Diazepam

María Vijande · 5 septiembre, 2019
Los efectos adversos más frecuentes del diazepam incluyen somnolencia, mareo, ataxia y desorientación. No obstante, estos efectos raramente requieren suspensión del tratamiento.

El diazepam es un fármaco de la familia de las benzodiazepinas utilizado para tratar los episodios de ansiedad. Está considerado como la medida más efectiva para el tratamiento de los espasmos musculares. También se utiliza en pacientes con insomnio y con síndrome de retirada del alcohol.

Se trata de un fármaco derivado de la 1,4-benzodiazepina que actúa como modulador alostérico positivo de los receptores GABA-A. Presenta diferentes propiedades, entre ellas:

El diazepam es una de las benzodiazepinas más utilizadas, tanto por los pacientes ambulatorios como por los ingresados. Se sintetizó a finales de los años 50 por Leo Stembach en Hoffmann-La Roche.

Antes de entrar en detalle con las características del medicamento y saber cómo ejerce su acción en el cuerpo, es importante conocer las patologías para las que está indicado: la ansiedad y los espasmos musculares.

¿Qué son la ansiedad y los espasmos musculares?

Para empezar, la ansiedad puede ser una emoción normal o un trastorno psiquiátrico. Que sea un tipo u otro dependerá de la intensidad y la repercusión sobre el enfermo.

En situaciones normales, se trata de un componente de la actividad mental normal que participa en mecanismos de defensa y permite ajustarnos a situaciones de estrés. No obstante, si se sobrepasan unos límites, la ansiedad se convierte en patológica, anulando o entorpeciendo la adaptación a la situación estresante.

Los pacientes describen la ansiedad como un sentimiento de amenaza, de expectación tensa ante el futuro y de alteración del equilibrio psicosomático en ausencia de un peligro real. Las personas con ansiedad suelen sufrir:

  • Sudoración.
  • Palpitaciones.
  • Insomnio.
  • Fatiga.
sudoración, palpitaciones

Lee también: Trastornos psicológicos

Por otro lado, en cuanto a los espasmos musculares, se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, a menudo aparecen en una pierna. Se dan cuando el músculo se contrae sin control y no se relaja. Cursan con dolor leve o intenso, que pueden hacer que dichos músculos se endurezcan o se abulten.

A lo largo del artículo veremos los siguientes aspectos sobre el diazepam:

  • Mecanismo de acción.
  • Farmacocinética.
  • Reacciones adversas.

Mecanismo de acción: ¿qué hace el fármaco en nuestro cuerpo?

Las benzodiacepinas actúan a nivel del Sistema Nervioso Central y pueden producir todo tipo de depresión del SNC. Entre estos efectos se encuentran la sedación y la hipnosis, así como la relajación del músculo esquelético y una actividad anticonvulsiva.

La acción molecular de las benzodiazepinas se basa en dos hechos:

  • Facilitan la transmisión del GABA, que es un neurotransmisor inhibitorio que ejerce sus efectos en los subtipos de receptores específicos denominados GABA-A y GABA-B por una acción sinergia a nivel postsináptico.
  • Facilitan la fijación del GABA a lugares específicos en el SNC, cuya afinidad determina la potencia ansiolítica.

Como hemos dicho, facilitan la transmisión del GABA, que es un neurotransmisor inhibitorio que ejerce sus efectos en los subtipos de receptores específicos denominados GABA-A y GABA-B, por una acción sinérgica a nivel postsináptico.

Esto se debe a que actúan en el receptor GABA-A produciendo un cambio alostérico, facilitando la unión a este mismo receptor. Además, aumentan la frecuencia de apretura del canal de cloruro, lo que significa que potencian el efecto inhibidor de este neurotransmisor.

Quizá te interese: Serotonina y depresión

Farmacocinética: ¿qué le pasa al fármaco en el organismo?

El diazepam se administra por vía oral, rectal y parenteral. Por vía oral, presenta una rápida absorción. Por el contrario, la absorción después de una inyección intramuscular es lenta y errática.

Fármacos

Cuando se administra por vía rectal, se absorbe bien con una biodisponibilidad absoluta de aproximadamente el 90 % con respecto a la inyección intramuscular. La biodisponibilidad es la concentración de fármaco que se encuentra en el torrente sanguíneo disponible para llevar a cabo la acción farmacológica.

Los efectos farmacológicos suelen empezar a observarse después de la primera dosis. El comienzo de la acción después de una dosis intravenosa es de 1-5 minutos. Además, la duración de algunos efectos clínicos como la sedación o la actividad anticonvulsivante es mucho más corta de lo que cabría esperar teniendo en cuenta que presenta una larga semi-vida.

El metabolismo del diazepam es principalmente hepático e implica reacciones de desmetilación. El principal metabolito es el demetildiazepam. No obstante, también produce otros dos metabolitos, aunque menos activos: temazepam y oxazepam. Todos los productos del metabolismo son posteriormente conjugados por glucuronación y excretados por la orina.

Reacciones adversas del diazepam

Los efectos adversos más frecuentes incluyen somnolencia, mareo, ataxia y desorientación. No obstante, estos efectos raramente requieren suspensión del tratamiento con benzodiacepinas. Además, son fácilmente tratados al reducir la dosis del fármaco.

A veces, puede ocurrir agitación y excitación. Esta ‘reacción paradójica’ normalmente se atribuye a las benzodiazepinas de acción larga. En esos casos, se prefiere cambiar el tratamiento por una benzodiacepina de acción corta, especialmente para pacientes con historia de comportamiento agresivo y hostil.

La hipotensión y la depresión respiratoria se observan con terapia parenteral, de vez en cuando. Por otra parte, rara vez aparece enfermedad hepática o discrasias sanguíneas.

Las benzodiazepinas presentan tolerancia-dependencia con efecto rebote. Por ello, no se puede suprimir el tratamiento con diazepam de forma brusca; se tiene que hacer de manera gradual.

  • Chaytor, A. (2011). Diazepam. In xPharm: The Comprehensive Pharmacology Reference. https://doi.org/10.1016/B978-008055232-3.61585-5
  • Kreeger, T. J., Levine, A. S., Seal, U. S., Callahan, M., & Beckel, M. (1991). Diazepam-induced feeding in captive gray wolves (Canis lupus). Pharmacology, Biochemistry and Behavior. https://doi.org/10.1016/0091-3057(91)90127-N
  • Calcaterra, N. E., & Barrow, J. C. (2014). Classics in chemical neuroscience: Diazepam (valium). ACS Chemical Neuroscience. https://doi.org/10.1021/cn5000056