Diferencias entre dolor de cabeza y migraña

El dolor de cabeza puede ser de varios tipos y la etiología determina lo incapacitante e intenso del cuadro. Aprende a diferenciar con nosotros entre dolor de cabeza típico y migraña.
Diferencias entre dolor de cabeza y migraña
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador.

Última actualización: 29 octubre, 2021

Los dolores de cabeza son extremadamente comunes en la sociedad general, pues se estima que hasta el 77 % de las personas adultas padecen al menos 1 de ellos a lo largo de sus vidas. Más del 90 % son de naturaleza primaria y no representan una enfermedad oculta, pero una minoría sí encierran causas más graves. ¿Quieres conocer las diferencias entre dolor de cabeza y migraña?

Aunque parezcan lo mismo, los dolores de cabeza y las migrañas se diferencian en causas, diagnóstico, tratamiento y pronóstico. Sigue leyendo si quieres conocer en qué se distinguen (y asemejan) ambos cuadros clínicos.

Los dolores de cabeza y su epidemiología

Tal y como indica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el dolor de cabeza o cefalea es un dolor o molestia en la zona cefálica, incluyendo también el cuero cabelludo o el cuello. Las causas graves de este padecimiento son raras, pues el 90 % de las cefaleas se circunscriben a desajustes en el entorno nervioso o musculoesquelético de la cabeza.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos otorga algunos datos de interés acerca de los dolores de cabeza y su impacto global. Te los mostramos en la siguiente lista:

  • Se estima que del 64 al 77 % de la población mundial padecerá al menos un dolor de cabeza en algún momento de su vida.
  • De forma aproximada, el 50 % de la población mundial tiene un dolor de cabeza al año (como mínimo).
  • El 90 % de los dolores de cabeza son leves y no indican una condición subyacente. Solo el 1-5 % de los pacientes que acuden a urgencias por este padecimiento tienen una enfermedad grave que requiere tratamiento inmediato.
  • Los trastornos relacionados con el dolor de cabeza son unos de los problemas neurológicos más comunes en la sociedad general.
  • Del 50 % al 75 % de los adultos reportan haber padecido un dolor de cabeza en el último año. Hasta el 30 % de ellos identificaban el malestar como una migraña.

En estos primeros compases ya dejamos entrever cuál es la diferencia principal entre el dolor de cabeza y la migraña. Nos explayamos más en este frente en las siguientes líneas.

¿Cuáles son las diferencias entre dolor de cabeza y migraña?

En primer lugar, es necesario destacar que el dolor de cabeza puede ser de tipo migraña, pero las migrañas no son los únicos tipos de dolores de cabeza que existen. Definimos cada uno de los términos para que la distinción quede clara:

  1. Dolor de cabeza: el término dolor de cabeza o cefalea hace referencia a todo dolor y molestia que se presente en cualquier parte de la cabeza. Esto incluye a los tejidos de la cavidad craneana, las estructuras que unen la base del cráneo al tronco y los músculos y los vasos sanguíneos que rodean el cuello, el cuero cabelludo y la cara.
  2. Migraña: es un dolor fuerte y duradero de cabeza que afecta, generalmente, a un lado o una parte de ella y a menudo va acompañado de náuseas y vómitos.

Así pues, nos queda más que claro que los términos migraña cefalea no son excluyentes. Por definición, todo tipo de migraña es a su vez un dolor de cabeza, pues ocurre en el entorno craneano y comparte signología básica con el resto de cefaleas.

De todas formas, cabe destacar que existen claras diferencias entre la migraña clásica y el resto de variantes en las que se divide el dolor de cabeza. Nos centraremos en describirlas en los siguientes párrafos.

1. Existen varios tipos de dolores de cabeza y de migrañas

Como hemos dicho, la migraña es un tipo de dolor de cabeza, pero no el único. Tal y como indica el portal Cancer.net, existen 2 tipos principales de cefaleas:

  1. Cefaleas primarias: suponen hasta el 90 % de las cefaleas y tienden a no ser graves, aunque el dolor que causan puede ser muy intenso. Aquí se incluyen las migrañas, las cefaleas en racimo y las tensionales. No implican una enfermedad subyacente.
  2. Cefaleas secundarias: representan el 10 % de los dolores de cabeza y sí ocurren por una patología subyacente. Un tumor cerebral, una lesión en la cabeza, la aplicación de ciertos medicamentos y ciertos cuadros infecciosos pueden provocar las cefaleas secundarias.

En las siguientes líneas vemos un poco más en detalle cuáles son las cefaleas primarias más comunes. ¡No dejes de leer!

Cefalea tensional

Las diferencias entre dolor de cabeza y migraña incluyen la severidad clínica
La mayor cantidad de episodios de dolor de cabeza se deben a la cefalea tensional, una condición benigna, de leve a moderada intensidad, corta duración y asociada a estrés.

Las cefaleas tensionales representan al tipo de dolor de cabeza más común en todo el mundo. Tal y como su propio nombre indica, suelen estar asociadas a la tensión muscular en el cuello y el cuero cabelludo, por lo que es común que aparezcan durante cuadros de estrés y ansiedad crónicos.

Este tipo de cefalea puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en los adultos y en los adolescentes mayores. Además, las mujeres son algo más proclives a padecerlas y podrían tener cierto componente hereditario (ya sea por los cuadros emocionales que las propician o por rasgos anatómicos).

Cefalea en brotes

Tal y como indica la Clínica Mayo, las cefaleas en brotes ocurren en patrones cíclicos y son unos de los tipos más dolorosos. Suelen manifestarse como un dolor intenso alrededor o detrás de un ojo y puede llegar a despertar al paciente en medio de la noche.

El periodo de brotes puede durar de varias semanas a meses y las fechas de inicio y final son consistentes entre ellas. Los periodos de brotes crónicos son capaces de prolongarse por más de un año, mientras que las extensiones temporales sin dolor no dan tregua por más de un mes en estos momentos.

Cefalea asociada a la actividad sexual

La cefalea asociada a la actividad sexual es un tipo muy específico de dolor de cabeza que ocurre durante las relaciones sexuales y la masturbación. Se agrupa entre los tipos de cefaleas primarias con detonantes específicos, como la cefalea por el ejercicio físico, la benigna por tos y la hípnica. Puede ser de 2 tipos: preorgásmica y postorgásmica.

Este tipo de cefalea afecta al 1 % de la población a lo largo de la vida y es más común en hombres que en mujeres.

Migraña

Como hemos dicho en líneas previas, la migraña es un tipo de dolor de cabeza. Esta se caracteriza por un dolor pulsátil intenso o una sensación pulsante generalmente en un solo lado del área cefálica. Se suele acompañar de náuseas, fotofobia, vómitos y aversión al sonido, algo que no está presente en las cefaleas tensionales típicas.

Existen varios tipos de migraña, entre los que destacan los siguientes:

  1. Migraña con aura: se diferencia de otras variantes en que presenta una serie de signos clínicos premonitorios antes del dolor de cabeza. Las auras pueden ser visuales (visión de destellos luminosos, de luces intermitentes y otras alucinaciones), sensitivas (hormigueos), retinianas, del lenguaje y más.
  2. Migraña sin aura: es más común que la anterior. El dolor de cabeza se presenta sin síntomas neurológicos focales previos.
  3. Vestibular: esta variante es diagnosticada cuando el sistema vestibular se ve afectado repetidamente, en episodios que van desde minutos a horas, en alguien que tiene antecedentes de migraña. Por lo tanto, se caracteriza por la presencia de vértigo.
  4. Abdominal: se caracteriza por episodios de dolor abdominal agudo e incapacitante. El paciente puede pasar periodos de semanas a meses sin ningún tipo de síntomas.

Como puedes ver, existen muchos tipos de dolores de cabeza y de migrañas. De todas formas, la diferencia en este punto es clave: la migraña es un tipo de dolor de cabeza, pero no toda cefalea es de tipo migraña.

2. Los dolores de cabeza tensionales son mucho menos graves que las migrañas

En este punto solo tiene sentido explorar las diferencias entre el dolor de cabeza tensional y la migraña, pues como hemos dicho, la propia migraña se incluye en el grupo general patológico. Los síntomas son bastante diferentes entre ambas condiciones y diseccionamos en qué se distinguen a continuación. ¡No te lo pierdas!

2.1 La cefalea tensional es menos intensa que la migraña

La cefalea tensional o dolor de cabeza típico se manifiesta como un malestar leve, molesto y continuo a nivel cefálico. Tal y como su propio nombre indica, también se acompaña de una sensación de presión en la frente o en los laterales de la cabeza. Además, el dolor suele agudizarse cuando se palpan los músculos del cráneo y del cuero cabelludo (su origen es musculoesquelético).

Por otro lado, el malestar provocado por una migraña es mucho más palpable. Genera una sensación pulsante, localizada y muy notable. Además, se acompaña de vómitos, fotofobia y mareos en casi todos los casos. Por ello, genera un dolor mucho más incapacitante y notable que el provocado durante un episodio de cefalea tensional.

2.2 La migraña suele experimentarse solo en un lado de la cabeza

Tal y como indica la Clínica Mayo, el dolor de cabeza de tipo tensional es difuso y puede describirse como “una sensación de tener una banda ajustada alrededor de la cabeza”. Por otro lado, la migraña suele afectar a un lado concreto de la región cefálica, aunque en ciertas ocasiones se presenta más generalizado. En todo caso, este último cuadro es menos difuso.

2.3 La migraña puede ir acompañada de un pródromo

El dolor de cabeza tensional se presenta sin avisar. Si bien existen ciertos factores que promueven su aparición (estrés, ansiedad, depresión, espasmo muscular en el cuello y más), no suele vincularse a signos premonitorios.

Por otro lado, algunos pacientes notan una serie de síntomas 1-2 días antes de que se produzca la migraña. Esta fase se conoce como pródromo y se caracteriza por los siguientes signos clínicos:

  • Estreñimiento.
  • Fluctuación en los estados de ánimo.
  • Retención de líquidos.
  • Aumento de las ganas de ir al baño.
  • Rigidez en el cuello.
  • Antojos de comida.

Esta fase premonitoria es previa al intenso dolor de cabeza y caracteriza a los pacientes con migraña. La etapa citada marca una de las diferencias esenciales entre dolor de cabeza y migraña.

2.4 La migraña puede ir acompañada de un aura

Las diferencias entre dolor de cabeza y migraña incluyen la presencia de aura en esta última
Una de las características de la migraña típica o clásica (a pesar de no ser la presentación más frecuente) es la presencia de síntomas neurológicos diversos conocidos como aura.

Hemos visto que la migraña puede acompañarse de una fase de pródromo, pero también es capaz de manifestarse con una serie de síntomas englobados en el término aura justo antes o después del dolor de cabeza propiamente dicho. Algunos de los signos clínicos de este cuadro son los siguientes:

  • Aura visual: visión de destellos luminosos en el centro del campo visual, sensibilidad a la luz fuerte (fotofobia), dolor ocular, flashes de luces intermitentes y otros trastornos visuales.
  • Sensitiva: hormigueos en varias partes del cuerpo, incluyendo las puntas de los dedos o las comisuras de los labios. Estos síntomas se conocen como parestesias.
  • Del lenguaje: dificultad para entender un mensaje o articular palabras.
  • Motora: parálisis parcial o total de un lado del cuerpo y alteración de la consciencia.

No todas las migrañas se presentan con aura, pero aquellas que lo hacen se diferencian a la perfección de un dolor de cabeza de tipo tensional. En este último cuadro no hay ningún síntoma claro y compartido más allá de la sensación de malestar difusa a nivel cefálico.

2.5 Los dolores de cabeza tensionales suelen durar más

Fuentes ya citadas matizan que los dolores de cabeza tensionales episódicos pueden durar de 30 minutos a una semana. También existen variantes crónicas de la patología, las cuales se extienden por periodos de 15 días seguidos más durante periodos de 3 meses. El dolor es difuso, pero la molestia generada puede ser incapacitante.

Por otro lado, los brotes de migraña (la fase de dolor intenso) no suelen extenderse por más de 72 horas. Estos pueden ser poco frecuentes o aparecer varias veces al mes, pero el malestar no es constante durante intervalos largos (como sí ocurre en otros tipos de dolores de cabeza).

3. Los dolores de cabeza son mucho más comunes que las migrañas

Las cefaleas tensionales son muy comunes. Antes se creía que su aparición respondía a un espasmo en la musculatura cefálica, pero parece ser que la causa concreta se encuentra en una mayor sensibilidad al dolor en las personas que las padecen. De todas formas, la prevalencia de esta condición a lo largo de la vida es del 80 % en su variante episódica y un 3 % en la crónica.

Dicho de otro modo, 8 de cada 10 personas experimentan un dolor de cabeza tensional y difuso a lo largo de su vida. El pico de aparición está entre los 35 y 40 años, pero las cifras de afectados disminuyen a partir de este límite. Con estas cifras es fácil reconocer que las cefaleas son muy comunes.

Por otro lado, la prevalencia vital de la migraña es de un 18 %. Esto quiere decir que un poco menos de 2 de cada 10 personas padecerán un brote de este tipo en algún momento de su vida. Los cambios en el tronco encefálico y sus interacciones con el nervio trigémino podrían llegar a explicar parte de su etiología, pero representan una causa bastante más específica.

Estas cifras ejemplifican que las cefaleas tensionales son mucho más comunes que los dolores de cabeza de tipo migraña. De todas formas, no hay que olvidar que más del 90 % de la población mundial sufre algún tipo de dolor de cabeza en su vida (ya sea migraña, tensional, en racimos u otro).

Diferencias entre dolor de cabeza y migraña: dos espectros de un mismo cuadro

Aunque te hemos citado muchas diferencias entre el dolor de cabeza clásico y la migraña, es necesario tener en cuenta que ambos se engloban dentro del grupo de las cefaleas. Por esta razón, y debido a la variabilidad que existe en ambos cuadros, pueden llegar a solaparse e incluso confundirse.

Si te duele la cabeza de forma potente o sostenida, no dudes en acudir al médico para que te realice un diagnóstico especializado. Lo más probable es que no se encuentre una causa concreta a tu malestar y se te ofrezca un tratamiento solamente sintomático, pero siempre es mejor prevenir que curar.

Te podría interesar...
Tipos principales de dolor de cabeza
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Tipos principales de dolor de cabeza

El dolor de cabeza se produce por diferentes causas. Te explicamos los tipos de cefalea más frecuentes y sus características principales.