Alzheimer

Mario Ferrero · 4 septiembre, 2019
El aumento de la esperanza de vida está ligado al aumento de la prevalencia de la enfermedad de Alzheimer. Descubre una de las enfermedades que más está aumentando en los últimos años.

El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por la destrucción de las neuronas del cerebro y la disminución de la masa cerebral. Se trata de la forma más común de demencia.

Aparece a partir de los 65 años, aunque las probabilidades de padecerla aumentan con la edad. Esta enfermedad incurable y terminal se caracteriza por una sintomatología en la que persisten las pérdidas de memoria a corto plazo.

Manifestaciones y síntomas

Las primeras manifestaciones y síntomas, como hemos dicho, están relacionados con las pérdidas de memoria. Los trastornos de memoria directamente relacionados con el Alzheimer que hacen sospechar de la aparición de esta enfermedad son:

  • Incapacidad de la persona para recordar dónde deja objetos de uso frecuente.
  • Olvido de hechos recientes que contrasta con la capacidad de recordar hechos que sucedieron muy alejados en el tiempo.
  • Dificultad o incapacidad para aprender cosas nuevas o retener nueva información.

Los cambios que se observan a nivel celular en el cerebro de una persona con Alzheimer son la pérdida de neuronas y de sinapsis en la corteza cerebral. Esta destrucción de las neuronas está relacionada con la aparición de depósitos extracelulares insolubles, conocidos como placas amiloides, e intracelulares, conocidos como ovillos neurofibrilares. Esto sucede con mayor intensidad en las personas que padecen Alzheimer que en las personas mayores sanas.

Las manifestaciones o síntomas a los que conduce el deterioro de la corteza cerebral son:

  • Deterioro de la memoria.
  • Afasia: trastorno en el lenguaje, dificultad para comunicarse.
  • Apraxia: incapacidad de ejecutar movimientos coordinados.
  • Agnosia: incapacidad para identificar la información que llega a través de los sentidos.

Estos síntomas van apareciendo a medida que avanza la enfermedad y no tienen por qué manifestarse todos a la vez.

memoria olvidar amnesia recuerdos alzheimer

Etapas de la enfermedad de Alzheimer

El cuadro clínico de una persona que padece esta enfermedad se presenta de diferentes formas en función de la fase de la enfermedad en la que nos encontremos, y también en función de la dependencia de los pacientes en cada fase. Podemos diferenciar 3 etapas:

Etapa leve

Cuando el alzheimer comienza a manifestarse, la persona empieza a sufrir pérdidas de memoria leves, así como cambios de humor y dificultades para realizar tareas habituales de la rutina diaria. Los pacientes también padecen apatía y aislamiento en sí mismos, pero siguen siendo independientes.

Etapa moderada

Es la etapa más duradera en el tiempo. En este momento, los pacientes comienzan a necesitar ayuda para llevar a cabo acciones que impliquen complejidad, pero siguen siendo capaces de realizar tareas sencillas.

A medida que avanza esta fase, los enfermos se encuentran más desorientados y olvidan desde acontecimientos recientes, hasta su historia personal y la de las personas que les rodean.

Etapa grave

Durante esta etapa, los pacientes pierden la capacidad para alimentarse a sí mismos, comunicarse, reconocer a otras personas y pierden el control de sus funciones corporales. Los enfermos en esta etapa se vuelven totalmente dependientes.

Lee también: Alteraciones de la atención

Causas y factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer

No existe una causa concreta y confirmada que sea la responsable del desarrollo de esta enfermedad. Sin embargo, estimamos que se produce por la combinación de una susceptibilidad genética sumada a la exposición a factores ambientales.

memoria recuerdos olvidar amnesia

Existen varios factores de riesgo que se ha observado que aumentan las posibilidades de sufrir esta enfermedad, como pueden ser:

  • Edad: es el principal factor de riesgo, ya que la prevalencia de la enfermedad se duplica cada 5 años a partir de los 65 años. Al aumentar la esperanza de vida, aumenta el número de personas que padecen Alzheimer.
  • Factores genéticos: existe un claro componente genético en la posibilidad de desarrollo de la enfermedad. Se han observado varios genes implicados, ubicados en los cromosomas 14 y 21, que se transmiten con herencia autosómica dominante.
  • Historial familiar de demencia: alrededor del 40 % de los afectados presentan antecedentes familiares de demencia.
  • Sexo: se da una prevalencia del doble en mujeres respecto a hombres, pero es probable que esto se deba a la mayor longevidad del sexo femenino.

Quizá te interese: Depresión: síntomas y características principales

Pronóstico de la enfermedad de Alzheimer

El pronóstico de la enfermedad es desfavorable, ya que la evolución conduce irremediablemente a la incapacitación total de la persona afectada y a la muerte en un tiempo medio de 15 años.

Sin embargo, hoy en día, contamos con medicamentos que nos ayudan a disminuir la velocidad con la que progresa la enfermedad y a manejar los problemas de comportamiento que desarrollan las personas con Alzheimer.

Se utilizan fármacos anticolinesterásicos que permiten un mayor tiempo de acción de la acetilcolina en la sinapsis. Por ejemplo, el donepezilo, la galantamina y la rivastigmina. En estadios más avanzados, se utiliza la memantina.

  • J.L. Barranco-Quintana, M.F. Allam, A.S. Del Castillo, R. F.-C. Navajas. Factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer.
  • M.F. Romano, M.D. Niessen, N.M. del Huerto Paredes, Dr. C.A. Parquet. Enfermedad de Alzhéimer.
  • Luis Fontán. La Enfermedad de Alzheimer: elementos para el diagnóstico y manejo clínico en el consultorio.
  • H. Niu, I. Álvarez-Álvarez, F. Guillén-Grima, I. Aguinaga-Ontoso. Prevalencia e incidencia de la enfermedad de Alzheimer en Europa: metaanálisis