will busca extender este rango de tiempo.

Esta selección musical relaja el sistema límbico, la parte de tu cerebro que siempre está alerta al peligro, el hambre o el deseo sexual, y permite que algunas personas pasen el umbral de los 100 minutos continuos de concentración.

Del mismo modo se recomienda escuchar este tipo de música en sitios seguros, oficina o casa, donde no tengas que hacer un mayor uso de tu sistema límbico. Esta practica te ayudará a ejecutar más tareas en menos tiempo y, por ende, reducirá las probabilidades de fatiga mental.

4. Presta atención a tus ojos

La irritabilidad que tus ojos pueden presentar es un indicativo de que pasas mucho tiempo frente al ordenador. La fatiga ocular atenta en contra de tus niveles de concentración y termina por agotarte.

Para paliar esta afección, aparta la vista del monitor cada 45 minutos y visualiza otros objetos más distantes, reduce el brillo de la pantalla e intenta lubricar tus ojos cada cierto tiempo con gotas especiales para tal fin.

5. Cultiva el hábito de cuidar de ti

Según un estudio publicado en Journal of Applied Physiology la fatiga mental puede reducirse por medio del ejercicio físico continuo. Este estudio reveló que las actividades físicas robustecen el cerebro y lo hacen menos propenso a la fatiga.

Asimismo la puesta en practica de un estilo de vida saludable que incluya, además, buena comida, hidratación y dormir las horas necesarias, sin duda ayuda a evitar los síntomas de la fatiga mental o en su defecto los mitiga.

6. Dedica un tiempo a las actividades de ocio

La fatiga mental puede mejorarse.
Aprovechar el tiempo libre y las vacaciones en actividades que se puedan disfrutar es muy necesario.

El mantenerte todo el tiempo ocupado con actividades productivas no te garantiza que en realidad seas productivo. Por el contrario, someterse de forma continua a este tipo de tareas puede ocasionar que dejes de serlo, y esto se debe a que tu mente termina por embotarse.

Por esta razón se recomienda tener tiempo de ocio durante el día, pero que esté planificado en un programa. Aunque sea difícil de creer, esto le sirve a tu cerebro para relajarse y es un lapso en el que puedes pensar en nuevas y jugosas ideas que ayudarán a tu productividad.

Tomar tus vacaciones cuando te corresponde es otra decisión inteligente, y además resulta un poderoso aliado contra el agotamiento de nuestro cerebro.

7. Duerme lo suficiente

Puede que te suene a cliché, pero no por esto deja de ser relevante que la pérdida reiterada de horas de sueño es un detonante para este mal. Existe evidencia científica de que la falta de sueño es un factor que contribuye a la fatiga mental aún más que la carga de trabajo o la falta de ejercicio.

Una buen practica sería pagar de forma paulatina tu deuda de sueño; es decir, intenta llevar un control de la cantidad de horas que debes dormir y de las horas que duermes, la diferencia entre estas es la deuda que debes pagar. De este modo, cuando te sientas cansado, si te es posible, vete a la cama y toma una siesta.

8. Considera cambiar de trabajo

Esta es una decisión que no se toma a la ligera, pero si tu trabajo te está causando una fatiga reiterada por mucho tiempo, debes considerarlo. Después de todo, la salud es lo primero.

En este punto debes sopesar entre el detrimento y los beneficios que someterte a este trabajo te genera. Ten presente que hacer cambios en el aspecto laboral puede mejorar la situación. Del mismo, quizás no necesites renunciar, y solo necesites más tiempo de ocio, reducción de carga de trabajo o un mayor apoyo de tus compañeros.

9. Realiza actividades de atención plena

La meditación, el yoga o el taichí son actividades que con la practica continua, además de otras bondades, te pueden ayudar a incrementar tus niveles de concentración y tener un mejor manejo de emociones negativas como la fatiga o la depresión.

10. Acude al médico

La ayuda de un profesional en temas mentales no es bien vista por algunos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, esta resulta ser muy efectiva y te ayuda a encontrar el origen preciso de tu estrés mental.

Del mismo modo, un profesional puede recomendarte una variedad de soluciones que se ajusten de manera precisa a tus requerimientos, estas pueden ir desde cambios en el estilo de vida hasta medicamentos.

Factores que originan la fatiga mental

Si estás experimentando sensaciones de agobio, fatiga y apatía, puede que estés pasando por una etapa de agotamiento mental. Descubre si los factores que dan origen a este padecimiento están presente en tu día a día.

1. Toma de decisiones

Cuando tus quehaceres involucran tomar decisiones de forma reiterada, es normal que te sientas cansado y agobiado. Para combatir este mal, intenta delegar tareas y pequeñas decisiones a tus equipo de trabajo.

Evita que estos, en vez de tomar la decisión, te devuelvan una lista con varias opciones para que al final seas tú quien elija cual es la más adecuada.

2. Desorden

Un estudio publicado en Personality and Social Psychology Bulletin demostró el vínculo que existe entre estar en un entorno desordenado y la fatiga mental. En general, esta situación puede activar la secreción de cortisol, la hormona del estrés. Por consiguiente, si tu casa o lugar de trabajo permanecen desordenados, tu mente estará más fatigada.

3. Compromiso excesivo

La sobrecarga cognitiva conlleva a un agotamiento y si a esto le sumas que debes entregar la tarea en un plazo muy corto, no solo estarás agregando el factor del estrés, sino que también podrías propiciar el colapso total de tu cuerpo con manifestaciones físicas como la fiebre, por ejemplo.

La fatiga mental se vincula con un estrés prolongado

Los motivos por los que se produce el agotamiento mental pueden ser muchos, lo que se podría asegurar es que esto se padece gracias a un cúmulo de estrés continuado. De acuerdo a una investigación realizada por Brain Research el agotamiento mental causa deficiencia en el rendimiento cognitivo.

Por fortuna se pueden implementar algunas estrategias para prevenir esta condición. Y la regla de oro es que debes tomarte un tiempo para ti, darle un espacio al ocio es la manera más eficaz para drenar y desenfocarte de las tareas y actividades que te causan estrés y agotamiento.

Otra regla que debes procurar no romper, es dormir lo suficiente. Sí, es posible que por tu profesión no puedas tener sueños placenteros, pero recuerda que el descansar no es un lujo y padecer de agotamiento mental no es un juego.

Te podría interesar...
Agotamiento mental: síntomas, causas y cómo evitarlo
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Agotamiento mental: síntomas, causas y cómo evitarlo

El agotamiento mental implica una serie de síntomas físicos y psicológicos que aparecen sobre todo por estrés. ¡Descubre cómo prevenirlo!



  • Adamsson, A., & Bernhardsson, S. (2018). Symptoms that may be stress-related and lead to exhaustion disorder: a retrospective medical chart review in Swedish primary care. BMC family practice, 19(1), 172. https://doi.org/10.1186/s12875-018-0858-7
  • Steiner, J. L., Murphy, E. A., McClellan, J. L., Carmichael, M. D., & Davis, J. M. (2011). Exercise training increases mitochondrial biogenesis in the brain. Journal of applied physiology (Bethesda, Md. : 1985), 111(4), 1066–1071. https://doi.org/10.1152/japplphysiol.00343.2011
  • Akerstedt, T., Knutsson, A., Westerholm, P., Theorell, T., Alfredsson, L., & Kecklund, G. (2004). Mental fatigue, work and sleep. Journal of psychosomatic research, 57(5), 427–433. https://doi.org/10.1016/j.jpsychores.2003.12.001
  • Oto B. (2012). When thinking is hard: managing decision fatigue. EMS world, 41(5), 46–50.
  • Saxbe, D. E., & Repetti, R. (2010). No Place Like Home: Home Tours Correlate With Daily Patterns of Mood and Cortisol. Personality and Social Psychology Bulletin, 36(1), 71–81. https://doi.org/10.1177/0146167209352864
  • Tanaka, M., Ishii, A., & Watanabe, Y. (2014). Neural effects of mental fatigue caused by continuous attention load: a magnetoencephalography study. Brain research, 1561, 60–66. https://doi.org/10.1016/j.brainres.2014.03.009