Losartán: ¿qué es y para qué sirve?

El losartán es un fármaco de la familia de los bloqueadores de los receptores de la angiotensina II. Se utiliza para controlar los niveles de presión arterial y posibles complicaciones. Hoy te comentamos todo lo que deberías saber sobre él.
Losartán: ¿qué es y para qué sirve?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por Diego Pereira el 21 junio, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 21 junio, 2021

Última actualización: 21 junio, 2021

El losartán, comercializado como Cozaar, Soluvass o Fortzaar, es un medicamento aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) y la European Medicines Agency (EMA) como tratamiento seguro para la hipertensión arterial. Aunque no cura la enfermedad, sí ayuda a contrarrestar sus síntomas y efectos adversos.

Se ha demostrado que sus efectos son comparables con los de otros fármacos como el atenolol, la nifedipina, la felodipina, el captopril o el enalapril. Por tanto, se puede usar como alternativa a ellos cuando existe resistencia del organismo a su ingesta. Hoy repasamos todo lo que se sabe sobre él: cómo funciona, efectos secundarios, dosis y recomendaciones.

¿Para que se usa el losartán?

El losartán se usa para la tensión alta
El losartán es uno de los fármacos más usados para tratar problemas cardiovasculares, en especial la hipertensión arterial.

El losartán es un medicamento del grupo de los bloqueadores de los receptores de la angiotensina II. La evidencia indica que los fármacos de este tipo son eficaces para regular la presión arterial, prevenir daños en los órganos diana, favorecer la remodelación vascular, proteger la función cardíaca y renal y ofrecer beneficios en la disfunción endotelial.

La angiotensina es una sustancia química del organismo que estrecha las paredes de los vasos sanguíneos. Cuando esto ocurre se presenta mayor resistencia a la circulación sanguínea, lo que puede derivar en hipertensión. El losartán y otros fármacos actúan bloqueando a esta hormona, lo que permite que los vasos sanguíneos se dilaten.

También se ha comprobado su utilidad como tratamiento a la hipertrofia ventricular izquierda. Esta condición, conocida de manera popular como agrandamiento del corazón, puede ocasionarse como secuela de la hipertensión.

Se ha estudiado el mecanismo bajo el cual opera este fármaco. Se sabe que es de absorción rápida, con concentraciones máxima entre 1-2 horas luego de su ingesta. Una vez en el organismo, el 14 % del compuesto se metaboliza como E 3174. En promedio, es de 10 a 40 veces más potente que la sustancia original. Sus efectos medios duran alrededor de 24 horas, según la dosis.

Aunque actúa de inmediato, la regulación vascular y la protección a los órganos diana se logra de manera general durante la primera semana y alcanza su tope máximo a partir de las sexta semana se tratamiento. Así lo indica la evidencia, la cual también sugiere que la reducción de tensión motivada por su uso oscila entre 8 mmHg a 13 mmHg.

¿Cómo se administra el losartan?

Este medicamente se puede recetar solo o en compañía de otros antihipertensivos. La elección la hace el especialista de acuerdo con la tolerabilidad del organismo del paciente al principio activo. Por lo general, no es necesario un cambio en la dieta para maximizar su asimilación, salvo la reducción de los niveles de sodio que es general entre los hipertensos.

Presentaciones

Los fabricantes lo comercializan en tabletas de 12,5, 50 y 100 miligramos. El ajuste de la dosis se hace con ayuda de un cortador de pastillas, en caso de que se requiera una menor cantidad; o haciendo combinaciones entre ambas presentaciones, cuando el tratamiento sugerido es mayor.

Dosis

Como bien indica European Medicines Agency (EMA) la dosis sugerida para un adulto es de 50 miligramos una vez al día, aunque en algunos contextos el especialista puede utilizar 100 miligramos si hay resistencia a los efectos. Su ingesta, por lo general, se prefiere en la mañana.

Dado que no existen suficientes estudios al respecto, en niños y jóvenes se sugiere una dosis de 25 miligramos para los grupos que oscilan entre 20-5o kilogramos. Su uso en menores de 6 años debe evitarse, en parte por el desconocimiento de los posibles efectos generados en su organismo.

La dosis real varía de acuerdo con el contexto, afecciones del paciente y su complemento con otros fármacos. Por ejemplo, las siguientes condiciones:

  • Insuficiencia cardíaca: 12,5 miligramos al día e ir aumentando de forma progresiva de acuerdo con la tolerabilidad.
  • Edad mayor de 75 años: 25 miligramos al día e ir aumento de acuerdo con la tolerabilidad y reducción de los síntomas.
  • Hipertensión arterial con hipertrofia ventricular izquierda: se recomienda iniciar con 5o miligramos al día y aumentar de manera progresiva hasta los 100 miligramos en un par de semanas.

Los valores reales los determinará el médico, no se deben ajustar de acuerdo con el criterio del paciente. Esto es muy importante para evitar episodios de sobredosis o interacciones con otros tratamientos en paralelo.

¿Quién no debe tomar losartán?

A pesar de que el fármaco es muy bien tolerado por el organismo, su ingesta debe evitarse en ciertos grupos de pacientes. Algunos de los contextos donde no está recomendado su uso son los siguientes:

Embarazo

El losartán no se usa en el embarazo
Debido a los posibles riesgos sobre el desarrollo del embarazo, en esta etapa los fármacos antihipertensivos autorizados son muy escasos.

Múltiples estudios e investigaciones han señalado que los medicamentos pertenecientes a los bloqueadores e inhibidores de la angiotensina II están contraindicados durante el embarazo. No deben ser suministrados sin importar la semana de gestación, ya que se han asociado multitud de complicaciones en el feto. Entre ellas:

  • Hipoplasia pulmonar.
  • Hipotensión neonatal.
  • Riesgo de muerte perinatal.
  • Anormalidades tubulares.
  • Hipoplasia del cráneo.
  • Insuficiencia renal con oliguria y anuria.
  • Restricción del crecimiento fetal.

Aunque su ingesta sea a corto plazo debe evitarse, ya que los efectos adversos pueden ser permanentes. Estos son más latentes durante el primer trimestre de embarazo. Debido a la falta de estudios al respecto, el losartán y los medicamentos de la familia deben evitarse durante la lactancia, como sugiere la evidencia.

Interacción con otros fármacos

Los diabéticos que toman aliskiren deben evitar el uso de losartán y otros bloqueadores por los posibles efectos adversos. La Food and Drug Administration (FDA) emitió un comunicado hace un par de años sobre las contraindicaciones de esta combinación. Entre los posibles efectos adversos encontramos los siguientes:

  • Daño en la función renal.
  • Alto nivel de potasio en sangre (hiperpotasemia).
  • Baja presión arterial (hipotensión).
  • Riesgos de afecciones cardiovasculares.

Esto no quiere decir que los diabéticos no pueden tomar losartán, solo que debe evitarse si ya se mantiene un tratamiento con base en aliskiren. Algunos medicamentos que lo contienen son Valturna, Tekurna, Tekamlo, Amturnide y Tekturna HCT.

Lesiones o enfermedades hepáticas

Tampoco debe suministrarse el fármaco cuando existe una condición hepática previa, en especial si esta es crónica. Los estudios indican que el losartán puede estar relacionado con problemas en el hígado, de manera que empeoraría la condición. En estos casos se debe buscar una alternativa para controlar los niveles de presión sanguínea.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Siguiendo los boletines de la FDA en torno al losartán, los pacientes pueden experimentar las siguientes reacciones secundarias:

  • Dolores de espalda y musculares.
  • Calambres.
  • Mareos.
  • Congestión nasal.
  • Náuseas.

Estos son los efectos más comunes. En raras ocasiones se puede desarrollar cambios en los niveles de potasio en el organismo, ictericia, constipación, gastritis, ansiedad, pérdida de libido, infecciones urinarias, trastornos del sueño, dificultad para respirar y demás. Lo anterior solo se presenta en una minúscula población que sigue el tratamiento.

También es posible que se presenten reacciones alérgicas al componente. Si presentas urticaria, fiebre y erupciones suspende su ingesta y consulta con el especialista.

¿Qué sucede si olvido una dosis?

En caso de que hayas olvidado su ingesta, procede con ella salvo que la próxima esté muy cercana. Si solo faltan 12 horas para la renovación de la dosis, lo recomendable es esperar hasta que esta llegue. Así se evitan acumulaciones excesivas del fármaco que pueden ocasionar episodios de hipotensión.

¿Cómo debo actuar en caso de una sobredosis de losartán?

El protocolo es asistir a un centro médico o al especialista para evaluar los posibles efectos colaterales. En función de la ingesta se harán una serie de pruebas, exámenes o se administrarán algunos medicamentos para evitar síncopes o caídas de tensión abruptas mientras pasan los efectos.

¿Cómo almacenar o desechar este medicamento?

Se recomienda almacenarlo en un lugar seco que oscile entre 15 y 30 grados centígrados. Aunque no hay evidencia de su deterioro por la luz solar, procura que esta no le dé directamente. Si tienes que desechar el fármaco hazlo en una bolsa sellada herméticamente que arrojarás dentro de un contenedor de basura.

Lleva un registro de las posibles incidencias desarrolladas desde el inicio del tratamiento y compártelo con el especialista durante la visita regular. También se sugiere llevar un control de la presión arterial los próximos meses para valorar su asimilación y eficacia al contrarrestar los desequilibrios vasculares.

It might interest you...
¿Qué es la furosemida y para qué sirve?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Qué es la furosemida y para qué sirve?

La furosemida es un diurético que trata la hipertensión arterial, la insuficiencia cardíaca y los edemas. Descubre más sobre este fármaco.



  • Carrillo, M. P., Presa, J. C., Molina, F. S., Valverde, M., & Puertas, A. M. (2010). Efecto de los inhibidores de los receptores de angiotensina II en la gestación. Clínica e investigación en ginecología y obstetrician. 2010; 37(4): 166-168.
  • Goa, K. L., & Wagstaff, A. J. Losartan potassium. Drugs. 1996; 51(5): 820-845.
  • Hasbún, J., Valdés, E., San Martín, A., Catalán, J., Salinas, S., & Parra, M. Efectos sobre la función renal fetal y neonatal del tratamiento con antagonista del receptor de angiotensina II en el embarazo: Caso clínico. Revista médica de Chile. 2008; 136(5): 624-630.
  • Sica, D. A., Gehr, T. W., & Ghosh, S.Clinical pharmacokinetics of losartan. Clinical pharmacokinetics. 2005; 44(8): 797-814.
  • Simpson, K. L., & McClellan, K. J. Losartan. Drugs & aging. 2000; 16(3): 227-250.
  • Schmieder, R. E. Mechanisms for the clinical benefits of angiotensin II receptor blockers. American journal of hypertension. 2005; 18(5): 720-730.
  • Tabak, F., Mert, A., Ozaras, R., Biyikli, M., Ozbay, G., Senturk, H., & Aktuglu, Y. Losartan-induced hepatic injury. Journal of clinical gastroenterology. 2002; 34(5): 585-586.
  • Tutal Muñoz, L. M., Martínez Rodríguez, J. E., Ruiz Dorado, L. C., Erazo Moncayo, L. D., Ponce Ayala, R., & Caicedo Cabezas, Y. K. (2019). Manejo farmacológico de la hipertensión materna durante la lactancia: un reto terapéutico. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia. 2019; 65(3): 285-292.
  • Uribe Flores, J. D., Hernández Jácome, M., Guevara Dondé, J., & Segura, X. Losartan versus enalapril en la reducción de la hipertrofia ventricular izquierda secundaria a hipertensión arterial sistémica. Archivos de cardiología de México. 2004; 74(3): 192-199.