Cáncer de mama en hombres

A pesar de ser más frecuente en las mujeres, el cáncer de mama también puede ser padecido por los hombres. Por desgracia, esta enfermedad suele diagnosticarse de forma tardía, lo que dificulta su tratamiento.
Cáncer de mama en hombres
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 27 julio, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 26 julio, 2021

Última actualización: 27 julio, 2021

El cáncer de mama es una de las enfermedades más temidas por las mujeres alrededor del mundo. No obstante, es importante destacar que los hombres también poseen glándula mamaria, por lo que pueden padecer la patología. El cáncer de mama en hombres es una entidad poco frecuente, cuyo pronóstico suele ser peor.

La incidencia de la enfermedad es muy baja. Estudios estiman que representa menos del 1 % de todos los cánceres de mama diagnosticados. Puede afectar a los hombres de cualquier edad, sin embargo, es más frecuente en aquellos con más de 65 años.

Los síntomas, los métodos diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama en hombres son similares a los casos en el sexo femenino. La evolución y el pronóstico dependerán del estadio en el que se encuentre.

Síntomas del cáncer de mama en hombres

En términos generales, los síntomas del cáncer de mama pueden pasar desapercibidos durante los estadios iniciales de la patología. Estudios demuestran que la manifestación referida con mayor frecuencia es la presencia de una masa en la región, que está presente hasta en un 78 % de los casos.

La tumoración suele estar ubicada en el centro de la mama, siendo dura, fija, no dolorosa y con un tamaño variable. Puede estar asociada a otros síntomas muy diversos.

Otras manifestaciones clínicas que pueden orientar a la presencia de la enfermedad son las siguientes:

  • Dolor o incomodidad en el pecho.
  • Tumoraciones o nódulos no dolorosos a nivel de la región axilar.
  • Cambios en la piel que recubre al pecho, como descamación, enrojecimiento o ulceraciones.
  • Retracción del pezón.
  • Secreción en el pezón u oscurecimiento del mismo.

Causas del cáncer de mama en hombres

Las causas del cáncer de mama en hombres no están del todo descritas. Se sabe que la enfermedad aparece producto de una división rápida y anormal de las células de la glándula mamaria, las que pueden invadir otros tejidos. Esta división puede ser estimulada por una gran cantidad de factores de riesgo.

Es importante destacar que la enfermedad también puede aparecer en hombres que no presenten ningún factor de riesgo, por lo que es importante el chequeo. Las condiciones que aumentan la probabilidad de que los hombres padezcan cáncer de mama son muy variadas.

Alteraciones genéticas

Genética en el cáncer de mama en hombres.
Como en toda patología oncológica, las mutaciones genéticas son parte del origen.

La genética juega un papel fundamental en la aparición de esta enfermedad, sin importar el género. Múltiples investigaciones concluyen que uno de los factores de riesgo más relevantes en el hombre es una mutación en el gen BRCA 2. Por si fuera poco, las mutaciones en este gen también están relacionadas con la aparición de cáncer de próstata.

Los cambios en otros genes, como BRCA 1, CHEK 2, PTEN y PALB 2 también son factores de riesgo para padecer la enfermedad, aunque su incidencia es menor. Muchas de estas mutaciones son hereditarias, por lo que tener un familiar con cáncer de mama es relevante.

Ciertas enfermedades genéticas padecidas por los hombres, como el síndrome de Klinefelter, tienen gran importancia en el origen de la enfermedad. Este síndrome en particular aparece por la presencia de un cromosoma X extra, lo que genera un aumento en el tamaño de las glándulas mamarias.

Hormonas y tratamientos médicos

El efecto de las hormonas llamadas estrógenos sobre el tejido mamario aumenta la probabilidad de padecer cáncer de mama. Los hombres poseen niveles bajos de estas sustancias en condiciones normales, sin embargo, pueden administrarse de forma exógena para el tratamiento de ciertas afecciones, como el cáncer de testículo, y en el caso de las mujeres transgénero.

La administración exógena de estrógenos genera una condición llamada desbalance hormonal, lo que aumenta la probabilidad de padecer la enfermedad. Por su parte, los antecedentes personales de algún otro tipo de cáncer se consideran un factor de riesgo.

Los tratamientos que implican exposición a la radiación también pueden generar la aparición de cáncer de mama. Estas medidas terapéuticas combaten las células anormales oncológicas, sin embargo, pueden propiciar la aparición de mutaciones en células sanas.

Estilo de vida

Tener un estilo de vida saludable es fundamental para prevenir la aparición de múltiples enfermedades. Uno de los hábitos más relacionados con el cáncer de mama en hombres y mujeres es la ingesta de alcohol. El consumo de esta sustancia aumenta las concentraciones de estrógenos en el organismo, lo que a la larga es perjudicial.

Por otro lado, el hábito tabáquico también está relacionado con el desarrollo de cáncer de mama y pulmón, por la gran cantidad de sustancias tóxicas que contiene el cigarrillo. La obesidad y el sobrepeso también son factores de riesgo importantes, ya que aumentan la cantidad de tejido graso en el organismo y la producción de estrógenos.

Además, algunos hombres con obesidad pueden desarrollar una condición llamada ginecomastia, que no es más que el aumento en el tejido mamario masculino. Esto genera una condición similar a lo que ocurre en el síndrome de Klinefelter.

Diagnóstico del cáncer de mama en hombres

El diagnóstico del cáncer de mama puede ser difícil en los hombres, debido a que pocas veces se sospecha de la presencia de la enfermedad. Esto genera que la misma pueda ser pasada por alto o subestimada.

Las herramientas diagnósticas en los pacientes del género masculino son las mismas que las empleadas en las mujeres. En este sentido, realizar una historia clínica es fundamental para identificar los factores de riesgo y estudiar la sintomatología.

De acuerdo con la Sociedad Americana de Cáncer, la mamografía diagnóstica es la mejor prueba de imagen en estos casos. La misma permite detallar las características de la tumoración y determinar si es maligna o no. Otra prueba de imagen de utilidad es la ecografía mamaria.

La realización de una biopsia de la lesión o de los ganglios linfáticos también es necesaria en caso de malignidad. La misma le permitirá al especialista determinar el tipo de cáncer padecido y el estadio.

La realización de una biopsia le proporcionará al médico la información necesaria para iniciar la mejor medida terapéutica, por lo que no se debe omitir. El estudio de la secreción del pezón generalmente no proporciona información relevante, salvo que exista la presencia de sangre en la misma.

Tratamientos disponibles

Existen pocos estudios que evalúen la efectividad de las diferentes opciones terapéuticas en el cáncer de mama en hombres. Los especialistas utilizan los mismos procedimientos empleados en las mujeres, salvo algunas pequeñas variaciones. La principal opción es una cirugía llamada mastectomía.

La mastectomía es un procedimiento quirúrgico que implica la extracción del tejido mamario de una persona. La cantidad de mama extraída puede variar, dependiendo de cuán avanzada esté la enfermedad, por lo que puede ser parcial o total.

En ocasiones, son necesarios otros métodos terapéuticos para lograr el control de la enfermedad y frenar su evolución. Algunas personas pueden necesitar el uso de radioterapia o quimioterapia. El tratamiento hormonal y la terapia dirigida están recomendadas en los estadios más avanzados, cuando se busca evitar la expansión del tumor.

Cirugía de mastectomía.
La mastectomía es el procedimiento de elección para el cáncer de mama en hombres.

Pronóstico y evolución del cáncer de mama en hombres

El pronóstico y la evolución de los hombres con cáncer de mama dependerá de la etapa en la que se diagnostique la enfermedad. La Sociedad Americana de Cáncer expone que el 97 % de los pacientes vive al menos 5 años después del diagnóstico cuando se encontró en las etapas iniciales.

No obstante, este porcentaje puede disminuir al 22 % cuando el cáncer ha hecho metástasis y afecta a tejidos lejanos. En estos casos, el pronóstico es muy pobre, aunque nuevas medidas terapéuticas pueden prolongar un poco más la vida. La probabilidad de reaparición de la enfermedad en los hombre no ha sido estudiada.

Una enfermedad poco común y muy peligrosa

El cáncer de mama en hombres es una afección muy rara, debido a la poca cantidad de glándula mamaria existente. En la actualidad, no se conoce una causa específica, aunque las alteraciones genéticas y la exposición a estrógenos son factores de riesgo determinantes.

A pesar de su baja incidencia, el especialista siempre debe sospechar de la existencia de este tipo de cáncer, ya que es fundamental para realizar un diagnóstico oportuno e iniciar el tratamiento adecuado. Diagnosticar la enfermedad en sus etapas iniciales mejora el pronóstico de forma considerable.

Te podría interesar...
¿Cómo puedo prevenir el cáncer de mama?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Cómo puedo prevenir el cáncer de mama?

Prevenir el cáncer de mama es una de las preocupaciones actuales de la medicina, ya que esta enfermedad es muy prevalente en el mundo.



  • Velilla Contreras M, Shum Tien J, Ávila Cárdenas J, Arosemena R. Cáncer de mama en el varón: a propósito de dos casos. Dermatología CMQ. 2018;16(2):138-141.
  • Angel J, Ibarra J, Diaz S, Lehmann C, García M, Guzmán L et al. Comportamiento clínico de cáncer de mama en hombres en una población latinoamericana. Revista Colombiana de Cancerología. 2015;19(3):150-155.
  • Abdelwahab Yousef AJ. Male Breast Cancer: Epidemiology and Risk Factors. Semin Oncol. 2017;44(4):267-272.
  • Zehr KR. Diagnosis and Treatment of Breast Cancer in Men. Radiol Technol. 2019 Sep;91(1):51M-61M.
  • Ruddy KJ, Winer EP. Male breast cancer: risk factors, biology, diagnosis, treatment, and survivorship. Ann Oncol. 2013;24(6):1434-43.
  • Hassett M, Somerfield M, Baker E, Cardoso F et al. Management of Male Breast Cancer: ASCO Guideline. Journal of Clinical Oncology. 2020; 38:161849-1863.