Las 8 enfermedades más comunes en hombres

Existen diversas enfermedades comunes en hombres, y muchas de ellas se asocian al consumo de tabaco, alcohol y otras drogas. Aquí te presentamos las 8 más importantes.
Las 8 enfermedades más comunes en hombres
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 12 octubre, 2021.

Última actualización: 12 octubre, 2021

Es bien sabido que los hombres viven menos que las mujeres de media. Ya sea por eventos patológicos o por cuestiones culturales, en ciertas regiones los varones viven 5 años menos (81 años) que su contraparte femenina (86,5 años). Existen enfermedades comunes en hombres que pueden explicar parte de esta diferencia etaria, sobre todo si nos fijamos en cánceres y condiciones vasculares.

Tal y como indica el portal Statistalos hombres son más proclives a consumir tabaco, alcohol, cannabis, cocaína y prácticamente todas las drogas disponibles. La tasa de muerte por imprudencia al volante también es 3 veces mayor en el género masculino y el 62 % de los homicidios son de hombres a mano de hombres, lo cual explica en parte la reducción en la esperanza de vida.

Con todos estos datos, nos queda claro que los factores culturales, el consumo de ciertas sustancias y la propia fisiología masculina hacen que ciertas patologías sean mucho más prevalentes en este género. Quédate con nosotros, pues aquí te contamos las 8 enfermedades más comunes en hombres y cómo detectarlas a tiempo.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes en los hombres?

En primer lugar, es necesario destacar que vamos a fijarnos en patologías casi exclusivas o mucho más prevalentes en el género masculino para construir esta lista. De lo contrario, las condiciones citadas serían prácticamente las mismas para hombres y para mujeres: alergias, catarro, gripe, hipertensión, problemas oculares, etc.

Para comprender cuáles son las afecciones más prevalentes en el género masculino, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recogen las 10 principales causas de muerte en hombres. Te las mostramos en la siguiente lista:

  • Las enfermedades del corazón acaban con el 24,2 % de las vidas masculinas. Este porcentaje disminuye a un 21,8 % en las mujeres.
  • El cáncer se cobra la vida del 22,5 % de los hombres del planeta. De nuevo, este dato es algo más amable en el género femenino, con un 20,7 %.
  • En el tercer puesto se encuentran las lesiones no intencionales, responsables de un 7,4 % de las vidas perdidas. Este grupo patológico supone un 4,4 % de las muertes en mujeres.
  • En orden descendente, el resto de patologías se agrupan de la siguiente forma: enfermedades respiratorias crónicas de las vías aéreas bajas (5,2 %), accidentes cerebrovasculares (4,2 %), diabetes (3,1 %), enfermedad de Alzheimer (2,5 %), suicidio (2,5 %), enfermedad renal crónica (1,8 %) y enfermedad hepática (1,8 %).

La comparativa entre el género masculino y femenino es cuanto menos curiosa, pues las lesiones son la tercera causa de muerte en varones, mientras que en mujeres ocupan el sexto puesto. Por otro lado, el suicidio ni siquiera se encuentra entre las 10 causas de defunción femenina. Ahora que hemos sentado las bases, veamos cuáles son las enfermedades más comunes en hombres.

1. Cáncer de próstata

Este tipo de neoplasia maligna tenía que estar entre las enfermedades más comunes en hombres, pues la próstata es un órgano glandular único del género biológico masculino. En una situación de normalidad, esta estructura actúa como una vejiga secundaria y ejerce presión para que el semen sea expulsado por la uretra exterior.

Tal y como indica la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), se diagnostican más de 1 200 000 casos nuevos de cáncer de próstata cada año. 1 de cada 8 hombres padecerá esta neoplasia maligna a lo largo de su vida, lo cual se traduce en 1 hombre muerto por cada 41 habitantes masculinos en la Tierra. Algunos de sus síntomas más comunes son los siguientes:

  • Producción de orina frecuente, interrumpida o que requiere esfuerzo activo para ser expulsada.
  • Urgencia de orinar frecuentemente por la noche.
  • Sangre en la orina y en el líquido seminal.
  • Disfunción eréctil.
  • Molestias y dolor al permanecer sentado, debido al agrandamiento del tamaño de la próstata.

La vigilancia activa, la radioterapia y la prostatectomía radical son las opciones de tratamiento para los primeros estadios de este cáncer. La tasa relativa de supervivencia 5 años tras el diagnóstico de sus variantes localizada y regional oscilan el 100 %, mientras que la distante presenta un pronóstico pobre, ya que solo 1 de cada 3 hombres sobreviven.

En todas sus etapas combinadas, la tasa de supervivencia del cáncer de próstata es de un 98 %. El pronóstico general es excelente.

2. Cáncer de pulmón

Entre las enfermedades más comunes en hombres está el cáncer de pulmón
Uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de cáncer de pulmón es el tabaquismo, que suele ser más acentuado en los hombres.

Por desgracia, aún no abandonamos el mundo de las neoplasias. Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de mujeres que fuman es mucho menor al de varones. En todo el mundo, alrededor del 40 % de los hombres son fumadores, mientras que este porcentaje se reduce a un 9 % en el género femenino. Por ello, el cáncer de pulmón es eminentemente masculino.

Según la AECC, el cáncer de pulmón es el número 1 en lo que a neoplasias masculinas se refiere, provocando más del 22 % de los fallecimientos por tumores malignos en hombres. La incidencia es hasta 5 veces más alta en el género masculino que en el femenino. Algunos de sus síntomas son los siguientes:

  • Tos persistente que empeora con el tiempo.
  • Dolor de pecho constante y dificultad para respirar.
  • Sibilancias.
  • Tos con esputos sanguinolentos.
  • Sensación de cansancio constante.
  • Pérdida de peso notable sin causa aparente.

Por desgracia, el pronóstico del cáncer de pulmón es mucho menos alentador que el de próstata. Solo el 17 % de los hombres sobreviven 5 años tras el diagnóstico, pues las tasas de curación disminuyen drásticamente cuando los tumores se expanden a los ganglios linfáticos y otras estructuras anexas (momento en el que empiezan a aparecer los síntomas).

Fumar cigarrillos se asocia al 90 % de las muertes por cáncer de pulmón. La mejor decisión que puede tomar un ser humano en lo que a salud se refiere es nunca empezar a fumar.

3. Lesiones no intencionales

Las lesiones no intencionales son la tercera causa de muerte en hombres, mientras que ocupan el sexto lugar en las mujeres. Aunque no sean enfermedades crónicas per se, sí que pueden complicarse con infecciones, efectos secundarios y dificultad para la sanación. Algunos ejemplos de situaciones que provocan este tipo de lesiones son los siguientes:

  1. Accidentes de coche, mucho más prevalentes en hombres que en mujeres. La drogadicción y el alcoholismo son mucho más comunes en varones, algo que se puede vincular con el número de desastres en carretera.
  2. Accidentes por resbalones y caídas. Hacer ejercicio con regularidad y beber con moderación puede reducir el riesgo de caerse y romperse un hueso o desgarrarse estructuras musculoesqueléticas.
  3. Accidentes por manipulación de productos y maquinaria defectuosa. Por motivos culturales, los hombres se asocian mucho más al trabajo físico. Por ello, las lesiones laborales son mucho más comunes en este género.

4. Accidente cerebrovascular (ACV)

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, el accidente cerebrovascular (ACV) tiene lugar cuando el flujo de la sangre a una parte del cerebro se detiene. En caso de que se corte de forma drástica el flujo sanguíneo durante unos segundos, las neuronas y el tejido cerebral no reciben nutrientes y oxígeno, por lo que terminan muriendo.

Esta es una de las enfermedades más comunes en hombres, ya que su incidencia es 33 % mayor en varones que en el género femenino. Existen 2 variantes principales dentro de los accidentes cerebrovasculares:

  1. ACV isquémico: ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga al cerebro se bloquea por un coágulo, ya sea por un trombo o por un émbolo que viaja de otra parte del cuerpo a una arteria cerebral. Representa el 80 % de los accidentes cerebrovasculares.
  2. ACV hemorrágico: este tipo de derrame ocurre cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe e inunda el tejido circundante con sangre. Los aneurismas (ensanchamientos de un vaso debilitado en forma de racimo) son causas comunes de este tipo de ACVs. Representan el 20 % del total.

La tasa de mortalidad 30 días después de padecer un derrame cerebral es del 28 %, una cifra astronómica si tenemos en cuenta que se trata de una condición típica de países de alto ingreso. Los hombres son especialmente susceptibles a este cuadro clínico principalmente porque tienden más a ser hipertensos, obesos, fumadores y diabéticos.

La mitad de los hombres estadounidenses son hipertensos. No es de extrañar que esta condición sea tan común en el género masculino.

5. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica presenta 2 variantes que suelen presentarse de forma simultánea: el enfisema y la bronquitis crónica. Dicho de forma rápida y sencilla, en esta condición los bronquios se obstruyen (bronquitis) y el pulmón se destruye (enfisema) como consecuencia de aspirar el humo del tabaco y otras sustancias químicas nocivas a largo plazo.

Tal y como indica el portal EpocSitela prevalencia de la EPOC en regiones como España es de un 10,2 % en hombres entre los 40 y 80 años, mientras que en mujeres la cifra se sitúa en un 5,7 % en el mismo grupo etario (casi la mitad). Algunos de las manifestaciones de este grupo patológico de las vías respiratorias bajas son los siguientes:

  • Dificultad para respirar y cansancio excesivo, especialmente cuando se están realizando actividades físicas.
  • Sibilancias y opresión en el pecho.
  • Tos crónica con mucosidades de coloración variable.
  • Infecciones respiratorias muy frecuentes.

Uno de los primeros pasos para el tratamiento de la enfermedad es disminuir el hábito tabáquico. También se recurre a medicamentos que le faciliten la respiración al paciente, como broncodilatadores, esteroides inhalables, inhaladores combinados, esteroides orales, teofilina y muchos más. La oxigenoterapia se usa en los casos más graves.

La esperanza de vida de los hombres con EPOC oscila entre los 10 y 20 años tras el diagnóstico, mucho menos si el paciente no deja de fumar.

6. Depresión y suicidio

Por desgracia, la depresión es otra de las enfermedades más comunes en hombres y en mujeres por igual. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 300 millones de personas se ven afectadas por esta condición psiquiátrica, siendo la principal causa de discapacidad en todo el mundo.

Las mujeres son casi el doble de propensas a presentar depresión, pero los hombres se suicidan mucho más. Por ejemplo, en países como Rusia, 5,8 varones se quitan la vida por cada chica que decide tomar la misma ruta de escape.

La depresión se presenta con síntomas como dificultad para concentrarse, falta de energía, problemas para mantener la regularidad del sueño, cambios en el apetito (dejar de comer o comer demasiado), tristeza constante, sentimiento de desesperanza y pensamientos intrusivos autolesivos. Ante cualquiera de estos signos, la visita a un psiquiatra es importante.

Buscar ayuda profesional no indica una falta de “hombría” o “masculinidad”. Como cualquier otra condición física, la depresión debe ser tratada en frentes farmacológicos y psicológicos.

7. Diabetes

Entre las enfermedades más comunes en hombres está la diabetes
Las complicaciones macro y microvasculares de la diabetes son las responsables de la morbimortalidad elevada de la diabetes mal controlada.

Aunque la diabetes es un problema médico global, se asocia de forma más común a hombres. Según fuentes profesionales, la frecuencia de la prediabetes es del 20,2 % en la población adulta, con un porcentaje del 23,6 % de varones y del 17,1 % de mujeres. La situación empeora más cuando el cuadro evoluciona, ya que el 7,3 % de los hombres son diabéticos, en comparación con el 3,7 % femenino.

La diabetes tipo 2 (la más común) se define como ‘una discapacidad en la forma en que el cuerpo regula y usa el nivel de azúcar (glucosa) como combustible en el organismo’. Esta afección a largo plazo aumenta los niveles de azúcares en sangre y provoca daños en los tejidos, provocando incluso la pérdida de visión (en cuadros como la retinopatía diabética).

Sin duda, los mayores desencadenantes de este tipo de diabetes son la falta de actividad física y la obesidad. Llevar un estilo de vida saludable reduce drásticamente las probabilidades de presentar este cuadro clínico en la edad adulta seas hombre o mujer.

En los últimos años, la mortalidad prematura por diabetes ha aumentado en un 5 %, una cifra nada desdeñable.

8. Cáncer de testículos

El cáncer de testículos se convierte automáticamente en una de las enfermedades más comunes en hombres, pues las personas con genitales femeninos no pueden padecerlo. De todas formas, no se trata de una neoplasia excesivamente común, ya que aparece solo en 1 de cada 250 varones, tal y como indica el portal Cancer.org.

Además, debido a que se puede tratar con éxito en la inmensa mayoría de los casos, la probabilidad de que un hombre muera por un tumor testicular es muy baja, de 1 de cada 5000 casos. De todas formas, esto no significa que no se trate de una entidad clínica que no deba tomarse en serio: las autoexploraciones escrotales son necesarias una vez al mes, con el fin de detectar de forma prematura todo bulto.

La cirugía de extirpación de todo el testículo afectado suele ser suficiente para atajar esta patología. Si quedan remanentes del cáncer, se recurre a la radioterapia.

Las enfermedades más comunes en hombres: cuestión de malos hábitos

La inmensa mayoría de enfermedades comunes en varones se pueden englobar en el paraguas de los vicios, específicamente si hablamos del tabaco. Sin ir más lejos, 3 de las 8 patologías citadas (EPOC, accidente cerebrovascular y cáncer de pulmón) están directamente influenciadas por el consumo de cigarrillos, así que los consejos se cuentan por sí solos en este punto.

Llevar un estilo de vida sano siempre es necesario, pero parece ser que toca recalcarlo más aún en el ámbito masculino, pues los hombres tienden más a drogarse, consumir alcohol, tener accidentes de tráfico y presentar hipertensión o diabetes.

Si algo nos ha enseñado la deconstrucción de la masculinidad en las últimas décadas, es que cuidarse y querer tener un futuro próspero no es únicamente cosa de mujeres. El bienestar físico no se asocia a la “feminidad”, sino al derecho a la vida plena que todos tenemos hasta el momento en el que morimos. Preocuparse por uno mismo es vital, seas hombre, mujer o persona no binaria.

Te podría interesar...
¿Qué es un derrame cerebral?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Qué es un derrame cerebral?

El derrame cerebral es una importante causa de mortalidad en todo el mundo. ¿Quieres aprender más sobre esta condición? Entra aquí.