¿Cómo se diagnostica la diabetes tipo 2?

El diagnóstico de la diabetes mellitus tipo 2 es muy sencillo y la clínica presentada por el paciente orienta al especialista en la mayoría de los casos. No obstante, siempre es necesario confirmar la presencia de la enfermedad con alguna prueba de laboratorio.
¿Cómo se diagnostica la diabetes tipo 2?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por Leonardo Biolatto el 09 Junio, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 10 Junio, 2021

Última actualización: 24 Junio, 2021

La diabetes mellitus tipo 2 es una de las patologías crónicas con mayor prevalencia a nivel mundial. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estimaron 34,2 millones de casos en Estados Unidos en el 2020. ¿Te interesa conocer cómo se diagnostica la diabetes tipo 2? A continuación te contamos.

El médico especialista diagnostica la diabetes tipo 2 en base a la exploración física y a varias pruebas de laboratorio. Los niveles de glucosa elevados en sangre son el principal factor de orientación. La identificación temprana permite un mejor abordaje terapéutico y ofrece una buena calidad de vida al paciente.

Evaluación médica cuando se diagnostica diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es la forma más común de presentación de este cuadro y suele estar asociada a la resistencia a la insulina. Las manifestaciones clínicas son resultado de la hiperglicemia y de la poca respuesta de las células a la hormona. La mayoría de los pacientes suelen tener obesidad, con un incremento de la grasa alrededor del abdomen.

Durante la evaluación médica se deben identificar los síntomas que sugieren niveles elevados de glucosa en sangre. De igual forma, se han de abordar los factores de riesgo genéticos y de estilo de vida que aumentan la probabilidad de padecer la enfermedad.

Algunos síntomas que suelen ser indicativos de diabetes tipo 2 son los siguientes:

  • Poliuria o aumento del volumen miccional con micción frecuente.
  • Polidipsia o sed excesiva.
  • Polifagia o aumento del apetito.
  • Cansancio inexplicable.
  • Sensación de hormigueo o picazón en las manos y pies.
  • Visión nublada o borrosa.

El médico especialista en endocrinología es quien diagnostica la diabetes tipo 2, aunque también lo puede hacer un generalista o un clínico. En la exploración física suelen existir alteraciones de los signos vitales asociadas, como hipertensión arterial, disminución de la amplitud respiratoria y elevación de la frecuencia cardíaca.

Por otro lado, los pacientes con esta patología suelen manifestar lesiones en la piel. Dentro de los signos cutáneos encontrados tenemos los siguientes:

  • Acantosis nigricans: es una afección pigmentaria que se presenta con manchas oscuras en la piel, de colores aterciopelados en los pliegues cutáneos, como las axilas, la ingle y el cuello. Estudios sugieren que la acantosis nigricans es un buen factor predictivo de resistencia a la insulina.
  • Acrocordones: son proliferaciones benignas, como pólipos, frecuentes en el cuello, los parpados, la ingle y las axilas.

Pruebas de laboratorio cuando se diagnostica diabetes tipo 2

Por lo general, el diagnóstico de la diabetes tipo 2 debe ser confirmado mediante pruebas que determinan los niveles de glucosa en la sangre (glicemia). Los mismos son catalogados según rangos internacionales que permiten diferenciar entre prediabetes y diabetes mellitus.

Es recomendable la realización de exámenes de glicemia cada 1 a 2 años en los pacientes mayores de 45 años, con el objetivo de detectar de forma temprana y preventiva la patología. Sin embargo, estas pruebas se realizan de rutina en aquellos pacientes menores de 45 años con factores de riesgo.

La prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1C) suele ser la más utilizada en la valoración de la diabetes. No obstante, existen otros exámenes que son realizados en ayunas, de forma aleatoria o posterior a una carga previa de glucosa.

Medición de la glucemia.
La medición de la glucemia es el método diagnóstico para la diabetes tipo 2, así como lo es para la de tipo 1 también.

Prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1C)

Se trata de un examen de sangre útil en el diagnóstico de la diabetes tipo 2 y la prediabetes. Determina de forma porcentual la cantidad de azúcar que se une a la hemoglobina. Estos datos reflejan un estimado promedio de los últimos 3 meses, correspondientes a la vida media de un glóbulo rojo.

La prueba de hemoglobina HbA1C no requiere ayuno. Además, es empleada en el seguimiento y control de los pacientes en los que ya se ha diagnosticado previamente la diabetes.

Los resultados se obtienen en porcentajes, por lo que mientras mayores sean los niveles de azúcar en sangre, mayor será el resultado. En cuanto a la interpretación de la prueba se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Se consideran normales aquellos valores inferiores a 5,7 % de HbA1C.
  • Se habla de prediabetes cuando el resultado se ubica entre 5,7 % y 6,4 %.
  • La diabetes tipo 2 se diagnostica cuando se obtienen valores iguales o superiores a 6,5 % de HbA1C.

Algunas investigaciones establecen que esta prueba no debe emplearse en el diagnóstico de diabetes gestacional. De igual forma, los resultados pueden llegar a estar limitados en pacientes con hemoglobinopatías o anemia.

Prueba aleatoria de glucosa en plasma

Esta prueba permite detectar los niveles de glucosa en sangre en cualquier momento o circunstancia. Además, no requiere de ayuno y se puede realizar sin considerar la hora de la última comida.

La prueba forma parte del diagnostico de la diabetes tipo 1 y tipo 2, al asociarse con otras manifestaciones clínicas. Sin embargo, es poco útil en la identificación de los prediabéticos.

En cuanto a los resultados de la prueba aleatoria de glucosa en plasma podemos encontrar los siguientes:

  • Son normales niveles de glicemia inferiores a 200 miligramos por decilitro. Esto debe tamizarse y completarse con otros métodos, ya que no hay seguridad sobre lo que se ingirió antes, al no practicarse ayuno previo.
  • Se diagnostica diabetes tipo 2 en los pacientes con una glicemia igual o superior a 200 miligramos por decilitro.

Glucosa plasmática en ayunas (GPA)

La prueba de glucosa plasmática en ayunas mide la glicemia en un momento concreto del día. Por lo general, se realiza en horas de la mañana con un ayuno continuo durante toda la noche. El ayuno debe mantenerse por al menos 8 o 10 horas.

Estudios sugieren que esta es la prueba de elección en el diagnóstico de la diabetes, sin embargo, debe confirmarse luego de varias mediciones o con el empleo de otros métodos. En cuanto a los resultados:

  • Son normales los valores de glicemia inferiores a 100 miligramos por decilitro.
  • Se habla de prediabetes cuando la glicemia se encuentra entre 100 y 125 miligramos por decilitro.
  • Se diagnostica diabetes tipo 2 cuando la glicemia es igual o superior a 126 miligramos por decilitro en dos determinaciones, por lo menos.

Prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTOG)

Esta es una prueba que induce la elevación de la glicemia para valorar la respuesta metabólica del organismo de forma controlada. En un principio, se deben medir los niveles de glucosa en ayunas como medio de comparación. Luego se administran 75 gramos de glucosa anhidra diluidos en un vaso con 300 mililitros de agua, ingeridos en menos de 5 minutos.

Una vez transcurridas 2 horas se miden de nuevo los niveles de glucosa en sangre y se realiza la interpretación. Los resultados que se pueden identificar en esta prueba son los siguientes:

  • Son normales los valores inferiores a 140 miligramos por decilitro.
  • Se considera prediabetes a los pacientes con valores entre 140 y 199 miligramos por decilitro.
  • Se diagnostica diabetes tipo 2 cuando la glicemia es igual o superior a 200 miligramos por decilitro.

Por otro lado, esta prueba no debe realizarse en personas con una glicemia aleatoria igual o superior a 200 miligramos por decilitro o con una glicemia en ayunas igual o superior a 126 miligramos por decilitro. Además, es recomendable seguir las siguientes indicaciones:

  • Mantener un ayuno de 8 a 10 horas.
  • No realizar restricciones dietéticas en los 3 días antes del estudio.
  • Tener un consumo mínimo de carbohidratos de 150 gramos diarios.
  • Evitar realizar cambios en la actividad física.
  • No emplear medicamentos que puedan afectar la glicemia.
  • No se debe fumar antes de la evaluación.
  • Durante la prueba se debe mantener al paciente tranquilo y en reposo.

Diagnósticos diferenciales de la diabetes tipo 2

En la actualidad existe una larga lista de enfermedades muy similares a la diabetes tipo 2. De hecho, algunas presentan los mismos síntomas y están asociadas a niveles elevados de glucosa en sangre.

La diabetes tipo 1 es la principal patología de diferenciación. Debe ser descartada mediante pruebas genéticas, moleculares y sanguíneas. De igual forma, se debe hacer diagnóstico diferencial con otras formas de diabetes, como la gestacional o la inducida por fármacos.

Otras afecciones que deben descartarse en los pacientes con diabetes tipo 2 son las siguientes:

  • Diabetes insípida.
  • Hipertiroidismo.
  • Síndrome metabólico.
  • Síndromes de insulinorresistencia.
Concepto de enfermedad de tiroides.
Las alteraciones de la glándula tiroides deben descartarse en el diagnóstico diferencial del endocrinólogo.

Una patología asociada al estilo de vida

La de tipo 2 es la forma más común de presentación de la diabetes, siendo responsable de más del 90 % de los casos. Los principales factores de riesgo son la obesidad y el sedentarismo. Por lo general, el médico tratante sospecha y diagnostica la diabetes tipo 2 en base al estilo de vida que mantiene la persona.

Existen varias pruebas de laboratorio que permitan confirmar la afección. Sin embargo, es la persona afectada quien debe buscar ayuda médica al reconocer hábitos pocos saludables y síntomas extraños. Por lo que si tienes algún familiar con diabetes, padeces sobrepeso y realizas poco ejercicio, no dudes en buscar ayuda profesional.

Te podría interesar...
Dieta para la diabetes
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Dieta para la diabetes

Plantear una buena dieta en los casos de diabetes puede ser clave para mejorar el manejo de la patología y evitar complicaciones.



  • American Diabetes Association. Classification and Diagnosis of Diabetes: Standards of Medical Care in Diabetes—2020. Diabetes Care. 2019; 43(Suppl 1): S14-S31.
  • Rojas E, Molina R, Rodríguez C. Definición, clasificación y diagnóstico de la diabetes mellitus. Rev. Venez. Endocrinol. Metab. 2012; 10(Suppl 1): 7-12.
  • Díez Espino J. Diagnóstico y control de la diabetes mellitus tipo 2. Atención Primaria. 2010; 42 (Suppl 1): 2-8.
  • Quinn L. Type 2 diabetes: epidemiology, pathophysiology, and diagnosis. Nurs Clin North Am. 2001;36(2):175-92.
  • Vijan S. In the clinic. Type 2 diabetes. Ann Intern Med. 2015;162(5):ITC1-16.
  • Rubio Cabezas Ó, Argente J. Diabetes mellitus: formas de presentación clínica y diagnóstico diferencial de la hiperglucemia en la infancia y adolescencia. Anales de Pediatría. 2012;77(5):344.e1-344.e16.