Tratamiento de las alergias

Existen muchas terapias para contrarrestar las reacciones alérgicas. Conoce algunas de las más usadas por los especialistas.
Tratamiento de las alergias
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 14 agosto, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 14 agosto, 2021

Última actualización: 14 agosto, 2021

Las alergias concentran a un grupo de afecciones que se caracterizan porque el sistema inmunitario reacciona de manera anormal a sustancias externas. Estas son los desencadenantes y tenemos, por ejemplo, a ciertos alimentos, animales, materiales y plantas. El tratamiento de las alergias difiere según el caso.

A pesar de esto último, muchos tipos de alergias comparten terapias en común. Lo que varía es la frecuencia o la dosis suministrada. A continuación presentamos un resumen general de los tratamientos más usados.

Estilo de vida como tratamiento de las alergias

Las alergias se producen por la interacción del organismo con los desencadenantes. Mientras más se exponga uno a los catalizadores, mayores episodios experimentará.

Es por esto que el estilo de vida es una pieza central en el tratamiento de las alergias. Hay muchas cosas que puedes hacer al respecto. La Australasian Society of Clinical Inmunology and Allergy (ASCIA) recomienda lo siguiente:

  • Lava los cobertores, las fundas de las almohadas, las sábanas y las cobijas semanalmente para reducir la interacción con los ácaros y el polvo.
  • Considera comprar fundas especiales repelentes de ácaros para tu cama.
  • Retira juguetes rellenos de algodón de la habitación principal.
  • Elimina las alfombras afelpadas.
  • Mantén limpia tu residencia para evitar la acumulación de polvo.
  • Planifica con un nutricionista un plan de alimentación equilibrado y libre de desencadenantes.
  • Reduce la acumulación de humedad en sitios que tienden a desarrollar moho.
  • En periodos primaverales mantén las ventanas cerradas para alejar el polen de tu hogar.
  • Saca a las mascotas de tu dormitorio y aséalas con frecuencia.
  • Lava tus manos con regularidad.
  • Usa gafas de sol y mantén el aire acondicionado encendido en temporadas de polen.

Estos son los consejos básicos que debes incluir en tu día a día. Por otro lado, como parte del tratamiento de las alergias, Asthma and Allergy Foundation of America sugiere también llevar un registro de los posibles desencadenantes de los síntomas para evitarlos en el futuro.

Mujer con alergia al polen.
Las temporadas primaverales con alta circulación de polen son un momento complicado para algunas personas alérgicas.

Tratamiento farmacológico de las alergias

El estilo de vida es una parte insustituible del tratamiento de las alergias. Sin embargo, por sí solo no es suficiente para mantener controlados los episodios. Para ello se utilizan una variedad de fármacos.

Corticosteroides nasales

También conocidos como corticosteroides en aerosol, se utilizan para reducir la inflamación del revestimiento de la nariz. Es un tratamiento rápido y efectivo en casos moderados o graves.

Los estudios al respecto señalan que no existen grandes diferencias entre las marcas y que los efectos secundarios son mínimos. Sin embargo, y de acuerdo con la dosis, puedes experimentar irritación y disfonía.

Este tipo de productos deben usarse de forma apropiada para aprovechar los efectos. Para quienes solo desarrollan episodios ligeros, puede resultar una terapia excesiva.

Antihistamínicos

Como su nombre lo indica, los antihistamínicos se utilizan para bloquear los efectos de la histamina. Esta es una hormona que segrega tu cuerpo ante las reacciones alérgicas.

La ingesta de estos fármacos se hace para tratar o prevenir los síntomas, sin importar la intensidad con la que se desarrollan. La mayoría de ellos se pueden comprar sin receta médica.

Los medicamentos de este tipo se deben usar con precaución, ya que su uso se asocia con cierto efecto sedante. Esto ocurre con los llamados antihistamínicos de la primera generación, como la prometazina.

Hoy se sugiere el uso de antihistamínicos de segunda generación, debido a que este efecto secundario es menor. Entre ellos destacamos la loratadina y la cetirizina.

Estos fármacos se distribuyen en una variedad de presentaciones: comprimidos, cápsulas, aerosoles, gotas nasales, inyecciones y gotas para los ojos. Consulta con tu especialista en caso de que el principal efecto secundario esté interrumpiendo alguna de tus labores diarias (conducir, por ejemplo).

Estabilizadores de mastocitos

Los estabilizadores de mastocitos también detienen la producción de histamina, pero a través de un mecanismo diferente. Sus presentaciones más usadas son en gotas para los ojos y aerosoles nasales.

Pueden aliviar con gran eficacia la hinchazón, la congestión nasal y los ojos llorosos. La evidencia al respecto indica que son seguros para el tratamiento de las alergias, aunque pueden ser más caros y requerir una administración con frecuencia.

El fármaco más usado de este grupo es del cromoglicato disódico. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios indica que los posibles efectos secundarios tras su ingesta son estornudos, acompañados de irritación, náuseas y dolor de cabeza.

Descongestionantes

Los descongestivos se utilizan como tratamiento temporal, por lo general bajo aplicaciones que no superan los 3-5 días. La Food and Drug Administration (FDA) advierte que el abuso de los mismos, concretamente de propilhexedrina, está relacionado con el desarrollo de afecciones cardíacas, trastornos mentales e incluso la muerte.

De esta manera, esta terapia debe usarse solo para descongestionar temporalmente la nariz. Se recomienda en casos leves para pacientes que tienen un brote ocasional.

Cremas y ungüentos

En caso de que la reacción alérgica se manifieste a través de un brote o reacción en la piel, se pueden usar cremas y ungüentos para contrarrestarla. La mayoría utiliza corticosteroides como principio activo, aunque también se pueden incluir otros.

Si usas las cremas durante varios días y no percibes mejorías, suspende su empleo y consulta con el especialista en búsqueda de un tratamiento personalizado. Cuando se abusa de su prescripción puede aparecer adelgazamiento de la piel y estrías.

Crema para alergia cutánea.
Las cremas para las alergias cutáneas suelen contener corticoides.

Otros tratamientos de la alergias

Además de las opciones presentadas, existen otras que solo aplican para algunos pacientes. Hablamos de las inyecciones de epinefrina y la terapia inmunológica.

Epinefrina

La epinefrina es un medicamento autoinyectable que se utiliza para tratar casos de anafilaxia. Este es solo uno de sus usos, ya que también se ha aprobado para shocks sépticos que causan hipotensión y para el mantenimiento de la midriasis en cirugías intraoculares.

Su aplicación puede evitar complicaciones mortales de reacciones alérgicas graves. Contrario a lo que se cree, no todos los alérgicos necesitan disponibilidad de esta sustancia.

Debe administrarse con precaución, de manera que tienes que consultar con un especialista para valorar la posibilidad de llevar contigo siempre una dosis en tu bolso. Los investigadores han señalado los siguientes efectos adversos:

  • Ansiedad.
  • Náuseas y mareos.
  • Temblores y debilidad.
  • Dolores de cabeza.
  • Disnea.
  • Hiperglucemia e hipopotasemia.
  • Dolor torácico.
  • Hipertensión.

Además de esto, puede reaccionar de manera negativa en presencia de otros fármacos. Por ejemplo, los bloqueadores alfa adrenérgicos, varios antihipertensivos, vasodilatadores, diuréticos e inhibidores de monoaminooxidasa. La epinefrina puede salvar vidas, pero consulta con un alergólogo antes de comprarla como método preventivo.

Terapia inmunológica

La inmunoterapia tiene como objetivo desensibilizar a tu organismo frente a los desencadenantes. Para ello se utilizan dos opciones: vacunas contra la alergia e inmunoterapia sublingual. Se trata de un abordaje a largo plazo que puede tardar años en completarse.

Además, no es útil para todos los tipos de alergia. Por ejemplo, los resultados son menos alentadores en pacientes con alergias a los alimentos o urticaria. En cambio, parece más útil frente a la alergia al polen, a las mascotas, el asma y las picaduras de abejas.

A pesar de que se trata de una terapia segura y con alto porcentaje de efectividad para los casos reseñados, los investigadores apuntan que solo se usa en el 10 % de los pacientes. Consulta con tu especialista sobre la viabilidad de iniciar un tratamiento de este tipo y los posibles resultados.

El tratamiento de la alergia es personalizado

No existe un único tratamiento para las alergias porque no hay un solo tipo de ellas. Cada paciente necesita ser evaluado en su contexto y de acuerdo a los alérgenos que desencadenan los síntomas.

Las presentaciones tópicas y los comprimidos orales no son útiles siempre. Dependerá del especialista y lo que considere conveniente, según la gravedad.

Te podría interesar...
Alergia o hipersensibilidad: ¡todo lo que debes saber!
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Alergia o hipersensibilidad: ¡todo lo que debes saber!

Puede que tus síntomas de resfriado se traten, en realidad, de una alergia o hipersensibilidad. Lo mejor es hacer algo cuanto antes para averiguarl...



  • Dalal, R., & Grujic, D. Epinephrine. StatPearls. 2021.
  • Finn DF, Walsh JJ. Twenty-first century mast cell stabilizers. Br J Pharmacol. 2013 Sep;170(1):23-37.
  • Jutel M, Agache I, Bonini S, Burks AW, Calderon M, Canonica W, Cox L, Demoly P, Frew AJ, O'Hehir R, Kleine-Tebbe J, Muraro A, Lack G, Larenas D, Levin M, Nelson H, Pawankar R, Pfaar O, van Ree R, Sampson H, Santos AF, Du Toit G, Werfel T, Gerth van Wijk R, Zhang L, Akdis CA. International consensus on allergy immunotherapy. J Allergy Clin Immunol. 2015 Sep;136(3):556-68.
  • Petty DA, Blaiss MS. Intranasal corticosteroids topical characteristics: side effects, formulation, and volume. Am J Rhinol Allergy. 2013 Nov-Dec;27(6):510-3.
  • Randall, K. L., & Hawkins, C. A. Antihistamines and allergy. Australian prescriber. 2018; 41(2): 41.